Grecia vuelve al colonialismo con las Zonas Económicas Especiales – Atlántica XXII

[cita] Pedro Olalla / Profesor del Instituto Cervantes en Atenas. Dado que el negocio de la “crisis” va viento en popa, se acerca ya el deplorable momento de ver cómo, en Grecia, se convierte en cruda realidad la amenaza de las llamadas Zonas Económicas Especiales (ZEE): una amenaza visible hace ya tiempo, cuando las perspectivas de futuro sonaban para muchos a catastrofismo radical.

Hace ahora algo más de un año, Philipp Rösler, el joven vicecanciller de origen vietnamita del Gobierno Merkel, visitó Grecia al frente de una delegación de empresarios alemanes y planteó abiertamente ante el Gobierno griego la conveniencia de crear Zonas Económicas Especiales para atraer las inversiones extranjeras. Los ministros Venizelos y Chrysochoidis estuvieron de acuerdo en la idoneidad de zonas como el Epiro, Tracia, el Peloponeso y el Egeo Sur, pero la burocracia de Bruselas ha demorado hasta el momento el asunto, no tanto por principios éticos como recelosa de favorecer la “competencia desleal” dentro la propia Eurozona. No obstante, los muchos entusiastas de la idea (nacionales y foráneos) han seguido adelante, y, en septiembre, el viceministro de Trabajo alemán, Hans-Joachim Fuchtel, se paseó por el Peloponeso sondeando el terreno y la disposición de autoridades y empresarios de cara al futuro inmediato. Claro está, en sus agendas de trabajo se evita aún utilizar abiertamente el término “Zonas Económicas Especiales”, dado que puede despertar suspicacia, como ocurrió este verano en la isla de Leros. Es preferible hablar sencillamente de “inversiones”, de “planes estratégicos de desarrollo regional” y, sobre todo, de “creación de puestos de trabajo”: éste es el cebo con el que todos pican.

Como, por desgracia, el concepto de Zona Económica Especial está llamado a convertirse en uno de los trendies de los próximos años en los países europeos con dificultades financieras, conviene conocer a las claras lo que significa esta eufemística etiqueta. “Zona Económica Especial” es una zona concreta de un país donde las leyes que rigen en todo el territorio nacional son sustituidas por otras más afines a la conveniencia de los inversores que en ella se instalan. Para atraer el capital, las ZEE ofrecen, por lo general, los siguientes incentivos: importación de equipamientos y materias primas libre de aranceles, reducción drástica de los tipos impositivos o incluso exención de impuestos, legislación laboral elástica, libre circulación de capitales, libre salida del país de beneficios obtenidos, subvención de gastos de transporte, subvención de gastos de contratación de personal, y régimen especial de concesión de licencias. A estos alicientes, se suma también el que el Estado facilita las infraestructuras necesarias en materia vial, de acometidas de agua y electricidad, de telecomunicaciones, de servicios sanitarios, etc. Y por si esto fuera poco, la administración del territorio de la ZEE la ejerce una persona jurídica de derecho privado cuyo principal accionista es, en una primera fase, el Ayuntamiento o el Gobierno regional de la zona donde se instala, y, más tarde, las propias compañías. Es decir, en la práctica, las Zonas Económicas Especiales son zonas del territorio nacional cedidas al control del inversor, que las administra de facto según su conveniencia. [fin de cita]

http://www.atlanticaxxii.com/1621/grecia-vuelve-al-colonialismo-con-las-zonas-economicas-especiales
via Facebook http://www.atlanticaxxii.com/1621/grecia-vuelve-al-colonialismo-con-las-zonas-economicas-especiales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s