Archivo de la categoría: Divulgación científica

Su teléfono móvil funciona gracias al infierno que viven los niños congoleños – RT

Miles de menores en el país africano se ven forzados a trabajar 12 horas al día en condiciones peligrosas para ganar entre uno y dos dólares diarios.

Si tiene un teléfono inteligente, lo más probable es que funcione gracias a los niños congoleños, que se ven obligados a trabajar 12 horas diarias en minas ilegales de cobalto para ganarse la vida o pagar por sus estudios.

Según los datos de UNICEF, cerca de 40.000 menores trabajan en excavaciones ilegales de cobalto en la República Democrática del Congo, mientras que una investigación realizada este año por la cadena británica Sky News ha descubierto que niños de tan solo 4 años trabajan en minas congoleñas “en condiciones desesperadamente peligrosas”.

Origen: Su teléfono móvil funciona gracias al infierno que viven los niños congoleños – RT

Anuncios

Tutorial: ¿Cómo instalar programas en Linux y cualquier paquete?

Te enseñamos cómo instalar programas en Linux. Instala cualquier paquete en Linux con este tutorial .tar, .xz, .deb, .rpm, .bin, .run, .sh, .py, .jar, .bz2 y más.

Una de las cuestiones que aun siguen generando problemas para los recién llegado a Linux o para los usuarios con menos conocimientos es la instalación de paquetes o cómo instalar programas en Linux. Esto en parte se ha resuelto con herramientas como YaST, Centro de Software, Pi Store, y otros programas para automatizar las instalaciones en Linux como Gdebi, Synaptic, etc.

Pero cuando descargamos paquetes de software que no se encuentran en los repositorios de nuestra distribución o queremos instalar programas en Linux con una versión diferente a la que nos aportan las fuentes de nuestra distro, la cosa se complica más. Sobre todo cuando los paquetes descargados son tarballs con código fuente.

En Windows, con Windows Installer es todo mucho más fácil, además no existen demasiadas extensiones de binarios para instalar (.exe, .bat, .msu). Los que provengan de la plataforma de Apple también se habrán percatado que de los .dmg de Mac OS X se pasa a tener demasiadas extensiones.

Otro tema escabroso en Linux (y otros *nix) son las dependencias, es decir, paquetes que dependen de otros paquetes y si éstos últimos no están instalados no podremos instalar el primero. En este caso existen multitud de gestores de paquetes que nos facilitan la vida y resuelven automáticamente las dependencias. De lo contrario las tendríamos que resolver nosotros mismos manualmente.

Con este tutorial pretendo que todo esto sea algo más trivial para ti y no suponga un problema a la hora de instalar programas en Linux. En las siguientes líneas vamos a describir todas las extensiones y tipos de paquetes más conocidos que existen en el mundo Linux y el procedimiento para instalarlos de manera sencilla.

Origen: Tutorial: ¿Cómo instalar programas en Linux y cualquier paquete?

(99+) A Internalização de Tratados Internacionais de Direitos Humanos na América do Sul.pdf | Ana Maria D Avila Lopes and Martonio Mont’Alverne Barreto Lima – Academia.edu

Internalización de tratados de derechos humanos en Latinoamérica.

Origen: (99+) A Internalização de Tratados Internacionais d.pdf | Ana Maria D Avila Lopes and Martonio Mont’Alverne Barreto Lima – Academia.edu

Cathy O’Neil: La era de la fe ciega en los datos masivos ha de terminar | TED Talk | TED.com

La Dra. Cathy O’Neil es matemática y especialista en ciencia de datos. Es la autora del blog mathbabe y de varios libros sobre la ciencia de datos como Weapons of Math Destruction (2016) –Armas de destrucción matemática–.

En 2017 fundó la firma consultora ORCAA para auditar algoritmos en relación con la desigualdad racial, de género y económica.

En esta conferencia TED2017 (en inglés, con subtítulos en castellano), Cathy O’Neil explica que los algoritmos que deciden, por ejemplo, quién obtiene un préstamo o quién será invitado a una entrevista de trabajo, no siempre son justos porque se basan en prácticas pasadas y en definiciones subjetivas de ‘éxito’. Por ello, afirma, deben ser revisados ‘por equidad’.

Los algoritmos no son justos si uno usa algoritmos a ciegas. No son justos. Repiten prácticas anteriores, nuestros patrones.

Origen: Aparecido originalmente en “Cathy O Neil – La era de la fe ciega en los datos masivos debe terminar“. Yo lo saqué de La era de la fe ciega en los datos masivos ha de terminar.

La ciencia y el ‘establishment’ – Cuaderno de Cultura Científica

Una de las más peculiares justificaciones que se dan para rechazar los datos científicos en campos como las terapias alternativas o la eficacia y seguridad de las vacunas es la acusación de que la ciencia pertenece al ‘establishment’, esa palabra contenedor que agrupa a los segmentos sociales de poder. En estos tiempos de rechazo a cualquier cosa que esté cerca del poder, sea político o económico, ser asociado con las estructuras que dominan el mundo es el beso de la muerte y una pérdida automática de credibilidad: si formas parte de ‘los de arriba’ cualquier cosa que digas es automáticamente sospechosa de servir tan sólo para mantener la injusticia. Este rechazo y desconfianza a todo lo que represente poder forma parte de las revoluciones populistas que nos han dado fenómenos como el Brexit o la presidencia Trump, y sin duda tiene su parte de razón: la propaganda y la mentira son herramientas de los poderosos para conseguir sus intereses y mantener sus privilegios. Lo que resulta poco menos que hilarante es acusar a la ciencia, como conocimiento o como actividad, de estar en ese grupo. Porque los científicos nunca han tenido poder.

Hasta tal punto es así que cuando algún científico profesional se dedica a la política a todos los efectos deja de ser científico, o no actúa en público como tal: Alfredo Pérez Rubalcaba es profesor universitario de Química, pero es una anécdota en su carrera política, al igual que Angela Merkel es doctora en físicoquímica sin que ello haya parecido afectar demasiado a su presencia pública. Mientras la mayoría de los políticos son o abogados o especialistas en política, como es razonable, y actúan como tales, los científicos que llegan a la política aparentemente se olvidan de su pasado. Lo cual nos dice mucho sobre la realidad de la ciencia en los círculos de poder: si fuese una característica positiva quienes la poseen presumirían de ella.

De hecho la ciencia como metodología y el poder son bastante incompatibles, dado que la una trabaja para superar constantemente el ‘statu quo’ mientras que una característica permanente de cualquier poder es la tendencia a mantener la estructura que lo soporta. Mientras que el sueño del ‘establishment’ es que las cosas permanezcan como están, con ellos mandando, el objetivo de la ciencia es siempre superar los conocimientos anteriores. Por eso en múltiples ocasiones a lo largo de la historia poderes de diferentes tipos, desde gobiernos autoritarios a regímenes religiosos, han intentado e intentan hoy en día limitar, coartar y controlar el avance científico. Y por eso es tan complicado conseguir que los científicos ejerzan ningún tipo de acción conjunta o se organicen en estructuras de cualquier tipo: entrenados como escépticos y críticos profesionales resulta casi imposible usar con ellos las técnicas habituales de microgestión política, como sabe bien quien haya sobrevivido alguna vez a una reunión de departamento universitario.

La vida cotidiana de los científicos profesionales también respalda esta falta de poder real: sometidos a burocracias aplastantes y limitados en sus fuentes de financiación y recursos sus sueldos no son particularmente elevados ni gozan de privilegios sociales. Si la ciencia de verdad formase parte del poder sus practicantes recibirían las prebendas asociadas con esa exaltada posición. La realidad del día a día del científico desmiente categóricamente esta idea.

Es cierto que las empresas usan, y abusan, de la ciencia para aumentar sus beneficios; y es cierto que lo gobiernos y las naciones aprovechan las ventajas en riqueza y poder militar que la ciencia les ofrece. En el proceso a veces la ciencia es retorcida, abusada y masacrada, a veces hasta convertirla en caricatura de sí misma como cuando se utilizó para justificar principios político-morales en contra de la evidencia como el llamado ‘racismo científico’ o el darwinismo social. Pero esto es tan culpa de la ciencia como pueda serlo de la religión o de la nación cuando se convierten estos conceptos en justificaciones de políticas absurdas: la idea que una ideología retuerce para justificarse no es culpable de esa manipulación. Ni los descubrimientos realizados por la actividad científica quedan invalidados por el hecho de que haya quien abuse del nombre y prestigio de la ciencia para hacer propaganda o llevar a cabo manipulaciones políticas.

No, la ciencia no forma parte del ‘establishment’, y jamás lo hará. La acusación es injusta y extraña, al menos hasta que no veamos a los científicos en activo cobrando sueldos millonarios, presumiendo de sus artículos en la tribuna del Congreso, dirigiendo programas de televisión e horario de máxima audiencia y volando en aviones del estado a sus congresos. Cuando el fichaje de un científico por una institución ocupe en los medios tanto espacio como las opiniones de un político o como la llegada de un futbolista podremos revisar esta idea. De momento estamos muy, muy lejos de ello.

Origen: La ciencia y el ‘establishment’ – Cuaderno de Cultura Científica

¿Son reales las matemáticas? – YouTube

La ciencia utiliza las matemáticas para poder explicar como se comporta nuestro universo. Pero, las matemáticas en si, no se consideran una ciencia, porque no se basan en el método científico. Pero no sólo eso: sin ir más lejos, estamos ante una invención humana, una especie de mundo que funciona muy bien, pero que es completamente abstracto. Algo muy alejado de la realidad… ¿o no tanto?

Chimpancés capaces de aprender a jugar a piedra-papel-tijera — Noticias de la Ciencia y la Tecnología (Amazings® / NCYT®)

Los chimpancés de todas las edades y de cualquier sexo pueden aprender la relación circular simple que existe entre las tres diferentes posturas hechas con las manos que intervienen en el bien conocido juego del piedra-papel-tijera. Aunque les puede llevar algún tiempo más, realmente son capaces de aprender el juego tan bien como un niño pequeño. Un equipo de investigadores, incluyendo a Tetsuro Matsuzawa de la Universidad de Kioto en Japón, y a Jie Gao, de la Universidad de Pekín en China, han presentado los resultados de un estudio que compara la capacidad de los chimpancés con la de los niños a la hora de aprender el juego.

El equipo de investigación quería averiguar si los chimpancés (especie Pan troglodytes) pueden comprender patrones extendidos como el del piedra-papel-tijera, un juego popular entre los niños en el que la postura de la mano para “papel” siempre gana a la “piedra”, mientras que la “piedra” triunfa sobre las “tijeras” y estas derrotan al “papel”. La relación entre las posturas no son lineales y deben ser comprendidas dentro del contexto de cómo se agrupan las parejas. Aprender tales patrones transversales precisa una capacidad mental superior. Ser capaz de hacerlo es útil cuando se forman redes complejas de relaciones, se resuelven problemas o se actualiza lo que ya sabemos sobre un tema.

En los experimentos con chimpancés de diferentes edades y sexos, se constató que estos pueden aprender el patrón circular que se halla en el corazón del juego.

Origen: Chimpancés capaces de aprender a jugar a piedra-papel-tijera — Noticias de la Ciencia y la Tecnología (Amazings® / NCYT®)