Alérgicos al WiFi y al móvil, sobre todo cuando sale en la prensa – Radiandando

Fuente original (Recomiendo el sitio fuente completo, como una excelente y completa recopilación de información sobre ondas electromagńeticas y salud): Alérgicos al WiFi y al móvil, sobre todo cuando sale en la prensa – Radiandando

Con cierta frecuencia, los medios de comunicación se hacen eco de personas que dicen ser hipersensibles a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia (CEM-RF). Así, el pasado 9 de junio, Anxo Martínez de El Faro de Vigo, recogía el calvario que pacede una mujer al estar “en contacto” con las radiaciones de las redes inalámbricas y de los aparatos eléctricos. En el texto se indica que Mercedes, la afectada, tuvo que “huír” de su piso en Santiago a Vilagarcía porque “hasta 18 redes WiFi domésticas” le producían la sensación de que la estaban matando pues sentía “como si estuviese dentro de un microondas” (sic). Además, ha sufrido episodios agudos cuando “instalaron los contadores inteligentes de la luz” o cuando pasa por delante de la Comandancia de Marina pues siente como que la empujasen. En el artículo se dice que “sus síntomas son tan cambiantes” que los médicos no aciertan a enviarla al especialista adecuado. Los síntomas típicos de esta patología se recogen en la siguiente imagen:


Se trata de una sintomatología muy inespecífica. Cualquiera de nosotros habrá padecido dos o tres síntomas, sino más, en las últimas 24 horas. Lo primero que debemos indicar es que estos pacientes sufren esos síntomas, incluso episodios agudos muy llamativos como el que cuenta que le produjeron los contarores de la luz hinchándole la cara de forma alarmente. Y, ciertamente, estos pacientes los sienten y sufren mucho pues están enfermos. Siempre digo que cuando mi hijo se constipa o vomita por la noche en la cama, no le regaño, no le castigo. Se pone enfermo sin más, no se puede culpabilizar al paciente sino todo lo contrario, transmitirle comprensión y cariño. Lo que pasa es que la Ciencia ha demostrado que si hay algún factor ambiental que está provocando esos síntomas, no son los CEM-RF, lo que produce un virulento rechazo y ataques a quienes osen decirlo, pues parece que les estás insultando o cuestionando sus creencias. He aquí un ejemplo de cómo pensaban organizarse los afectados cuando impartí esta clase en el curso “La Ciencia toma la palabra” de la Universidad de Alicante en septiembre de 2017.

Entonces, si la Ciencia demuestra que los CEM-RF no son culpables de su patología, ¿qué está pasando a estos pacientes? Pues que sufren una enfermedad, claro que la sufren, además muy limitante y difícil de curar, pero no la producen ni las WiFis de los vecinos ni, mucho menos, los contarores de la luz, ni la radiación que pueda estar emitiendo la Comandancia de Marina a pie de calle. El caso de los contadores de la luz es el más curioso. Ya hace 5 años publiqué “los contadores del mal” en el que explicaba que la comunicación de los datos de estos contadores con las compañías eléctricas se realizaba mediante PLC (Power Line Communication) por el propio cable de la luz y sin que emitan radiofrecuencia alguna, como reclaman los propios afectados que debería ser toda comunicación telemática. Una contradicción. Una búsqueda rápida nos llevará a movimientos beligerantes contra estos contadores (incluso páginas asesoradas por insignes catedráticos como DSalud), obviando, como decía, que la comunicación se realiza por el cable como recoge cualquiera de las hojas ténicas de los aparatos que pude revisar por aquel entonces. Y a mi, puestos a preocuparse, lo que me preocupa es la información en tiempo real de qué estoy haciendo yo en mi casa que recibe la compañía, pero porque soy bastante pesado con la privacidad y la ley de protección de datos. En el caso de las WiFis, claro que es llamativo el número de WiFis a las que estamos expuestos, pero los estudios y revisiones en Europa indican que las fuentes menos intensas de radiación son estas WiFis, incluso cuando tenemos nuestro propio router en casa, mucho menos las de los vecinos, como tampoco es alarmante la exposición a teléfonos inalámbricos DECT. La exposición máxima la solemos recibir en los medios de transporte y en la calle y, fundamentalmente, de los teléfonos móviles en el primer caso y de las antenas en el segundo, siendo los valores medios, como he dicho ya en numerosas ocasiones, muy muy bajos. Termino con la posible radiación que emite la Comandancia de Marina de Vilagarcía. Reviso las imágenes de Google Street View y no observo antena alguna en las inmediaciones, pues probablemente esté en otro lugar. Pero de estar allí, al tratarse de transporte marítimo, apuntarán hacia el mar y no hacia tierra.

Es imposible estar aislado de los campos electromagnéticos. Están por todas partes. Y Vilagarcía no es una excepción. En este enlace pueden verse las numerosas antenas de telefonía que hay en el núcleo urbano y alrededores y tengo que recordar, aquí, una entrada anterior al blog en la que explicaba por qué cuantas más antenas y más cerca, mejor. Pero no sólo estamos expuestos a CEM-RF artificiales, también naturales, incluso provenientes del espacio. Y los sistemas de protección, de los que también he hablado con anterioridad, no son una solución. Y lo más importante es que no tenemos receptores para detectar esos campos electromagnéticos, no se ha descrito que nadie pueda detectarnos en condiciones de laboratorio y mucho menos a las intensidades habituales de funcionamiento en telecomunicaciones. Sería similar a que alguien me dijera que es capaz de escuchar por encima de 20 kHz, esto es, ultrasonidos. No es posible.

La evidencia científica es concluyente. En la siguiente imagen, tomada de esta revisión de 2010, se compara la capacidad de detectar CEM-RF en condiciones de laboratorio. En los 4 estudios superiores se trataba de personas que decían padecer hipersensibilidad electromagnética (HSE), mientras que los 5 estudios inferiores se realizaron con voluntarios sin dicha patología. Puede observarse en el gráfico, puesto que la línea vertical indica un 50% de probabilidades de acertar (0,5 si eres estadístico), que los afectados no sólo no son capaces de detectar los CEM-RF sino que, adeás, no tuvieron ni suerte, pues la probabilidad de acertar fue aproximadamente la misma entre afectados y no afectados e igual a la del puro azar.

Mi alumno del Máster de Biomedicina Experimental, Angel Zalve, el año pasado, realizó una revisión sistemática de publicaciones entre 2011 y 2017 sobre este asunto. Seleccionó 49 estudios  (publicados en revistas de impacto e indexadas en JCR) que analizaban diferentes patologías y fuentes de radiación. De ellos, seleccionó aquellos en los que se evaluaban síntomas subjetivos, patologías psicológicas y 8 estudios a doble ciego. Llegando a las siguientes conclusiones:

  • Aquellas personas con una patología psicológica y/o psiquiátrica reportan más riesgos y miedos a CEM, que condicionarán la posibilidad de experimentar malestar y sintomatología, pero debido a esta preocupación “hipocondríaca”.
  • Aquellos síntomas que las personas sensibles expresan, ocurren en aquellas con más predisposición e independientemente de la exposición a CEM, sin que se haya demostrado una posible asociación de causalidad.
  • En los estudios a doble ciego los resultados indican que una persona que pudiera padecer esta patología, a la hora de sentir o percibir los CEM, no presenta diferencias con quien no la padece, por lo que pensar en una asociación entre CEM-RF y sintomatología es inadecuada.

En la siguiente figura se recogen los resultados de otra revisión sistemática de 2012 realizada por Baliatsas en la que se revisaron trabajos de entre 2000 y 2011 incluyendo finalmente 22 estudios que evaluaron síntomas y su posible relación con la exposición a CEM-RF. La conclusión fue que no existe evidencia de una asociación directa entre exposición y síntomas inespecíficos.

Es por todo esto, que no se reconozca esta enfermedad como tal, pues nada tiene que ver con los CEM-RF y sí con un trastorno psicosomático. Lo cual no es malo. Como decía anteriormente, no castigo ni regaño a mi hijo cuando se pone enfermo, ni se pone enfermo por ser tonto ni nada parecido. No sé si me explico. Como enfermedad que no tiene nada que ver con los CEM-RF, nada conseguiremos alejándonos de las fuentes de radiación, lo cual tampoco es posible. Debemos entender a los pacientes y saber que puede ser tan grave que puede acabar en suicidio. Por tanto, claro que estamos ante una patología seria y grave y los profesionales de la salud deberían saber a qué especialista derivar a estos pacientes para poder ofrecerles un tratamiento adecuado. No entiendo por qué se sienten atacados. No estamos diciendo que no estén enfermos, o que sea una tontería de enfermedad, todo lo contrario, es seria y limitante. Estamos alertándoles de que su patología no se debe a lo que ellos creen que se debe o a lo que algunas empresas, pseudofundaciones y pseudoprofesionales les dicen que se debe. Y es aquí a donde quería llegar. Numerosas empresas, como indica el propio artículo de Anxo Martínez, se están enriqueciendo a costa de esta dolencia, vendiendo inútiles sistemas de protección. Los pacientes sufren los síntomas y son capaces de gastarse miles de euros en cortinas, calzoncillos y pijamas, colchones, pegatinas e, incluso, pastillas que no les harán nada más que vaciarles el bolsillo. Incluso hay por ahí algún médico catalán que, por el mismo precio, te diagnosticará una hipersensiblidad química múltiple, te dirá que no tomes leche o que no te vacunes y te recomendará un buen abogado para que reclames una pensión vitalicia.

Llegados a este punto, creo que es el momento de explicar qué dice la Ciencia sobre el efecto de este tipo de publicaciones alarmistas y sin supervisión científica. Y es que la Ciencia ha demostrado que, como si fuera una alergia al polen, la hipersensibilidad electromagnética, en vez de dispararse en primavera, se suele disparar cuando los medios de comunicación, sin acudir a expertos y dando por válida la versión de una única persona, publican esta clase de textos. En 2012, Witthoefl y Rubin, analizaron el impacto que tenían este tipo de noticias sobre el número de consultas a los médicos sobre esta patología los días posteriores a su publicación. Concluyeron que son las personas con mayores niveles previos de ansiedad, mayor tendencia a la somatización y más preocupación sobre la relación exposición-consecuencias, las que, tras recibir por los medios de comunicación este tipo información errónea, alarmista y/o incompleta, asociaban mayores efectos y aquejaban mayor clínica a la exposición. En los dos últimos cursos académicos, he dirigido dos trabajos fin de grado, a Nerea García y a Judit Masiá. En el primero se evaluó cómo la participación en un proyecto de investigación realizando medidas de exposición y el acceso a los resultados y a información científica fiable, reducía la percepción de riesgo y la preocupacíón. En el otro caso, se estudió cómo la educación para la salud mediante una charla de divulgación impartida a personas que decían estar preocupadas por este asunto, también redujo considerablemente la preocupación y la percepción del riesgo.

Termino con la conclusión que Witthoefl y Rubin añadían al final de su trabajo: “es necesiario una mayor relación entre periodistas y científicos para contrarrestar estos efectos negativos”. Así que por aquí estoy para lo que haga falta.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.