Archivo de la categoría: Antivacunas

Blog Sin Dioses: “Medicamentos farmacéuticos son hechicería y la Biblia no menciona la vacunación”, argumento de antivacunas cristiana.

Fuente original: Blog Sin Dioses: “Medicamentos farmaceúticos son hechicería y la Biblia no menciona la vacunación”, argumento de antivacunas cristiana

sábado, 6 de abril de 2019

“Medicamentos farmaceúticos son hechicería y la Biblia no menciona la vacunación”, argumento de antivacunas cristiana.

El sinsentido de los antivacunas y fundamentalistas religiosos parece no tener fin, y cuando ambos se mezclan es peor.Justamente esto es lo que ha ocurrido con la autora cristiana y activista antivacunas Brittany Kara, quien aduce además ser una practicante de PNL certificada, hipnoterapeuta, entrenadora de nutrición (sin ser nutriocionista) razón por la que enseña a las personas cómo “desintoxicar” sus vidas a través de la limpieza y los “súper alimentos”. El hecho que sea madre lo exhibe como razón para sustentar las causas magufas que impulsa.En un video editado por The Real Truther, Brittany Kara ofrece un argumento hasta ahora sin presentarse de por qué las vacunas son malas: Dios no dio ninguna pista de ellas en la Biblia.

“Acabo de decidir buscar en Google sobre lo que dice la Biblia sobre las vacunas. No hay nada en la Biblia que habla de vacunas. Solo quiero que pienses en eso. Entonces, si Dios supiera que en el futuro se iban a crear estas cosas asombrosas que serían los mejores avances científicos, como oh, Dios mío, son tan geniales, ¿por qué no hay nada? ¿Estas cosas, llamadas vacunas, se crearán más tarde para salvar a la gente? Si ese era realmente el plan de Dios y son tan asombrosos, entonces ¿por qué no están ahí? Tal vez haya un capítulo en el que hablen sobre algo como una inyección, como esta inyección para la salud, ¿verdad? Por ejemplo, ¿por qué Dios no habló de eso si él sabía que iba a venir y salvar al mundo? Si ese era realmente el plan de Dios, y son tan asombrosos, ¿por qué no están ahí?”

Claro, la Biblia tampoco menciona a Google y sin embargo ella lo uso para buscar información. Quizás debió haberse limitado a ir aun consejo de los ancianos del grupo para pedir consejo. Si se tomara como válida esa línea de razonamiento tampoco habría que sacar las muelas dañadas, lavarse los dientes, hacer uso de antibióticos, ir al médico, extirpar las apéndices inflamadas, ni los tumores. ¿Dice la Biblia en alguna parte de cirugías del corazón, maquinas de reanimación o incubadoras para bebés prematuros? Claro que no.  Las pocas recomendaciones para salud incluyen la cuarentena de leprosos  y ser examinado por el sacerdote. Nada de médicos.

“Cuando haya infección de lepra en un hombre, será traído al sacerdote. Entonces el sacerdote lo examinará, y si hay hinchazón blanca en la piel, y el pelo se ha vuelto blanco, y hay carne viva en la hinchazón,11 es lepra crónica en la piel de su cuerpo, y el sacerdote lo declarará inmundo; no lo aislará, porque es inmundo. Y si la lepra brota y se extiende en la piel, y la lepra cubre toda la piel del que tenía la infección, desde su cabeza hasta sus pies, hasta donde pueda ver el sacerdote, entonces el sacerdote mirará, y he aquí, si la lepra ha cubierto todo su cuerpo, declarará limpio al que tenía la infección; se ha vuelto toda blanca y él es limpio. Pero cuando aparezca en él carne viva, será inmundo. Y el sacerdote mirará la carne viva, y lo declarará inmundo; la carne viva es inmunda, es lepra. Mas si la carne viva cambia nuevamente y se vuelve blanca, entonces vendrá al sacerdote, y el sacerdote lo mirará, y he aquí, si la infección se ha vuelto blanca, el sacerdote declarará limpio al que tenía la infección; limpio es.” (Levítico 13: 9 – 16)

Tristemente la línea de razonamiento de Brittany Kara, es similar a la que ha llevado a algunas denominaciones cristianas a rechazar la consulta a los médicos, con fatales consecuencias. (Ver: La Iglesia que prohíbe ir al médico)Las barrabasadas de la cristiana experta en falacias naturales continúa en el vídeo para decir que los medicamentos farmaceúticos son hechicería

“Pero es tan demoníaco, chicos. Primero que todo, cuando te das cuenta de que Dios  nada dijo sobre las vacunas, él enseñó sobre nutrición y nuestros sistemas inmunes maravillosamente increíbles, que son nuestro sistema natural de vacunas, que es tu mejor oportunidad de luchar contra cualquier dolencia o enfermedad. […]
La segunda cosa es que no hay nada en la Biblia, realmente, sobre los productos farmacéuticos, excepto en la versión antigua de la Biblia, había una palabra llamada “pharmakeia” ”… es la raíz de la palabra que tenemos hoy, que es “Productos farmacéuticos”. ¿Y sabe qué se definió en la Biblia? Brujería. Los productos farmacéuticos en la Biblia, esa palabra griega, de donde vino esa palabra griega, se consideraron hechicería, y no era buena, y Dios no quería que lo hiciéramos.”

Tocará preguntarle a la cristiana Kara en qué parte de la Biblia se habla del sistema inmune, porque hasta 1866 se empezó a usar el término “inmunidad” en el sentido actual. Dándose la identificación de la propiedad antitóxica del suero en 1890 por Emil von Behring y la introducción del término “anticuerpo” por Paul Ehrlich en 1891 para referirse a uno de los mecanismos de defensa más relevantes del sistema inmunitario adaptativo. Justamente el conocimiento científico del funcionamiento de los linfocitos y los anticuerpos permitió desarrollar la tecnología de la vacunación. De habernos quedado con la Biblia nos estaríamos preguntando en cada epidemia qué hemos hecho malo para enfadar a Dios. Y saldrián los religiosos a responder ante cada episodio de enfermedad contagiosa así:

“Hijo de hombre, cuando la tierra pecare contra mí rebelándose pérfidamente, y extendiere yo mi mano sobre ella, y le quebrantare el sustento del pan, y enviare en ella hambre, y cortare de ella hombres y bestias […] O si enviare pestilencia sobre esa tierra y derramare mi ira sobre ella en sangre, para cortar de ella hombres y bestias, […] y conoceréis que no sin causa hice todo lo que he hecho en ella, dice Jehová el Señor.”  Libro de Ezequiel 14: 13-23.

Volviendo al vídeo, más adelante Kara afirma que las vacunas son responsables del daño cerebral y los trastornos de género:

“¿Cuándo decidimos que íbamos a inyectar a nuestros bebés sanos con bebés muertos? ¿Cuándo decidimos que eso era algo inteligente y esperar que no tuvieran daño cerebral, y luego esperamos que no tengan trastornos de género?”

No se específica que entiendo ella por “transtornos de género” pero por ser una fanática cristiana puede referirse a orientación sexual homosexual, bisexual o a las condiciones trasngénero.

Y hacia el final del vídeo, Kara declara:

“Realmente creo que creer en las vacunas es un trastorno mental.”

Una declaración así, no deja más que encogerse de hombros y una enorme reacción de asombro y bochorno, propio de de un facepalm.

En estos casos de los antivacunas, los que se rehúsan a la asistencia médica o a las transfusiones de sangre no están adoptando una creencia sin efectos negativos como creer en que Jesús es o no parte de la Trinidad. Estas creencias tienen en realidad efectos sobre la salud y la vida de las personas, y peor aún, afectan a niños, personas que deberían ser motivo de atención de sus padres, la sociedad y los gobiernos. Por eso no estoy de acuerdo con quienes, frente a una noticia como esta dicen, “está bien, que la selección natural se los llevé”, porque en casos de gente con ideas estúpidas como Brittany Kara, están poniendo en riesgo a muchos niños inocentes de las creencias absurdas de sus padres y familiares ( y no, tampoco eso es un rasgo genético que pueda eliminar la selección natural).

Ver vídeo de Kara aquí

Prevalencia de la enfermedad cervical a los 20 años después de la inmunización con la vacuna bivalente contra el VPH a los 12-13 años en Escocia: estudio de población retrospectivo. | The BMJ

Fuente original (y completa, lo que sigue es un extracto) en inglés: Prevalence of cervical disease at age 20 after immunisation with bivalent HPV vaccine at age 12-13 in Scotland: retrospective population study | The BMJ

Este es un trabajo de investigación en Escocia, en una muestra de casi 140.000 mujeres de 20 años, vacunadas a los 12 o 13 años contra el virus del papiloma versus las no vacunada, en el que se comprueba una reducción del 89% de riesgo de presentar neoplasia intraepitelial grado 3 o peor. Además se confirma una mayor efectividad cuanto más temprana la aplicación de la vacuna.

Traducido a nuestra lengua cotidiana: la vacuna sirve.

Resumen

Objetivo

Cuantificar el efecto sobre la enfermedad cervical a los 20 años de inmunización con la vacuna bivalente contra el virus del papiloma humano (VPH) a los 12-13 años.

Diseño retrospectivo de estudio poblacional, 1988-96.

Establecimiento de programas nacionales de vacunación y detección cervical en Escocia.

Participantes

138 692 mujeres nacidas entre el 1 de enero de 1988 y el 5 de junio de 1996 y con un resultado de prueba de frotis registrado a los 20 años.

Principales medidas de resultado

Efecto de la vacunación en los resultados de la citología y los diagnósticos histológicos asociados desde el primer año de cribado (hasta los 20 años), calculados mediante regresión logística.

Resultados

138 692 registros fueron recuperados. En comparación con las mujeres no vacunadas nacidas en 1988, las mujeres vacunadas nacidas en 1995 y 1996 mostraron una reducción del 89% (intervalo de confianza del 95%: 81% a 94%) en la neoplasia intraepitelial cervical (NIC) prevalente de grado 3 o peor (de 0.59% (0.48% a 0.71%) a 0.06% (0.04% a 0.11%), una reducción de 88% (83% a 92%) en CIN grado 2 o peor (de 1.44% (1.28% a 1.63%) a 0.17% (0.12% a 0.24%)), y una reducción de 79% (69% a 86%) en CIN grado 1 (de 0.69% (0.58% a 0.63%) a 0.15% (0.10% a 0.21%)). La edad más joven en la inmunización se asoció con el aumento de la efectividad de la vacuna: 86% (75% a 92%) para CIN grado 3 o peor en mujeres vacunadas a la edad de 12-13 en comparación con 51% (28% a 66%) para mujeres vacunadas a la edad 17. En las cohortes de 1995 y 1996 se encontró evidencia de protección de la manada contra la enfermedad cervical de alto grado en niñas no vacunadas.

Conclusiones

La vacunación de rutina de niñas de 12 a 13 años con la vacuna bivalente contra el VPH en Escocia ha llevado a una reducción dramática en la enfermedad cervical preinvasiva. La evidencia de protección del hato clínicamente relevante es evidente en mujeres no vacunadas. Estos datos son consistentes con la prevalencia reducida de VPH de alto riesgo en Escocia. La vacuna bivalente se confirma como una vacuna altamente efectiva y debería reducir en gran medida la incidencia de cáncer cervical. Los resultados deberán ser considerados por los programas de prevención del cáncer cervical en todo el mundo.

Conclusión

Hemos presentado datos vinculados, de una población con una alta aceptación de la vacuna y un programa integral de recuperación, que muestran que la inmunización de rutina con tres dosis de vacuna bivalente a la edad de 12-13 años se asocia con una reducción profunda de la enfermedad cervical siete años después. Medido por anomalías citológicas e histológicas y derivación para colposcopia. La enfermedad también se redujo en las mujeres no vacunadas, posiblemente debido a la protección de la manada. Las poblaciones rutinariamente vacunadas también tendrán un menor riesgo de otras enfermedades relacionadas con el VPH.38 La reducción de la enfermedad en las mujeres inmunizadas de forma rutinaria, que formarán la mayor parte de la población examinada en los próximos años, exige la revisión de las pautas de detección y referencia. Los hallazgos enfatizan la credibilidad del uso de la infección por VPH de alto riesgo como un marcador temprano de la efectividad y el éxito de la vacuna y respaldan el reciente llamado a la acción mundial contra el cáncer cervical de la Organización Mundial de la Salud.

Qué es lo que ya se sabe sobre este tema

La inmunización contra el virus del papiloma humano (VPH) reduce la prevalencia de los tipos de VPH objetivo y la enfermedad cervical en mujeres inmunizadas en programas de recuperación.

Los datos de la población sobre el efecto sobre la prevalencia del VPH en mujeres inmunizadas de forma rutinaria a los 12 a 13 años muestran reducciones sustanciales en los tipos de VPH protegidos y con protección cruzada

Se carece de datos poblacionales sobre el efecto sobre la enfermedad en mujeres inmunizadas de manera rutinaria.

Lo que agrega este estudio

La inmunización de rutina con la vacuna bivalente contra el VPH contra la enfermedad cervical de alto grado resultó ser muy eficaz

En el contexto de alta aceptación y un programa de recuperación, las mujeres no vacunadas también muestran una reducción de la enfermedad, posiblemente debido a la protección del rebaño.

Los programas de prevención del cáncer cervical y los servicios de colposcopia necesitarán una reevaluación, y los datos de Escocia se incorporarán a los modelos para respaldar dicha revisión.

Este es un artículo de Acceso Abierto distribuido de acuerdo con la licencia Creative Commons Attribution Non Commercial (CC BY-NC 4.0), que permite a otros distribuir, remezclar, adaptar, desarrollar este trabajo de forma no comercial y otorgar licencias de sus trabajos derivados en diferentes términos, siempre que el trabajo original se cite correctamente y el uso no sea comercial. Consulte: http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/.

La caza de brujas de los antivacunas | La Ciencia y sus Demonios

Fuente original: La caza de brujas de los antivacunas | La Ciencia y sus Demonios

21 marzo, 2019

Los adeptos a la secta antivacunas pontifican sobre democracia y libertad de elección e información, aunque sin embargo en EEUU se están volviendo cada vez más agresivos y dictatoriales.

Hace unos días el periódico estadounidense “Los Angeles Times” se hacía eco de un comportamiento cada vez más habitual en las redes sociales consistente en atacar, insultar y hasta perseguir a cualquier médico que haya tenido la osadía de hacer algún comentario a favor de una de las más poderosas herramientas desarrolladas por la moderna medicina científica: las vacunas.

Así en el artículo se expone el caso de la Dra. Dana Corriel, una médico que en septiembre del año pasado informó en su cuenta de Facebook que ya estaba disponible la vacuna contra la gripe y animó a los ciudadanos a que se vacunaran. En pocas horas, su cuenta se llenó con miles de comentarios del variopinto colectivo antivacunas. Al principio, la inocente doctora decidió permitir que los comentarios se siguieran publicando en su perfil, con la esperanza de que al presentar ella datos científicos eso sirviera para educar, aunque fuera mínimamente, a estos prepotentes ignorantes sobre la importancia tanto individual como colectiva de las inmunizaciones.

Sin embargo, sus racionales argumentos no sólo no sirvieron de nada, sino que comenzó a recibir insultos del tipo “puta de las vacunas” y “asesina de niños”, además de múltiples descalificaciones sobre su profesionalidad de personas que, aunque nunca había tratado en su consulta puesto que la mayoría de ellos eran de otras ciudades distintas a su lugar de trabajo o incluso de estados muy alejados de su residencia, la calificaba de inútil, inepta o de corrupta vendida a las siempre malvadas multinaciones farmaceúticas, cuando en realidad el verdadero negocio de estas corporaciones sería el de dejar de vacunar para que así ellas pudieran vender toda la panoplia de medicamentos necesarios para mantener con vida a los millones de infectados que la ausencia de estas más que eficaces vacunas dejarían entre la desprotegida población.

Además, uno de estos ignorantes encontró la dirección de su consulta y le envió un libro antivacunas. Finalmente, visto el nivel de agresividad y de cercanía, la médico se sintió amenazada y acabó borrando su más que pertinente comentario inicial para poder intentar recobrar un poco de tranquilidad tanto personal como profesional.

Y este tipo de campañas se están volviendo más habituales y están cada vez más coordinadas en EEUU, en donde los grupos de antivacunas en las redes sociales cuentan con decenas de miles de combativos (y cada vez más agresivos) “expertos” autodidactas en inmunología o virología que, por supuesto, no sólo no tienen titulación alguna, sino que la mayoría de las veces no saben qué es un virus o cómo actúa un linfocito T.

Aunque eso sí, estos analfabetos del siglo XXI se permiten el indecente y más que peligroso lujo de cuestionar unos tratamientos que cada año salvan la vida de millones de personas en todo el mundo y que si se dejaran de administrar nos retrotraerían a esos no tan lejanos tiempos en donde los humanos éramos pasto de las más diversas pandemias.

No puedes convencer a un terraplanista y eso debería preocuparte | Ciencia | EL PAÍS

Fuente original: No puedes convencer a un terraplanista y eso debería preocuparte | Ciencia | EL PAÍS

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema.

Negar que la Tierra es esférica es el caso más extremo de un fenómeno que define esta época: recelar de los datos, ensalzar la subjetividad, rechazar lo que nos contradice y creer falsedades propagadas en redes.

Hay gente que cree que la Tierra no es una esfera achatada por los polos, sino un disco. Que la Tierra es plana. No es analfabetismo: estudiaron el Sistema Solar y sus planetas en el colegio, pero en los últimos años han decidido que todo eso de “la bola” es una gigantesca manipulación. Solo el 66% de los jóvenes entre 18 y 24 años de EE UU está plenamente seguro de que vivimos en un planeta esférico (el 76% entre 25 y 34 años). Es un fenómeno global, también presente en España, al que cuesta asomarse sin bromear. Pero al observar los mecanismos psicológicos, sociales y culturales que les llevan a convencerse de esta gigantesca conspiración se descubre una metáfora perfecta que resume los problemas más representativos de esta época. Aunque parezca medieval, es muy actual.

Rechazo de la ciencia y los expertos, narraciones maniqueas que explican lo complejo en tiempos de incertidumbre, entronización de la opinión propia por encima de todo, desprecio hacia los argumentos que la contradigan, difusión de falsedades gracias a los algoritmos de las redes… Está todo ahí. “Es el caso más extremo, el más puro”, resume Josep Lobera, especialista en la sociología de los fenómenos pseudocientíficos. Cada flaqueza o actitud de este colectivo está presente de algún modo en muchos de los movimientos políticos, sociales y anticiencia que han irrumpido en nuestros días.

“Nace de la desconfianza en el conocimiento experto y de una mala manera de entender el escepticismo”, afirma Susana Martínez-Conde, directora del laboratorio de Neurociencia Integrada de la Universidad Estatal de Nueva York. Los estudios sobre terraplanistas y otras teorías de la conspiración indican que ellos creen ser quienes están actuando con lógica y razonando de forma científica. En muchos casos, terminan atrapados en la conspiración tras intentar desmontarla. “Es absurdo. Voy a desmentir que la Tierra es plana”, cuenta Mark Sargent, uno de los más reconocidos terraplanistas en el documental que retrata al colectivo a la perfección, La Tierra es plana (Netflix). Y acabó “hundiéndose, como en un pozo de alquitrán”. La mayoría de terraplanistas no han sido convencidos, se han convencido al verse incapaces de demostrar que bajo sus pies hay una bola de 510 millones de kilómetros cuadrados.

“¡Investígalo por ti mismo!”, se animan unos a otros, según recoge la investigadora Asheley Landrum, de la Universidad Texas Tech, que presentó hace dos semanas el resultado de sus investigaciones sobre los terraplanistas en la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia. La primera diapositiva de su conferencia es una imagen de Copérnico, padre de la idea de que la Tierra orbita alrededor del Sol, reconociendo que estaba equivocado tras pasar cinco horas viendo vídeos terraplanistas en YouTube. Porque según Landrum y su equipo, que estudia estos fenómenos en el proyecto Creencias Alternativas, YouTube es la clave. Todos los terraplanistas se hacen terraplanistas viendo a otros terraplanistas en YouTube. Y una vez forman parte de esa comunidad es casi imposible convencerles de su error, porque se activan mecanismos psicológicos muy poderosos, como el pensamiento motivado: solo acepto como válidos los datos que me reafirman y el resto son manipulaciones de los conspiradores. Como en otros movimientos, si la ciencia me desdice, es que la ciencia está comprada.

YouTube parece ser la amalgama de la comunidad de la Tierra plana”, concluyen en su trabajo más reciente, en el que señalan a esta plataforma de vídeos como el origen de las vocaciones conspiranoicas. El equipo de Landrum entrevistó a una treintena de asistentes a la primera Conferencia Internacional de la Tierra Plana y todos describían YouTube como “una fuente fiable de evidencias” y de los proveedores más populares para “noticias imparciales” frente a los medios manipulados. Se habían hecho terraplanistas viendo vídeos en esa plataforma en los tres años previos y muchos entrevistados describen estar viendo piezas sobre otras conspiraciones (del 11-S, por ejemplo) y terminar atrapados con la historia de la Tierra plana gracias a las recomendaciones de YouTube.

Muchos especialistas han denunciado cómo el algoritmo de recomendaciones de YouTube termina convirtiéndose en una espiral descendente hacia contenidos cada vez más extremistas, manipuladores y tóxicos. Y en este caso no es una excepción. Como defienden los terraplanistas, YouTube se ha convertido en el mejor caldo de cultivo para versiones “alternativas” de la realidad, donde se desarrollan mensajes alocados y provocadores al margen de la “ciencia y los científicos convencionales”. Sobre cualquier tema, desde la cura del cáncer hasta el feminismo, pasando por la astronomía, lo habitual es encontrar los mensajes más controvertidos entre los primeros resultados de la búsqueda. Lógicamente, estos mensajes tienen derecho a subirse a la red, pero los algoritmos los están promocionando por encima de contenidos relevantes. “Un usuario individual de YouTube, por ejemplo, sin respeto por la verdad, el rigor o la coherencia, en algunos casos puede llegar a una audiencia comparable” a la de los grandes medios, critica Alex Olshansky, del equipo de Landrum.

Irreductibles

“Solo confío en lo que ven mis ojos”, repiten una y otra vez los terraplanistas. Aunque como dice esta especialista en percepción, es bastante común que nuestros propios sentidos sean los primeros en engañarnos, como muestran todas las ilusiones ópticas. “Ellos sacan las matemáticas y nosotros decimos: ‘Mira”, dice el terraplanista Sargent en el documental para explicar su éxito. “No necesitas fórmulas para entender dónde vives”, resume este hombre que había pasado por todas las conspiraciones antes de llegar a esta viendo vídeos en la red.

“Como la gente que niega el cambio climático, no los vas a convencer con datos, hay que buscar la forma de despertar las emociones de la gente”, explica la neurocientífica Martínez-Conde. Y añade: “Nuestro cableado neural responde a las emociones más que a los datos. Ese problema ha contribuido a dar lugar a los populismos y especialmente con el fenómeno de las redes sociales que favorece que la desinformación se expanda de manera peligrosa”.

Un reportaje recién publicado en The Verge sobre los moderadores de contenidos de Facebook mostraba que muchos de estos trabajadores precarios estaban cayendo atrapados en las conspiraciones que tenían que controlar. “Me dijeron que es un lugar donde los vídeos de conspiraciones y los memes que ven cada día los llevan gradualmente a abrazar ideas extrañas”, describe el periodista Casey Newton. Uno de los moderadores del centro que visitó promueve entre sus compañeros la idea de que la Tierra es plana, otro cuestiona el Holocausto y otro no cree que el 11-S fuera un ataque terrorista.

Esto no debería sorprender: son muchos los estudios que demuestran cómo la simple exposición a mensajes sobre conspiraciones provoca en la gente una paulatina pérdida de confianza en las instituciones, la política o la ciencia. Con consecuencias tangibles: por ejemplo, la creencia en conspiraciones está vinculada a actitudes racistas o un menor uso de protección frente al sida. Todos los terraplanistas creen en otras conspiraciones y llegaron a esa cosmovisión paranoica a través de otras teorías similares. Es característica la predisposición a creer en distintas teorías de la conspiración a la vez, incluso contradictorias entre sí: las mismas personas podían creer a la vez que Bin Laden no está realmente muerto o que ya estaba muerto cuando llegaron los militares estadounidenses a su vivienda.

YouTube es la clave. Todos los terraplanistas se convierten viendo vídeos que en muchos casos el algoritmo les ha recomendado cuando veían otras conspiraciones

Por ejemplo, buena parte de los terraplanistas son a su vez antivacunas. Lobera, que estudia a este colectivo en España, admite que esta cosmovisión conspirativa “es uno de los factores decisivos”, aunque no el más importante. “Hay puertas de entrada al mundo de las pseudociencias y una conexión entre estas creencias”, explica el sociólogo.

“En la medida en que el pensamiento conspirativo está generalizado, comienza a plantear un problema para el mantenimiento de una esfera pública racional en la que las discusiones y los debates políticos se basan en evidencias, en lugar de traficar con sospechas de que un grupo manipula los hechos desde las sombras para impulsar una agenda oculta”, asegura Olshansky en su trabajo. En este sentido, los terraplanistas, por sus creencias extremas, son como el reflejo de la sociedad en los espejos deformantes del callejón del Gato. Llegados al punto en que hay mucha gente que acepta su mensaje con naturalidad, eso indica que existe un deterioro real de las condiciones en las que se produce el debate público.

Pero estas creencias no surgen de la nada y existen condiciones sociales que influyen de forma determinante. Por ejemplo, se sabe que las personas que se sienten impotentes o desfavorecidas tienen más probabilidades de apoyarlas (como minorías raciales marginadas) y que están correlacionadas con el pesimismo ante el futuro, la baja satisfacción con la vida y la escasa confianza interpersonal. “Hay que entender estos movimientos dentro del contexto socioeconómico en el que nos encontramos, están aumentando las disparidades sociales entre quienes tienen más privilegios y más carencias. Y esto hace que aumente la desconfianza hacia gobiernos y expertos”, explica Martínez-Conde.

Hay condiciones sociales que influyen de forma determinante: se sabe que las personas que se sienten impotentes o desfavorecidas tienen más probabilidades de creer en conspiraciones

“Vivimos en tiempos de incertidumbre y a nivel neural la incertidumbre nos hace sentir incómodos”, señala la neurocientífica. Estas disonancias cognitivas obligan a crear un relato propio de buenos y malos que explique de forma simplista los fenómenos complejos de la actualidad. Y que les coloque en el papel heroico de luchadores por la verdad ocultada: las creencias conspirativas siempre han estado asociadas a cierto narcisismo colectivo (“los demás son los borregos”). Además, las personas con tendencia a ver patrones y significados ocultos en la realidad tienen mayor tendencia a creer en conspiraciones y fenómenos paranormales. “Son más dados a ese tipo de ilusiones causales. Como ver caras en las nubes, pero llevado al extremo: ver caras en una tostada y darle significado real”, explicaba Helena Matute, investigadora de Deusto, sobre su trabajo con lo paranormal.

A partir de ese poso, nos encontramos con mecanismos psicológicos como el sesgo de proporcionalidad (si algo extraordinario ha ocurrido, algo extraordinario debe haberlo causado) y el de intencionalidad: hay una mano detrás de todo. “Este deseo de narraciones ordenadas que ofrezcan certeza y visiones simplificadas del mundo puede brindar comodidad y la sensación de que la vida es más manejable”, resume Landrum en su trabajo. Así conseguirían sortear los altibajos de la vida, apostando por una realidad lisa y llana. Como la Tierra, según quieren creer.

Por fin los antivacunas empiezan a sufrir (un poco) las consecuencias de sus actos | La Ciencia y sus Demonios

Fuente original: Por fin los antivacunas empiezan a sufrir (un poco) las consecuencias de sus actos | La Ciencia y sus Demonios

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema.

14 enero, 2019

No vacunar a tu hijo, además de ponerle en riesgo directo implica también exponer innecesariamente a todos aquellos que por motivos médicos no pueden ser vacunados como los bebes que no tienen todavía el sistema inmune desarrollado o a aquellas personas como los ancianos que presentan una respuesta inmune en declive o los inmunosuprimidos (pacientes trasplantados u oncológicos). Y ahora un juzgado acaba de firmar una sentencia en la que se recoge ese peligro.

En un pueblecito catalán unos padres deciden no vacunar a su hijo y mandarlo a la guardería. Cuando presentan (casi con recochineo) la cartilla de vacunación en blanco, los responsables del centro educativo y del ayuntamiento rechazan su solicitud. Así que estos padres ni cortos ni perezosos deciden prepotentemente acudir a la justicia para salvaguardar su “derecho de libertad ideológica” porque según ellos la administración debe respetar todas las “religiones, credos y creencias”.

Ahora el juez de turno ha puesto blanco sobre negro este incívico y más que peligroso comportamiento indicando que

los padres olvidan los derechos de los demás, ya que entienden que su derecho a asistir a una guardería es superior al derecho a la salud del resto de niños.

puesto que

los derechos de unos tienen límites con los derechos de los demás

sobre todo en el entorno de una guardería que

es un lugar de riesgo donde se pueden contraer determinadas infecciones propias de la condición de los niños, que son muy pequeños y están en proceso de vacunación, por lo que son más vulnerables

Los prepotentes padres presentaron en su alegación unos “documentos” sobre los posibles efectos secundarios y adversos de las vacunas (que seguramente sacaron de la parte más supersticiosa de la web) y que por supuesto fueron desmontados con rotundidad por el jefe de pediatría del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona al ser llamado como experto en el tema.

Ahora sólo falta que por el bien del pobre niño ese mismo juez obligue a esos más que inconscientes padres a proteger a su hijo para que no ocurra una desgracia igualmente terrible a la acaecida con el ya tristemente famoso fallecimiento de un niño en Olot hace ya algunos años.

75 frases que debe evitar en Nochebuena si no quiere quedar como un “cuñado”

Fuente original: https://scientiablog.com/2018/12/24/75-frases-que-debe-evitar-en-nochebuena-si-no-quiere-quedar-como-un-cunado/

75 frases que debe evitar en Nochebuena si no quiere quedar como un “cuñado”

Queda poco para la cena más esperada del año, la de Nochebuena. En unas horas nos sentaremos a la mesa rodeados de nuestros seres más queridos para disfrutar de una velada muy especial. Desgraciadamente esa noche también suele ser fuente de conflictos. Siempre hay alguien que en el momento más inapropiado saca a relucir un tema peliagudo que desata la caja de los truenos. El personaje en cuestión suele ser ese cuñado que todos tenemos y que es experto en cualquier tema. Pues  bien, en este post les voy a citar las 75 frases relacionadas con la ciencia que jamás deben decir en Nochebuena si no quieren parecerse a su cuñado. Ninguna de estas sentencias, relacionadas con temas tan socorridos en las Navidades como la alimentación, la cosméticao las terapias alternativas, tiene rigor científico. Algunas podrían ser matizadas en determinadas situaciones pero, a día de hoy, las evidencias científicas son claras y contundentes. Si quieren información sobre las razones por las que esas afirmaciones son falsas, pinchen el enlace que aparece después de cada frase.

Ahí van:

  1. Toma vino que una copita al día es buena para el corazón. Explicación.
  2. Pues yo tengo un amigo al que la homeopatía le funciona. Explicación.
  3. Guarda algo de comida para el desayuno que es la comida más importante del día. Explicación.
  4. Bebe mucha agua que adelgaza. Explicación
  5. Dicen en un programa de TV que las famosas toman isoflavonas de soja porque son buenas para la menopausia. Explicación
  6. No te acerques mucho al microondas que es cancerígeno. Explicación
  7. Si os duelen los huesos que sepáis que el colágeno oral ayuda a las articulaciones. Explicación
  8. Rápido, tomaos el zumo de naranja que la vitamina C se pierde al poco tiempo de exprimir la fruta. Explicación
  9. Yo de vosotros no tomaba gluten, es perjudicial aunque no seáis celiacos. Explicación
  10. Yo no digo ná…pero hay dietas que curan el cáncer. Explicación
  11. ¿Habéis probado a tomar carnitina? Ayuda a adelgazar. Explicación
  12. Ponte otro chupito de hierbas que es digestivo. Explicación
  13. ¿Estáis bajos de defensas? Pues el Lactobacillus casei ayuda al sistema inmunitario. Explicación
  14. ¿Sabéis que comer 5 veces al día siempre es mejor que comer 3 veces?. Explicación
  15. Si estáis alterados que sepáis que los péptidos bioactivos disminuyen la tensión arterial. Explicación
  16. Yo tengo la piel tan suave porque mis cremas llevan células madre vegetales. Explicación
  17. No me pongas sacarina que es cancerígena. Explicación
  18. Sírveme un poco de tarta de la abuela que dicen que hay que comer de todo. Explicación
  19. Por favor, retirad los móviles de la mesa que sus radiaciones son peligrosas. Explicación
  20. Pásame un Red Bull que la taurina da alas. Explicación
  21. El azúcar de la miel es saludable. Explicación
  22. Bebed mucho agua mineral con litio previene el alzhéimer. Explicación
  23. Mi abuela siempre nos daba jalea real porque tiene propiedades curativas. Explicación
  24. No uséis desodorantes con aluminio ya que está superdemostrado que produce cáncer de mama. Explicación
  25. Quitad la fruta de la cena… no se debe comer después de las seis de la tarde. Explicación
  26. Los ingredientes naturales son más sanos que los químicos…vienen de la madre naturaleza. Explicación
  27. Te noto resfriada… toma un poco de vitamina C y se te cura. Explicación
  28. El aspartamo de tu refresco es peligroso… tú sabrás lo que tomas. Explicación
  29. Desde que tomo suplementos de ácido hialurónico parezco un chaval. Explicación
  30. Las frutas y verduras no son lo que eran, las de ahora están llenas de pesticidas que nos envenenan. Explicación
  31. He visto un vídeo en You Tube que dice que hay un complot de la industria farmacéutica para no curar las enfermedades…. y yo me lo creo. Explicación
  32. ¿Esa tarta es ecológica? Es que hay un estudio que muestra como los alimentos ecológicos son más nutritivos y seguros que los convencionales. Explicación
  33. Ojo con la carne que seguro que está repleta de antibióticos y hormonas. Explicación
  34. Vaya una cara que llevo. ¿Tienes en el bolso crema con ADN marino y ARN mitocondrial?. Explicación
  35. Ponme un poco de mayonesa pero de la que no lleva conservantes ni colorantes, que los aditivos son altamente peligrosos. Explicación
  36. ¿Os habéis enterado que los americanos nos engañaron? El hombre jamás llegó a la luna. Explicación
  37. Te noto triste… ¿quieres un suplemento de triptófano para superar los bajos estados de ánimo?. Explicación
  38. ¿Hay más cerveza? Es que hoy he hecho ejercicio y dicen que es buena para rehidratarse tras la práctica deportiva. Explicación
  39. Seáis o no intolerantes deberíais tomar productos sin lactosa. Explicación
  40. El ginseng es beneficioso… en China lo toman desde hace miles de años. Explicación
  41. A mi no me pongas ensalada de esa… seguro que es transgénica y nos saldrán alas y cuernos. Explicación
  42. ¿Vais a vacunar a vuestros hijos? ¿Seguro? Dice un presentador de TV que las vacunas son peligrosas e innecesarias. Explicación
  43. Pues yo tengo un primo que conoce a un señor cuya vecina dice que el reiki cura enfermedades. Explicación
  44. Los protectores solares son perjudiciales… llevan cosas químicas. Explicación
  45. Los zumos han pasado de moda. Ahora se lleva el néctar que tiene más proporción de fruta que el zumo. Explicación
  46. Por fin se ha comprobado que, definitivamente, la leche es mala. Explicación
  47. ¿Tenéis azúcar moreno? Es mucho mejor que el blanco. Explicación
  48. ¿Os importa apagar la wifi de la casa? Es dañina. Explicación
  49. ¿Nadie ha traído bayas de Goji? Son nutritivas. Explicación
  50. Yo hoy ceno lo que haga falta… pero mañana empiezo una dieta detox que elimina las impurezas. Explicación
  51. ¿Qué pH tienen los langostinos? Explicación
  52. El sirope es saludable… pero solo el de receta casera, tradicional y de la abuela. Explicación
  53. Hay que disociar la dieta pase lo que pase. Explicación
  54. ¿Tenéis crema sin parabenos para lavarme las manos?. Explicación
  55. Las dietas bajas en grasa son necesarias para perder peso…hoy no es el día. Explicación
  56. Yo quitaría los frutos secos del menú… ni hay ni uno sano. Explicación
  57. Yo antes era vegetariano pero lo dejé porque leí en internet que eso me conduciría irremediablemente a la muerte. Explicación
  58. Toda la grasa es mala… toda. Explicación
  59. ¿Tenéis queso enriquecido en calcio-mega-plus-forte? Es muy recomendable para prevenir la osteoporosis. Explicación
  60. Dejaos de ejercicio físico. Si consumimos menos calorías siempre adelgazaremos. Explicación
  61. Todos los alimentos procesados son insanos… no se escapa ni uno. Explicación
  62. Aquí veo mucha carne y mucho pescado… pero que sepáis que los cereales son imprescindibles para llevar una dieta adecuada. Explicación
  63. ¿No tendréis agua de mar? Es recomendable. Explicación
  64. Si estáis constipados no toméis lácteos… favorecen la formación de mocos. Explicación
  65. Ponme más espinacas, que llevan mucho hierro. Explicación
  66. Hay un estudio que dice que es mejor un zumo de frutas que la propia fruta. Explicación
  67. Ningún producto “light” proporciona calorías, es un mito. Explicación
  68. Parece mentira que sirváis chocolate en el postre…no hay ni una variedad saludable. Explicación
  69. ¿Habéis bebido los dos litros y medio de agua al día que son necesarios para poder vivir?. Explicación
  70. Estos langostinos son congelados… y todo el mundo sabe que los alimentos congelados son menos nutritivos. Explicación
  71. Pensad lo que queráis pero los azúcares presentes en la fruta son malos. Explicación
  72. ¿Esta leche está tratada térmicamente? Yo prefiero la cruda, es más sana. Explicación
  73. ¿Cuántos huevos habéis comido esta semana? Ojo que no hay que comer más de dos. Explicación
  74. En la herboristería de debajo de mi casa hay unas Flores de Bach que lo curan todo. Explicación
  75. Pásame el whisky que el alcohol, con moderación, es bueno para la salud. Explicación

Estimados lectores, en el artículo de hoy les he dejado 75 frases que aconsejo no decir en la cena más especial del año. La ciencia no respalda ninguna de ellas y, en el caso de que se les escapen en Nochebuena, no solo meterán la pata sino que abrirán un debate familiar que puede acabar como el rosario de la aurora. Sin embargo me van a permitir que les dé un último consejo para esta noche: olviden lo que dice la ciencia sobre su menú.Coman, beban, rían, bailen y disfruten de su familia…incluso de los cuñados.

Si os animáis, dejad un comentario en esta entrada con nuevas frases “cuñadiles” que se os ocurran.

¡Feliz Nochebuena y Feliz Navidad!

Jose

Nota: Quiero agradecer al gran Miguel Angel Lureña los enlaces que aparecen detrás de cada afirmación falsa. Este hilo es una joya.

Este artículo es adaptación de uno que publiqué en La Verdad con el mismo título pero diferente contenido el sábado 22 de diciembre de 2018.

En EEUU la religiosidad predice actitudes negativas hacia la Ciencia y menores niveles de alfabetización científica | La Ciencia y sus Demonios

Fuente original: En EEUU la religiosidad predice actitudes negativas hacia la Ciencia y menores niveles de alfabetización científica | La Ciencia y sus Demonios

30 noviembre, 2018Esta es la contundente conclusión de un recientísimo artículo científico que ha analizado la siempre compleja relación entre Religión y Ciencia. Y como la Ciencia es la principal herramienta para poderse desenvolver en el actual y cada vez más complejo mundo hiperdesarrollado, aquellos que llevan a su espalda la pesada mochila de la Religión es más que probable que se vayan quedando más y más rezagados.

Investigadores de la universidad norteamericana de Rochester han llevado a cabo varios estudios que han implicado la participación de más de 9.000 personas en los cuales se ha analizado la relación entre religiosidad, conocimiento científico y actitudes frente a ese conocimiento científico. Y el resultado, para nada sorprendente, ha sido que las medidas generales de religiosidad están asociadas negativamente con el conocimiento y reputación científicas.

Es más en una parte de este artículo se presenta un estudio longitudinal, en el cual se ha seguido la trayectoria de varios miles de alumnos estadounidenses a lo largo de dos décadas, en el que los investigadores han encontrado que la religiosidad de los padres predice con 20 años de anticipación las actitudes de sus hijos hacia la Ciencia: cuanto más religiosos los padres menores conocimientos científicos y menos confianza en la Ciencia de los hijos en su edad adulta.

Este estudio está en consonancia con otros previos que muestran que una mayor religiosidad se relaciona con puntos de vista menos favorables hacia las innovaciones científicas, que las personas religiosas tienen menos probabilidades de estudiar carreras científicas [1 y 2] o que las creencias religiosas están correlacionadas negativamente con el consenso científico en temas tan importantes como las vacunas o el cambio climático, cuestiones que en principio no entran en conflicto con las enseñanzas religiosas en sí como sería el caso del origen y estructura del Universo o el más que ateo darwinismo, áreas científicas estas últimas que directamente refutan todos y cada uno de los libros sagrados revelados por las innumerables deidades a lo largo de los últimos milenios.

En resumen, como corolario se podría concluir que inculcar religión a los niños es obligarles a llevar durante toda su vida una más que pesada mochila intelectual, que les limitará (cuando no impedirá) el poder acceder a quizás la única fuente de conocimiento fiable que ha desarrollado la Humanidad y sin la cual ningún ciudadano moderno puede tomar decisiones racionales, quedando por tanto expuestos a cometer los más variados errores y ser manipulados por todo tipo de timadores (incluidos los políticos) que ofertan el oro y el moro sin pudor, vergüenza ni sustento científico alguno.