Archivo de la categoría: Twitter

Los cercos del algoritmo | Medios y comunicación | Página12

Fuente original: Los cercos del algoritmo | Medios y comunicación | Página12

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este medio independiente argentino.

Si tiene intención de hacerse socio de Página 12, colaborando económicamente con el medio, desde la siguiente página, se pueden leer las opciones: https://www.pagina12.com.ar/apps/membresias/ (No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con Página 12, salvo de ser ávido lector desde hace décadas).

Roberto Samar y Javier Cantarini explican cómo Facebook y Google segmentan las opiniones que se ven en los muros y en las búsquedas de acuerdo con la ideología del titular de las cuentas. Los riesgos de un mundo de guetos.

Hace tiempo que en tu cuenta de Facebook no aparece ninguna publicación de contactos con los que supiste compartir algún tramo de tu vida. Entonces lo buscas por su nombre y te das cuenta que sus publicaciones distan mucho de tus ideas y gustos. Un fuerte impulso por ver que apoya todas las expresiones que de alguna manera crees que son perjudiciales para la sociedad te hace dar gracias a la red social más consumida en Argentina por haberlo ocultado.

Pero si hacemos el ejercicio de ver más allá de nuestras narices y gustos podemos darnos cuenta que nos vamos construyendo un cerco social y comunicacional. O que, en verdad, nos construye el algoritmo que usa Facebook de acuerdo a nuestros clics.

Un cerco que también se fortalece con los servicios de noticias a los que estamos suscriptos que dirigen la información de acuerdos a nuestras preferencias. Si simpatizas con Cambiemos te llegará una catarata de noticias vinculadas al discurso de la mano dura o de estigmatización de la pobreza, pero seguramente no te enteres del aumento de la violencia institucional que denuncia la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional.

Una situación similar se da en la industria del entretenimiento como Netflix que te satura con un contenido siempre idéntico, dificultando que puedas encontrar títulos alternativos que pueden poner en tensión tu mirada motivando así el ejercicio del pensamiento crítico. O el buscador de internet más utilizado, Google, que desde 2009 arroja distintos resultados a pesar que las personas busquen la misma palabra.

El integrante de MoveOn, Eli Pariser, ejemplifica en su texto el Filtro Burbuja que, con la personalización de Google, “la consulta ‘células madre’ puede producir resultados diametralmente opuestos en el caso de que los usuarios sean científicos que apoyen la investigación o activistas que se opongan. En otras palabras, ya no existe un Google estándar”.

En los consumos culturales y de noticias, siempre existió lo que se denominó una “exposición selectiva”. Es decir, que tendemos a exponernos a contenidos que nos son afines. La particularidad del momento actual, es que los discursos y contenidos que no coinciden con nuestros puntos de vista se nos vuelven invisibles por los filtros que producen las nuevas tecnologías.

Pariser afirma que “la nueva generación de filtros de internet observa las cosas que parecen gustarte”. Y que de esta manera “tu pantalla de ordenador es cada vez más una especie de espejo unidireccional que refleja tus propios intereses, mientras los analistas de los algoritmos observan todo lo que clicas”. En un mundo globalizado y en el que internet y las redes sociales se presentaron como la democratización de la información a gran escala ¿Qué sentido tiene que los mismos contenidos circulen entre las mismas personas?

“La era de una conexión cívica con la que tanto soñaba no ha llegado. La democracia precisa de ciudadanos que vean las cosas desde el punto de vista de otros, pero en vez de eso cada vez estamos más encerrados en nuestras burbujas”, sintetiza Parisir.

Todo hace pensar que estas nuevas estructuras comunicacionales podrían profundizar las grietas ideológicas. Ahora, el desafío que se nos presenta es construir puentes, espacios de diálogo que tal vez incomoden, pero que sí puedan poner en tensión esas burbujas, especialmente a las que sostienen y alimentan discursos anti-políticos, machistas, xenófobos y estigmatizantes que nos retrotraen a los momentos más oscuros y tristes de nuestra historia.

Roberto Samar es especialista en Comunicación y culturas UNCO. Docente de la UNRN

Javier Cantarini es Periodista. Integrante de la RED PAR. Diplomado en Comunicación con Perspectiva de Género y Derechos Humanos.

No puedes convencer a un terraplanista y eso debería preocuparte | Ciencia | EL PAÍS

Fuente original: No puedes convencer a un terraplanista y eso debería preocuparte | Ciencia | EL PAÍS

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema.

Negar que la Tierra es esférica es el caso más extremo de un fenómeno que define esta época: recelar de los datos, ensalzar la subjetividad, rechazar lo que nos contradice y creer falsedades propagadas en redes.

Hay gente que cree que la Tierra no es una esfera achatada por los polos, sino un disco. Que la Tierra es plana. No es analfabetismo: estudiaron el Sistema Solar y sus planetas en el colegio, pero en los últimos años han decidido que todo eso de “la bola” es una gigantesca manipulación. Solo el 66% de los jóvenes entre 18 y 24 años de EE UU está plenamente seguro de que vivimos en un planeta esférico (el 76% entre 25 y 34 años). Es un fenómeno global, también presente en España, al que cuesta asomarse sin bromear. Pero al observar los mecanismos psicológicos, sociales y culturales que les llevan a convencerse de esta gigantesca conspiración se descubre una metáfora perfecta que resume los problemas más representativos de esta época. Aunque parezca medieval, es muy actual.

Rechazo de la ciencia y los expertos, narraciones maniqueas que explican lo complejo en tiempos de incertidumbre, entronización de la opinión propia por encima de todo, desprecio hacia los argumentos que la contradigan, difusión de falsedades gracias a los algoritmos de las redes… Está todo ahí. “Es el caso más extremo, el más puro”, resume Josep Lobera, especialista en la sociología de los fenómenos pseudocientíficos. Cada flaqueza o actitud de este colectivo está presente de algún modo en muchos de los movimientos políticos, sociales y anticiencia que han irrumpido en nuestros días.

“Nace de la desconfianza en el conocimiento experto y de una mala manera de entender el escepticismo”, afirma Susana Martínez-Conde, directora del laboratorio de Neurociencia Integrada de la Universidad Estatal de Nueva York. Los estudios sobre terraplanistas y otras teorías de la conspiración indican que ellos creen ser quienes están actuando con lógica y razonando de forma científica. En muchos casos, terminan atrapados en la conspiración tras intentar desmontarla. “Es absurdo. Voy a desmentir que la Tierra es plana”, cuenta Mark Sargent, uno de los más reconocidos terraplanistas en el documental que retrata al colectivo a la perfección, La Tierra es plana (Netflix). Y acabó “hundiéndose, como en un pozo de alquitrán”. La mayoría de terraplanistas no han sido convencidos, se han convencido al verse incapaces de demostrar que bajo sus pies hay una bola de 510 millones de kilómetros cuadrados.

“¡Investígalo por ti mismo!”, se animan unos a otros, según recoge la investigadora Asheley Landrum, de la Universidad Texas Tech, que presentó hace dos semanas el resultado de sus investigaciones sobre los terraplanistas en la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia. La primera diapositiva de su conferencia es una imagen de Copérnico, padre de la idea de que la Tierra orbita alrededor del Sol, reconociendo que estaba equivocado tras pasar cinco horas viendo vídeos terraplanistas en YouTube. Porque según Landrum y su equipo, que estudia estos fenómenos en el proyecto Creencias Alternativas, YouTube es la clave. Todos los terraplanistas se hacen terraplanistas viendo a otros terraplanistas en YouTube. Y una vez forman parte de esa comunidad es casi imposible convencerles de su error, porque se activan mecanismos psicológicos muy poderosos, como el pensamiento motivado: solo acepto como válidos los datos que me reafirman y el resto son manipulaciones de los conspiradores. Como en otros movimientos, si la ciencia me desdice, es que la ciencia está comprada.

YouTube parece ser la amalgama de la comunidad de la Tierra plana”, concluyen en su trabajo más reciente, en el que señalan a esta plataforma de vídeos como el origen de las vocaciones conspiranoicas. El equipo de Landrum entrevistó a una treintena de asistentes a la primera Conferencia Internacional de la Tierra Plana y todos describían YouTube como “una fuente fiable de evidencias” y de los proveedores más populares para “noticias imparciales” frente a los medios manipulados. Se habían hecho terraplanistas viendo vídeos en esa plataforma en los tres años previos y muchos entrevistados describen estar viendo piezas sobre otras conspiraciones (del 11-S, por ejemplo) y terminar atrapados con la historia de la Tierra plana gracias a las recomendaciones de YouTube.

Muchos especialistas han denunciado cómo el algoritmo de recomendaciones de YouTube termina convirtiéndose en una espiral descendente hacia contenidos cada vez más extremistas, manipuladores y tóxicos. Y en este caso no es una excepción. Como defienden los terraplanistas, YouTube se ha convertido en el mejor caldo de cultivo para versiones “alternativas” de la realidad, donde se desarrollan mensajes alocados y provocadores al margen de la “ciencia y los científicos convencionales”. Sobre cualquier tema, desde la cura del cáncer hasta el feminismo, pasando por la astronomía, lo habitual es encontrar los mensajes más controvertidos entre los primeros resultados de la búsqueda. Lógicamente, estos mensajes tienen derecho a subirse a la red, pero los algoritmos los están promocionando por encima de contenidos relevantes. “Un usuario individual de YouTube, por ejemplo, sin respeto por la verdad, el rigor o la coherencia, en algunos casos puede llegar a una audiencia comparable” a la de los grandes medios, critica Alex Olshansky, del equipo de Landrum.

Irreductibles

“Solo confío en lo que ven mis ojos”, repiten una y otra vez los terraplanistas. Aunque como dice esta especialista en percepción, es bastante común que nuestros propios sentidos sean los primeros en engañarnos, como muestran todas las ilusiones ópticas. “Ellos sacan las matemáticas y nosotros decimos: ‘Mira”, dice el terraplanista Sargent en el documental para explicar su éxito. “No necesitas fórmulas para entender dónde vives”, resume este hombre que había pasado por todas las conspiraciones antes de llegar a esta viendo vídeos en la red.

“Como la gente que niega el cambio climático, no los vas a convencer con datos, hay que buscar la forma de despertar las emociones de la gente”, explica la neurocientífica Martínez-Conde. Y añade: “Nuestro cableado neural responde a las emociones más que a los datos. Ese problema ha contribuido a dar lugar a los populismos y especialmente con el fenómeno de las redes sociales que favorece que la desinformación se expanda de manera peligrosa”.

Un reportaje recién publicado en The Verge sobre los moderadores de contenidos de Facebook mostraba que muchos de estos trabajadores precarios estaban cayendo atrapados en las conspiraciones que tenían que controlar. “Me dijeron que es un lugar donde los vídeos de conspiraciones y los memes que ven cada día los llevan gradualmente a abrazar ideas extrañas”, describe el periodista Casey Newton. Uno de los moderadores del centro que visitó promueve entre sus compañeros la idea de que la Tierra es plana, otro cuestiona el Holocausto y otro no cree que el 11-S fuera un ataque terrorista.

Esto no debería sorprender: son muchos los estudios que demuestran cómo la simple exposición a mensajes sobre conspiraciones provoca en la gente una paulatina pérdida de confianza en las instituciones, la política o la ciencia. Con consecuencias tangibles: por ejemplo, la creencia en conspiraciones está vinculada a actitudes racistas o un menor uso de protección frente al sida. Todos los terraplanistas creen en otras conspiraciones y llegaron a esa cosmovisión paranoica a través de otras teorías similares. Es característica la predisposición a creer en distintas teorías de la conspiración a la vez, incluso contradictorias entre sí: las mismas personas podían creer a la vez que Bin Laden no está realmente muerto o que ya estaba muerto cuando llegaron los militares estadounidenses a su vivienda.

YouTube es la clave. Todos los terraplanistas se convierten viendo vídeos que en muchos casos el algoritmo les ha recomendado cuando veían otras conspiraciones

Por ejemplo, buena parte de los terraplanistas son a su vez antivacunas. Lobera, que estudia a este colectivo en España, admite que esta cosmovisión conspirativa “es uno de los factores decisivos”, aunque no el más importante. “Hay puertas de entrada al mundo de las pseudociencias y una conexión entre estas creencias”, explica el sociólogo.

“En la medida en que el pensamiento conspirativo está generalizado, comienza a plantear un problema para el mantenimiento de una esfera pública racional en la que las discusiones y los debates políticos se basan en evidencias, en lugar de traficar con sospechas de que un grupo manipula los hechos desde las sombras para impulsar una agenda oculta”, asegura Olshansky en su trabajo. En este sentido, los terraplanistas, por sus creencias extremas, son como el reflejo de la sociedad en los espejos deformantes del callejón del Gato. Llegados al punto en que hay mucha gente que acepta su mensaje con naturalidad, eso indica que existe un deterioro real de las condiciones en las que se produce el debate público.

Pero estas creencias no surgen de la nada y existen condiciones sociales que influyen de forma determinante. Por ejemplo, se sabe que las personas que se sienten impotentes o desfavorecidas tienen más probabilidades de apoyarlas (como minorías raciales marginadas) y que están correlacionadas con el pesimismo ante el futuro, la baja satisfacción con la vida y la escasa confianza interpersonal. “Hay que entender estos movimientos dentro del contexto socioeconómico en el que nos encontramos, están aumentando las disparidades sociales entre quienes tienen más privilegios y más carencias. Y esto hace que aumente la desconfianza hacia gobiernos y expertos”, explica Martínez-Conde.

Hay condiciones sociales que influyen de forma determinante: se sabe que las personas que se sienten impotentes o desfavorecidas tienen más probabilidades de creer en conspiraciones

“Vivimos en tiempos de incertidumbre y a nivel neural la incertidumbre nos hace sentir incómodos”, señala la neurocientífica. Estas disonancias cognitivas obligan a crear un relato propio de buenos y malos que explique de forma simplista los fenómenos complejos de la actualidad. Y que les coloque en el papel heroico de luchadores por la verdad ocultada: las creencias conspirativas siempre han estado asociadas a cierto narcisismo colectivo (“los demás son los borregos”). Además, las personas con tendencia a ver patrones y significados ocultos en la realidad tienen mayor tendencia a creer en conspiraciones y fenómenos paranormales. “Son más dados a ese tipo de ilusiones causales. Como ver caras en las nubes, pero llevado al extremo: ver caras en una tostada y darle significado real”, explicaba Helena Matute, investigadora de Deusto, sobre su trabajo con lo paranormal.

A partir de ese poso, nos encontramos con mecanismos psicológicos como el sesgo de proporcionalidad (si algo extraordinario ha ocurrido, algo extraordinario debe haberlo causado) y el de intencionalidad: hay una mano detrás de todo. “Este deseo de narraciones ordenadas que ofrezcan certeza y visiones simplificadas del mundo puede brindar comodidad y la sensación de que la vida es más manejable”, resume Landrum en su trabajo. Así conseguirían sortear los altibajos de la vida, apostando por una realidad lisa y llana. Como la Tierra, según quieren creer.

El tuiteador que lo justifica todo – Socompa

Fuente original: El tuiteador que lo justifica todo – Socompa

Vida y opiniones del caballero Yamil Santoro.

El tuiteador que lo justifica todo

Salió a defender la bala que mató a Ismael Ramírez en el Chaco. Ya había hecho algo parecido cuando el caso Maldonado. Es algo así como el Fernando Iglesias de YouTube, un desaforado que vive la represión con una sonrisa.

La experiencia macrista permitió corroborar que la derecha gobernante tiene quien la corra hacia extremos más conservadores aún. Lo cual a veces significa que la crítica por presunta tibieza la esgriman quienes ofician de voceros del pensamiento más retrógrado, aquellos que exponen ideas que no sería dable escuchar de labios de funcionarios más o menos correctos. Es el caso de Yamil Santoro.

En su cuenta de Twitter se presenta como abogado y liberal, fundador de un partido llamado Mejorar, que se integró a Cambiemos. Es, además, profesor en la UBA y en la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (Eseade), un think-tank neoliberal nacido durante la dictadura. Hasta fines de mayo de este año, Santoro se desempeñó como asesor del gobierno porteño, pero optó por dejar su cargo para dedicarse a la defensa de Uber, la aplicación que salió a competir con los taxistas y cuyos choferes se exponen a la violencia de los émulos de Rolando Rivas que admiran a Baby Etchecopar. Antes fue secretario de la juventud del PRO, o sea, la cabeza de la gloriosa JM, si es que así se puede hablar de Juventud Macrista. Se desconoce si la rama juvenil tiene destinado un cántico sobre algún aborrecido político estatista con cuyos huesos hacer una escalera de la cual bajará María Julia antiplanera.

Santoro vendría ser como un Fernando Iglesias sin banca de diputado, pero con capacidad argumentativa similar, y sin tanta presencia mediática. Si el Gobierno precisa una defensa mediática desembozada, que apele a recursos que superan los límites de una respuesta institucional para satisfacer los oídos del núcleo duro de votantes de Cambiemos, allí están Iglesias y Santoro. El primero, se sabe, aun no se percató que es legislador nacional y sigue con una prédica que no se condice con su rol. El segundo es un producto de Internet. Allí está su canal de YouTube para probarlo.

En los videos de ese canal, Santoro realiza propuestas que lo asemejan a Omar Obaca, el candidato presidencial apócrifo de la campaña de 2015.  Los videos de Santoro hacen dudar: no se sabe si son verdaderos o una ficción como la de Obaca. Por caso, Santoro propuso eliminar los feriados para producir más. Se presenta como “Youtuber político” y responde de camisa y corbata, con tiradores, con más pinta de broker que de otra cosa. Sólo le falta un habano en la mano. En uno de esos videos propone reformar el artículo 97 de la Ley de Educación Nacional, que no permite divulgar los datos de cada institución educativa. Santoro quiere saber “si la guita de nuestros impuestos está generando resultados” y habla de “cepo informativo” respecto de las escuelas. Propone que “los padres sepan adónde están mandando sus hijos” y que esto “no es estigmatizante”. Pero propuesto del modo en que lo hace suena al “¿Sabe usted dónde están sus hijos en este momento?” de los militares. Los extremos se tocarían, pues, en el caso de un amante de la libertad individual y una dictadura.

El canal de Santoro permite ver sus intervenciones en varios de los más serios programas de debate político de la TV, como Intratables y El diario de Mariana. Pero, como hombre de Internet, su lugar en el mundo on line es Twitter.  Y allí dejó esta pieza antológica, el martes 4 de septiembre, tras conocerse la muerte por arma de fuego del menor Ismael Ramírez en el Chaco:

“Desde ya es lamentable cualquier muerte en cualquier contexto. Pero una persona abatida mientras trata de robarle a otro sea de forma individual o en banda, en la calle en un atraco o en un saqueo, es alcanzada por la cobertura de la legítima defensa. El Derecho banca al defensor”.

Cuando se afirma que hay voceros oficiosos que dicen lo que los funcionarios no se animan o no pueden para no romper cierto equilibrio, es factible citar esta afirmación de Santoro como ejemplo.  El caso Maldonado es otro antecedente. El 8 de agosto de 2017, una semana después de la desaparición del joven de 28 años, Santoro tuiteó algo digno de la derecha que pedía sangre en 1975: “Si los terroristas del sur del país mantienen su posición beligerante es deber de la Democracia ponerlos en su lugar y a Derecho”.

El balazo que mató a Ismael Ramírez puede soslayarse, según Santoro, porque se violó el derecho de propiedad, y la legítima defensa permitiría responder con la máxima dureza.  Le llovieron las críticas y quiso salir a aclarar en una nota en Perfil, en la que afirmó que “la legítima defensa lejos está de justificar una muerte sino que define si el accionar de quien se defiende está dentro o fuera de la ley”. Todo indica que el chico asesinado pasaba por el lugar al momento de los disturbios, por lo tanto, no haría falta considerar la legítima defensa ni su exceso, sino el delito de homicidio, doloso o culposo.

En el fragor de la polémica le recodaron que, en aras de defender el emprendedurismo, él había contado cómo utilizaba la web para bajar música y vender CDs made in home sweet home. Ergo, violentaba la propiedad intelectual y era pasible que, arma en mano, lo fueran a buscar de alguna discográfica.

Los esfuerzos de Santoro por tratar de aclarar que no dijo lo que la mayoría interpretó tiene su corolario en la nueva aventura política que encara. Va de suplente de Alejandro Fargosi en las elecciones al Consejo de la Magistratura, en representación de los abogados. Fargosi, ex consejero, suele dar sus puntos de vista en Twitter, como su suplente y es uno de los más enconados defensores del policía Luis Chocobar, que se abusó de la legítima defensa al matar a un ladrón, en un fallo que ya tuvo confirmación en instancias de apelación y va camino de juicio. No se puede afirmar que haya divergencias ideológicas profundas en esa lista.

El 4º Poder en Red » Soberanía tecnológica para combatir al capitalismo digital

Fuente original: El 4º Poder en Red » Soberanía tecnológica para combatir al capitalismo digital

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema. En este caso, recomiendo el trabajo que viene realizando el períódico español Público, y  a través de él, sus blogs, intentando mantenerse independiente en un ambiente de grandes grupos económicos.

19 Abr 2018

Integrante de la Comunidad CCCD y ex alumno del Máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales. Periodista e investigador de la URJC en el proyecto Dietética Digital. Editor del blog de Público Dietética Digital.

Uno de los capítulos del último ensayo del Comité Invisible, titulado ‘Ahora’, termina con la siguiente frase: ‘la única medida del estado de crisis del capital es el grado de organización de las fuerzas que pretenden destruirlo’. Así, la denominada crisis financiera de 2008 quizás no lo fue tanto. El 15M, precisamente una de esas fuerzas, resumió con mucha lucidez en una de sus máximas esta idea con el famoso ‘no es una crisis, es una estafa’. Desde luego lo fue para la ciudadanía, a la vista del aumento de la desigualdad que se ha generado diez años después. Para la élite fue momento de recambio. El sistema experimentó un cambio de forma. El capitalismo financiero daba paso al capitalismo digital, con la consecuente sustitución de una élite dominante por otra. Desde la década de los ’90 venía desarrollándose un tipo de capitalismo en Internet que ha pasado por diversas fases de gestación como la burbuja de las puntocom o la web 2.0. y que dio sus primeros pasos en los ámbitos de la publicidad online y el comercio electrónico.

La mutación del capitalismo se puede observar en cómo ha cambiado el ranking de las mayores empresas del mundo por capitalización bursátil. Donde antes había compañías petroleras y automovilísticas, ahora hay plataformas tecnológicas digitales. Estas empresas son a las que Eugeny Morozov* denomina plataformas Big-Tech, refiriéndose a las GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft), principalmente, aunque también destacando algunas potencias tecnológicas emergentes en China, como Alibaba. Silicon Valley, la Meca de las GAFAM, ha sustituido a Wall Street como centro neurálgico del capital. Es el lugar desde el que se propaga al resto del mundo -occidental, al menos- la doctrina hegemónica actual, el tecnoutopismo. Es a lo que Morozov llama ‘solucionismo tecnológico’, es decir, la creencia de que las tecnologías digitales son y serán capaces de ofrecernos soluciones a todos los problemas del mundo y, por tanto, debemos depositar nuestra fe ciega en ellas, y en los nuevos amos que las dominan.

Estas empresas han alcanzado tal posición de poder, y la mantienen, mediante dos factores elementales. La extracción y acumulación masiva de datos generados por los usuarios, el Big Data; y la posesión de las infraestructuras que median, cada vez más, nuestras relaciones sociales, políticas y económicas. La venta de estos datos para insertar publicidad micro-segmentada -Google y Facebook-, la venta de software y hardware -Apple y Microsoft- y el abaratamiento de costes en el comercio electrónico -Amazon- son los más obvios. Sin embargo, los modelos de negocio de la economía digital han ido evolucionando y diversificándose más allá de la publicidad y el comercio online. Con ellos, las implicaciones del capitalismo digital han ido mucho más allá de cuestiones como la privacidad y la vigilancia masiva -como demostraron las filtraciones de Edward Snowden- y la micro-segmentación, ya no solo comercial si no electoral, como ejemplifica el caso de Cambridge Analytica.

Capitalismo digital expandido

Los algoritmos que hacen de motor de la economía digital toman muchas más decisiones de las que nos imaginamos. Cada vez más, son responsables de decidir si una persona recibe un crédito en un banco, si puede contratar un seguro, si tiene acceso a una universidad, o si es contratada por una empresa. Con el objetivo de reducir costes y maximizar la eficiencia, se emplean algoritmos capaces de procesar mucha más información que un ser humano, con la ventaja añadida de que no precisa de un salario -ni se va a quejar por ello- y otorga un aura de neutralidad e imparcialidad a la toma de decisiones. Esto último es un mito que es necesario rebatir, pues este modelo de toma de decisiones ‘objetivo’ responde a los sesgos introducidos por los humanos que los programaron. Además, la falta de transparencia alrededor de su funcionamiento evita que se pueda revisar ese proceso para evaluar si se hace correctamente. Así, los algoritmos se convierten en generadores de desigualdad, lo que la matemática Cathy O’Neill llama ‘Armas de Destrucción Matemática’.

En la expansión de la utilización de algoritmos en amplios sectores de la sociedad encontramos el modelo de negocio del futuro (y ya del presente) para las plataformas Big-Tech, el de la Inteligencia Artificial (IA). El Big Data es utilizado para alimentar estos algoritmos, desarrollando así la rama de la IA denominada ‘aprendizaje automático’. De este modo, las corporaciones que ya controlan gran parte de las infraestructuras que hacen posible el entorno digital pueden colonizar el mundo físico. Con un sistema público enormemente degradado, especialmente con las políticas de austeridad impuestas durante la última década, la IA se presenta como la mejor solución para optimizar los -escasos- recursos, mediante la predicción de patrones de comportamiento en ámbitos como la educación y la sanidad, entre muchos otros.

Como estas empresas son, por el momento, las únicas con capacidad para extraer masivas cantidades de datos de los usuarios y de utilizar su trabajo voluntario para alimentar a sus máquinas predictivas, la competencia para ellas es prácticamente inexistente, dándose la formación de ‘monopolios naturales’. Así, van progresivamente copando y centralizando todas las infraestructuras y servicios generando una extrema dependencia de ellas por parte, no solo de la ciudadanía, sino de otras empresas y de los estados.

¿Qué hacer?

Ahora bien, ¿que podemos hacer ante este, ya no futuro, si no presente distópico en el que nos encontramos? Las propuestas de Morozov pasan por el cambio de propiedad y estatus legal de los datos, y por la creación de infraestructuras públicas -no necesariamente estatales- que sean capaces de ofrecer una alternativa a las corporaciones privadas digitales.

Partiendo de la base de que la propiedad de los datos pase a ser de las personas que los producen es un elemento fundamental para revertir la actual situación, de este escenario surgen dos caminos bien distintos. Resumidamente, o tratar a los datos como una mercancía o como un bien común. La primera opción, la que propugnan personas como Steve Bannon (jefe de campaña de Trump y uno de los fundadores de Cambridge Analytica), desembocaría en un capitalismo digital aún más salvaje y ni siquiera lograría que los datos revirtiesen en beneficios para la gente, pues es en su agregación donde tienen más valor. La segunda opción eliminaría la posibilidad de hacer negocio con los datos para, en lugar de eso, darles usos que no busquen el lucro privado sino el beneficio comunitario. Para ello, es imprescindible la construcción de infraestructuras que estén sometidas un control democrático de la ciudadanía. Es aquí donde movimientos sociales, organizaciones civiles y partidos políticos que verdaderamente aspiren a la emancipación tienen que empezar a generar discursos y acciones para llevarlo a cabo, pues es donde el capitalismo se encuentra en mejor estado de forma.

Este es un planteamiento de macropolítica, certero e inspirador, pero también lejano y utópico si no somos capaces de pensar en qué podemos hacer aquí y ahora, en la micropolítica que está a nuestro alcance y nos acerca a ese horizonte. Lo que pretende este artículo es proponer un camino que complemente a las propuestas de Morozov. Podemos comenzar por adoptar la filosofía/ética hacker. La figura del hacker es la de la persona curiosa, crítica, activa, que se preocupa por conocer cómo funcionan las tecnologías digitales mediante las que nos dominan, y compartir ese conocimiento.

Frente al discurso religioso del tecnoutopismo, la figura del hacker es la del hereje (significa ‘el que elige’) que se atreve a pensar por sí mismo/a y con los demás, a cuestionar la fe en la tecnología para convertirlo en conocimiento crítico y a dejar de tratar a las tecnologías digitales como objetos sagrados para desmontarlos y reprogramarlos. Sin necesidad de grandes cambios legislativos ni multimillonarios desembolsos de dinero, todos/as podemos empezar ya -a nivel individual y/o colectivo- a recuperar el control sobre nuestros datos, a subvertir las infraestructuras actuales, o crear otras nuevas. Las comunidades de (auto) aprendizaje, los centros sociales y los hacklabs son los lugares y el software libre la herramienta para ello.

Estas prácticas y conocimientos son las que pueden comenzar a proporcionarnos la soberanía tecnológica que, transformada en soberanía política, eventualmente puede desembocar en cambios a gran escala que nos permitan recuperar la propiedad de nuestros datos, cambiar su estatus legal y construir infraestructuras tecnológicas públicas y democráticas que nos liberen de las plataformas Big-Tech. Así, en último término, podremos organizar colectivamente una fuerza que ponga en crisis al capital, sea cual sea su forma.

*Este autor estuvo recientemente en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía para inaugurar el ciclo ‘Seis contradicciones y el fin del presente‘ con una conferencia y un taller bajo el título de ‘El Capitalismo digital y sus descontentos’ en el que se debatieron las cuestiones que recoge este artículo.

Espías (parte II) | El Cohete a la Luna

Fuente original: Espías (parte II) | El Cohete a la Luna

Como siempre, visitar el sitio de origen, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este sitio independiente argentino. El Cohete a la Luna es un sitio de investigación y análisis creado por el periodista y escritor Horacio Verbitsky, conocido por su trabajo de investigaciones de décadas. Personalmente, pienso que es un periodista de los que ya no hay muchos. A Verbitsky lo acompaña un equipo de primera, varios de los cuales colaboraron o han colaborado (como el propio Verbitsky) en el pasado con el diario argentino Página 12.

(No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con El Cohete a la Luna ni con ninguno de sus miembros o colaboradores, salvo de ser ávido lector del sitio).

Hace unos días, en el Cohete, publicamos un artículo con el título: Espías. Si le interesó el tema, le sugiero que me siga con esta hoja de ruta. Usela como una guía, ya que es mi hoja de ruta. Esto seguro que usted tiene una propia. Acá voy.

1)    https://www.google.com/maps/timeline?pb

En este sitio queda registrada la actividad diaria, en términos geográficos: todos los lugares en los que usted estuvo, si fue caminando, en avión, en auto, en autobús. Además, el tiempo que permaneció en cada lugar. Al finalizar, hay una forma de recolectar toda la información diaria, de manera tal que usted pueda tener una lista con la frecuencia con la que usted visita cada sitio, y el tiempo que allí permanece. Naturalmente, el lugar en donde uno duerme (por poner un ejemplo), resulta ser un sitio de los más utilizados y donde permanece la mayor cantidad de tiempo. Lo mismo sucede con el trabajo, si es que usted tiene un trabajo fijo o le dedica una buena parte de su día, ya sea una oficina, una fábrica o un colegio, escuela o universidad. La diferencia es fácilmente observable cuando se trata de los fines de semana, cuando la rutina cambia.

2)    https://myactivity.google.com/myactivity

En este sitio está registrada toda su actividad en internet, ya sea las páginas que usted visitó, así como los correos electrónicos que usted recibió y/o envió. Si me permite agregar algo, “mete miedo”. En el título de la página dice que usted es la única persona que puede visitar estos datos. Puede que sea cierto, pero… si yo soy el único que puedo visitar esta página, ¿cómo sé yo (o sabe usted) que no hay otras personas que también tienen acceso a la misma información que aparece almacenada allí?

Algo más: aparecen también listadas todas las apps que usted utilizó, ya sea (por ejemplo), WhatsApp, ESPN, Snapchat, Instagram, Twitter, los diarios que lee, las que usa para averiguar el pronóstico y/o la temperatura, los lugares que usted ‘googleó’… ¿Hace falta que siga? Sí… una cosa más: en mi teléfono celular, yo puedo ‘dictar’ una frase para que, convertida a texto, la pueda enviar. En todo caso, permítame escribir que me impactó escuchar todo lo que fui grabando en el tiempo (y que luego fue traducido). ¿Quiere fijarse usted?

3)    https://myaccount.google.com/security

Esta página le permite establecer los niveles de ‘seguridad’ con los que usted quiere (y le pide a Google) que lo proteja. Aparecen también todas las plataformas que usted usa, ya sean los teléfonos celulares (si es que tiene más de uno), su(s) computadora(s), si es que tiene más de una, su(s) laptop(s), y también las tabletas que utiliza. Están todos. Más aún: aparecen las fechas en los que usted las usó por última vez (y la primera, claro está).

4)    https://www.youtube.com/feed/history.

En este sitio usted encontrará todas las veces que utilizó los servicios de YouTube. Aparece toda su historia. Como yo lo uso poco, aparecieron muy pocos ejemplos, pero mi amiga Erica, que estaba conmigo cuando ‘jugábamos’ a ver qué encontrábamos, se sorprendió por la enorme (y exhaustiva) lista de videos que ella tenía registrados en su historia. Una vez más, mi experiencia no le sirve a usted. Lo mejor que puedo hacer, es proponerle que sea usted misma (o mismo) que lo intente por su lado. Créame: se va a sorprender.

5)    https://takeout.google.com/settings/takeout

Este sitio también es impactante. Cuando usted llega acá, Google le ofrece la alternativa para que usted misma/o recupere todos los datos que Google tiene guardado sobre usted: ¡todos! Naturalmente, si usted ha utilizado mucho los servicios de Google, la memoria que va a necesitar para recuperar todo puede llegar a ser importante. Asegúrese que tenga suficiente espacio libre en su disco duro o procúrese un pendrive (o dispositivo equivalente) donde pueda almacenar muchos Gigabytes de memoria. Igualmente es increíble verse reflejado uno mismo en la cantidad de datos que ha compartido en el último tiempo: ¡impactante! Si puedo sugerirle algo una vez más, este es un lugar que uno no debería perderse. Eso sí: tómese tiempo. Lo va a necesitar. Aparecen todos los sitios que usted visitó, sus correos electrónicos, sus contactos, sus videos en YouTube… e incluso ¡las fotos que usted tomó con su teléfono! No sé si me entiende… ¡las fotos! Parece mentira… pero no, están allí… incluso las que usted descartó o tiró a la basura. Y por supuesto, también las fotos que usted recibió. Su calendario, los libros que compró, los grupos a los cuales usted pertenece, los números de teléfono de los contactos que o bien tiene hoy o que tuvo en algún momento…. ¡la cantidad de pasos que usted fue dando día por día! ¿Sigo?

6)    Acá tengo que hacer una pausa para una observación. Facebook ofrece los mismos servicios que acabo de describir para Google. El problema está en que como yo no uso Facebook, no tengo cuenta con ellos, no puedo revisarlos, pero por lo que me mostró Erica, están incluidos todos los mensajes que usted envió (o recibió), todos los archivos que usted envió (o recibió), todos los contactos que están en su teléfono celular, todos los mensajes de audio que usted envió (o recibió), todas las veces que usted se conectó en su cuenta de Facebook, desde donde lo hizo, el tiempo que estuvo visitando su cuenta y desde qué aparato lo hizo. De la misma forma que Google, Facebook sabe todos y cada uno de los pasos que usted dio en la última década.

7)    Un dato más: Facebook guarda todas las aplicaciones que usted utilizó mientras estuvo conectada/o con su cuenta, de manera tal que puede conjeturar cuán interesada/o usted está en cuestiones políticas o si lo que más le atrae es diseño gráfico. Sabe además si usted estuvo o es soltera/o, o bien si está interesada/o en cualquier servicio que coopere para que usted pueda encontrar pareja.

8)    Por último, al menos en este primer intento de advertirle lo que sucede, el rastrillaje que ellos (y usted) pueden hacer sobre su vida en la última década incluye las aplicaciones que usted instaló (y desinstaló) durante todo este tiempo, las razones por las cuales las usó (o usa), tiene acceso a su cámara web y su micrófono, y como dije más arriba, sus contactos, correos electrónicos, su calendario, la historia de todos sus llamados (entrantes y salientes), mensajes de texto enviados y recibidos, los archivos que usted bajó usando internet, incluyendo fotos, videos, audios, música, las estaciones de radio que usted escuchó (o escucha) y por supuesto, todas las búsquedas que usted hizo a lo largo de estos últimos diez años. 

Si uno pensara que cada vez (de nuevo: sí, ¡cada vez!) que uno se conecta con cualquiera de nuestros aparatos (computadoras, laptops, tabletas, teléfonos celulares, etc.) está engrosando la información que uno entrega sobre su privacidad… ¿seguiría haciéndolo, o no? Y lo planteo de esta forma porque aunque uno quisiera evitar dejar estos rastros desde hoy, sucederían algunos eventos que me gustaría compartir con usted.

Por un lado, ¿está segura/seguro de que usted podría vivir sin estar conectada/o?

Por otro lado, si Google (por poner un ejemplo) sabe en qué lugares ha pasado usted la mayor parte de su tiempo, dónde durmió, cenó, almorzó, a qué hora puso su despertador, dónde pasa sus fines de semana, qué música escucha, a qué hora se acuesta, qué medicamentos toma, qué bebidas, etc., etc… Usted, ¿lo cambiaría todo bruscamente? Aunque usted cortase todo contacto a partir de hoy, no solo debería hacerlo, sino que además debería cambiar de vida, de identidad, porque con los datos que hemos ido dejando hasta este momento, ¿no cree que Google podría rastrearla/o y encontrarla/o sin necesidad de saber exactamente dónde se encuentra?

Cuando uno cree que todo es y ha sido gratis, ha cometido (hemos cometido) un error: el producto somos nosotros. Más aún: yo creo que saben más de nosotros que nosotros mismos.

Tanto como usted, yo tengo múltiples preguntas, pero las más importantes serían: ¿qué podrían hacer con toda esta información? ¿Qué tipo de influencia tienen sobre nosotros al saber todos estos datos? ¿Qué pueden predecir? O mejor aún: ¿cómo han usado ya todos estos datos? ¿Qué hemos hecho nosotros hasta acá, creyendo que teníamos la libertad de elegir, sin saber que desde algún otro lugar estábamos siendo elegidos por otros?

¿Cuán peligroso es esto? ¿En manos de quiénes está toda esta información? Google y Facebook dicen que solamente nosotros tenemos acceso… ¿Seguro? ¿Y Cambridge Analítica de dónde salió? Si pudo tener semejante influencia en las elecciones de un país, y nada menos que Estados Unidos, ¿qué nos queda a nosotros?

Y si uno, por la edad que tiene/tengo, decide que ya no hay nada por hacer y que no hay vuelta atrás… ¿cómo proteger a los niños? Usted, ¿qué piensa?

Espías | El Cohete a la Luna

Fuente original: Espías | El Cohete a la Luna

Como siempre, visitar el sitio de origen, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este sitio independiente argentino. El Cohete a la Luna es un sitio de investigación y análisis creado por el periodista y escritor Horacio Verbitsky, conocido por su trabajo de investigaciones de décadas. Personalmente, pienso que es un periodista de los que ya no hay muchos. A Verbitsky lo acompaña un equipo de primera, varios de los cuales colaboraron o han colaborado (como el propio Verbitsky) en el pasado con el diario argentino Página 12.

(No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con El Cohete a la Luna ni con ninguno de sus miembros o colaboradores, salvo de ser ávido lector del sitio).

Usted, como yo, como todos los que tenemos un teléfono celular que permite instalar apps, eligió algunas que le son particularmente útiles. No importa cuáles. Usted sabe cuáles son. Sin embargo, en algún momento hay una parte de la ‘letra chica’ a la que no necesariamente le prestamos atención. Lo que queremos es tener acceso inmediato satisfacción inmediata… y por lo tanto, poder hacer con ella lo que queríamos.

Por ejemplo, y para fijar las ideas, imagínese su cuenta con Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, LinkedIn, Google, Whatsapp, Viber… y usted elija como continuar.

Ahora bien. Supongamos que esa app le pidió permiso para poder usar su cámara, y usted dijo que “sí”, ¡métale para adelante! Desde ese momento usted acaba de autorizar:

  1. Acceso a sus dos cámaras (si es que su teléfono las tiene), la que está en el frente y en la parte trasera de su celular;
  2. Grabarla/lo en todo momento si la app está funcionando aunque sea por debajo de la actividad –que usted cree que es— principal y es la que la/lo tiene más concentrado. Digamos que está actuando subterráneamente;
  3. Sacar(le) fotos y también videos sin darle ninguna advertencia ni pedirle permiso;
  4. Subir a la nube esas fotos/videos inmediatamente;
  5. Aprovechar esas fotos o videos para que los programas que hacen reconocimientos faciales pueden descubrir (y almacenar) esas variantes que acaban de subir a la red.

Todo esto lo pueden hacer sin necesidad de advertirle a usted que lo están haciendo. Es una captura totalmente silenciosa y que sucede sin que usted se ‘despeine’. ¡Nada!

En particular, si alguna vez usted autorizó alguna de sus apps para crear o enviar un avatar o para mandar una foto… listo: ¡en el horno! A partir de allí, todo lo que haga/envía/vea/registre/filme ya no será propiedad suya únicamente. Habrá muchísima más gente que las tendrá guardadas y almacenadas… ¡para siempre!

Por supuesto, una vez que quedó registrado un video en el que aparece usted, ese mismo video provee muchísimos cuadros (o fotos) que podrán ser utilizados para rastrearla/o por internet y extraer de la nube (o de donde sea) todas las fotos que se le parezcan (¡o que sean fotos suyas!) que están navegando… por allí. Además, esto permitirá crear versiones tridimensionales suyas. Es decir, con todos estos datos, piense en lo que sucede cuando le hacen/hicieron alguna tomografía computada. El tomógrafo hace cortes bidimensionales, planos, de determinadas partes de su cuerpo y luego, las junta todas y forma una imagen tridimensional. Bueno, en lugar de hacerlo con alguna parte interna de su cuerpo, se puede usar la misma tecnología (o equivalente) para lograr ‘pegar’ toda la información y reproducirla/o con su exterior.

Por otro lado, no sé si hace falta que escriba esto, pero por las dudas: si usted es una persona que siempre algunas veces alguna vez ha llevado su teléfono celular o tableta al baño, sepa que podría estar todo filmado. La pregunta sería: ¿a quién podría interesarle? Tiene razón: no tengo respuesta… pero el hecho de que yo no tenga respuesta de a quién podría interesarle ver lo que usted hace o hizo allí, eso no significa que no haya gente a la que sí, por razones que ignoro, podría haber gente a la que sí le interese: usted sabrá. Y una vez más, podría estar sucediendo… en vivo… ¡en lo que se llama streaming video! Pero, qué se yo, ¿a quién podría interesarle mirarla/o a usted dentro del baño… y encima… en tiempo real!

Aunque no lo escribí todavía, usted sabe que varias veces tuvo que autorizar en distintas aplicaciones el acceso a sus contactos, mensajes, e-mails, fotos, videos, y cualquier otro tipo de información que estuviera almacenada en su teléfono. Como sugiere el autor de la nota más impresionante que leí al respecto y cuyo resumen escribí más arriba (Felix Krause), si quiere intentar protegerse al menos parcialmente, tape las cámaras con cinta aisladora (como la que usan los electricistas) o algo equivalente. Niegue acceso a cualquier base de datos que usted tenga. No creo que sirva para garantizar que se transformará en inexpugnable, pero es mejor que nada.

Por otro lado, como el propio Krause sugiere, instale algún ícono en la pantalla de su teléfono, de manera tal que le indique si alguna de sus dos cámaras están en uso. Si no es usted, ya sabrá por qué.

Si usted habla inglés (o puede conseguir una traducción), el informe que Krause le presentó a Apple está acá: https://openradar.appspot.com/radar?id=5007947352506368. Por otro lado, si usted utiliza este link (https://github.com/KrauseFx/watch.user) (yo no lo hice, pero sé de gente que lo usó), hay formas de sacarse fotos uno mismo creyendo que lo hace en soledad, y descubrir ‘casi’ inmediatamente que ya están ‘posteadas’ en la nube. Esa parte se la dejo como ‘tarea para el hogar’.

Hay otro sitio (https://github.com/KrauseFx/user.activity) en donde la pregunta que tratan de contestar es esta: “¿qué es lo que está haciendo el usuario?”. Por las dudas… el usuario viene a ser… ¡usted!

Algunas observaciones antes de terminar.

1) Hay un video extraordinario (https://www.youtube.com/watch?v=NpN9NzO4Mo8) publicado el 13 de diciembre del año 2016. El video lleva 21 minutos y 29 segundos (es corto como película, es largo como video). Lo filmó un director holandés, muy joven: Anthony van der Meer, quien además de haber producido, editado y filmado el video, es muy versado en cuestiones de tecnología de telefonía celular.

Usted sabe que su teléfono tiene una aplicación que le permitiría (en teoría) rastrearlo, si es que alguien se lo robara (o si lo perdiera, para no ser tan dramático). Lo que hizo van der Meer, es casi invitar a alguien para que le robara su teléfono celular, al que había preparado especialmente para rastrearlo y ver qué sucedía. Por supuesto, se trata de un caso particular del que es imposible extrapolar nada serio. Sin embargo… lo que más me interesó es compartir con usted lo que es posible que suceda. Los teléfonos celulares no solo se roban para desarmarlos y luego vender las partes (que sería el equivalente de lo que sucedía –o aún sucede— con los autos). No. Eso también, pero la parte más importante está en otro lugar.

2) Usted debe recordar a Edward Snowden. Creo que todavía está en Rusia después de haber denunciado lo que hacía una agencia del gobierno norteamericano espiando a sus propios ciudadanos. Snowden denunció la existencia de un programa que se llama Optic Nerves (algo así como ‘Nervios Opticos’) que permitía (o permite) recoger fotos de los usuarios de Yahoo cada cinco minutos. De los videos que el cliente tenía con alguna otra persona, Optic Nerves se guardaba algunas fotos de esa interacción. De acuerdo con lo que informó el diario The Guardian, en Inglaterra (ya que tanto Gran Bretaña como Estados Unidos comparten –al menos es lo que dicen públicamente— sus bases de datos), decía, entre un tres y un 11 por ciento de esas imágenes, correspondían a fotos de ‘undesirable nudity’ (‘desnudez indeseable’).

3) Mucho se ha discutido sobre las ‘entradas por la puerta de atrás’ que todos los gobiernos se reservan sobre los teléfonos celulares. Están incorporadas directamente a nuestros aparatos ante nuestra ignorancia supina (al menos, de la mayoría de nosotros). Las agencias que tienen acceso a esas entradas, pueden incorporarse (sin que usted lo advierta) a sus conversaciones telefónicas, videos, mensajes, fotos, etc, etc.

4) Por último, y aunque parezca una estupidez, ¡no le de su contraseña a nadie que se la pida, ni siquiera cuando se la piden en forma amable y usted cree que proviene de la compañía que le ofrece el servicio! Esa respuesta tiene que ser taxativa: siempre… ¡no! Ninguna compañía pide las contraseñas, por lo tanto, si alguien se la pide, créame… quiere algo más, pero no se lo puede decir.

Final: llegó el momento de otorgarle –como corresponde— todo el crédito de este artículo al periodista inglés Dylan Curran [1]. Su publicación fue la que me permitió acceder a todo lo que escribí acá arriba, videos incluidos. Y como dice él: “It’s only paranoia, until it’s too late”. Es decir, ‘Es solo paranoia, hasta que es demasiado tarde’. La idea suya es exactamente la misma que la mía: advertir, señalar, invitarla/o a pensar, a tomar decisiones por su cuenta y a ‘repensar’ cada vez que interactúa con su teléfono.

Hace más de 50 años, en la Argentina se reproducía una serie en blanco y negro protagonizada por Raymond Burr: Perry Mason. El fiscal, después de interrogar a cada testigo, mientras iba caminando hacia su asiento, miraba a la cara al abogado defensor y decía: ¡Su turno. Mr. Mason!

[1] https://www.theguardian.com/commentisfree/2018/apr/06/phone-camera-microphone-spying?utm_source=pocket&utm_medium=email&utm_campaign=pockethits

Discos protoplanetarios reales alrededor de estrellas jóvenes – Twitter

Fuente original: https://twitter.com/AstroRibas/status/980828284547141633?s=19

Acá transcribo el tweet de Álvaro Ribas Gómez @AstroRibas y toda la línea que lo continúa, que no tiene desperdicio.

Por si os lo perdisteis: estas son observaciones REALES de discos protoplanetarios alrededor de estrellas jóvenes. No son simulaciones, son datos del instrumento SPHERE del . Alucinante.

Lo que se ve es luz que ha sido emitida por el estrella central (que se tapa durante las observaciones para poder ver el disco), y luego ha sido reflejada hacia nosotros por pequeños granos de polvo en la superficie de los discos.

Su superficie está curvada como un cuenco de cereales, y por eso se ve esa banda central oscura cuando los vemos con un poco de inclinación: estas observaciones son sensibles sólo al polvo que hay en las capas superiores.

Además, muchos de estos discos tienen anillos y brazos espirales que pueden ser el resultado de la interacción gravitatoria con planetas recién formados.

Los sistemas planetarios se forman en estos discos, así que estudiándolos podemos entender mejor cómo este proceso y explicar la diversidad de planetas extrasolares que se conocen.

Si queréis saber más, aquí tenéis el artículo de Avenhaus et al. 2018 (en inglés):

La próxima vez que te encuentres con algún terraplanista no se te ocurra enseñarles la forma de los discos protoplanetarios, porque ahí sí que ya no hay vuelta atrás 😉

A %d blogueros les gusta esto: