Archivo de la categoría: Naturismo

Dime a quién votas y te diré qué ‘fake news’ te crees / Reportajes / SINC

Fuente original: Dime a quién votas y te diré qué ‘fake news’ te crees / Reportajes / SINC

(Las negritas son mías)

Pensamos que tomamos las decisiones de manera racional, pero no es así. La tendencia política de cada ciudadano influye en su actitud frente a las falsas informaciones. Ante datos que ponen en tela de juicio al partido en el que confiamos, somos más críticos que si perjudican a la oposición. Incluso en cuestiones científicas priorizamos nuestro referente gubernativo a las verdades contrastadas.

Laura García Merino | 22 mayo 2018

El Gobierno vasco temía en 2014 los supuestos peligros que provocaban las antenas de telefonía. En 2010, cuando era ministra de Sanidad, Leire Pajín lucía en su muñeca un trozo de silicona y plástico al que se le atribuían cualidades milagrosas, la Power Balance. En la misma cartera, Ana Mato propuso sustituir medicamentos para afecciones leves por ‘alguna cosa natural’ y en 2015, Pablo Iglesias pidió a la Unión Europea que reconociese la hipersensibilidad electromagnética como enfermedad, ignorando que realmente no existe.

Ninguna de estas actuaciones tiene base científica.

Las pseudoterapias en España

La población española, según demuestra el informe de Percepción Social de la Ciencia publicado en 2016 por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), no tiene clara la diferencia entre la medicina y las pseudoterapias, aquellos tratamientos que no están validados por el método científico. Su uso ha aumentado en los últimos años en las sociedades postindustriales.

De los 6.300 encuestados por la FECYT, a la hora de tratar una enfermedad grave un 26% aseguró que se informaría por su cuenta; un 37%, que la opinión de un profesional médico no sería determinante y un 33% tendría en cuenta la recomendación de amigos y familiares.

Un informe posterior muestra que la política está más relacionada de lo que creemos con las fake news sobre salud y ciencia. El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) preguntaba a los encuestados si utilizaban alguno de los 20 remedios que registraba el cuestionario, entre los que se encontraban la acupuntura, la homeopatía, la sanación espiritual o las plantas medicinales.

Según demuestran los datos, entre los consumidores de estas pseudoterapias hay más mujeres que hombres, más personas con estudios universitarios o de formación profesional y más votantes de izquierdas que de derechas.

Identificarse con un grupo político es una decisión voluntaria y personal. Según nuestros criterios, seremos afines a aquel partido que defienda una visión del mundo similar a la nuestra. Y, como se aprecia en los datos anteriores, la adhesión ideológica también determina nuestra postura respecto a cuestiones en las que el grupo político se declara a favor o en contra.

Así lo confirman Andrea Pereira, investigadora del Social and Organizational Psychology Institute de la Universidad de Leiden (Países Bajos), y Jan J. Ban Bavel, del Perception an Evaluation Laboratory en Nueva York: dependiendo de a quién votemos nos tragaremos o no distintas fake news.

¿De qué lado está la ciencia?

La ideología influye en la opinión sobre temas relacionados con la ciencia. En la política estadounidense, que enfrenta a republicanos y liberales, el ejemplo más claro es el debate sobre el cambio climático, pero también la evolución, las células madre, las vacunas o la energía nuclear.“Mientras que los liberales son más igualitarios, los conservadores dan más importancia a la libertad”, explica a Sinc Elizabeth Suhay, politóloga en la American University de Washington (EE UU) y especialista en opinión pública y conocimiento científico. “Las personas que sienten un fuerte compromiso con uno u otro valor se enfrentan a la información científica de forma sesgada”.

La investigadora explica que, por ejemplo, el debate sobre el cambio climático depende en gran medida de la preferencia política. “Los conservadores suelen negar este problema medioambiental, ya que contrarrestarlo supone unos costes extra a las empresas. Por eso la regulación económica de esta tendencia política en el área es crítica”, comenta Suhay. Un estudio recién publicado en Nature Climate Change confirma el fuerte vínculo entre el conservadurismo en EEUU y el negacionismo del cambio climático.

“Pero también se dan ejemplos de información sesgada en el sector liberal”, continúa la experta. “La tendencia de las personas que se identifican con este grupo político es creer que la orientación sexual tiene origen genético”. Según la experta, algunos utilizan esta creencia para exigir un trato igualitario a las personas del colectivo LGTB. Sin embargo, hay muchas otras razones para reivindicar esta igualdad sin necesidad de recurrir a un argumento científicamente dudoso.

“Al final, la política se relaciona con la ciencia porque es poderosa. Este poder hace que todos quieran tenerla de su lado, interpretando la información de la forma que más conviene a su colectivo”, concluye Suhay.

Cuestionando la libertad de elección

Al razonar y tomar decisiones, las personas cometemos errores de manera sistemática y en la misma dirección. Estos deslices del inconsciente, los sesgos cognitivos, son difíciles de detectar, sobre todo en uno mismo.

“En el laboratorio usamos experimentos diseñados específicamente para localizarlos”, explica a Sinc Helena Matute, catedrática de Psicología Experimental en la Universidad de Deusto y directora del Laboratorio de Psicología Experimental. “En ellos proponemos actividades y observamos que todo el mundo comete los mismos errores al hacerlas”, cuenta la experta.

Uno de los contextos más comunes donde estos sesgos ponen la zancadilla es la política. Hay veces que el sentimiento de pertenencia a un grupo es tan fuerte que consigue que nuestra cabeza funcione diferente ante un mismo dato. “Eso es mentira”, contestarían los votantes adscritos al partido perjudicado. “Evidentemente, es cierto”, suele ser la respuesta de los afines a la oposición.

Así lo explica Matute: “Si una noticia falsa muestra a nuestro partido en apuros, la identificamos como tal y recordamos sin problema lo que ocurrió realmente. En el caso de una noticia amañada que perjudique al partido de la competencia, no ponemos nada en duda. A veces hasta creemos recordar que los hechos fueron tal y como nos los están contando”.

Los míos siempre llevan la razón”

Para comprobar hasta qué punto actúan estos errores del inconsciente, Drew Westen, director de Psicología Clínica en Emory, lideró en 2006 un estudio con motivo de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2004.

En el experimento, los votantes demócratas se enfrentaron a afirmaciones contradictorias de John Kerry y los republicanos, de George W. Bush. A la par, se les hizo una resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés).

Los investigadores observaron que las partes del cerebro que se activaron en los votantes partidistas fueron las asociadas a la regulación de las emociones, no al razonamiento. No se trataba de una respuesta cerebral racional, sino emocional.

Según Van Bavel y Pereira, la necesidad de pertenecer a un grupo, en este caso político, podría explicar esta reacción y por qué las fuentes de información veraz no son motivo suficiente cuando los datos, o bien los proporciona el propio partido, o bien tratan aspectos negativos de este.

Sentimiento de pertenencia

“Por un lado, todos perseguimos metas sociales. Los partidos políticos permiten cubrir este tipo de objetivos y otras necesidades psicológicas”, declara a Sinc Pereira. “Por otro lado, perseguimos la precisión, el conocimiento exacto sobre el mundo”.

Según la investigadora, la importancia que una persona da a una u otra meta (pertenencia social y conocimiento fiable) cambia según las diferencias individuales y el contexto que rodee la situación comunicativa.

Las investigaciones por neuroimágenes analizadas en el artículo de Van Bavel y Pereira revelan que al proporcionar sentimiento de pertenencia y ayudar a la definición de uno mismo, la unión a una corriente política refuerza nuestra identidad.

Los expertos explican que en estos casos, interpretar información falsa como verdadera es el resultado de dar prioridad a la identidad e ideología frente a la precisión y fiabilidad. O dicho de otro modo, hay quienes prefieren las ideas que defiende un partido político por encima de la calidad de las fuentes de información.

Ni las evidencias son motivo suficiente

Así lo demostraron Brian Schaffner, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Massachusetts (EE UU), y Samantha Luks, directora general de Investigación Científica en la firma internacional YouGov. En un experimento mostraron a 1.388 personas dos fotografías: la multitud que acudió al discurso inaugural de Obama y la que lo hizo a la de Donald Trump.

Aunque era evidente que en la primera se veía más gente, el 15% de encuestados adeptos del actual presidente de EE UU respondió que era la segunda.

Los resultados de estas encuestas, publicadas en The Washington Post, muestran que aquí no vale ni el “si no lo veo, no lo creo”. La fidelidad al partido llega a ser más importante que la evidencia e incluso que la afinidad ideológica real que tenemos con este.

“Si no hubiera disputas políticas, cualquier persona que hubiese observado la fotografía hubiera visto más multitud en la tomada durante el discurso de Obama. Sin embargo, algunos seguidores de Trump utilizaron la situación para expresar su apoyo por el presidente estadounidense antes que contestar a la encuesta objetivamente”, explicaban en el diario americano Schaffner y Luks.

Tal y como afirman en su artículo Van Bavel y Andrea Pereira, en los sistemas políticos dominados por dos grupos enfrentados, como el de EE UU, la intensidad de su influencia aumenta al crearse un sentimiento generalizado de un ‘nosotros’ contra ‘ellos’.

“Tener fuentes de información de calidad no nos resulta suficiente si pensamos que las personas que las producen pertenecen a un grupo distinto al nuestro”, explican los autores. “Puede que la oposición disponga de mejores escritores, periodistas y estándares editoriales, pero da igual. Dejamos de valorar estas garantías informativas y nos concentramos en lo que dice nuestro partido”.

Los votantes pueden experimentar disonancia cognitiva cuando se enfrentan a un fallo de su partido, explica Pereira. A veces, en lugar de cuestionar a nuestros líderes, acabamos reforzando nuestro apoyo para no poner en peligro el esquema de valores que nos sirve de apoyo en la vida.

La única solución, según la experta, es proporcionar información que no cree incertidumbre. “Enriquecer y contrastar la información, así como proporcionar una explicación más amplia de las noticias, sería una forma efectiva de corregir la tendencia a creer lo que me dicen que crea”.

Anuncios

Muere la youtuber que afirmaba haberse curado del cáncer con una dieta vegana | La mentira esta ahi fuera

Mari López, una youtuber estadounidense de origen latino, afirmaba en un canal de youtube que compartía con su sobrina Liz, que se había curado de un cáncer en 90 días por medio de una dieta vegana y oraciones. Finalmente el cáncer pudo con ella.

La mayor de las protagonistas del canal Liz & Mari, había recibido un diagnóstico de cáncer en estado IV, es decir, la enfermedad estaba extendida por todo el cuerpo. En vez de someterse a un tratamiento tradicional, Mari decidió curarlo por medio de una dieta vegana, basada en zumo de limón y jengibre, junto con su fe cristiana.

Llegó a afirmar en su canal que se había conseguido curar de la enfermedad, aunque hace unos meses se la volvieron a diagnosticar y finalmente falleció en diciembre.

Esta triste historia se torna en desquiciante, tras comprobar en un vídeo publicado ayer, que Liz aparentemente culpa de la muerte de su tía, a que en el segundo diagnóstico, Mari optó por abandonar la dieta vegana y aplicarse quimioterapia.

Cita del texto que acompaña a su vídeo:

– My aunt passed away in December because her cancer came back.

My aunt was inconsistent in her diet and spiritual life.

– My aunt did not continue juicing/raw vegan diet when she got diagnosed again, she chose to do radiation and chemo.

– I never pushed my aunt to do anything or stay away from doctors. She chose to do what she did and experienced healing, leading her to share her testimony to help others.

– I have never been against doctors or medical advice.

O incluso se torna en vomitivo al comprobar que ella misma dice (min 10:40), que ha empaquetado todos los vídeos de su tía, los ha subido a vimeo, y pide 70$ para que la gente (desesperada) pueda visualizarlos.

A través de Muere la youtuber que afirmaba haberse curado del cáncer con una dieta vegana | La mentira esta ahi fuera

Científicos analizan errores de los pocos estudios que reportan efectos adversos por consumo de transgénicos – ChileBIO

[cita] Los cultivos transgénicos son los cultivos más estudiados de la historia. Aproximadamente solo un 5% de los estudios de seguridad llevados a cabo con este tipo de cultivos muestran efectos adversos que presentarían algún motivo de preocupación y, a diferencia de los estudios que no muestran riesgos de seguridad, tienden a aparecer con mayor énfasis en los medios de comunicación. Además, algunos aspectos de la agricultura en general, como los herbicidas, los monocultivos y la propiedad intelectual, también contribuyen a las preocupaciones sobre los cultivos transgénicos, a pesar de que se aplican igualmente a la agricultura convencional.

En un estudio publicado en Plant Biotechnology Journal por el científico chileno Miguel Ángel Sánchez del gremio ChileBio, y el científico estadounidense Wayne Parrot de la Universidad de Georgia, se analizaron 35 estudios, los cuales fueron seleccionados desde 4 meta-análisis; los artículos no publicados en revistas científicas, y reportes que solo evalúan inmunogenicidad de proteínas en lugar alimentos o cultivos transgénicos, fueron descartados.

Aunque estos reportes se basan en sólo un pequeño puñado de eventos de transformación genética (de centenares comercializados a nivel global), se utilizan para poner en duda a todos los cultivos transgénicos. Además, suelen provenir de unos pocos laboratorios, los grupos de investigación que los publican suelen repetirse (algunos de los estudios de estos grupos han sido retractados), y se publican en revistas de poca importancia y bajo factor de impacto. [fin de cita]

Origen: Científicos analizan errores de los pocos estudios que reportan efectos adversos por consumo de transgénicos – ChileBIO

Plátano transgénico “dorado” puede combatir la deficiencia de vitamina A en niños de África – ChileBIO

[cita] Científicos de la Universidad de Queensland, Australia, han desarrollado una variedad de plátano genéticamente modificado alto en betacaroteno, el precursor de la vitamina A. Actualmente se está cultivando experimentalmente en Uganda, donde se espera que pueda aportar a reducir los millones casos de ceguera y muerte infantil por deficiencia de esta vitamina.

Después de más de una década de desarrollo, la primera cosecha de este plátano se ha producido en Uganda utilizando una variedad de plátano africano usado en la cocina local. “Estamos teniendo más de cuatro veces nuestro nivel objetivo [de vitamina A] por lo que estamos muy contentos con eso”, dijo el profesor James Dale, científico principal del estudio.

La deficiencia de vitamina A puede conducir a la ceguera, a un sistema inmune deteriorado, y puede afectar el desarrollo del cerebro, afectando mayormente a niños menores de 5 años. Mientras que se está controlando en gran parte del mundo, el profesor Dale dijo que este problema está empeorando en África.

Esta variedad de plátano de cocina de las tierras altas o del este de África, que es picado y cocido al vapor, es un alimento básico de muchas naciones del este de África, pero tiene niveles bajos de micronutrientes, particularmente de betacaroteno (pro-vitamina A) y hierro.

El investigador Jean-Yves Paul dijo que hasta 700.000 niños mueren en todo el mundo como resultado de la deficiencia de vitamina A cada año, y los de las zonas rurales son los más afectados. Afirma que los plátanos son la fruta perfecta para aumentar esos niveles de vitamina A y hierro.

“La palabra comida en Uganda, matoke, significa plátano”, dijo.

[…] Las modificaciones genéticas se probaron en el banano Cavendish en el extremo norte de Queensland antes de que el proyecto se trasladara a África. Durante las pruebas, los investigadores estaban preocupados por una posible pérdida de betacaroteno en las siguientes generaciones de cultivos, pero luego de los ensayos están muy contentos de que estos no ocurriera.

“Durante cinco generaciones hemos podido mantener el nivel de pro-vitamina A y, en algunos casos, aumentarlo con el tiempo, lo que es realmente emocionante”, dijo el profesor Dale.

La fruta no estará disponible para comer en Uganda por otros seis años, ya que debe pasar por pruebas de reglamentación. El profesor Dale dijo que no esperaba ver un impacto en los lugareños hasta 2025.

“Casi seguramente seremos capaces de seleccionar lo que llamamos nuestra ‘línea de élite’ y esta es la línea que pasará por el proceso de regulación y finalmente será aprobada para los agricultores”, dijo.

También se está trabajando en la biofortificación de hierro del plátano y los cultivos serán distribuidos gratuitamente a los agricultores cuando estos sean autorizados. [fin de cita]

Origen: Plátano transgénico “dorado” puede combatir la deficiencia de vitamina A en niños de África – ChileBIO

Tomas poca estevia – Cuaderno de Cultura Científica

[cita] Reducir el consumo de azúcar no es sencillo. Nos hemos acostumbrado al sabor dulce. En artículos anteriores hemos concluido que consumir miel, siropes o azúcar moreno no es la solución, ya que son como consumir azúcar. Por eso una de las opciones que se nos plantean es sustituir estos azúcares por otros edulcorantes. Los datos de consumo apuntan en esta dirección: «Actualmente el volumen de consumo de azúcar en España es casi 40 veces mayor que el del edulcorante. En cambio, desde 2015 el volumen consumido de azúcar ha disminuido un 13%, mientras que el del edulcorante ha aumentado un 11,7%».

De entre todos los edulcorantes que encontramos en el mercado (aspartamo, sacarina, maltitol, xilitol, acesulfamo, etc.) de los que hablaremos en una próxima entrega de la serie «Azúcar y otros edulcorantes», el que tiene una mejor imagen es la estevia.

Qué es la estevia

La sacarina, el aspartamo, y demás edulcorantes suelen denominarse coloquialmente «edulcorantes artificiales», mientras que la estevia suele llamarse «edulcorante natural». Esta distinción no es trivial, sino que atiende a una estrategia publicitaria: aquello que se relaciona con la naturaleza nos resulta más atractivo y saludable.

Los productos denominados estevia que encontramos en el mercado, tienen un aspecto similar al azúcar blanco, aunque en el envase encontremos la imagen de una planta.

Realmente, la estevia no se comercializa en España. Está prohibido vender la planta como alimento, ni siquiera sus hojas secas*. La principal razón es que no es un producto de consumo tradicional y, la segunda razón, es que la planta contiene compuestos con actividad farmacológica, entre ellos hipotensores. Lo que se vende como estevia (a veces bajo otros nombres comerciales) se trata de una mezcla de diferentes edulcorantes, entre los cuales se encuentra el E-960. [fin de cita]

Origen: Tomas poca estevia – Cuaderno de Cultura Científica

El hombre que derribó con ciencia las terapias alternativas | Ciencia | EL PAÍS

[cita] Edzar Ernst pasó dos décadas estudiando pseudomedicinas como la homeopatía hasta que Carlos de Inglaterra logró apartarle de su puesto.

“Nunca supuse que hacer preguntas básicas y necesarias como científico podría provocar polémicas tan feroces y que mis investigaciones me involucraran en disputas ideológicas e intrigas políticas surgidas del más alto nivel”. Quien así habla es Edzard Ernst, seguramente el científico más detestado por los defensores de la pseudomedicina de todo el mundo. La razón es sencilla: el fruto de su trabajo les deja sin argumentos. Ernst (Wiesbaden, Alemania, 1948) fue el primero en someter a las llamadas terapias alternativas al rigor de la ciencia de forma sistemática, para llegar a una conclusión: remedios como la homeopatía no son más que placebo y los que la recetan violan la ética médica.

[…] “Cuando se abusa de la ciencia, secuestrada o distorsionada con el fin de servir a sistemas de creencias políticos o ideológicos, las normas éticas patinan. La pseudociencia resultante es un engaño perpetrado contra los débiles y los vulnerables. Nos lo debemos a nosotros mismos, y a los que vengan después de nosotros, permanecer en lucha por la verdad sin importar la cantidad de problemas que esto pueda causarnos”. [fin de cita]

Origen: El hombre que derribó con ciencia las terapias alternativas | Ciencia | EL PAÍS

A %d blogueros les gusta esto: