Archivo de la categoría: Computación

La batalla por México – ¡Ahí vienen los rusos! Mitología de la ‘intervención rusa’ en México

¡Ahí vienen los rusos! Por favor, señores, les pido un poco de seriedad.

La Guerra Fría terminó hace tres décadas, Vladímir Putin es uno de los líderes más capitalistas del mundo y a mí nadie me dice qué decir u opinar.

Andan muy asustados los periodistas del régimen.

Después de tantos años de ser los únicos que dictan la agenda del debate nacional… de recibir tantos millones de dólares de gobiernos corruptos… de manipular y torcer las noticias a favor del poder y el dinero… ven que ya se les está acabando el negocio.

Imagínate… un humilde profesor de la UNAM con una videocolumna semanal de dos minutitos, ¡que ni siquiera sale en la televisión!, hoy hace temblar a Televisa, a Radio Fórmula y a todos los medios del sistema.

No es ninguna coincidencia que quienes más promueven la mitología de la supuesta ‘intervención rusa’ en México son precisamente empleados de Televisa, el brazo de propaganda y de manipulación mediática del Gobierno mexicano.

Anuncios

Putin: “EE.UU. interfiere en los asuntos de otros países y debe estar listo para una respuesta” – RT

El presidente ruso ha señalado en un encuentro con periodistas que su homólogo de EE.UU., Donald Trump, está “constantemente amenazado” con un ‘impeachment’.

Putin: "EE.UU. interfiere en los asuntos de otros países y debe estar listo para una respuesta"

El presidente ruso, Vladímir Putin.

Rusia nunca ha interferido en los asuntos internos de EE.UU. y no tiene previsto hacerlo, ha recalcado este jueves el presidente ruso, Vladímir Putin, en un encuentro con periodistas. El mandatario ha enfatizado que es Washington el que “interfiere en todas partes”, y debe estar preparado para encajar una acción recíproca.

Putin ha destacado que EE.UU. intenta interferir “constantemente” en los asuntos de otras naciones, un comportamiento que se ha convertido en “una norma” y que, en opinión del líder ruso, es “absolutamente incorrecto”. En este sentido, el mandatario recalcó que Washington “debería ser capaz de responder a ciertos desafíos que ellos mismos estimulan”.

A través de Putin: “EE.UU. interfiere en los asuntos de otros países y debe estar listo para una respuesta” – RT

Un ‘robo’ que apesta a operativo | El Cohete a la Luna

Publicado el 9

En plena feria judicial vandalizaron la sede del Movimiento de Profesionales por los Pueblos.

El hecho ocurrió el lunes por la noche en la sede del MPP, en un segundo piso de la calle Perón de la ciudad de Buenos Aires. Los desconocidos dejaron oficinas revueltas, carpetas tiradas y abiertas en el piso y —aunque había otros objetos de valor— se llevaron computadoras personales con documentación de los abogados Juan Lenta y Elizabeth Gómez Alcorta, defensora de Milagro Sala y de ex funcionarios kirchneristas perseguidos en el expediente por el Memorándum con Irán. Es la primera vez que la sede del MPP sufre un hecho de estas características en los siete años que lleva en el lugar. El hecho llamó la atención a los moradores del estudio, porque tampoco hay antecedentes de este tipo de robo en otros estudios jurídicos. “Nos resulta especialmente alarmante que los ingresantes dirigieran su atención principalmente a revisar y llevarse documentación, la cual, en gran medida, trata cuestiones vinculadas a los derechos humanos. No tenemos conocimiento de sucesos similares en establecimientos jurídicos. Los saludamos atentamente y agradecemos amplia difusión”, señalaron en el comunicado firmado por el MPP y los Estudios Jurídicos Coradino & Lenta y Gómez Alcorta & Aldazabal y la abogada Andrea Vlahusic, esposa de Atilio Borón y cuya oficina fue una de las más revueltas.

“Estamos intentando entender si esto tiene alguna vinculación política en el contexto de la situación actual o no”, explicó a El Cohete a la Luna Emiliano Coradino. “A nosotros nos resulta llamativo porque hace siete años que estamos acá. El estudio tiene varias oficinas que en este momento están con funcionamiento residual dado que hay gente de vacaciones. Y hoy a la mañana, cuando ingresamos vimos que la puerta semiblindada estaba violentada y las cosas revueltas. Lo llamativo es que había bastante cosas de valor, pero se llevaron las notebooks de Elizabeth Gómez Alcorta y de Juan Lenta. También revolvieron el estudio de Vlahusic pero no tocaron, por ejemplo, las oficionas de las empleadas administrativas”.

Gómez Alcorta lleva las causas de Milagro Sala, es querellante en varias causas de lesa humanidad como el juicio por los secuestros de Ford, defiende a Martín Menna en la causa por el Memorandúm y fue abogada en representación del Estado en el Juicio AMIA. José Lenta estaba trabajando en denuncias sobre la situación habitacional de la Ciudad de Buenos Aires, un material que iba a ser difundido por Telefé como parte de un informe que finalmente el canal decidió no emitir. “Todavía estamos tratando de entender el origen de todo esto”, continúa Coradino. “Es llamativo la época del año porque en un estudio puede haber circulación de dinero pero no durante la feria judicial y acá abrieron carpetas, pero todavía no sabemos cuál fue el objetivo. Y además tenemos que terminar de inventariar qué es lo que falta porque hay muchos abogados de vacaciones, pero sabemos que se llevaron documentos importantes porque esos papeles no estaban en las carpetas sino en las computadoras”.

El estudio es un departamento con varias oficinas, salas de reuniones y cocina. Entre el material de los abogados había presentaciones preparadas para presentar en la Cámara de Casación. Luego de escribir el comunicado, los abogados terminaban de hace el primer relevamiento para presentar una denuncia en la comisaría de la zona.

A través de Un ‘robo’ que apesta a operativo | El Cohete a la Luna

El Sueño Americano roto: Trabajadores de Silicon Valley duermen en autos al no poder pagar alquiler – RT

El creciente número de personas sin hogar, a pesar de trabajar duramente, ha llevado a muchos gobiernos locales a declarar estados de emergencia, generalmente reservados para desastres naturales.

El Sueño Americano roto: Trabajadores de Silicon Valley duermen en autos al no poder pagar alquiler

Silicon Valley, ubicado en la costa de California (EE.UU.), es mundialmente conocido como el hogar de las corporaciones más ricas del mundo. No obstante, pocos saben que esta ‘meca’ tecnológica alberga también un creciente número de personas que incansablemente persiguen el ‘Sueño Americano’ pero no tienen una vivienda dónde resguardarse.

No se trata de los llamados ‘homeless’, gentes que, por diversos motivos, abandonaron la economía y ahora viven en las calles, sino de hombres y mujeres que tienen empleos, a veces dos o tres al mismo tiempo, pero no son capaces de pagar el más modesto alquiler de una vivienda. Estas personas han llegado a definir una subcultura completamente nueva de estadounidenses, que no se conocía desde hace varias décadas: son los ‘trabajadores sin hogar’.

Valle de los desesperados

Impulsado por docenas de compañías de alto nivel en el ‘ranking’ Forbes 100 –como Apple, Alphabet (Google), Hewlett Packard, Oracle y muchas más–, Silicon Valley representa un tercio de todas las inversiones de capital de riesgo en EE.UU. Entonces, ¿cómo explicar el fenómeno inquietante de los empleados, maestros, trabajadores de mantenimiento, plomeros y muchos otros del sector de servicios que viven en automóviles y casas rodantes aparcadas en estacionamientos porque su salario no es suficiente para pagar el costo de un alquiler básico?

De acuerdo con el material de ABC News dedicado al tema, la renta media en el área metropolitana de San José es de 3.500 dólares al mes, pero el salario promedio es de 12 dólarespor hora en servicios de comida y de 19 dólares por hora en asistencia médica, una cantidad que ni siquiera cubriría los costos de la vivienda.

El informe detalla la desgarradora historia de Ellen Tara James-Penney, de 54 años, profesora de la Universidad Estatal de San José, quien gana 28.000 dólares al año por impartir cuatro cursos de inglés y acumula 143.000 dólares en deuda estudiantil después de obtener dos títulos. La mujer también redacta y corrige documentos y prepara lecciones en su gigantesco Volvo. Por la noche, inclina hacia atrás el asiento del conductor y se prepara para dormir con uno de sus dos perros, Hank, a su lado. Su marido, Jim, que es demasiado alto para el automóvil, duerme afuera en una choza junto con el otro perro, Buddy. Y no es un caso único.

Mountain View, por ejemplo, poblado que habitan unas 80.000 personas, tiene diseminados por sus calles más de 300 vehículos que sirven de estrecho alojamiento para individuos y aun familias enteras. Según el sitio web oficial de la ciudad, la falta de vivienda casi se duplicó en dos años, al pasar de 139 en 2013 a 276 en 2015. Estas cifras aumentaron aún más en todo el condado en 2017.

¿Culpar a los pobres?

A menudo, los residentes locales suelen culpar a estas personas sin hogar por el empeoramiento de las condiciones en la zona. Se preguntan muchos de ellos: ¿Por qué simplemente no se mudan a un lugar donde los hábitos de gasto de los ultra ricos no hayan desencadenado una fuerte inflación? Y aunque parece haber algo de sentido común en ese razonamiento, el problema no es tan simple, ya que se extiende más allá de las fronteras de Silicon Valley.

La falta de vivienda es ahora  notoria en todo el país, aunque especialmente en California. En un estudio recientemente publicado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU., cuatro de las 10 ciudades con mayor índice de personas sin hogar se encontraban en California (Los Ángeles, San Diego, San Francisco y San José). La ciudad de Nueva York ocupó el primer puesto.

Enterrado bajo noticias alentadoras acerca de un mercado accionario en ascenso y sueldos ejecutivos que roban el aliento, el drama de las personas sin hogar sigue creciendo en números, al punto de que ha llevado a muchos gobiernos locales a declarar estados de emergencia, una medida generalmente reservada para desastres naturales. Arriba y abajo en la costa californiana, en particular, los funcionarios están luchando por soluciones.

“Tengo en mi ciudad un desempleo de 0 % y tengo miles de personas sin hogar, que en realidad están trabajando y que simplemente no pueden pagar una vivienda. No hay ningún sitio para que esta gente se mude. Cada vez que abrimos un nuevo lugar, se llena”, explica el concejal Mike O’Brien, de la ciudad de Seattle, a ‘The Washington Post’.

“Esta no es una crisis de desempleo, que esté llevando a la pobreza por aquí”, dijo Tom Myers, el director ejecutivo de Community Services Agency, una organización sin fines de lucro con sede en Mountain View. “La gente está trabajando”, aseveró.

Lo que no tienen es dónde vivir.

A través de El Sueño Americano roto: Trabajadores de Silicon Valley duermen en autos al no poder pagar alquiler – RT

El poder de Google y Facebook. | Página12

Inteligencia colectiva y la “economía de la atención”
El poder de Google y Facebook.
Estas dos empresas globales que no existían hace dos décadas se cuentan hoy entre las más ricas y poderosas del mundo. La industria de los datos generaría una facturación cercana a los 250 mil millones de dólares en 2018.
Por Esteban Magnani

Es ya célebre la referencia de Karl Marx a la acumulación originaria, el período histórico que habría permitido reunir el capital inicial que, según algunas interpretaciones, echaría a rodar el capitalismo en su forma normal. El filósofo desarrolló particularmente cómo se cercaron campos antes comunales por parte de algunos pocos terratenientes, pero también menciona otras formas como el esclavismo o lo que hoy llamaríamos “extractivismo” de las colonias. Numerosos autores señalan que estos fenómenos en los que unos pocos se apropian de un recurso que antes era de todos lejos de ser una rareza, son más bien parte de los mecanismos habituales del sistema. Al aplicar esta mirada sobre la economía, los ejemplos son numerosos: apropiación de saberes medicinales ancestrales ahora patentados, sobreexplotación de los suelos que genera riquezas en el corto plazo y desertificación en el mediano, privatización de las mejores playas por cadenas hoteleras que disminuyen el interés por posadas cercanas.

Hay quienes ven una mecanismo más sutil y ligeramente diferente en el ámbito digital. Vínculos que antes funcionaban en el mundo analógico como la amistad o las preferencias musicales, al pasar al reino digital se transforman en datos, los cuáles, a su vez, se vuelven “monetizables”. Lo hacen de distintas maneras: por ejemplo, al conocer los vínculos e intereses de las personas, las redes sociales pueden vender publicidad dirigida. En lo que habitualmente se llama la “economía de la atención”, resulta fundamental la producción de contenidos que realizamos para mantener el interés de otros en las redes sociales, lo cuál, a su vez, les permite venderla a quienes pagan por colocar publicidad.

También se podría decir que todos trabajamos para Google al hacer búsquedas ya que de esta manera se acumula lo que algunos definen como “inteligencia colectiva” que permite ordenar el (casi) infinito material disponible en la red y jerarquizarlo de acuerdo a su relevancia. En un texto llamado El algoritmo PageRank de Google, el filósofo Matteo Pasquinelli, explica cómo esta fórmula matemática (de más de dos mil millones de líneas de código) es capaz de registrar las búsquedas que se hacen, segmentarlas, registrarlas y de esa manera aprovechar la inteligencia colectiva para una tarea titánica. El trabajo automatizado que hacían los buscadores anteriores resultaba tosco sin la colaboración (inconsciente en general) de los seres humanos. Según Pasquinelli, “Google es un aparato parasitario de captura de valor producido por la inteligencia social general” que luego se transforma en dinero por medio de la publicidad.

Son tan brutalmente eficientes estos nuevos mecanismos que empresas como Facebook y Google que no existían hace dos décadas se cuentan entre las más ricas y poderosas del mundo. Al registrar valores como la amistad o nuestros intereses, estas empresas transforman datos en dinero. Según pensadores como David Harvey, esta economía del conocimiento solo es posible gracias a la inversión en educación realizada por el Estado de Bienestar, el mismo que se recorta sistemáticamente en el mundo neoliberal.

En este contexto, ¿no deberían estas empresas invertir en mantener esa inteligencia colectiva que los nutre?
Impuesto al dato

En sus declaraciones de ingresos, Facebook calcula que un usuario de América del Norte reditúa unos 70 dólares anuales a la empresa, unas cinco veces lo que vale uno del tercer mundo, aunque ambas cifras vienen creciendo gracias al control cada vez mayor que, junto con Google, tienen sobre la publicidad online (si bien la torta publicitaria en el mundo crece, estas empresas están comiéndose una parte que antes llegaba a los medios locales). En un reciente artículo del New York Times “Es hora de gravar a las empresas por usar nuestros datos personales” de Saadia Madsbjerg, directora de la Rockefeller Foundation, se calculaba que la industria de los datos generaría facturaciones cercanas a los 250.000 millones de dólares en 2018; un impuesto de 0,8 por ciento generaría cerca de 2000 millones de dólares anuales. Según el artículo, paradójicamente, ese dinero podría usarse para mejorar la privacidad de los datos.

No se trata de un caso aislado. El creciente poder de los grandes jugadores de internet no solo en el mercado, sino también como herramientas políticas (no siempre controlables), levanta cada vez más voces para ejercer algún tipo de control. Google controla cinco de las más importantes plataformas de la web: búsqueda, video, mapas, navegador y sistema operativo de celulares. Hace algunos años, empresas como AT&T o Microsoft eran obligadas a dividirse o permitir mayor competencia; justamente estas intervenciones permitieron surgir a Google y Facebook. Por lo pronto, estas empresas invierten cada vez más en lobby y hay quienes ya las consideran incontrolables para el poder político.

A través de El poder de Google y Facebook | Inteligencia colect… | Página12

Sobre fuga de datos, ciberguerra y manipulación. | Página12

Dos autores franceses echan luz sobre los famosos “leaks” en el libro Armas de desestabilización masiva.
Sobre fuga de datos, ciberguerra y manipulación.
Los mails de Hillary Clinton, los Panama Papers, Assange o WikiLeaks, MacronLeaks: qué hay detrás de estas revelaciones.
WikiLeaks difundió los correos electrónicos de Hillary Clinton en plena campaña para las presidenciales.

WikiLeaks difundió los correos electrónicos de Hillary Clinton en plena campaña para las presidenciales. 


Imagen: AFP

PáginaI12 En Francia
Desde París

“Las mejores fuentes son las personas que están convencidas de que actúan por el bien y aquellas que sirven a nuestros intereses creyendo que están sirviendo a los suyos propios”. La impecable cita de un responsable de la CIA extraída del libro Armas de desestabilización masiva cabe perfectamente como prólogo para introducirse en el turbio mundo de la constante publicación de los famosos “leaks”. Desde el año 2009, estos documentos confidenciales aparecen regularmente, tanto y con tanto impacto que dos periodistas franceses, Pierre Gastineau y Philippe Vasset, se preguntaron ¿quién estaba realmente detrás de estas revelaciones?. La respuesta es mucho menos inocente o militante de lo que la opinión pública y los periodistas suponen. Los cómo y por qué están rigurosa y acabadamente narrados en un libro de investigación cuyo título es ya un programa: Armas de desestabilización masiva: Investigación sobre el negocio de la fuga de datos” (Armes de déstabilisation massive: enquête sur le business des fuites de données, Fayard). El pinchazo a los mails de Hillary Clinton, los Panamá Papers, los Paradise Papers, los Malta Papers, Assange o WikiLeaks, Football Leaks, Macron Leaks, nada escapa a la sagacidad de esta investigación que corre el telón de un escenario en cuyo patio trasero se deslizan las sombras de los Estados como la India o Israel, cofradías de hackers generosamente remunerados por estos u otros Estados, servicios secretos, agentes dobles y triples, instructores, gabinetes de abogados, periodistas, bancos y multinacionales.

Si los leaks fueron una creación de honestos filtradores de información que querían hacer el bien denunciando la podredumbre interna de los sistemas, hoy ya se han convertido en un arma manipulada de una gran eficacia.

Desde 2009, no menos de 50 escándalos planetarios estallaron gracias a la publicación de los leaks. En estos años, hubo tres hits absolutos cuya legitimidad nadie interrogó: en 2010, WikiLeaks divulgó 251.287 telegramas diplomáticos norteamericanos, en 2013 Edward Snowden filtró decenas de miles de documentos secretos de la NSA norteamericana y en 2016 el informador anónimo John Doe entregó 11,5 millones de documentos del gabinete panameño Mossack Fonseca donde figuraban argucias fiscales que involucraban desde el presidente ruso Vladimir Putin hasta el argentino Mauricio Macri. Casi no hubo país o gremio que no saliera prendido: actores, directores de cine, jefes de Estado, escritores, etc, etc. Sin embargo, sólo después de las presidenciales de Estados Unidos y Francia las redacciones empezaron a interrogarse sobre quién mueve los hilos de todo esto. En el primer caso, el 22 de julio de 2016, salieron a la plaza pública 22.000 emails internos del Partido Demócrata. En el segundo, el seis de mayo de 2017, un fichero con las mensajerías de varios consejeros del actual presidente francés, Emmanuel Macron, fueron colgados en el foro 4achan, justo dos días antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Pierre Gastineau y Philippe Vasset escriben que ambos hechos “llevaron a que se tomara conciencia de que la fuga masiva de datos no respondía únicamente a iniciativas desinteresadas de valientes filtradores de información sino, también, a técnicas de manipulación”. En el libro, los periodistas responden a estos interrogantes: “por qué se asiste a una generalización de las fugas masivas desde hace 10 años. ¿Cómo son los entretelones de estas manipulaciones?. ¿Quién maniobra y, sobre todo, a quiénes benefician?”. Lo primero que constatan los autores es que, al principio, “los espías se vieron sobrepasados por el fenómeno, pero hoy van hasta encargar el robo de datos”. Gracias a esos leaks, los “Estados y los intereses privados pueden llevar a cabo “ataques nucleares de información instantáneos con un arma que no cuesta gran cosa”, explica Pierre Gastineau. Un ejemplo imperdible es el pirateo mortal de los mails del equipo de campaña de la ex candidata demócrata Hillary Clinton. Según los dos periodistas, los rusos se convencieron de que los Panamá Papers eran “la obra” de la administración Obama. Ello “generó una paranoia en el seno del aparato del Estado ruso y Moscú decidió hacer lo mismo”. Muchos se preguntarán ¿ por qué Rusia acumula victoria tras victoria en esta ciber guerra donde parece tener un adelanto considerable frente a occidente?. Philippe Vasset acota que “la ventaja estratégica de este país radica en que es uno de los pocos Estados en el mundo que conservó una suerte de filial muy activa de capacitación en manipulación de información y propaganda. La guerra de la información empezó a ocupar un lugar preponderante en la doctrina rusa a partir de 2010 y se acelera entre 2012 y 2013. Otro aspecto importante es el hecho de que mientras la mayoría de los países reducía sus presupuestos de espionaje e información al final de la Guerra Fría, Rusia mantuvo intacto el suyo”. En el libro aparece justamente el testimonio de un espía ruso que confiesa que en la academia donde se capacitan los agentes, “las técnicas de manipulación e influencia constituyen los cursos a los cuales se les da más valor”.

El resto lo hizo la misma actualidad y, en ella, dos símbolos: el ex soldado Bradley Manning y el ex consultor de la Agencia de Seguridad norteamericana (NSA), Edward Snowden. Cuando Moscú vio el daño que los leaks le habían hecho al imperio “entendió rápidamente que disponía de un arma de un altísimo grado de desestabilización”. Pero los rusos, desde luego, no son los únicos actores de estas guerrillas digitales. Otro ejemplo reciente es la ruptura de las relaciones diplomáticas entre los países del Golfo Pérsico y Qatar a raíz de unas declaraciones del emir de Qatar a través de la agencia oficial qatarí. Según esa fuente, el emir dijo que Irán era un “socio” honorable y que el movimiento palestino Hamas era el “único representante de la Autoridad Palestina”. Sólo que nada de ello fue verdad. La declaración “fue introducida por un hacker en el hilo de la agencia oficial”, cuenta Vasset. Pero… ¿quién y por que la introdujo?. Aquí la razón: “hoy sabemos que fueron los Emiratos Árabes Unidos quienes contrataron y pagaron a los piratas que introdujeron la falsa información. Y lo hicieron para vengarse del hackeo del email de su Embajador en Washington, del cual responsabilizaron a Qatar”.

Esto lleva a los autores de Armas de Desestabilización masiva a corroborar que se trata ahora “de una nueva guerra clandestina donde un Estado o una empresa pueden ser puestos de rodillas sin que el golpe se vea venir. Es una suerte de Guerra Fría en donde los conflictos entre las grandes potencias se desarrollan en el ciberespacio a través de actores como los hackers, los cuales, a su vez, se ven atrapados en lógicas que los sobrepasan y cuyos objetivos sirven para el arreglo de cuentas entre Estados, empresas y otros actores poderosos”. Este antagonismo desestabilizador converge en la siguiente lógica: “la batalla de las redes no es sino una guerra de posición, un enfrentamiento entre personas interpuestas que ponen en juego la ambición, el orgullo, el lado cupido de unos y otros”. En esta rueda digital de la fortuna o el infortunio, Rusia no es, desde luego, el único demonio que hace tambalear el sistema. Ni muchos menos. Cuando se interroga a Vasset y Gastineau acerca de los amos del trabajo clandestino, la respuesta es contundente: India e Israel. Philippe Vasset resume su investigación: “Israel y la India optaron por desarrollar plataformas informáticas muy ofensivas y, por consiguiente, capacitar a hackers para luego integrarlos a sus servicios secretos. Pero en vez de retenerlos, los dejaron que fueran a otras partes a vender sus técnicas…sin perder jamás la relación con ellos para que no actúen contra su propio país. Rusos y ucranianos son también muy activos. Sin embargo, si se mira más de cerca, mucho  se reduce a India e Israel. Los hackers suelen ser ex miembros de los servicios del inteligencia que crearon empresas privadas, start-up, con ayudas del Estado, el cual, a su vez, es el primer cliente de las empresas de ciberinformación. El Mossad acaba de crear Liberad, un fondo especial consagrado a esas empresas”. Otras dos constantes aparecen también en esta mega investigación. La primera de ellas es que, ante las fugas y sus consecuencias, los europeos y los norteamericanos se quedaron “desnudos”, congelados en una suerte de “estrategia defensiva. Invirtieron enormemente en complejos aparatos para tratar de frenar las fugas de información en vez de servirse de ellas”. La segunda evidencia radica en que los intereses de los Estados y las empresas, o sea, las ciberguerras cruzadas, empezaron a ser defendidas o montadas con los instrumentos que antaño empleaban los activistas de la sociedad civil: “en apenas una década, esas técnicas de los activistas se volvieron las técnicas de los poderosos, alega Vasset”. Otra incógnita interesante : ¿para quién trabaja realmente Julian Assange, el fundador de WikiLeaks refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres ?. Como difundió en WikiLeaks los mails de Clinton y jamás ha atacado a Rusia con otros leaks, muchos creen que es un agente de Vladimir Putin. Según Pierre Gastineau y Philippe Vasset, la respuesta es más compleja, en primer lugar porque “la enorme sed de celebridad que tiene Assange es un excelente motor de reclutamiento”. Para los dos investigadores, “no existe ningún elemento tangible” que permita afirmar con “certeza que Assange es un agente pagado por Rusia. Más bien, se trataría de un idiota muy útil para el régimen de Vladimir Putin”. Los leaks, en suma, plantean muchos problemas, y el del anonimato de la fuente es uno de ellos. El Consorcio internacional de periodistas de investigación, (ICIJ), jamás reveló la fuente de los Panamá Papers o los 13 millones de documentos correspondientes a los Paradise Papers. Por ello, Pierre Gastineau y Philippe Vasset admiten que “los periodistas no siempre fueron lo suficientemente atentos a las motivaciones de las fugas masivas que ellos mismos contribuyeron a difundir. Con lo cual, a veces se hicieron cómplices de operaciones cuyos intereses estaban mucho más allá de las informaciones que se publicaban”. En este mar de guerras asimétricas, espías, hackers, mentiras robotizadas y espionaje masivo, los dos periodistas franceses sólo tienen una recomendación destinada a la sociedad civil o a los grandes poderes: “verifiquen sus conexiones en la red y cambien sus contraseñas: bienvenidos al mundo de las cibertrincheras”.

efebbro@pagina12.com.ar

A través de Sobre fuga de datos, ciberguerra y manipulación | D… | Página12

Activismo Digital de Lenguas Indígenas » Vikipetã, Wikipedia en guaraní

Esta página corresponde a un resumen del estudio de caso: Vikipetã, Wikipedia en guaraní. Si desea ver el informe completo pulse aquí. Comentarios, observaciones o sugerencias sobre el contenido lo invitamos a emitir su opinión en la página de discusión.

Página de inicio de Vikipetã, la versión de Wikipedia en guaraní

Vikipetã es una versión de la enciclopedia Wikipedia en guaraní y es una de las 291 versiones en diferentes idiomas disponibles en la web. Esta versión de la enciclopedia inició en 2005 y actualmente cuenta con 3091 artículos sobre la cultura guaraní y otros temas de amplio interés.

El guaraní (en guaraní: avañe’ẽ) es una lengua de la familia tupí-guaraní hablada por aproximadamente ocho millones de personas en el Cono Sur de América. Es uno de los dos idiomas oficiales en Paraguay a partir de la Constitución de 1992. También es hablado en parte de los territorios de los países vecinos, como el noreste de Argentina y Bolivia.

Es la lengua nativa del pueblo guaraní, denominación de pueblos originarios de la zona, pero en su variante moderna, cuyo estándar es representado por el guaraní paraguayo, posee un amplio uso entre no indígenas.

Historia de la Vikipetã

La versión guaraní de Wikipedia fue creada oficialmente el 13 de noviembre de 2005 por un usuario anónimo (con una dirección IP procedente del Reino Unido). Esto ocurrió antes de que la Fundación Wikimedia pusiera en marcha nuevas políticas que establecieron condiciones para poder crear una nueva versión lingüística como un proyecto de incubadora (prueba) o proyecto oficial.

Vikipetã en números:

Ape

Fecha de creación: 13 noviembre 2005
Artículos: 3,186
Editores activos: 19
Usuarios registrados: 9,693
Páginas totales: 8,498
Archivos locales: 7,492
Visitas por mes: 217,533
Ediciones por mes: 97
Nuevos artículos por día: 1
Fuente: Estadísticas de la Wikipedia en guaraní, 30 mayo de 2017.

Sin embargo, no fue hasta diciembre de 2007, cuando se hicieron adiciones significativas al sitio, muchas de las cuales fueron posibles gracias a la colaboración entre David Galeano Olivera en Paraguay y Šarūnas Simkusun, editor de Wikipedia radicado en Lituania. Galeano Olivera es profesor, escritor, lingüista y presidente-fundador del Centro de Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní [1]. Esta organización sin ánimo de lucro fue fundada en 1985 con el objetivo de promover y compartir la lengua y la cultura guaraní. Sus actividades principales incluyen la investigación, la formación y las publicaciones.

Vikipetâ en sus inicios, fue alimentado prácticamente por Sarunas Simkus (quien en ese entonces tenía 17 años), quien alojó los textos que Galeano le iba pasando. Actualmente Vikipetâ ya cuenta con otros editores.

Suelo asignar trabajos de lectura o de investigación acerca de biografías de personalidades destacadas paraguayas o extranjeras, o bien sobre temas de literatura, historia o geografía y el resultado es altamente positivo pues los estudiantes, con Vikipetâ, tienen la información a mano y con un acceso rápido pero lo más importante es que está íntegramente en guaraní. Otro hecho significativo que vale la pena destacar es el asombro de algunos estudiantes al descubrir que Wikipedia tiene una versión en Idioma Guarani. David Galeano.

Galeano se ha concentrado en artículos relacionados con la cultura guaraní, y poco a poco ha diversificado los contenidos que ahora incluyen otros temas de interés para el público. Aunque hay contenido sobre temas populares de entretenimiento o deportes en otros idiomas, como español, los artículos sobre la cultura guaraní y Paraguay son los que tienen más información agregada.

A través de Activismo Digital de Lenguas Indígenas » Vikipetã, Wikipedia en guaraní

A %d blogueros les gusta esto: