Archivo de la categoría: Tecnología

Deceived by design – Engañado por diseño

Fuente original (en inglés): https://cryptome.org//2018/07/deceived-by-design.pdf

Un documento de investigación científica nos revela cómo las compañías de tecnología usan patrones oscuros para desalentarnos de ejercer nuestros derechos a la privacidad.

En este informe, analizamos una muestra de la configuración de Facebook, Google y Windows 10, y mostramos cómo la configuración predeterminada y los patrones oscuros, las técnicas y las características del diseño de la interfaz destinadas a manipular a los usuarios, se utilizan para empujar a los usuarios hacia las opciones intrusivas de privacidad. Los hallazgos incluyen la configuración predeterminada de privacidad intrusiva, la redacción engañosa, dar a los usuarios una ilusión de control, ocultar las opciones que favorecen la privacidad, las opciones que se toman o se dejan y las arquitecturas de elección en las que la elección de la opción que favorece la privacidad requiere más esfuerzo por parte de los usuarios.

Facebook y Google tienen valores predeterminados intrusivos de privacidad, en los que los usuarios que desean la opción de privacidad amigable tienen que pasar por un proceso significativamente más largo. Incluso oscurecen algunos de estos ajustes para que el usuario no pueda saber que la opción más intrusiva de privacidad fue preseleccionada.

Las ventanas emergentes de Facebook, Google y Windows 10 tienen un diseño, símbolos y palabras que alejan a los usuarios de las opciones de privacidad. Las opciones están redactadas para obligar a los usuarios a tomar ciertas decisiones, mientras que la información clave es omitida o minimizada. Ninguno de ellos permite al usuario posponer libremente las decisiones.

Además, Facebook y Google amenazan a los usuarios con la pérdida de funcionalidad o la eliminación de la cuenta de usuario si el usuario no elige la opción intrusiva de privacidad. Los ajustes de GDPR de Facebook, Google y Windows 10 proporcionan a los usuarios opciones granulares con respecto a la recopilación y uso de datos personales. Al mismo tiempo, encontramos que los proveedores de servicios emplean numerosas tácticas para empujar o empujar a los consumidores a compartir la mayor cantidad de datos posible.

Anuncios

NOAM CHOMSKY – Los 5 Filtros de la Máquina de Medios Masivos

Narrado por Amy Goodman, Productora Ejecutiva de Democracy Now!
Diseñado y animado por Pierangelo Pirak.
Subtitulado por Juan Sabio.

El 4º Poder en Red » Soberanía tecnológica para combatir al capitalismo digital

Fuente original: El 4º Poder en Red » Soberanía tecnológica para combatir al capitalismo digital

19 Abr 2018

Integrante de la Comunidad CCCD y ex alumno del Máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales. Periodista e investigador de la URJC en el proyecto Dietética Digital. Editor del blog de Público Dietética Digital.

Uno de los capítulos del último ensayo del Comité Invisible, titulado ‘Ahora’, termina con la siguiente frase: ‘la única medida del estado de crisis del capital es el grado de organización de las fuerzas que pretenden destruirlo’. Así, la denominada crisis financiera de 2008 quizás no lo fue tanto. El 15M, precisamente una de esas fuerzas, resumió con mucha lucidez en una de sus máximas esta idea con el famoso ‘no es una crisis, es una estafa’. Desde luego lo fue para la ciudadanía, a la vista del aumento de la desigualdad que se ha generado diez años después. Para la élite fue momento de recambio. El sistema experimentó un cambio de forma. El capitalismo financiero daba paso al capitalismo digital, con la consecuente sustitución de una élite dominante por otra. Desde la década de los ’90 venía desarrollándose un tipo de capitalismo en Internet que ha pasado por diversas fases de gestación como la burbuja de las puntocom o la web 2.0. y que dio sus primeros pasos en los ámbitos de la publicidad online y el comercio electrónico.

La mutación del capitalismo se puede observar en cómo ha cambiado el ranking de las mayores empresas del mundo por capitalización bursátil. Donde antes había compañías petroleras y automovilísticas, ahora hay plataformas tecnológicas digitales. Estas empresas son a las que Eugeny Morozov* denomina plataformas Big-Tech, refiriéndose a las GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft), principalmente, aunque también destacando algunas potencias tecnológicas emergentes en China, como Alibaba. Silicon Valley, la Meca de las GAFAM, ha sustituido a Wall Street como centro neurálgico del capital. Es el lugar desde el que se propaga al resto del mundo -occidental, al menos- la doctrina hegemónica actual, el tecnoutopismo. Es a lo que Morozov llama ‘solucionismo tecnológico’, es decir, la creencia de que las tecnologías digitales son y serán capaces de ofrecernos soluciones a todos los problemas del mundo y, por tanto, debemos depositar nuestra fe ciega en ellas, y en los nuevos amos que las dominan.

Estas empresas han alcanzado tal posición de poder, y la mantienen, mediante dos factores elementales. La extracción y acumulación masiva de datos generados por los usuarios, el Big Data; y la posesión de las infraestructuras que median, cada vez más, nuestras relaciones sociales, políticas y económicas. La venta de estos datos para insertar publicidad micro-segmentada -Google y Facebook-, la venta de software y hardware -Apple y Microsoft- y el abaratamiento de costes en el comercio electrónico -Amazon- son los más obvios. Sin embargo, los modelos de negocio de la economía digital han ido evolucionando y diversificándose más allá de la publicidad y el comercio online. Con ellos, las implicaciones del capitalismo digital han ido mucho más allá de cuestiones como la privacidad y la vigilancia masiva -como demostraron las filtraciones de Edward Snowden- y la micro-segmentación, ya no solo comercial si no electoral, como ejemplifica el caso de Cambridge Analytica.

Capitalismo digital expandido

Los algoritmos que hacen de motor de la economía digital toman muchas más decisiones de las que nos imaginamos. Cada vez más, son responsables de decidir si una persona recibe un crédito en un banco, si puede contratar un seguro, si tiene acceso a una universidad, o si es contratada por una empresa. Con el objetivo de reducir costes y maximizar la eficiencia, se emplean algoritmos capaces de procesar mucha más información que un ser humano, con la ventaja añadida de que no precisa de un salario -ni se va a quejar por ello- y otorga un aura de neutralidad e imparcialidad a la toma de decisiones. Esto último es un mito que es necesario rebatir, pues este modelo de toma de decisiones ‘objetivo’ responde a los sesgos introducidos por los humanos que los programaron. Además, la falta de transparencia alrededor de su funcionamiento evita que se pueda revisar ese proceso para evaluar si se hace correctamente. Así, los algoritmos se convierten en generadores de desigualdad, lo que la matemática Cathy O’Neill llama ‘Armas de Destrucción Matemática’.

En la expansión de la utilización de algoritmos en amplios sectores de la sociedad encontramos el modelo de negocio del futuro (y ya del presente) para las plataformas Big-Tech, el de la Inteligencia Artificial (IA). El Big Data es utilizado para alimentar estos algoritmos, desarrollando así la rama de la IA denominada ‘aprendizaje automático’. De este modo, las corporaciones que ya controlan gran parte de las infraestructuras que hacen posible el entorno digital pueden colonizar el mundo físico. Con un sistema público enormemente degradado, especialmente con las políticas de austeridad impuestas durante la última década, la IA se presenta como la mejor solución para optimizar los -escasos- recursos, mediante la predicción de patrones de comportamiento en ámbitos como la educación y la sanidad, entre muchos otros.

Como estas empresas son, por el momento, las únicas con capacidad para extraer masivas cantidades de datos de los usuarios y de utilizar su trabajo voluntario para alimentar a sus máquinas predictivas, la competencia para ellas es prácticamente inexistente, dándose la formación de ‘monopolios naturales’. Así, van progresivamente copando y centralizando todas las infraestructuras y servicios generando una extrema dependencia de ellas por parte, no solo de la ciudadanía, sino de otras empresas y de los estados.

¿Qué hacer?

Ahora bien, ¿que podemos hacer ante este, ya no futuro, si no presente distópico en el que nos encontramos? Las propuestas de Morozov pasan por el cambio de propiedad y estatus legal de los datos, y por la creación de infraestructuras públicas -no necesariamente estatales- que sean capaces de ofrecer una alternativa a las corporaciones privadas digitales.

Partiendo de la base de que la propiedad de los datos pase a ser de las personas que los producen es un elemento fundamental para revertir la actual situación, de este escenario surgen dos caminos bien distintos. Resumidamente, o tratar a los datos como una mercancía o como un bien común. La primera opción, la que propugnan personas como Steve Bannon (jefe de campaña de Trump y uno de los fundadores de Cambridge Analytica), desembocaría en un capitalismo digital aún más salvaje y ni siquiera lograría que los datos revirtiesen en beneficios para la gente, pues es en su agregación donde tienen más valor. La segunda opción eliminaría la posibilidad de hacer negocio con los datos para, en lugar de eso, darles usos que no busquen el lucro privado sino el beneficio comunitario. Para ello, es imprescindible la construcción de infraestructuras que estén sometidas un control democrático de la ciudadanía. Es aquí donde movimientos sociales, organizaciones civiles y partidos políticos que verdaderamente aspiren a la emancipación tienen que empezar a generar discursos y acciones para llevarlo a cabo, pues es donde el capitalismo se encuentra en mejor estado de forma.

Este es un planteamiento de macropolítica, certero e inspirador, pero también lejano y utópico si no somos capaces de pensar en qué podemos hacer aquí y ahora, en la micropolítica que está a nuestro alcance y nos acerca a ese horizonte. Lo que pretende este artículo es proponer un camino que complemente a las propuestas de Morozov. Podemos comenzar por adoptar la filosofía/ética hacker. La figura del hacker es la de la persona curiosa, crítica, activa, que se preocupa por conocer cómo funcionan las tecnologías digitales mediante las que nos dominan, y compartir ese conocimiento.

Frente al discurso religioso del tecnoutopismo, la figura del hacker es la del hereje (significa ‘el que elige’) que se atreve a pensar por sí mismo/a y con los demás, a cuestionar la fe en la tecnología para convertirlo en conocimiento crítico y a dejar de tratar a las tecnologías digitales como objetos sagrados para desmontarlos y reprogramarlos. Sin necesidad de grandes cambios legislativos ni multimillonarios desembolsos de dinero, todos/as podemos empezar ya -a nivel individual y/o colectivo- a recuperar el control sobre nuestros datos, a subvertir las infraestructuras actuales, o crear otras nuevas. Las comunidades de (auto) aprendizaje, los centros sociales y los hacklabs son los lugares y el software libre la herramienta para ello.

Estas prácticas y conocimientos son las que pueden comenzar a proporcionarnos la soberanía tecnológica que, transformada en soberanía política, eventualmente puede desembocar en cambios a gran escala que nos permitan recuperar la propiedad de nuestros datos, cambiar su estatus legal y construir infraestructuras tecnológicas públicas y democráticas que nos liberen de las plataformas Big-Tech. Así, en último término, podremos organizar colectivamente una fuerza que ponga en crisis al capital, sea cual sea su forma.

*Este autor estuvo recientemente en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía para inaugurar el ciclo ‘Seis contradicciones y el fin del presente‘ con una conferencia y un taller bajo el título de ‘El Capitalismo digital y sus descontentos’ en el que se debatieron las cuestiones que recoge este artículo.

López Obrador fue investigado por la Inteligencia de EE.UU. desde 2006: WikiLeaks – RT

Fuente original: López Obrador fue investigado por la Inteligencia de EE.UU. desde 2006: WikiLeaks – RT

Publicado: 13 jul 2018

Los cables revelan que el Gobierno estadounidense solicitó información sobre el hoy presidente electo. Una relación de dudas que dará hoy un giro con la visita del secretario de Estado, Mike Pompeo, a las oficinas del presidente electo de México.

Una serie de cables diplomáticos clasificados, dados a conocer por WikiLeaks, revelaron que el hoy presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, fue investigado por el Gobierno de Estados Unidos desde 2006.

Un asunto que se vuelve relevante a unas horas de que López Obrador reciba en sus oficinas a Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU., lo cual marcará un giro en la fría relación que había tenido AMLO frente al Gobierno estadounidense.

La organización fundada por Julian Assange recordó este episodio en una serie de tuits publicados tras el triunfo de López Obrador en las elecciones presidenciales mexicanas, en los cuales, se detalla el tipo de información solicitada por el Gobierno norteamericano, incluyendo a la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

La división de la izquierda

En el cable PRD/MEXICAN LEFT (C-AL9-02542), la administración del entonces presidente Barack Obama requirió en diciembre de 2009 información sobre qué tan profunda era la división de los partidos de izquierda de cara a las elecciones presidenciales de 2012.

Esto luego de que López Obrador rompiera con Jesús Ortega, líder de Los Chuchos, corriente al interior del PRD que provocó la salida de López Obrador del partido. El cable también pregunta por la relación de AMLO con el entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, y otros políticos como el hoy senador Alejandro Encinas y Juan Ramón de la Fuente, exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“¿Cuál es la relación entre los miembros del PRD, Andres Manuel López Obrador (AMLO), Marcelo Ebrard, Jesús Ortega, Alejandro Encinas y Juan Ramon De La Fuente?”, señala el documento.

“¿En qué medida están funcionando estos individuos juntos o entre otros? ¿Cuánto apoyo tienen ellos dentro del PRD y entre los pequeños partidos de izquierda (PT y Convergencia)? ¿Cuál es la percepción entre los miembros de ‘rank-and-file’ [ordena y archiva, término militar utilizado para clasificar información] de AMLO y Ebrard? ¿Qué otros grupos –sindicatos, movimientos sociales, etcétera– consideran entre sus partidarios?”, añade la solicitud de información realizada desde Washington.

Pero este es tan sólo un ejemplo del seguimiento que el Gobierno de EE.UU. dio a López Obrador con el paso de los años, ya que en las búsquedas de WikiLeaks, el nombre de presidente electo mexicano aparece en al menos 181 cables de la Inteligencia estadounidense y 4.658 correos internos de la agencia de Inteligencia Stratfor, desde 2006.

AMLO, el “presidente sombra”

En otro de ellos, titulado THE MAKING OF THE SHADOW PRESIDENT? (¿La fabricación de un presidente sombra?), la Inteligencia estadounidense analiza la personalidad de López Obrador y sus intenciones de declararse como “presidente legítimo” tras desconocer las elecciones presidenciales de 2006 y acusar un fraude electoral en la controvertida victoria de Felipe Calderón.

“Varios importantes observadores políticos mexicanos estuvieron de acuerdo en que la evolución del estancamiento político actual continuaría, en buena medida, en función de la personalidad de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Creían que su manera de pensar era tan rígida y autocomplaciente, que nunca sería capaz de admitir la derrota”, señala el documento.

“Al mismo tiempo, su poderoso carisma aseguraba que no le faltaría un núcleo de seguidores dispuestos a seguirlo ‘hasta las últimas consecuencias’. Sospechaban –y recientes informes de prensa corroboran cada vez más– que planeaba institucionalizar su movimiento de protesta luego de que el Tribunal Electoral validara a Felipe Calderón como presidente, tal vez estableciendo un ‘gobierno en la sombra’ que buscaría instigar a Calderón en todo momento. La importancia de este movimiento bien puede depender de cómo el PRD responda al desafío planteado por las tácticas de AMLO y si prevalecen los pragmáticos o los partidarios de AMLO”, añade el documento.

El viernes 13 de julio de 2018, López Obrador se reunirá por primera vez con altos funcionarios del Gobierno de EE.UU. tras haber obtenido un contundente triunfo en las elecciones presidenciales de México.

Manuel Hernández Borbolla

Ejemplo simple: El iPhone muestra por qué la guerra comercial de Trump contra China “es inútil” – RT

Fuente original: Ejemplo simple: El iPhone muestra por qué la guerra comercial de Trump contra China “es inútil” – RT

11 jul 2018

La guerra comercial librada por el presidente de EE.UU. contra Pekín se basa “en una comprensión simplista de la balanza comercial”, advierten tres investigadores estadounidenses.

La guerra comercial de Donald Trump contra China “es inútil” y “nunca debió haber empezado”, ya que se basa “en una comprensión simplista de la balanza comercial”, sostienen los investigadores estadounidenses Jason Dedrick, Greg Linden y Kenneth L. Kraemer en un artículo para The Conversation.

Los expertos analizan el caso del iPhone, que se ensambla en China y podría verse afectado por los nuevos aranceles anunciados por la Administración Trump.

Cuando un iPhone llega a EE.UU., se registra como una importación con un costo de fábrica de alrededor de 240 dólares, que se agrega al enorme déficit comercial bilateral entre Washington y Pekín. Por lo tanto, las importaciones de los iPhone “le parecen una gran pérdida a EE.UU., o al menos a su presidente”, explican los analistas.

Sin embargo, al desglosar y estudiar los costos de un iPhone, estos tres expertos revelan cuánto en realidad obtiene China cuando exporta esos teléfonos.

Menos de 8,5 dólares

En el caso de un iPhone 7, los investigadores explican que sus componentes más valiosos (la pantalla táctil, los chips de memoria, los microprocesadores, etc.) provienen de compañías estadounidenses, japonesas, coreanas y taiwanesas, como Intel, Sony, Samsung y Foxconn. Por el contrario, casi ninguno de estos componentes se fabrica en China: Apple los compra y los envía al país asiático, de donde salen ya dentro del artefacto. En cuanto a las famosas fábricas chinas de iPhone, las compañías que los ensamblan están todas en Taiwán.

De esta manera, China solo gana unos 8,46 dólares por cada uno de ellos, o sea el 3,6 % del total de su costo de fábrica individual, que es de de 237,45 dólares. Los demás 228,99 dólares se distribuyen principalmente entre EE.UU. y Japón (68 dólares para cada uno), Taiwán (unos 48 dólares) y Corea del Sur (un poco menos de 17). Además, aproximadamente 283 dólares de ganancia bruta sobre el precio minorista —y cerca de 649 dólares para un modelo de 32GB, cuando el teléfono debutó— van directamente a las arcas de Apple.

“En resumen, China obtiene muchos trabajos (mal pagados), mientras que las ganancias fluyen a otros países”, señalan los investigadores.

China como “una planta de ensamblaje gigante”

Resultados similares han arrojado otros estudios de la balanza comercial EE.UU.-China, según recogen los expertos. Y precisan que del déficit comercial de 375.000 millones de dólares en 2017, probablemente un tercio en realidad involucra insumos que provienen de otros lugares, incluidos los EE.UU.

En general, los autores del artículo señalan que la utilización de China “como una gigantesca planta de ensamblaje” ha sido positiva para la economía de EE.UU. Al aprovechar una cadena de suministro global “enorme y altamente eficiente”, Apple puede lanzar nuevos productos al mercado a precios comparables a los de sus competidores, especialmente el gigante coreano Samsung.

Por su parte, los consumidores se benefician de productos innovadores, y miles de empresas y personas han creado negocios en torno al surgimiento de aplicaciones que se venden en la App Store, recuerdan los expertos. Además, subrayan que Apple usa sus ganancias “para pagarle a sus ejércitos de ingenieros” de ‘hardware’ y ‘software’, vendedores, ejecutivos, abogados y empleados de Apple Store, y la mayoría de estos trabajos están en EE.UU.

De este modo, si la próxima ronda de aranceles encarece el iPhone, la demanda disminuirá, mientras que Samsung, que no se verá afectado por la medida, podrá ganar cuotas de mercado a costas de Apple, moviendo las ganancias y los trabajos de alto salario de EE.UU. a Corea del Sur, advierten los científicos.

“Una guerra que nunca debió haber empezado”

En definitiva, en lo que respecta al comercio, las políticas “deberían reflejar que la fabricación ahora es una red global”, mientras que la guerra comercial de Trump “se basa en una comprensión simplista de la balanza comercial”, aseveran los investigadores.

En su opinión, la ampliación de las tarifas arancelarias impuestas a cada vez más productos “pesará sobre los consumidores, trabajadores y empresas” de EE.UU., y “no hay garantía de que el resultado final sea bueno cuando termine la disputa”.

“Esta es una guerra que nunca debió haber empezado”, concluyen los expertos.

Tierras raras o coltán: La otra riqueza mineral de Venezuela – RT

Fuente original: Tierras raras o coltán: La otra riqueza mineral de Venezuela – RT

10 jul 2018

El ministro de Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, comenta con RT las riquezas minerales de Venezuela más allá del petróleo.

Los óxidos de tierras raras se emplean en la industria tecnológica.

Venezuela no solo cuenta con la mayor reserva de crudo del planeta en la llamada Faja Petrolífera del Orinoco, sino que posee otras riquezas minerales, incluidas las llamadas tierras raras, que suponen una palanca para salir de la actual crisis económica.

La nación suramericana detenta cerca de 50 minerales, “pero sólo 15 de ellos son potencialmente explotables y con capacidad de ser comercializados”, asegura Víctor Cano, ministro de Desarrollo Minero Ecológico.

En la lista se incluyen: diamantes, oro, coltán, hierro, níquel, bauxita, mármol, carbón, gratino, fosfatos, feldespatos y las tierra raras, enumera el ministro. Sin abandonar rubros tradicionales como el hierro, que se explota y comercializa desde 1950.

Tierras raras y alta tecnología

‘Tierras raras’ es el nombre común que se otorga en la tabla periódica a 17 elementos químicos, que reciben la calificación de ‘raros’ porque es muy poco frecuente hallarlos en su forma más pura, aunque existan depósitos de ellos en varios países.

Los minerales raros son empleados en la fabricación de artefactos de alta tecnología como reactores nucleares, láseres, máseres (amplificadores de microondas), baterías de alto rendimiento, combustibles y hasta filtradores de radiación.

En el caso de Venezuela, las reservas de tierras raras se encuentran, básicamente, al norte del estado Bolívar, en la basta zona minera del sur del territorio (111.843,70 Km2) y que el Gobierno bautizó como el Arco Minero del Orinoco.

La explotación de este recurso “dependerá de la certificación que hagamos, ya que nuestras reservas de tierras raras no están cuantificadas”, aclara Víctor Cano.

No obstante, el consumo comercial de las tierras raras no es alto. El también ingeniero geólogo precisa que “no hay una gran demanda. Así que, con muy poco, se puede satisfacer el mercado”.

De allí que las tierras raras no se registran en la Bolsa de Metales de Londres (London Metal Exchange), que funciona como el centro mundial para el comercio de metales industriales y sus precios sirven como marcador de referencia.

Otros minerales y su certificación

La creación del arco minero, indica el ministro, tiene la tarea estratégica de “cuantificar cada una de las riquezas presentes en esa zona del país” y las tierras raras serán parte de ese proceso.

Sin embargo, será una labor en la que habrá una importante inversión de tiempo, si se tiene en cuenta que a la estatal Petróleos de Venezuela le tomó cerca de 5 años certificar la mayor reserva petrolífera del mundo, en la Faja del Orinoco, “y solo se trataba de un elemento, es decir, el petróleo”, acuña Víctor Cano.

El Ministerio de Minería debe aplicar el mismo proceso de certificación a las minas de “oro, diamante, coltán, tierras raras y un largo etcétera.”, apunta el alto funcionario.

Hay que tener en cuenta que Venezuela cuenta con minerales metálicos y no metálicos, de gran potencial comercial.

No obstante, dadas las circunstancias actuales de esta nación, “el Gobierno ha decidido hacer énfasis en aquellos minerales que pueden ofrecer un resultado rápido para la estabilización de la economía“, que está sumida en una crisis calificada por las autoridades como “guerra económica”.

Esos minerales de venta rápida son: oro, diamante, coltán y carbón.

“Así que las tierras raras, aunque van a certificarse, no están dentro de nuestras prioridades para explotarlas, por ahora”, asegura el ministro venezolano.

Comercialización del oro azul

Otra fortaleza mineral de Venezuela es el coltán, también llamado oro azul.

Un material que recibe su nombre por la abreviatura de dos de sus componentes: columbita (col), empleado en la fabricación de aleaciones especiales de dura resistencia, y tantalio (ta), considerado indispensable para la elaboración de condensadores electrolíticos con los que funcionan computadoras portátiles, teléfonos celulares, dispositivos de video, aparatos de sonido, consolas de juegos, GPS y televisores, entre otros.

En el año 2010 este mineral entró en el debate público venezolano, luego de que el entonces presidente Hugo Chávez declarara, durante una rendición de cuentas ante el Parlamento, que el país contaba con importantes reservas de coltán. Un descubrimiento que implicaría que esta nación contase con “una gigantesca reserva de un mineral estratégico”, según reseñó la estatal RNV.

En esa oportunidad, el presidente Chávez señaló que el coltán se cotizaba a precios superiores al oro y al diamante, y reveló “que las reservas en Venezuela pudieran, en una evaluación muy preliminar, aproximarse a los 100.000 millones de dólares“.

Ahora, ocho años después del anuncio de Hugo Chávez, se concretó la primera exportación oficial de coltán.

En este sentido, el ministro Víctor Cano detalló que Venezuela exportó cinco toneladas de coltán, por un monto de 300.000 euros. Ese cargamento se despachó el pasado mes de mayo a Trieste, en el noreste de Italia.

Pero la era comercial del coltán venezolano ha traído para el Gobierno otras ocupaciones que no estaban en sus planes.

Actualmente, denunció el ministro, “Venezuela combate el contrabando de coltán hacia Colombia”, con la dificultad de que no se ha podido calcular la cantidad de material robado al país.

El coltán venezolano se encuentra a nivel del suelo y no hace falta más que recolectarlo a mano sin el empleo de maquinarias.

“Un ojo entrenado puede diferenciar el coltán de otro tipo de rocas. Así que pequeños mineros lo recopilan y luego lo trasladan a Colombia”, precisa el ministro.

Vetas de Torio

Dentro del arco minero también se detectaron importantes vetas de Torio (Th), un elemento químico radiactivo definido como un combustible nuclear limpio.

“La dificultad que se nos presenta radica en que las principales vetas se encuentran en una de las zonas más prístinas y puras del planeta”, revela Víctor Cano.

Por lo que el país debe decidir, según el ministro, entre “extraer el torio o preservar esa zona”, un debate similar al que se registró en Ecuador alrededor de la explotación petrolera en el Amazonas.

Reservas de oro

Por si fuera poco, las estimaciones con las que cuenta el ministerio de minería indican que las reservas de oro venezolanas (unas 8.000 toneladas) podrían situar a esta nación como la segunda del planeta con mayor cantidad del mineral aurífero, “muy cerca de la primera reserva”, en manos de Estados Unidos (cerca de 10.000 toneladas), expone el ministro.

El oro viene tomando relevancia en este país desde que, a mediados de marzo, el Gobierno informó que poseía la cuarta mina más grande del planeta, al certificar 1.480 toneladas, que representan 54.300 millones de euros.

Adversarios de la minería

Militantes de movimientos sociales venezolanos condenan la creación del Arco Minero del Orinoco, no solo por representar una forma productiva mediante la destrucción de la naturaleza, sino porque lo consideran parte de un modelo cultural y económico regresivo a formas de extractivismo y rentismo que se proponía trascender el proyecto del socialismo.

En un artículo publicado en el sitio Aporrea, la periodista Minerva Vitti opina que el arco minero “responde a una lógica regional, donde los países buscan obtener ingresos monetarios a corto plazo”, pero a cambio de la “destrucción socio-ambiental irreversible de una significativa proporción del territorio”.

El ministro Víctor Cano sabe que la minería no tiene “nada de ecológico”, pero explica que el Ministerio está concebido para implementar tecnologías que causen “el menor impacto posible”, para que luego de terminar la actividad minera, la zona afectada pueda recuperarse.

“Buscamos técnicas para disminuir los impactos. Haciendo que el proceso minero sea lo más eficiente posible y que la contaminación no sea irreversible”, expone el ministro Cano.

Alerta por el interés que suscitan los minerales

Para el Gobierno de Venezuela, esa cantidad de riquezas minerales disponibles “más que un peligro significan una amenaza”, porque despiertan los intereses de los poderosos.

Solo en el caso del oro, detalla Vícto Cano, el ministerio ha entregado a las arcas del BCV 17,5 toneladas de oro en poco menos de dos años.

“Eso representa entre el 35 y el 40% del total de oro que se produce en el estado Bolívar”, informa Cano. En ese período, el Estado pasó de estar ausente a recuperar casi la mitad de la extracción.

La producción anual de oro va de las 40 a las 45 toneladas, eso significa, en palabras de Cano, que le quitaron a las mafias el “40% del oro que se contrabandea hacia el exterior”.

Para el ministro, esa es la razón de los constantes ataques que recibe el Ministerio con la decisión de explotar las riquezas minerales del sur de Venezuela.

Ernesto J. Navarro

No, ni los móviles ni el wifi producen cáncer – Maldita.es — Periodismo para que no te la cuelen

Fuente original: https://maldita.es/malditaciencia/no-ni-los-moviles-ni-el-wifi-producen-cancer/

La idea de que las ondas de nuestros teléfonos móviles, el wifi o los cables de alta tensión tienen un efecto negativo en nuestra salud (principalmente, que producen cáncer) lleva décadas conviviendo con nosotros. Vuelve periódicamente como el turrón, la última vez en forma de un artículo de opinión en Público que aseguraba que igual que hicieron las tabacaleras antes, los fabricantes de teléfonos presionan ahora para ocultar los perjuicios que causas sus productos a los usuarios.

Miedo a un objeto cotidiano sumado a tufillo conspiranoico… y ya tenemos el bulo perfecto. Bulo, sí, porque no es verdad: no hay ni una sola evidencia científica que permita asegurar que las ondas de los móviles o el wifi causen cáncer.

Ondas que solo calientan (y poco)

Es que además la base física de esta tecnología es incompatible con esos supuestos efectos. Las ondas que utilizan los móviles (y también el wifi) son lo que se llama radiación electromagnética no ionizante y, al contrario que la ionizante, como los rayos X o los ultravioletas, no tienen efecto sobre la materia que la absorbe, más allá de calentarla. Así es como funcionan, de hecho, los microondas. En el caso del móvil la radiación es mucho más débil, así que más allá de calentarnos ligeramente las manos o la oreja, no se ha podido probar ningún otro efecto sobre las moléculas que componen nuestros tejidos.

Y eso que se ha buscado. Existen muchos estudios que han tratado de revelar si efectivamente existe a largo plazo una relación causal entre el uso del teléfono móvil y el cáncer, y los resultados siempre apuntan en la misma dirección. Teniendo en cuenta que el riesgo cero no existe (ni para el móvil, ni para conducir, ni para caminar por la calle, ni para beber agua, ni para nada), no existen evidencias de que tengamos motivos para alarmarnos por esto. Algunos estudios que han llegado a esa conclusión:

  • El estudio Interphone, realizado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, perteneciente a la OMS. 50 científicos entrevistaron a 5.000 personas en 13 países sobre su uso del móvil y la incidencia de cuatro tipos de cáncer especialmente sensibles por su ubicación: dos cerebrales, uno de la glándula parótida y otro del nervio acústico. Los resultados desvelaron que no existía un aumento estadísticamente relevante de casos de cáncer relacionados con el uso del móvil.
  • En 2011 se publicaba en el British Medical Journal un estudio realizado por el Instituto de Epidemiología del Cáncer de Copenhague en el que se analizaba si existía un aumento del riesgo de cáncer con el uso del móvil durante periodos de tiempo prolongados. Para sacar conclusiones, analizaron los datos nacionales de incidencia de cáncer durante 30 años, separando a los daneses entre los que tenían móvil antes de 1995 y los que no (gracias a los datos de titulares de líneas móviles de las operadoras del país). Los resultados a largo plazo mostraron que no había un aumento significativo de los ratios de cáncer entre los usuarios de móviles en comparación con los no usuarios o los usuarios más recientes.
  • El Million Women Study es un estudio llevado a cabo en Reino Unido analizando a más de un millón de mujeres de 50 años o más para responder a cuestiones sobre su salud para las que no había respuestas. Una de ellas es el riesgo que padecen de sufrir cáncer a partir del uso continuado del móvil. De nuevo los resultados mostraron que no había una relación estadística entre ambos factores. Sí que se sugirió una mayor incidencia de neuroma acústico (tumor benigno poco común en el nervio acústico) entre las usuarias que habían utilizado un móvil durante más de 5 años, pero los investigadores tomaron esta conclusión con cautela porque el tumor es tan poco común que podía tratarse de una mera casualidad, y que las mujeres que más utilizan el móvil también se hagan revisiones más a menudo y por tanto se les diagnostique este tumor más a menudo.

Estos son solo tres ejemplos, pero hay más: el Imperial College de Londres lleva años investigando los efectos a largo plazo que tienen los móviles sobre la salud (no solo el cáncer, también enfermedades cardíacas y otras dolencias) en un gran estudio llamado COSMOS: la UE ha llevado a cabo un estudio internacional, llamado MOBI-KIDS, para analizar los efectos del uso prolongado de teléfonos móviles en niños y adolescentes; el National Cancer Institute estadounidense también ha llevado a cabo su estudio para analizar esta cuestión utilizando datos de entre 1987 y 2008 para analizar si la expansión de los móviles se corresponde con una mayor incidencia de cáncer.

Todos esos estudios han llegado a la misma conclusión: basándose en los datos estadísticos no se observa una relación entre el uso del móvil, su uso prematuro, su uso durante más o menos horas o su forma de uso y una mayor incidencia de casos de cáncer. Algunos estudios se apresuran a añadir que hacen falta más observaciones y que si efectivamente el uso del móvil aumenta el riesgo de padecer cáncer, ese aumento es tan pequeño que hay otros factores (respirar aire contaminado, una alimentación poco saludable, el consumo de alcohol o tabaco) mucho más perjudiciales que le pasan por encima.

Así que ya lo sabes. La próxima vez que oigas o leas a alguien insinuando que el móvil (o el wifi) nos enferma y los poderosos quieren ocultarlo, piensa que hay miles de científicos en todo el mundo preguntándose “A ver, ¿dónde está la relación entre móviles y cáncer? ¿Dónde está, que yo la vea?“.

Si quieres saber más sobre todo lo que tiene que ver con radiaciones y salud, échale un vistazo a Radiandando, el blog de Alberto Nájera. Nájera es físico, doctor en Neurociencia y profesor de Radiología y Medicina Física, y explica de forma clara y sencilla todo lo que tiene que ver con las antenas, el wifi, los móviles… y cómo afectan (o no) a nuestra salud.