Archivo de la categoría: Economía

Virtudes del capitalismo. Capitulo 1 : La servidumbre voluntaria.

Fuente: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2013/12/23/virtudes-del-capitalismo-capitulo-1-la-servidumbre-voluntaria .

Virtudes del capitalismo. Capitulo 1 : La servidumbre voluntaria

Sara Rosenberg

 

capitalismoDiario El País, 23 agosto 2013

 

Muere un becario del Bank of America después de trabajar 72 horas seguidas

 

                                                    ***

 

Diario El País, 17 de abril 2013

 

Bank of America cuadruplica los beneficios pese a mantener ingresos

 

A primera vista, las cosas vuelven a ir bien en Bank of America. El segundo grupo financiero en EE UU por activos multiplicó por cuatro el beneficio trimestral, hasta los 2.620 millones de dólares (1.994 millones de euros). El avance se debió, en gran medida, a ajustes contables en los activos de deuda y a recortes en los gastos. Los ingresos de la entidad en el arranque del ejercicio ascendieron a 23.710 millones, un 5,5% más.

 

El banco que dirige Brian Moynihan habla de una mejora de la calidad del crédito en sus principales carteras. Pero como sucedió días atrás con JP Morgan Chase, Wells Fargo y Citigroup, en sus cuentas se observa también que el incremento de los ingresos en el negocio hipotecario se frena. Bank of America es el principal prestamista del país tras la compra de Countrywide.

 

                                                                ***

 

Muere un becario de Bank of America tras 72 horas de trabajo,Banca. Expansión.com, informa:

 

“Moritz Erhardt, un estudiante alemán de intercambio en Londres, ha muerto tras 72 horas de trabajo sin descanso en Bank of America. Al joven de 21 años le quedaban siete días para completar sus práctica.

 

“El joven fue encontrado muerto por un compañero de piso. Después de tres días ininterrumpidos de trabajo, llegó a la residencia de estudiantes en la que vivía y tras darse una ducha, presuntamente sufrió un ataque epiléptico y murió, según informa el diario británico The Independent. La policía ha abierto una investigación para poder esclarecer lo ocurrido tras la maratoniana jornada que hizo Erhardt en el banco estadounidense.

 

“En un comunicado el portavoz del Bank of America, John McIvor, declaraba que, “estamos profundamente conmocionados y entristecidos por la noticia de la muerte de Moritz Erhardt. Era un chico popular entre sus compañeros y un becario diligente con un futuro prometedor en nuestra empresa. Enviamos nuestras condolencias a su familia”.

 

“A raíz del suceso varios banqueros han explicado en varios medios británicos cómo, muchos becarios, hacen jornadas de 14 horas al día para intentar progresar dentro de la empresa. Alrededor de 300 becarios que hacen prácticas para varios bancos se hospedan durante los veranos en una residencia de estudiantes en el barrio de Bethnal Green, al este de Londres, entre siete y diez semanas.

 

“Uno de ellos dijo que aquellos que hacen las prácticas en la división bancaria de inversión afrontan las jornadas más duras. “Todos trabajamos muchas horas, pero lo que regularmente se quedan hasta las 3 o 4 de la madrugada son los que están en banca de inversión”, indicó ese becario. Este estudiante agregó que puesto que las prácticas duran “como máximo diez semanas”, existe una “aceptación general”.

 

“”Ves a gente con los ojos vidriosos y bebiendo cafeína para aguantar, pero nadie se queja porque las recompensas potenciales son enormes. Competimos por trabajos muy bien pagados”, explicó.

 

“Según otro becario de esa misma residencia, Erhardt, que ganaba al mes 2.700 libras (3.156 euros), se desplomó debido al agotamiento.”

 

                                                     ***

 

Es un caso límite , pero singulariza el modelo monstruoso que el sistema propone.  Y enlazo las noticias para comprender que pasó durante ese verano. Si de un cuento policial se tratara, la pista principal nos llevaría al asesino de masas más feroz de este tiempo:  el capital derivado, el que crece y decrece a golpe de usura, especulación y sangre. Todas la figuras anteriores, desde las creadas por Poe hasta las de las últimas series basura de la t.v., se quedan cortas en cuanto a su capacidad letal.

 

Aparentemente abstracto, este asesino masivo instalado con naturalidad y protegido legalmente, no aparecerá en ninguna noticia y menos aún en los medios ni en la industria cultural de la anestesia de masas, que colocan al culpable fuera de su círculo y siempre en países que no aceptan colaborar con este asesino de masas: el capitalismo financiero-especulativo, el capitalismo de la guerra y la destrucción.      

 

Moritz, sólo es una de sus víctimas visibles, un esclavo inconsciente, de aquellos a los que La Boetie ya colocaba hace siglos dentro del marco que llamó la Servidumbre Voluntaria. Con esa especie de síndrome de Estocolmo que hace que la víctima termine identificándose con el verdugo.      

 

Moritz Erhardt, probablemente fue educado para triunfar y estaba dispuesto a comerse el mundo. Puedo imaginarlo. No lo conocí pero puedo imaginarlo porque es la especie a la que más temo. La especie de los esclavos contemporáneos, la especie  autómata, la especie que el neoliberalismo ha creado. Trabajar sin importar si estás trabajando para tu enemigo, que te paga tanto que ni sabes que es tu enemigo, y ese enemigo que te ha contagiado y del que has copiado todas tus pautas por fin te devora. Podría ser un buen guión para una serie de acción, pero si colocáramos cada cosa en su lugar, sería difícil conseguir un productor que acepte que se muestre – o se grite- cómo el sistema perverso transforma la esclavitud y la obediencia en virtud. Profesores de química que producen drogas letales en nombre del amor a su familia (Breaking bad) o policías de la CIA que nunca matan y siempre protegen (Homeland) o policías que persiguen psicópatas que hacen uso de la vindicación de los marginados para saldar un asunto de cuernos (El puente), etc. etc. La lista es larga. Una sobre Moritz debería empezar por la imagen de su lápida:                 Se alienó- compitió-ascendió- fue asesinado.  

 

                                                                       Nunca supo lo que es ser humano.          

 

Y seguir con una investigación seria sobre los sangrientos negocios de la banca y las corporaciones. Los creadores de la usura y de la brutal pérdida de derechos sociales y civiles para todos los trabajadores del planeta. Moritz, de alguna manera, era su cómplice.     

 

Porque el asesino en serie sigue y seguirá matando, sentado en espaciosas oficinas de bancos y grandes empresas, vestido con los oropeles que llenan páginas de revistas de papel cuché, el asesino en serie dicta las leyes perversas, compra jueces y gobiernos, el asesino proclama guerras para ganar esos porcentajes en la bolsa que Moritz debía seguir atentamente, invirtiendo-estafando, haciendo crecer el capital del amo y masacrando a los despojados, el asesino no descansa, no hay día ni noche, el planeta entero es para él un escenario regido por ascensos y descensos de curvas de inversión, porque cuando es de día en Japón-nikei en Usa-dólar amanece, y dos puntos de ganancia son importantes para seguir matando; las pautas del crimen están a la vista, a veces los esclavos mueren, pero se reponen enseguida, y el asesino en serie continúa operando como si nada pasara. No lo juzgarán por el momento, tiene patente de corso. Es el sistema capitalista, ROBO en su núcleo y todavía con  tiempo de seguir robando antes de que la ley y el cambio de sistema los alcance. Cualquier otra posibilidad de vida fuera del marco del ROBO es dinamitada, y para eso el asesino en serie controla la industria mediática, cultural y de entretenimiento. Y forja a través de ella esclavos dispuestos a llegar a la cima. Policías que protegen sus dominios, mercenarios que matan a cualquier hora en nombre de la libertad, armas letales, empresas que destruyen el planeta y su gente, pero sobre todo adictos al modelo criminal y al dinero. El asesino en serie cree que el ser humano es una basura que se corrompe por dinero, y ha hecho de esa religión de la basura su bandera. Su altar es una tarjeta de crédito. Su plegaria más repetida, el terrorismo. Su dios, el miedo polimorfo que impide la solidaridad humana.         

 

Volvamos a la pregunta inicial sobre la lápida : ¿Sabemos nosotros lo que es un ser humano? ¿O lo hemos olvidado, en nombre de esta apabullante servidumbre voluntaria de los zombies que pululan por las calles y esperan comprar y ganar, mientras el asesino en serie usa variables nombres y mata mientras se ríe desde una espaciosa oficina blanca?

 

Consume, hermano, sonríe hermana, la navidad no es momento para hacer un   boicot al tarifazo de  las compañías eléctricas (¡Ya me gustaría!), porque dicen que el niño ha nacido (¿Un esclavo educado para competir y tener éxito en este podrido sistema capitalista? ) y no es recomendable estar a oscuras –o con velas- mirando de frente la noche en que la barbarie capitalista nos ha sumido.  

 

Un deseo a la luz de una vela: Resistencia y celebración del nacimiento del Hombre Nuevo, solidario, libre, internacionalista y antiimperialista. Comunista.

Empresas japonesas contratan indigentes para limpiar la zona del desastre nuclear de Fukushima.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/internacional/20131230/54397652540/empresas-japonesas-indigentes-limpiar-fukushima.html .

Les pagan algo más de 70 euros al día, pero ellos tienen que correr con los gastos de comida y alojamiento.

 

Mendigos para limpiar Fukushima

Mendigos para limpiar Fukushima Las empresas japonesas contratan a indigentes para limpiar la zona del desastre nuclear.

 

Barcelona. (Agencias).- En Sendai, Japón, cientos de indigentes pasan la noche a la intemperie o se refugian del frío en estaciones o soportales. Pero sus improvisados hogares también se han convertido en un lugar de reclutamiento.

 

Algunas empresas niponas contratan a mendigos para limpiar la zona del desastre nuclear de Fukushima. Les pagan algo más de 70 euros al día, pero ellos tienen que correr con los gastos de comida y alojamiento.

 

A pesar del riesgo que corren por alta radiación, son muchos los que aceptan este trabajo.

Biocarbón puede hacer retroceder el reloj climático.

Fuente original: http://www.ipsnoticias.net/2013/08/biocarbon-puede-hacer-retroceder-el-reloj-climatico/ .

Biocarbón puede hacer retroceder el reloj climático

Por Carey L. Biron

El biocarbón ayuda a fertilizar el suelo y mejora su capacidad de retener el agua. Crédito: Rob Goodier/E4C/cc by 2.0

WASHINGTON, 1 ago 2013 (IPS) – Mientras políticos en todo el mundo se preguntan cómo reducir las futuras emisiones contaminantes, algunos científicos y ambientalistas se centran en definir maneras seguras y eficientes de disminuir el dióxido de carbono que ya está en la atmósfera. El biocarbón o “biochar” es una de ellas.

Se trata de una antigua práctica de fertilización que implica fabricar carbón a partir de los cultivos del año anterior, y mezclarlo en el suelo con el fin de nutrir la tierra para el año siguiente. El biochar impide que llegue a la atmósfera el dióxido de carbono que emiten las plantas cuando mueren y se descomponen naturalmente.

En mayo, una estación científica de Estados Unidos anunció que, por primera vez, las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono habían sobrepasado las 400 partes por millón (ppm). Los científicos climáticos advierten desde hace años que niveles superiores a 350 ppm pueden generar un “punto de inflexión” que acelere el derretimiento de los hielos polares, elevando las temperaturas mundiales y los eventos meteorológicos extremos.

“Necesitamos un cambio de paradigma en nuestro enfoque hacia el clima, para cambiar realmente la forma como miramos lo que significa una solución. La mayor parte del debate no solo se centra en el sector energético, sino también en las emisiones actuales”, dijo Mark Hertsgaard, un periodista que en las últimas dos décadas se dedicó a asuntos climáticos, ante una audiencia en Washington.

“Las emisiones en curso, las actuales y las futuras, agregan alrededor de dos ppm de dióxido de carbono a la atmósfera por año, pero lo que pauta el problema son las 400 ppm que ya están en la atmósfera. Aunque actualmente toda la discusión es sobre esas dos ppm, también tenemos que tomarnos en serio las 400 ppm (y ver) cómo extraer dióxido de carbono de la atmósfera”, agregó.

Hertsgaard señaló un informe de la Organización de las Naciones Unidas que concluyó que en la década previa a 2010 se produjo una cantidad sin precedentes de “eventos meteorológicos extremos”. Aunque repentinamente se frenaran todas las nuevas emisiones, dijo, los científicos sugieren que las temperaturas mundiales continuarán en aumento durante por lo menos otras tres décadas.

Sin embargo, según una cantidad cada vez mayor de investigadores del suelo, científicos climáticos y otros, el biocarbón puede ofrecer una oportunidad de reducir esos niveles mundiales preexistentes de dióxido de carbono.

A través de la fotosíntesis, todas las plantas absorben naturalmente el dióxido de carbono del aire como parte integral de su propio ciclo vital. En circunstancias normales, ese carbono se vuelve a liberar en la atmósfera cuando la planta muere y se descompone, pero la idea que hay detrás del biocarbón es consolidar ese carbono de una forma sólida que pueda colocarse bajo la tierra y, así, fuera de la atmósfera, por lo menos por cierto tiempo.

La parte central del proceso implica quemar la planta –tal vez cultivos que han muerto, tal vez árboles que hicieron lo propio por culpa de una infestación, o tal vez algo plantado específicamente con este fin- en un fuego bajo en oxígeno, y convertirla en carbón. El biocarbón resultante puede usarse luego como un fertilizante de alta potencia, ofreciendo beneficios tanto para los agricultores como para la lucha contra el cambio climático.

Según estimaciones realizadas por Johannes Lehmann, un investigador en ciencias agrícolas de la Universidad de Cornell, el mundo podrá compensar plenamente sus emisiones anuales de gases de efecto invernadero si el biochar se agrega a alrededor de 10 por ciento de los predios agrícolas existentes.

En cualquier caso, esa es la idea. Por ahora, incluso para quienes consideran este método relativamente sólido, el potencial de aumentar a una escala significativa el uso de biocarbón en el mundo todavía está lejos de cumplirse.

“Persisten muchas preguntas, pero la clave aquí es que necesitamos ampliar nuestra mirada para hacer que la agricultura esté en el centro del debate sobre el cambio climático”, dijo Hertsgaard.

“En teoría, el biocarbón puede ser un medio de hacer retroceder el reloj del clima. Sin duda, la agricultura puede ser una parte crucial de la solución para que el problema dé marcha atrás”, agregó.

Beneficios para el suelo.

Hasta ahora, el financiamiento y el apoyo político para el biocarbón han sido desparejos, aunque hay claro interés gubernamental en Estados Unidos y en la Unión Europea.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos mostró tal vez el mayor interés institucional hasta la fecha, financiando una serie regular de pequeños subsidios para que continúe la investigación sobre el biocarbón, particularmente en universidades.

Aunque en el Congreso de Estados Unidos se han hecho intentos por garantizar el financiamiento en importante legislación agrícola, aún no han tenido éxito.

La Organización de las Naciones Unidas, el Banco Mundial y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) también han promovido y estudiado una serie de proyectos, pero algunos observadores sugieren que la mayoría de los donantes todavía adoptan un enfoque de esperar y ver.

Sin embargo, actualmente hay varias decenas de proyectos piloto y de pequeña escala que avanzan en países en desarrollo, particularmente en India.

De hecho, aunque el debate internacional sobre el clima ofrece un potencial tentador pero todavía remoto para el biocarbón, las necesidades de seguridad alimentaria de los países pobres constituyen la oportunidad más tangible para este enfoque.

Está disponible una serie de diseños simples y baratos para crear biocarbón, la mayoría de los cuales se crearon a partir de recipientes de 208 litros.

“Los habitantes de países en desarrollo a menudo están limitados por la pobreza de sus suelos, que son ácidos o pobres en nutrientes, y es allí donde la adición de biocarbón tiende a mostrar el mayor aumento en los índices de crecimiento”, dijo Thayer Tomlinson, directora de comunicaciones en la Iniciativa Internacional del Biochar (IBI, por sus siglas en inglés), una organización con sede en Estados Unidos, en diálogo con IPS.

“Parte de la importancia de esto es que las comunidades puedan usar residuos agrícolas en vez de leña, y convertir eso en productos útiles. Estos beneficios significativos para el suelo pueden brindarse sin talar bosques, sin depender tanto de los fertilizantes comerciales, y usando simplemente productos que de otro modo podrían ser descartados”, señaló.

El IBI existe desde 2007 y, según Tomlinson, en ese tiempo el interés en el biocarbón aumentó notoriamente, a partir de la industria, los empresarios, los expertos en desarrollo y otros.

“Observando las referencias bibliográficas al biocarbón, se ve que hubo enormes aumentos año a año”, dijo Tomlinson.

Aunque este tema tiende a abarcar a varios grupos de intereses, claramente hay un interés comercial cada vez mayor, sostuvo.

Mientras, la industria trabaja para estandarizar los productos de este pujante sector.

El año pasado, la IBI presentó estándares iniciales para definir al biocarbón, y hace dos meses reveló un nuevo programa de certificación para productores de América del Norte.

En abril, la organización presentó un protocolo de “compensación de carbono” ante reguladores de Estados Unidos, con el fin de cuantificar cuánto carbono hay en el biocarbón y las emisiones que su uso contrarrestaría. Ahora el documento está abierto a los comentarios del público.

Frase de Jean-Jacques Rousseau.

Ustedes olvidan que los frutos son de todos y que la tierra no tiene dueño.

Notable e irónica intervención de Evo Morales ante los Jefes de Estado de la CEE.

Corrección necesaria: El lector Edgar (¡guau! ¡Alguien lee esta bitácora!), a quien agradezco, me avisa que el texto es del 6 de octubre de 2003 y es obra del escritor, historiador, ensayista y dramaturgo Luis Britto García (ver dicho texto en la siguiente dirección: http://www.aporrea.org/actualidad/a5059.html ). Esto me hace prestar más atención a la fuentes de las que copio la información, ya que es una de las cosas que critico: que muchos no revisan las fuentes. Pido disculpas y reforzaré mis esfuerzos.

Fuente original: http://www.sicnoticias.cl/educacion/2013/08/04/notable-e-ironica-intervencion-de-evo-morales-ante-los-jefes-de-estado-de-la-cee/ .

Notable e irónica intervención de Evo Morales ante los Jefes de Estado de la CEE.

Exposición del Presidente Evo Morales ante la reunión de Jefes de Estado de la Comunidad Europea.

Con lenguaje simple, que era trasmitido en traducción simultánea a más de un centenar de Jefes de Estado y dignatarios de la Comunidad Europea, el Presidente Evo Morales logró inquietar a su audiencia cuando dijo:

“Aquí pues yo, Evo Morales, he venido a encontrar a los que celebran el encuentro.

Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace solo quinientos años. Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante.

Nunca tendremos otra cosa.

El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.

El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.

El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.

Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.

¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.

¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!

¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!

¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.

Yo, Evo Morales, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.
Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan ‘MARSHALLTESUMA”, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.

Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no.

En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal.

En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo.

Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar.

Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.

Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.

Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.
Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?

Aducir que Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.

Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los indoamericanos.

Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica…’”
– See more at: http://www.sicnoticias.cl/educacion/2013/08/04/notable-e-ironica-intervencion-de-evo-morales-ante-los-jefes-de-estado-de-la-cee/#sthash.xp8SS6g4.dpuf

La agricultura ecológica: para gente que cree en Santa Claus.

Fuente original: http://www.losproductosnaturales.com/2013/07/la-agricultura-ecologica-para-gente-que.html

La agricultura ecológica: para gente que cree en Santa Claus.
A veces he criticado que los razonamientos que hacen los defensores de la agricultura ecológica son pueriles, infantiles. Pensar que porque algo lo cultives de acuerdo con un reglamento y solo le pongas insumos naturales va a ser más sano es el tipo de razonamiento que hace la gente que piensa que si se le cae un diente viene el ratoncito pérez. Asumir que la agricultura ecológica, con la caída de producción, puede ser una alternativa viable es pensamiento propio de un niño de 11 años. Creo que este vídeo comfirma mis impresiones:

Niño de 11 años destruye a Monsanto.

Hala, id a que el granjero os presente a la vaca y luego os la comeis. Lo que no explica es si el niño también participa en la matanza. Lo dicho, razonamientos simplistas, propios de un niño de 11 años, pero no de un científico. Ciencia para gente que todavía cree en los reyes magos.
Y los organizadores de las TED se lo podrían hacer mirar, bastante tuvimos con la TED Valencia women, que parecía aquello un congreso de “Ciencia y Espíritu”. Por cierto, viendo el vídeo no he podido pensar en este otro. ¿veis mucha diferencia entre el vídeo de arriba y el de abajo? Ya sabeis lo que pasa cuando la ciencia se pone en segundo plano en favor de la religión ya sea cristiana o verde.

Why religion is child abuse.

Estados Unidos no está en bancarrota, por Michael Moore.

Fuente:

http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=3216:estados-unidos-no-esta-en-bancarrota&catid=3:en-los-estados-unidos&Itemid=4

Estados Unidos no está en bancarrota.

Miércoles, 9 de marzo de 2011.

Por Michael Moore

Estados Unidos no está en bancarrota.

Al contrario de lo quisieran que ustedes creyeran los que están en el poder, para que ustedes renuncien a su pensión, reduzcan su salario y se contenten con la vida que tenían sus abuelos, Estados Unidos no está en bancarrota. Ni por mucho. El país se desborda de riquezas y efectivo. Lo que pasa es que no está en manos de ustedes. Se han transferido en la mayor estafa de la historia, de las manos de los trabajadores y los consumidores a los bancos y las carteras de inversiones de los súper ricos.

Hoy día, 400 norteamericanos poseen mayor riqueza que la mitad de todos los norteamericanos juntos. Permítanme decir eso otra vez. Cuatrocientas personas asquerosamente ricas, la mayoría de las cuales se beneficiaron de alguna manera con el “rescate” multibillonario pagado por los contribuyentes en 2008, poseen ahora más botín, acciones y propiedades que lo que poseen 155 millones de norteamericanos juntos. Si ustedes no se atreven a decir que eso es un golpe de estado financiero, entonces no están siendo honestos con lo que saben en su corazón que es cierto.

Y puedo comprender por qué. Para que nosotros admitamos que hemos permitido que un pequeño grupo de hombres huyan y amasen el grueso de la riqueza que maneja nuestra economía significa que tendríamos que aceptar el conocimiento humillante de que hemos entregado nuestra preciada democracia a la élite monetaria. Wall Street, los bancos y los 500 de Fortune ahora manejan la república –y hasta el mes pasado, el resto de nosotros nos hemos sentido totalmente indefensos, incapaces de encontrar una manera de hacer algo por solucionarlo.

Yo solo tengo un título de escuela secundaria. Pero cuando iba a la escuela, cada estudiante tenía que aprobar un semestre de Economía para poder graduarse. Y esto fue lo que aprendí: el dinero no crece en los árboles. Crece cuando hacemos cosas. Crece cuando tenemos buenos empleos con buenos salarios que usamos para comprar las cosas que necesitamos y de esa manera crear nuevos empleos. Crece cuando proveemos de un extraordinario sistema escolar que luego hace crecer una nueva generación de inventores, empresarios, artistas, científicos y pensadores a los que se les ocurre la próxima gran idea en el planeta. Y esa nueva idea crea nuevos empleos y eso crea ingresos para el estado. Pero si los que tienen la mayor parte del dinero no pagan la cuota justa de impuestos que les corresponde, el estado no puede funcionar. Las escuelas no pueden producir los mejores y más brillantes que luego crearían esos empleos. Si los ricos logran quedarse con la mayor parte de su dinero, ya hemos visto lo que harán con él: jugarán al azar imprudentemente en los planes de Wall Street e hundirán nuestra economía. La debacle que crearon nos ha costado millones de empleos. Eso también provocó una reducción en los ingresos. Y la población terminó sufriendo porque redujeron los impuestos, redujeron nuestros empleos y sacaron riqueza del sistema, eliminándola de la circulación.

Esta nación no está en bancarrota, amigos. Wisconsin no está en bancarrota. Es parte de la Gran Mentira. Es una de las mayores mentiras de la década: Estados Unidos/Wisconsin está en bancarrota, Irak tiene armas de destrucción masiva, los Packers no pueden ganar el Súper Tazón sin Brett Favre.

Lo cierto es que hay muchísimo dinero por ahí. MUCHÍSIMO. Es solo que los que mandan han desviado esa riqueza hacia un pozo profundo que es encuentra en sus bien cuidadas propiedades. Ellos saben que han cometido delitos para que esto suceda y saben que puede que algún día ustedes quieran ver algo de ese dinero que era de ustedes. Así que han comprado y pagado a cientos de políticos en todo el país para que hagan el trabajo. Pero en caso de que no funcione, tienen sus comunidades cerradas y el avión a reacción de lujo siempre lleno de combustible, los motores encendidos, esperando por ese día que ellos rezan porque nunca llegue. Para ayudar a evitar ese día en que el pueblo exija que le devuelvan su país, los ricos han hecho dos cosas muy inteligentes:

1. Controlan el mensaje. Al ser dueños  de la mayoría de los medios, han convencido de manera experta a muchos norteamericanos de pocas posesiones que acepten su versión del Sueño Norteamericano y voten por los políticos que ellos controlan. Su versión del Sueño dice que ustedes también podrán llegar a ser ricos algún día –esto es Estados Unidos, donde cualquier cosa puede suceder si ustedes solo se aplican. Ellos les han brindado convenientemente ejemplos para demostrar cómo un muchacho pobre puede convertirse en un hombre rico, cómo el hijo de una madre soltera en Hawái puede llegar a ser presidente, como un individuo con solo una educación de secundaria puede convertirse en un cineasta exitoso. Ellos contarán estas historias una y otra vez durante todo el día, de manera que lo último que ustedes querrán hacer  es echarlo todo a perder –porque sí, ustedes también— algún día pudieran llegar a ser ricos/presidente/ganador de un Oscar. El mensaje está claro: mantengan gacha la cabeza, sigan pegados a la noria, no balanceen el bote, y asegúrense de votar por el partido que protege a los ricos que un día ustedes pudieran llegar a ser.

2. Ellos han creado una píldora venenosa que ellos saben que ustedes nunca van a querer tomar. Es la versión de la destrucción mutua garantizada. Y cuando amenazaron con soltar esta arma de aniquilación económica masiva y la bolsa de valores se fue en picada, y a los bancos los atraparon realizando una estafa de centrífuga a escala mundial, Wall Street emitió la siguiente amenaza: o sueltan billones de dólares de los contribuyentes o dejaremos que la economía se vaya al piso. Entréguenlo o díganle adiós a las cuentas de ahorros. Adiós a las pensiones. Adiós a la Tesorería de Estados Unidos. Adiós a los empleos y las viviendas y el futuro. Fue cabronamente impresionante y nos dejó cagados de miedo. “¡Tomen! Aquí tienen nuestro dinero. No nos importa. Hasta imprimiremos más para ustedes. Pero por favor, permítannos vivir. ¡POR FAVOR!”

Los ejecutivos en los salones de las juntas y de las firmas de capital de riesgo se partían de la risa, y en los tres meses siguientes se estaban enviando unos a otros enormes cheques de bonificación y asombrándose de la manera en que habían podido engañar a una nación llena de idiotas. Millones perdieron su empleo de todas maneras, y millones perdieron su vivienda. Pero no hubo ninguna revuelta (ver #1).

Hasta ahora. ¡En Wisconsin! ¡Nunca alguien de Michigan se sintió tan feliz de compartir un gran lago con ustedes! Ustedes han despertado al gigante que es la clase trabajadora de Estados Unidos de América. Ahora mismo la tierra tiembla y el suelo se mueve bajo los pies de los que mandan, Su mensaje ha inspirado a gente en los 50 estados y el mensaje es: ¡ESTAMOS CANSADOS! Rechazamos a cualquiera que nos diga que Estados Unidos está en bancarrota y derrotado. ¡Es todo lo contrario! Somos ricos en talento e ideas y trabajo duro, sí, y también en amor. Amor y compasión hacia todos los que han llegado a ser los que peor están entre nosotros, y todo sin tener culpa alguna. Pero ellos aún desean lo que todos deseamos: ¡Que nos devuelvan el país! ¡Que nos devuelvan la democracia! ¡Que nos devuelvan nuestro nombre, Estados Unidos de América! No Estados Corporativos de América. ¡Estados Unidos de América!

¿Y cómo lo conseguimos? Bueno, lo hacemos con un poco de Egipto aquí, un poco de Madison allá. Y hagamos una pausa y recordemos que fue un hombre pobre con una venta de frutas en Túnez él que dio su vida para que el mundo enfocara su mirada en la manera en que un gobierno dirigido por billonarios para los billonarios es una afrenta a la libertad y la moral y la humanidad.

Gracias, Wisconsin. Usted han hecho que la gente comprenda que esta fue  nuestra última y mejor oportunidad de agarrar el hilo final de lo que queda de los  norteamericanos que fuimos. Durante tres semanas ustedes han estado al frío, han dormido en el piso, se han marchado para Illinois –lo que hiciera falta ustedes lo han hecho, y una cosa es cierta: Madison es solo el principio, Los ricos petulantes han ido demasiado lejos. No pudieron contentarse con el dinero que robaron a la Tesorería. No se saciaron eliminando millones de empleos y exportándolos al exterior para explotar a los pobres en otro lado. No, tenían que tener más –algo más que toda la riqueza del mundo. Tenían que poseer nuestra alma. Tenían que despojarnos de nuestra dignidad. Tenían que callarnos la boca de manera que ni siquiera pudiéramos sentarnos a una mesa con ellos y negociar acerca de cosas tan sencillas como el número de alumnos en un aula, más chaquetas blindadas para todos los policías o dejar que un piloto duerma unas pocas horas más para que pueda hacer su trabajo –un trabajo de $19 000 dólares al año. Eso es lo que gana un piloto novato en las líneas de bajo costo; quizás ese piloto novato esté transportando a gente aquí a Madison. Pero ya ha dejado de tratar de que le paguen mejor. Todo lo que quiere es no tener que dormir en el auto entre un vuelo y otro en el Aeropuerto O’Hare. Tan bajo han caído. Los ricos podían contentarse con pagarle a ese hombre solo $19 000 al año. Querían quitarle su sueño. Querían degradarlo y deshumanizarlo. Después de todo, es solo otro vago.

Y eso, amigos míos, es el fatal error de Estados Corporativos de América. Pero al tratar de destruirnos han dado vida a un movimiento  –un movimiento que se está convirtiendo en una masiva revuelta no violenta por todo el país. Todos sabíamos que algún día tenía que llegar el punto de viraje, y que ese punto ha llegado, Muchas personas en los medios no entienden esto. Dicen que Egipto los tomó desprevenidos, que nunca se dieron cuenta de lo que venía. Ahora están sorprendidos y desconcertados por qué tantos cientos de miles han venido a Wisconsin durante las últimas tres semanas durante un tiempo brutal de invierno. “¿Por qué están parados ahí en el frío? Hubo esas elecciones en noviembre y se supone que eso ya está”.

“Algo está pasando aquí y ustedes no saben qué es, ¿no es así?”

Estados Unidos no está en bancarrota. Lo único que está en bancarrota es la brújula moral de los gobernantes. Y tenemos la intención de arreglar esa brújula y dirigir el barco nosotros mismos de aquí en adelante. Nunca olviden que mientras nuestra Constitución se mantenga en pie, cada persona es un voto, y eso es lo que los ricos más odian en Estados Unidos –porque incluso aunque parezca que ellos tienen todo el dinero y todas las cartas, ellos aceptan a regañadientes este hecho básico e inamovible: ¡Nosotros somos más que ellos!

Madison, no des marcha atrás. Estamos contigo. Venceremos juntos.