Archivo de la categoría: Argentina

Inquebrantables | El Cohete a la Luna

Fuente original y artículo completo: Inquebrantables | El Cohete a la Luna

La dignidad es una virtud discreta como el aire: sólo se repara en ella cuando se la pierde.

¿Se acuerdan de la dignidad? Me refiero a una virtud a la cual, hasta no hace tanto, se le concedía importancia. Tanta que, en el lamentable caso de su ausencia, había que preocuparse por fingir que se la poseía. “Quítenle el delantal al obispo, el sombrero y su lazo al alguacil; ¿qué serían ellos, de este modo? Hombres. Simples hombres. La dignidad, y hasta la santidad, a menudo dependen más de la chaqueta y la pechera de lo que alguna gente imagina”, escribió Charles Dickens en Oliver Twist.

Continuar leyendo en https://www.elcohetealaluna.com/inquebrantables/ .

Anuncios

Fondos para esconder | El mundo de los paraísos fiscales | Página12

Fuente original: Fondos para esconder | El mundo de los paraísos fis… | Página12

Producción: Tomás Lukin

Los paraísos fiscales guardan una estrecha relación con el mundo de las finanzas globales, el secretismo y los negocios que se realizan en las sombras. El vínculo es tan cercano que hasta es posible decir que en el universo offshore estos dos elementos, dinero y secreto, se necesitan. Uno es la razón de existencia del otro. Si no hubiera fondos para esconder de poco serviría la red de jurisdicciones de baja o nula tributación. Si no hubiera fondos para ocultar tampoco serviría sostener un alto grado de silencio sobre los movimientos financieros y de nada servirían las filtraciones de información.

Existe el fraude y existe un vehículo para protegerlo y disimularlo donde el límite entre lo legal y lo ilegal se vuelve tenue. Los principales diarios del mundo llenaron, hasta hace poco, sus páginas de nombres y números y escándalos que se desarrollaron con diversa intensidad a partir de la filtración de información vinculada a las guaridas fiscales y sus clientes. Políticos, funcionarios, deportistas, artistas fueron expuestos por el mismo poder que en otras ocasiones fue protector de lo que ahora permitía ver. Y allí, en esos cientos de miles de millones de dólares que nadie vio salir de nuestro país, logramos conocer y mensurar cuántas escuelas no construimos, cuantos hospitales no equipamos, cuantas rutas jamás serán transitadas, cuantas políticas públicas de inclusión social jamás verán la luz. Y vimos como el dinero que era nuestro cambió de manos, de nombres, de jurisdicciones para generar cáscaras de empresas sin nada, para generar laberintos, para perderse y reconvertirse en sobornos, en armas, en drogas, en dinero ilícito que busca, como siempre lo ha hecho el dinero, reproducirse rápidamente y sin riesgos.

Los números son impactantes. La evasión de las grandes empresas a través de paraísos fiscales cuesta a los países en desarrollo por lo menos 100.000 millones de dólares al año. Esos fondos permitirían evitar cerca de 71 millones de muertes prematuras, se añadirían más de 14 millones de nuevos trabajadores sanitarios y se construirían cerca de 378 000 nuevas instalaciones sanitarias de las cuales el 93 por ciento serán centros de atención primaria en al menos 67 países en desarrollo. Falta regulación fiscal y financiera para hacernos de los recursos para eliminar la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La CEPAL estima que la evasión fiscal en América Latina alcanza el 6,3 por ciento del PBI lo que equivale al 95 por ciento de la inversión en educación en la región.

Argentina no está exenta de esta problemática que día a día erosiona el presupuesto público y priva de una mayor calidad de vida a su población. Hay mas 220.000 millones de dólares de argentinos en cuentas offshore que equivale a casi el 40 por ciento del PBI argentino. En 2016 la evasión de impuestos de empresas multinacionales en Argentina fue de 21.406 millones de dólares, una cifra equivalente al 70 por ciento del presupuesto total de la Provincia de Buenos Aires para el año 2018. Es necesario el compromiso de todos los niveles de gobierno en la lucha contra las guaridas fiscales. Las autoridades nacionales, provinciales y municipales deben revisar sus contrataciones públicas con el fin de cancelar o redefinir aquellos contratos con empresas que operen o tengan vinculaciones comerciales con territorios offshore.

Es necesario que sea la gestión pública, el Estado como actor central en el ordenamiento de la vida institucional del país, la que muestre el camino de la transparencia al sector privado. Es fundamental que las empresas demuestren un comportamiento fiscal más responsable. Siguiendo una iniciativa surgida en España, a través de la ONG Oxfam Intermon, la Federación Argentina de Municipios, Fundación SES y la Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe acordaron puntos en común para comenzar a trabajar en una campaña contra la utilización de paraísos fiscales y cuentas offshore por parte de las empresas que quieran trabajar en y con los municipios argentinos. Aquellos municipios que quieran sumarse a la iniciativa serán declarados como “zonas libres de guaridas fiscales”. Aportando de este modo un insumo más a la transparencia en la contratación pública y permitiendo que solo accedan a licitaciones con el Estado aquellas empresas sin vínculos con las redes de servicios offshore.

* Secretario de la Red de Justicia fiscal de América Latina y el Caribe.

Uso de datos personales | Página12

Fuente original: Uso de datos personales | Página12

(El uso de las negritas es mio).

El subsecretario de Comunicación Estratégica, Hernán Iglesias Illia, declaró en 2016, cuando se filtró la información respecto a que el PRO quería tener acceso a los datos personales de los ciudadanos de todo el país, que los iban a usar “para el bien”. Es decir, para comunicar las buenas noticias del gobierno, a diferencia del kirchnerismo que usaba las cadenas nacionales para hacer propaganda política. El funcionario se explayó y dijo que la comunicación gubernamental del macrismo sería segmentada y focalizada para estar a tono con los intereses de los individuos. Vaya si lo lograron. Desde ese momento, y del mismo modo que las empresas privadas como Google o Facebook que sugieren datos en base a búsquedas previas efectuadas por los usuarios, las casillas de mails empezaron a inundarse con correos electrónicos de funcionarios, en sintonía con lo averiguado recientemente respecto de los usos de datos de la Consultora Cambridge Analytica en un caso con repercusiones mundiales. Pero, como ya es norma desde la asunción de este gobierno, el hecho fue invisibilizado por los medios dominantes de comunicación.

Lo acaecido cotidianamente en la capital nacional es el punto culminante de esa manipulación de los datos con tintes proselitistas. Por caso, el 3 de mayo a numerosos vecinos de la ciudad, entre los cuales nos encontramos varios docentes, nos llegó una invitación. Quienes vivimos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y trabajamos en el ámbito estatal estamos acostumbrados a esta flagrante violación de la privacidad disfrazada de información mediante la cual recibimos varios correos diarios de Horacio, Soledad, Diego, Felipe o Franco. Se trata de mensajes publicitarios de Rodríguez Larreta, Acuña, Santilli, Miguel o Moccia, es decir las principales figuras del PRO en la gestión capitalina, enviados con su nombre de pila como una señal de cercanía. En esta oportunidad la invitación era para una charla este 10 de mayo a las 17.30 en el distrito Audiovisual, en Dorrego 1898, “para charlar con Cris Morena, creadora de las novelas infantiles y juveniles más exitosas de la televisión y compositora de los temas que hoy se cantan en todo el mundo. Hablaremos sobre su trayectoria y su compromiso social con la educación junto a Horacio Rodríguez Larreta, Enrique Avogrado y Soledad Acuña”.

Las reacciones de indignación de los numerosos grupos de whatsapp de docentes de los cuales formo parte no se hicieron esperar, aumentadas las mismas en tiempos de incumplimientos paritarios, descuento de huelgas y promesa de desintegración de 29 Institutos Superiores de Formación Docente. No obstante, el enojo no es buen consejero a la hora de analizar determinadas cuestiones. Por tanto, creer que la invitación a una estrella del espectáculo que ostenta un especial discurso de autosuperación, es un fiel prototipo del emprendedurismo y que por otro lado hace programas con incuestionable éxito comercial forma parte de una provocación es un error. Más bien habría que pensarlo en estrecha conexión con lo sucedido en materia educativa desde el año 2007.

Por un lado, la proliferación de discursos de autoayuda y del individualismo “new age”, como demuestra Pablo Vommaro en sus diversos trabajos sobre la construcción política del PRO, forma parte de la búsqueda de la empatía permanente, construye la impresión de que ese partido lleva adelante sus políticas con gente que siempre transmite la idea de ser recién llegados, lo cual les permite identificarse con un alto porcentaje del electorado que descree de la política tradicional. Cris Morena escribió en su twitter haciendo referencia a su presentación: “chicos me ilumina verlos cerca y ver el brillo de sus ojos”. Es una clara demostración del uso que hace de estas corrientes. Por otro lado, las políticas focalizadas al emprendedurismo son otra constante en el Ministerio de Educación de la ciudad primero, y nacional, después. Una nota de La Nación del día 20 de julio de 2017, presenta al nuevo ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Sanchez Zinny, como un emprendedor educativo. Ese concepto, sumado al de la meritocracia permea todos los documentos oficiales de las gestiones macristas. Desde esta perspectiva, a la incertidumbre debe combatírsela con una dosis de emprendedurismo, lo que llevará al éxito en la vida, siempre medido en dinero.

Lejos de ser una provocación, la invitación a Cris Morena a hablar de educación es parte de una lógica que piensa el proceso educativo asociado a las lógicas de mercado, subordinando el Estado a sus reglas y dictámenes.

* Magister en Ciencias Sociales (Unahur-UBA).

“Cementerio de canelones”, “arruinador de alegrías”, “tobogán de piojos”: los tuiteros se rinden a los insultos de los argentinos

http://www.publico.es/tremending/2018/03/28/cementerio-de-canelones-arruinador-de-alegrias-tobogan-de-piojos-los-tuiteros-se-rinden-a-los-insultos-de-los-argentinos/

Las pruebas del espionaje | Artistas y gremialistas… | Página12

Fuente original: Las pruebas del espionaje | Artistas y gremialistas… | Página12

Artistas y gremialistas recibieron sus legajos confeccionados por la policía bonaerense durante la dictadura.

La  Comisión Provincial por la Memoria (CPM) le entregó a artistas, gremialistas y referentes de organizaciones sociales los legajos que Dirección de Inteligencia de la Policía de la provincia de Buenos Aires (Dipba) había confeccionados sobre ellos en el marco de la persecución política de la que fueron víctimas durante la última dictadura cívico militar.

El acto de entrega de la documentación, que prueba el espionaje de las fuerzas de seguridad, tuvo lugar en el predio donde funcionó esa dependencia de la policía bonaerense. Durante un acto en el que se conmemoraron los 42 años del último golpe de Estado se descubrió uno de los pañuelos de las Madres que fueron retirados de la Plaza de Mayo y que formará parte de la fachada del inmueble situado en la calle 54 entre 4 y 5, de La Plata.

La actriz Nacha Guevara, el cura católico Luis Farinello, el dirigente judicial Antonio Cortina y el pintor Germán Gargano fueron algunos de los que recibieron la documentación. Algunas de las acciones por las que los espías policiales les habían hecho un seguimiento fue por cantar canciones extranjeras, participar en filmes “contrarios al ser nacional”, encabezar marchas por la ley de teatro, realizar asambleas gremiales o trabajar en asentamientos de emergencias, tal como consta en los textos desclasificados.

“No sé si lo voy a quemar o lo pongo en la biblioteca. Porque ésta (la que figura espiada en ese legajo) también soy yo, y estoy muy orgullosa”, dijo Nacha al recibir de manos del premio Nobel de la Paz y presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel, una caja verde conteniendo todos los informes elaborados por la Dipba.

Alejandra Darín asistió como secretaria de la Asociación Argentina de Actores y en nombre de Ana María Picchio, que no pudo estar presente. También se hizo entrega de los legajos de Arturo Blatezki, en representación de la Iglesia Evangélica del Río de La Plata; Oscar de Isasi de ATE; Roberto Baradel por CTERA; Raúl Archuvi del gremio de los no docentes de la Universidad Nacional de La Plata (ATULP) y Julieta Escande de la FEB.

“Lo que siento es contradictorio –agregó Nacha en su discurso-. Por un lado la alegría de estar con vida y seguir creyendo en los mismos principios de libertad; energúmenos que hacen esto habrá siempre, pero también somos muchos los seres libres.”

Darín dijo estar “orgullosa de mis compañeros perseguidos, secuestrados, desaparecidos, que son un ejemplo”. “Quiero contar que Ana María Picchio no pudo venir. Pero le pregunte qué quería que dijera en su nombre y me dijo que esto (por el legajo) también era ella, y me gustaría saber qué hubieran querido decir los 28 compañeros secuestrados desaparecidos”, afirmó.

Por su parte, Baradel recibió en representación de la central docente Ctera, el legajo que la policía bonaerense realizó sobre las actividades de docentes. El titular de Suteba recordó a los más de 600 maestros desaparecidos de todo el país y pidió que “no suceda nunca más”. “Hoy hay formas más sofisticadas de controlar, de vigilar, como decir barbaridades de los que no pensamos igual y cuando eso pasa, tenemos que mirar para atrás, para esos maestros (desaparecidos), y al pensar en eso la mochila se hace liviana y el compromiso más fuerte”, destacó.

El adiós a la política de la no política | Página12

Tienen 11 años. Dentro de poco, en 2023, podrán votar. Van a la escuela y muchos de ellos están por comenzar su sexto grado.

A lo largo de estos años de escolaridad podrán ir sintiendo más o menos curiosidad por la marcha del país, por los temas de la agenda política, social y económica. Vivirán con mayor o menor intensidad y crudeza los impactos de la realidad sobre la vida de su propia familia. En tanto sigan yendo a la escuela, lo cual es su derecho, estarán expuestos a lecturas, clases, pruebas, indagaciones, intercambios y búsquedas que podrán ampliar sus miradas.

Muchas veces se habló de la necesidad de una supuesta neutralidad u objetividad de los contenidos escolares, entendidas como apoliticidad: “política en la escuela, no”, algo que me gusta llamar la política de la no política. Hace pocos meses esta postura cobró carnadura cuando la desaparición de Santiago Maldonado y las acaloradas discusiones en torno de la pertinencia o no de que esa situación fuera tema en las escuelas.

Parece que algo saldó y hoy podemos celebrar que muchos de esos chicos de sexto podrán tener en sus manos el libro de Ciencias Sociales 6 Bonaerense de Aique Grupo Editor, que toma como contenido, por ejemplo, “El gobierno de Mauricio Macri”.

Claro que esa alegría por la invitación editorial al tratamiento en las aulas de la política y de la historia reciente se acabará en cuanto cualquier docente prevenido pase del título al contenido de la nota, que empieza diciendo: “A comienzos de 2015, la muerte del fiscal Alberto Nisman generó masivas protestas y los sectores opositores al Gobierno ganaron la calle. El fiscal Nisman había realizado una denuncia por encubrimiento de la investigación de la causa Amia.” Continúa afirmando que: “Ante el cambio en el humor social, el oficialismo recurrió a un candidato moderado para competir en la elecciones nacionales que se disputaron en octubre.”

Hay ahí una cantidad de conceptos a enseñar/aprender: fiscal, ganar la calle, encubrimiento, causa Amia, humor social. Vale.

Ahora bien, se toma una situación todavía no resuelta por la justicia, la muerte de Nisman, para señalar una relación causal con la elección de un candidato y, agrego a lo que cité textualmente, con una posterior derrota electoral de ese candidato. Pedagógicamente errado. Políticamente antojadizo.

Me pregunto, además, por qué una empresa privada editorial elige, en un texto escolar, alinearse dentro de una parcialidad política al pretender vender como una verdad neutra el tratamiento de un caso altamente politizado que todavía ni siquiera es cosa juzgada. ¿Será que hay lineamientos ministeriales al respecto? Lo creo posible aunque no lo puedo asegurar.

Hagamos escuela, hagamos educación como política de justicia, dicho esto en el sentido más amplio, pero no hagamos la trampa de querer hacer pasar una opinión vulgar por una transposición didáctica.

Las cabezas y los corazones de esos pibitos de sexto grado se están moldeando todo el tiempo. Lo sabe Aique, lo sabe Durán Barba, lo saben los ministros, lo sabemos los docentes. Todos disputamos sentidos.

Que la democracia, la política y la participación asienten en las aulas es una tarea compleja y respetuosa que no admite adoctrinamientos. Sí, en cambio, requiere proponer situaciones en las que los contenidos de estudio sean puestos en cotejo con la actualidad mediante la indagación de sus múltiples tramas y territorios; en las que los chicos participen de proyectos comunitarios y culturales; en las que tengan palabra y parte; en las que su curiosidad derive en deseo de aprender para poder; en las que no haya censura previa ni respuesta trucha para ninguna pregunta; en las que toda búsqueda requiera de trabajo cooperativo y respeto por los distintos puntos de vista.

Por estos días maestros y profesores tenemos que animarnos a dar lugar, por ejemplo, al abordaje en clases de cuestiones políticas tales como la causa AMIA, las paritarias, los precios de los alimentos, la actuación del policía Chocobar, la huelga de mujeres, el ataque armado en una escuela de EEUU, las inundaciones en Salta. Las distintas manifestaciones de la vida y de la muerte están presentes en los cotidianos escolares.

Pareciera, al fin, que nos pusimos todos de acuerdo: ya no se puede sostener que “este tema (esa cuestión, aquella historia, tal conflicto) no es algo propio de la escuela”. Pero ojo. Nuestra tarea como trabajadores de la educación será ayudar a los chicos a desconfiar de las posverdades, a leer entre líneas y detrás de líneas.

Ni las guerras, ni las drogas, ni la contaminación, ni los vaivenes de la economía, ni el delito, ni las cuestiones de género, ni la pobreza –por mencionar sólo algunas de las cosas que resuenan en los cuerpos y en las conciencias– son asuntos aplazables con vulgata textual.

“Aique” ser limpios. Abuso intelectual de menores, no. No se puede.

* Director del Colegio de la Ciudad. Especialista en Educación.

A través de El adiós a la política de la no política | Página12

El sostenimiento estatal a la Iglesia Católica | Op… | Página12

En los últimos días, se ha instalado en la agenda pública la discusión en torno a uno de los tantos aportes económicos que realiza el Estado a la Iglesia católica. Puntualmente, el de las asignaciones que reciben los arzobispos y obispos. Esa erogación responde al Decreto-Ley Nº 21.950, sancionada en 1979, que prescribe el otorgamiento de una asignación mensual a los arzobispos y obispos con jurisdicción sobre arquidiócesis, diócesis, prelaturas, eparquías y exarcados del Culto Católico Apostólico Romano. Se ha argumentado que esa normativa, junto con otras que contemplan contribuciones con fondos públicos a la formación del clero y a curas párrocos o vicarios ecónomos de parroquias situadas en zonas de frontera, “interpretan” el espíritu del artículo segundo de la Constitución Nacional, que hace referencia al sostenimiento del culto católico por parte del gobierno federal.

La controversia no es nueva. Dos décadas atrás, al interior de la propia Conferencia Episcopal Argentina, el entonces arzobispo de Resistencia, Carmelo Giaquinta impulsó un proyecto –el Plan Compartir–, orientado a generar una mayor concientización de la feligresía católica en el sostenimiento de su culto en paralelo a la renuncia de los aportes económicos estatales. Más allá de las loables intenciones, la iniciativa no llegó lejos.

Es pertinente aclarar que los 130 millones de pesos que actualmente el gobierno dice entregar a la Iglesia católica en concepto de asignaciones para su jerarquía es apenas una pequeña porción, si los comparamos con los subsidios recibidos por sus establecimientos educativos, sus organizaciones caritativas y productivas. O incluso, si los cotejamos con los ingresos propios de la institución católica. Focalizar el debate en el “salario” de los obispos puede resultar mediáticamente fructífero en términos de audiencias, pero desde el punto de vista analítico, es a todas luces superficial e insuficiente.

En ese sentido, debemos advertir que no sólo cuestiones monetarias marcan una situación jurídica privilegiada de la Iglesia católica. Elementos simbólicos que se enmarcan en un trato preferencial por parte del Estado también refuerzan ese estado de situación. La institución católica detenta una personería jurídica de carácter público, al igual que el Estado Nacional, las Provincias y los Municipios. Las iconografías católicas que decoran organismos oficiales y la convocatoria para la realización del Tedeum no están prescriptas en la legislación, pero su permanencia y continuidad denota con claridad el indiscutido y naturalizado papel protagónico que detenta la Iglesia católica en el escenario público argentino.

Ahora bien, salvo algunas excepciones, las propuestas “igualitarias” que emanan de referentes religiosos de otros cultos apuntan a obtener las mismas prerrogativas del catolicismo, proyectando un formato estatal de carácter pluri-confesional. En otras palabras, la “equidad” religiosa no vendría de la mano de un Estado más autónomo, garante de la libertad de conciencia que supone también el derecho a sustentar una convicción de indiferencia hacia lo religioso; sino de un poder civil ya no entrelazado con una sino con varias religiones en simultáneo.

En las antípodas, debemos situar a modelos como el italiano o el alemán, en el que cada ciudadano/a indica si desea destinar parte de sus contribuciones a algún culto en particular o a ninguno. No son las estructuras institucionalizadas de los poderes religiosos las que definen los aportes estatales, sino la ciudadanía es quien ejerce el derecho a decidir la direccionalidad de una parte de sus impuestos.

Sin duda, otro paradigma imbuido del reconocimiento de derechos ciudadanos. Como podrá advertirse, la discusión de fondo entonces no se centra en qué recibe un obispo del Estado, sino en el tipo de vínculo que se establece entre el Estado, las instituciones religiosas y la sociedad. No pareciera ser éste el eje subyacente al debate instalado en nuestro país. Ni por quienes pretenden dirigir la agenda pública, ni por quienes buscan la equidad de cultos “colonizando” al Estado.

De todos modos, independientemente de las motivaciones de aquellos que han colocado el financiamiento estatal del culto en la mesa de discusión, vale la pena no dejar pasar la oportunidad para impulsar transformaciones que armonicen la legislación respectiva con los principios de la libertad de conciencia y el respecto por la diversidad, normas fundamentales para una convivencia democrática.

Q Investigador del Conicet. Profesor de la Facultad de Ciencias Sociales/UBA.

A través de El sostenimiento estatal a la Iglesia Católica | Op… | Página12

A %d blogueros les gusta esto: