Más pruebas de que la Tierra está en su 6ª Extinción masiva – Live Science

Fuente original (en ingles): Here’s More Proof Earth Is in Its 6th Mass Extinction

Por Laura Geggel, escritora senior | 19 de junio de 2015

Diversos animales en todo el mundo están desapareciendo y muriendo a medida que la Tierra entra en su sexta extinción masiva, según informa un estudio reciente.

Durante el último siglo, las especies de vertebrados están muriendo hasta 114 veces más rápido de lo que tendrían sin la actividad humana, dijeron los investigadores, que utilizaron las estimaciones más conservadoras para evaluar las tasas de extinción. Eso significa que el número de especies que se extinguieron en los últimos 100 años habría tardado 11.400 años en extinguirse bajo las tasas de extinción natural, dijeron los investigadores.

Gran parte de la extinción se debe a las actividades humanas que conducen a la contaminación, la pérdida de hábitats, la introducción de especies invasoras y el aumento de las emisiones de carbono que impulsan el cambio climático y la acidificación de los océanos, dijeron los investigadores.

“Nuestras actividades están causando una pérdida masiva de especies que no tiene precedente en la historia de la humanidad y pocos precedentes en la historia de la vida en la Tierra”, dijo el investigador principal Gerardo Ceballos, profesor de ecología de la conservación en la Universidad Nacional Autónoma de México y un profesor visitante en la Universidad de Stanford.

Ceballos dijo que, desde que era un niño, luchó para entender por qué ciertos animales se extinguieron. En el nuevo estudio, él y sus colegas se centraron en las tasas de extinción de los vertebrados, que incluyen mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces.

Primero, necesitaban establecer cuántas especies se extinguirían naturalmente a lo largo del tiempo. Utilizaron datos de un estudio de 2011 en la revista Nature, que muestra que, por lo general, el mundo tiene dos extinciones por cada 10.000 especies de vertebrados cada 100 años. Ese estudio basó su estimación en registros fósiles e históricos.

Además, esa tasa de extinción de fondo, encontraron los investigadores, era más alta que la encontrada en otros estudios, que tienden a reportar la mitad de esa tasa, dijeron los investigadores.

Luego, Ceballos y sus colegas calcularon la tasa de extinción moderna. Utilizaron datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (International Union for Conservation of Nature, IUCN), una organización internacional que rastrea especies amenazadas y en peligro de extinción. La Lista Roja de la IUCN de 2014 les dio el número de especies de vertebrados extintos y posiblemente extintos desde 1500.

Estas listas les permitieron calcular dos tasas de extinción: una tasa muy conservadora basada únicamente en vertebrados extintos, y una tasa conservadora basada en vertebrados extinguidos y posiblemente extintos, dijeron los investigadores.

De acuerdo con la tasa de fondo natural, solo nueve especies de vertebrados deberían haberse extinguido desde 1900, hallaron los investigadores. Pero, utilizando la tasa conservadora y moderna, 468 vertebrados más se extinguieron durante ese período, incluidas 69 especies de mamíferos, 80 especies de aves, 24 especies de reptiles, 146 especies de anfibios y 158 especies de peces, dijeron.

Cada una de estas especies perdidas jugó un papel en su ecosistema, ya sea en la parte superior o inferior de la cadena alimentaria.

“Cada vez que perdemos una especie, estamos erosionando las posibilidades de que la Tierra nos brinde servicios ambientales”, dijo Ceballos a Live Science.

Los investigadores típicamente etiquetan un evento como una extinción masiva cuando más del 5 por ciento de las especies de la Tierra se extinguen en un corto período de tiempo, geológicamente hablando. Con base en el registro fósil, los investigadores conocen cinco extinciones en masa, la última de las cuales ocurrió hace 65 millones de años, cuando un asteroide eliminó a los dinosaurios no aviares.

“[El estudio] muestra sin ninguna duda significativa que ahora estamos entrando en el sexto gran evento de extinción masiva”, dijo en un comunicado el investigador del estudio Paul Ehrlich, profesor de estudios de población en biología en la Universidad de Stanford.

Adiós, pajarito

A este ritmo, se perderá una gran cantidad de biodiversidad en tan solo dos o tres vidas humanas, dijo Ceballos. Y puede tomar millones de años para que la vida se recupere y repoblar la Tierra, dijo.

Las especies constituyen distintas poblaciones que pueden extenderse por un continente. Pero algunas poblaciones de vertebrados tienen tan pocos individuos que no puedan desempeñar de manera eficiente su papel en el ecosistema, dijo Ceballos.

Por ejemplo, las poblaciones de elefantes son ahora escasas. “Lo mismo [pasa con] leones, guepardos, rinocerontes, jaguares, lo que sea”, dijo Ceballos.

“Básicamente, centrarse en una especie es bueno porque esas son las unidades de evolución y la función del ecosistema, pero las poblaciones están en peor forma que las especies”, agregó.

Sin embargo, aún hay tiempo para salvar la vida silvestre trabajando con conservacionistas y creando una política pública respetuosa con los animales, dijo.

“Evitar una verdadera sexta extinción masiva requerirá esfuerzos rápidos y muy intensificados para conservar las especies ya amenazadas y aliviar las presiones sobre sus poblaciones, especialmente la pérdida de hábitat, la sobreexplotación para obtener beneficios económicos y el cambio climático”, escribieron los investigadores en el estudio, publicado en línea hoy (19 de junio) en la revista Science Advances.

El estudio respalda otros hallazgos sobre la alta tasa de extinción de la Tierra, dijo Clinton Jenkins, profesor visitante en el Instituto de Investigación Ecológica en Brasil, que no participó en el estudio.

En 2014, Jenkins y sus colegas publicaron un estudio en la revista Science que llegó a las mismas conclusiones generales detalladas en el nuevo estudio, pero en el estudio del año pasado, también incluyeron plantas con flores y coníferas. Ese estudio descubrió que las tasas de extinción actuales son aproximadamente 1.000 veces más altas de lo que serían sin actividades humanas.

“Este último estudio es una prueba más de una extinción masiva inducida por humanos que ya está en marcha”, dijo Jenkins a Live Science. “Al igual que la situación con el cambio climático causado por los humanos, años de investigación han construido un enorme caso científico de que la humanidad está conduciendo a una extinción masiva. Lo que las muchas especies del mundo ahora necesitan son acciones para revertir el problema”.

Sigue a Laura Geggel en Twitter @LauraGeggel. Siga Live Science @livescience, Facebook y Google+. Artículo original sobre Live Science.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.