Archivo de la categoría: Bolivia

Bolivia: 3 claves del éxito económico del país que más crece en América del Sur – BBC News Mundo

Fuente original: Bolivia: 3 claves del éxito económico del país que más crece en América del Sur – BBC News Mundo

25 octubre 2017

Lleva más de una década creciendo a un promedio anual de 5%, que es muy superior al de Estados Unidos y el resto de los países sudamericanos.

A pesar de la crisis del precio de las materias primas, logró ahorrar y fue cauto en no despilfarrar el dinero que le llegó después de decretar la nacionalización de los hidrocarburos en 2006.

Sí, es cierto, ha crecido gracias a los cuantiosos ingresos que le dan las exportaciones de gas natural (que le vende a Brasil y Argentina), corriendo el riesgo de anclar su desarrollo a este recurso.

Y aunque ha hecho esfuerzos por diversificar la economía (con la venta de diesel, estaño y soya), queda pendiente la pregunta de por cuánto tiempo podría sostener su modelo de desarrollo.

Le llaman “el milagro económico boliviano”, que despegó en los gobiernos de Evo Morales, una gestión que -desde un punto de vista político- ha sido destacada por sus reformas inclusivas, pero duramente criticada por sus tintes autoritarios, casos de corrupción y el nacimiento de una nueva “burguesía aymara”.

Pero en lo que a la economía se refiere, expertos internacionales y locales coinciden valorar los resultados de la gestión del equipo del mandatario.

El año pasado, Bolivia creció 4,3%, seguido por Paraguay (4,1%) y Perú (4%). La lista sigue con Colombia (2%), Chile (1,6%) y Uruguay (1,5%).

Crecimiento económico América del Sur

2016

Fuente: Fondo Monetario Internacional – BBC

El desempeño boliviano fue bastante alto si lo comparamos con Estados Unidos, que apenas creció 1,5% y con Latinoamérica en su conjunto que sufrió una contracción de 0,9%.

¿Cuáles son las 3 claves del crecimiento económico?

1.Hidrocarburos

En 2006, cuando Evo Morales decretó la nacionalización de los hidrocarburos, se inició una nueva etapa en la economía boliviana.

Esta nueva fase incluyó en algunos casos el paso de empresas privadas a manos del Estado y, en otros, la renegociación de contratos con empresas extranjeras que continuaron operando en el país.

Una docena de multinacionales suscribieron nuevos contratos con la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y -entre otras cosas- se acordó el pago de un tributo sobre el valor de la producción de entre el 50 y el 85%.

“Al cambiar la política impositiva, aumentaron considerablemente los ingresos del Estado”, dice Luis Pablo Cuba, docente invitado de la Universidad Mayor de San Simón.

“Pienso que la nacionalización y el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) fueron algunos de los principales elementos que explican el alto crecimiento económico”.

El alza de ingresos fiscales fue acompañada de fuertes inversiones públicas y un modelo de desarrollo productivo basado en la demanda interna.

2. Ahorro

“En los últimos 14 años, el crecimiento económico ha sido impulsado principalmente por el boom de las materias primas, los ingresos por aumento de impuestos, significativas inversiones públicas y alto gasto social”, le dice a BBC Mundo un portavoz del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Durante el boom de las materias primas la pobreza en Bolivia bajó un tercio y las autoridades sabiamente ahorraron una parte de los recursos construyendo un cuantioso colchón financiero”, agrega.

Un colchón que pasó de US$700 millones a US$20.000 millones, configurando un ahorro que le permitió amortiguar la caída de precios de las materias primas a partir de 2014.

Y a pesar de que la curva es decreciente, sigue destacando sobre el resto de sus vecinos: Bolivia creció un 5,5% en 2014; un 4,9% en 2015 y un 4,3% en 2016.

Ese liderazgo en el Cono Sur se mantendría este año y el próximo, según las proyecciones del FMI para Bolivia, con un 4,2% y un 4%, respectivamente.

Un análisis de Nicole Laframboise, publicado en el blog del FMI “Diálogo a Fondo”, señala que otro factor importante ha sido la caída en la dolarización (la utilización de dólares en vez de la moneda local) desde hace más de una década.

“Esto ha ayudado ha mejorar la efectividad de la política monetaria, ha contribuido a la estabilidad del sector financiero y ha permitido que más bolivianos tengan acceso al crédito y a los servicios financieros”, dice Laframboise.

3. Estabilidad

Tanto los expertos del FMI, como analistas locales, coinciden en que la estabilidad social ha contribuido al crecimiento económico.

Entre 2001 y 2005 Bolivia tuvo cinco presidentes bajo un clima de alta polarización y conflictividad. Al inicio del mandato de Morales también se atravesaron momentos muy complicados, durante el proceso constituyente y con sus adversarios políticos se atrincheraron en la regiones ricas de Bolivia.

Sin embargo, la radicalidad de los primeros años fue disminuyendo.

A eso se suman indicadores de inclusión que favorecen la estabilidad. Por ejemplo, entre 2004 y 2015 la pobreza bajó de un 63% de la población a un 39%.

Por otro lado, -según cifras del FMI- la distribución del ingreso también mejoró en ese período. Bolivia pasó de ser el país más desigual en Sudamérica a situarse en una posición promedio en la región.

Estos logros han beneficiado la imagen externa de un país gobernado por un partido compuesto por organizaciones sindicales y centrales agrarias indígenas y campesinas, que han negociado con el gobierno para llegar a acuerdos y evitar que se generen crisis de magnitud como solía ocurrir en las últimas décadas.

Los adversarios del gobierno de Morales critican que algunos grupos de presión han sido excesivamente favorecidos con los ingresos fiscales y que en ocasiones los beneficios del crecimiento dieron origen a casos de corrupción que han involucrado a líderes políticos oficialistas.

En todo caso, se le reconoce a Morales que a pesar de su discurso reivindicativo, en el plano económico sus políticas han sido lo suficientemente cautas y pragmáticas como para, por ejemplo, vender su gas a través de contratos a largo plazo en los que se establece una cotización fija, controlar la inflación y mantener reservas fiscales.

Y así, consolidarse como el país que más crece de América del Sur.

Anuncios

La oportunidad que ofrece el oro blanco | Cómo se lleva adelante la explotación de litio en Argentina, Bolivia y Chile | Página12

Fuente original: La oportunidad que ofrece el oro blanco | Cómo se l… | Página12

Página/12 dialogó con Juan Carlos Montenegro, presidente de Yacimientos de Litio Bolivianos; Miguel Núñez Arancibia, diputado chileno, y Federico Nacif, investigador de la Universidad de Quilmes, sobre este mineral clave para el desarrollo de energías renovables.

Argentina, Bolivia y Chile transitan una oportunidad económica en relación a la producción de litio, mineral clave para el desarrollo de las energías renovables. Sin embargo, los tres países actúan de manera descoordinada y tienen modelos de producción muy diferentes: en Bolivia, el Estado tiene preponderancia y se visualiza la posibilidad de fabricar baterías para el mercado alemán, mientras que en Chile existe un acalorado debate público para que el Estado revierta los contratos privados. La Argentina posee el esquema más desregulado de los tres y existe alrededor del sector un juego financiero. PáginaI12 dialogó con Juan Carlos Montenegro, presidente de la empresa Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB); Miguel Núñez Arancibia, diputado chileno, y Federico Nacif, investigador de la Universidad Nacional de Quilmes.

–¿Cómo es el sistema de explotación del litio en Bolivia?

Juan Carlos Montenegro: –En Bolivia, todas las concesiones privadas de explotación de litio han sido revertidas. Los salares son reservas fiscales cuyo derecho de explotación y control corresponde al Estado boliviano porque lo hemos declarado como un recurso estratégico.

–¿Cuál es el horizonte productivo que se trazó Bolivia?

J. C. M.: –Nuestra proyección no se queda en la producción de las sales básicas (grandes cantidades de carbonato e hidróxido de litio para exportar) como se hace en Chile y en Argentina. La exportación del producto primario lo hacemos y lo estamos haciendo. Pero el objetivo principal es cerrar la cadena de agregación de valor, es decir, llegar al producto final, que son las baterías de litio. Venimos de realizar una inversión muy fuerte en la etapa de investigación de la batería de litio, cosa que no hubo nunca en Bolivia en ningún sector de la minería ni en otro rubro industrial. Al momento, el litio del salar de Uyuni ahora lo sintetizamos, lo aplicamos en materiales catódicos y esos materiales están siendo utilizados en pequeñas unidades productivas que producen baterías para resolver necesidades locales, como las baterías para alumbrado público y al interior de las viviendas de familias que no tienen acceso a las redes de conexión.

–¿Hay posibilidades de ingresar al mercado de baterías?

J. C. M.: –Sí, las hay. Definimos una serie de condiciones exigentes que la empresa alemana ACI Systems, por medio de una licitación, acordó cumplir para conformar una empresa mixta junto al Estado boliviano para la industrialización del litio. Bolivia es el primer país de la región que avanza en la producción de baterías. La primera condición que pusimos es que el Estado debe mantener la participación mayoritaria en la asociación; la segunda, que el socio debe tener tecnología de punta en la producción de baterías y una relación estrecha con el campo de la investigación; la tercera, que ellos garanticen el mercado de baterías fabricadas en Bolivia; la cuarta, que el socio esté dispuesto a procesar conjuntamente con nosotros todos los residuos de la industria del litio; la quinta, que el presidente de la empresa sea nombrado por el presidente de Bolivia.

–¿Por qué la empresa alemana accede a un acuerdo así?

J. C. M.: –A ellos les interesa tener asegurada la provisión de hidróxido de litio para las baterías bajo los estándares de calidad de la industria alemana. Se aseguran la provisión de una materia prima crítica.

–Los alemanes decidieron invertir, lo cual no quiere decir que no les hubiera sido más conveniente no tener que adecuarse a esas condiciones.

Federico Nacif: –Ellos siempre van a intentar lograr el acuerdo más conveniente. Las empresas realmente productivas han pensado en instalarse en la Argentina porque pueden manejar todo. Pero hay un problema, porque en los salares argentinos hay muchas empresas operando a la vez. Eso no funciona porque se extrae un líquido, entonces una empresa puede succionar material del área del yacimiento que pertenece a otra empresa. Una empresa de origen alemán realmente preocupada en el tema del litio no necesita un lugar donde haya una timba financiera permanente de compra-venta de yacimientos. En la Argentina el nivel de desregulación es tan grande que todos los salares están concesionados y hay muchas empresas compartiendo el salar, lo cual productivamente es muy complicado. Las empresas que operan en el país son mineras junior, que son por lo general inversiones financieras y muy pocas saltan de junio a la etapa de producción.

–¿Cuál es el esquema de producción de litio en Chile?

Miguel Núñez Arancibia: –En Chile, hay concesiones privadas que fueron otorgadas antes del `79. En ese momento, la dictadura vinculó el litio a la fusión nuclear y lo declararon como recurso estratégico. Eso le permitió al litio salir del sistema de concesiones y en cambió quedó en manos de la empresa estatal o de firmas privadas bajo el esquema de arrendamiento. Como el negocio atrae a los capitales, hay una gran presión sobre el Ministerio de Energía chileno para que autorice nuevos contratos de operación especial, por lo cual hay una situación de mucha presión.

–¿La situación de mayor desregulación en la Argentina permite a las empresas presionar con mayor facilidad sobre el gobierno de Chile? 

M. N. A.: –Sí, presionan con la amenaza de instalarse en la Argentina. Si la Argentina avanza con su sistema desregulado en los salares, que son ecosistemas extremadamente frágiles, evidentemente van a empezar a haber conflictos ambientales de gran envergadura. El control del Estado puede permitir generar industrialización en el Cono Sur, en donde Argentina podría tener un papel protagónico. Estos minerales tienen ciclos relativamente cortos y hay un sentido de urgencia que hay que atender.

J. C. M.: –Siendo Sudamérica el lugar donde tenemos la mayor reserva mundial de litio, no podemos actual de manera aislada. Desde Bolivia tenemos un modelo que está dando resultado y que queremos irradiar en Chile y en Argentina.

“El problema en América Latina no son las derrotas electorales sino las culturales” – RT

El experimentado periodista Aram Aharonian analiza, en entrevista exclusiva para RT, la situación actual de los gobiernos progresistas en la región latinoamericana

“Si alguna cosa es una frase, similar a la de ‘la década ganada de la década perdida’, diría que la anterior fue una década desesperada en muchos países latinoamericanos, porque en lugar de las nuevas sociedades, nos quedamos solo en una redistribución del bienestar”.

La anterior es una de las argumentaciones que el periodista y académico uruguayo Aram Aharonian expone en su libro ‘El progresismo en su laberinto’, recientemente publicado en Argentina.

Se trata de un tema espinoso en la región, sobre todo por el retroceso que supuso para la izquierda la derrota electoral del ‘kirchnerismo’ en Argentina y los efectos del cuestionado ‘impeachment’ contra Dilma Rousseff en Brasil.

Pero el también fundador de Telesur sabe que está pisando terreno minado.

Entrevistado por RT, explica que su alusión al laberinto “es una provocación para seguir con el análisis de lo que sucedió en nuestros países en los últimos 15 años”. Un período en el que “hubo muchos aciertos, muchas esperanzas, algunos errores”.

No obstante, admite que el objetivo era “la construcción de nuevas sociedades, pero no se logró avanzar en eso”.

Origen: “El problema en América Latina no son las derrotas electorales sino las culturales” – RT

Notable e irónica intervención de Evo Morales ante los Jefes de Estado de la CEE.

Corrección necesaria: El lector Edgar (¡guau! ¡Alguien lee esta bitácora!), a quien agradezco, me avisa que el texto es del 6 de octubre de 2003 y es obra del escritor, historiador, ensayista y dramaturgo Luis Britto García (ver dicho texto en la siguiente dirección: http://www.aporrea.org/actualidad/a5059.html ). Esto me hace prestar más atención a la fuentes de las que copio la información, ya que es una de las cosas que critico: que muchos no revisan las fuentes. Pido disculpas y reforzaré mis esfuerzos.

Fuente original: http://www.sicnoticias.cl/educacion/2013/08/04/notable-e-ironica-intervencion-de-evo-morales-ante-los-jefes-de-estado-de-la-cee/ .

Notable e irónica intervención de Evo Morales ante los Jefes de Estado de la CEE.

Exposición del Presidente Evo Morales ante la reunión de Jefes de Estado de la Comunidad Europea.

Con lenguaje simple, que era trasmitido en traducción simultánea a más de un centenar de Jefes de Estado y dignatarios de la Comunidad Europea, el Presidente Evo Morales logró inquietar a su audiencia cuando dijo:

“Aquí pues yo, Evo Morales, he venido a encontrar a los que celebran el encuentro.

Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace solo quinientos años. Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante.

Nunca tendremos otra cosa.

El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.

El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.

El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.

Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.

¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.

¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!

¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!

¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.

Yo, Evo Morales, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.
Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan ‘MARSHALLTESUMA”, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.

Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no.

En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal.

En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo.

Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar.

Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.

Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.

Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.
Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?

Aducir que Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.

Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los indoamericanos.

Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica…’”
– See more at: http://www.sicnoticias.cl/educacion/2013/08/04/notable-e-ironica-intervencion-de-evo-morales-ante-los-jefes-de-estado-de-la-cee/#sthash.xp8SS6g4.dpuf

La SIP: Denuncias y omisiones del poder mediático.

Fuente:

http://alainet.org/active/42242

ALAI, América Latina en Movimiento

2010-11-13

La SIP: denuncias y omisiones del poder mediático.

Andrés Mora Ramírez

Una vez más, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denuncia los “ataques” de los gobiernos progresistas latinoamericanos, pero deliberadamente guarda silencio sobre el autoritarismo del mercado y el control oligopólico que ejercen sus empresas asociadas en toda la región.
Parecía una broma de pésimo gusto. Pero no lo fue. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebró en días pasados su asamblea anual con la presencia de tres invitados distinguidos: los presidentes de México, Felipe Calderón; de Colombia, Juan Manuel Santos; y de Honduras, Porfirio Lobo. Gobernantes de tres de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo en América Latina, pero también, donde los vínculos entre el poder político-económico y el poder mediático son más fuertes y tenebrosamente articulados.
Reunidos en la ciudad mexicana de Mérida, cuyo nombre fue empleado por la administración Bush II para bautizar el proyecto estratégico estadounidense de “guerra contra el narcotráfico” y control geopolítico de Mesoamérica, los miembros de la SIP protagonizaron un nuevo episodio de la guerra mediática contra los gobiernos progresistas en América Latina: en las conclusiones de su cónclave, los grandes propietarios y directores de los medios hegemónicos, declararon que en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina y Uruguay, “los gobiernos están recurriendo a medidas anti-democráticas para reprimir a los medios de comunicación independientes y colocar el flujo de informaciones y noticias en las manos de entidades controladas por el estado”.
Para los dueños de la palabra, esos censores de lo posible y lo imposible en nuestros países, la situación de la prensa en el continente es más o menos así: “a lo largo y ancho de las Américas existen esfuerzos renovados para imponer disposiciones legales destinadas a ‘regular’ el funcionamiento de los medios de comunicación. Aunque se expresan a menudo en términos altisonantes, son intentos evidentes para controlar y limitar el libre flujo de información”.
El doble rasero de la SIP y su cinismo son inigualables: acusa el supuesto “autoritarismo” de los gobiernos progresistas latinoamericanos, pero nada dice del control oligopólico que ejercen sus empresas asociadas en cada uno de estos países. Y por supuesto, tampoco denuncia el autoritarismo del mercado en virtud del cual han consolidado sus posiciones dominantes.
Los datos del más reciente estudio realizado por los investigadores argentinos Martín Becerra y Guillermo Mastrini, sobre el tema de concentración de la propiedad de los medios infocomunicacionales en América Latina, son inobjetables: el índice general de concentración, y por ende, su tendencia al monopolio u oligopolio, pasó del 0,77 en el año 2000, al 0,82 en 2004. En términos más específicos, esto significa que los cuatro principales operadores (empresas privadas) en cada sector de las industrias culturales y de la información, controlan entre el 77% y el 82% del mercado latinoamericano.
En palabras de los investigadores, esto supone que “el resto de propuestas culturales, informativas y de entretenimientos de la región se restringió a un promedio del 18% del mercado, siendo de este modo casi impracticable la verdadera competencia, en el sentido de contraste de versiones sobre la realidad, de comparación de opiniones y mensajes diferentes, en el ámbito de los medios, la cultura y la información[1].
Es decir, el espacio comunicacional latinoamericano –impreso, electrónico o audiovisual- se caracteriza por ser profundamente excluyente de todas aquellas manifestaciones del pensamiento y el ejercicio de los derechos más elementales -individuales y colectivos-, que no se subordinen al orden social hegemónico, y para ello, despliega poderosos mecanismos de anulación de la diversidad cultural, así como de ocultamiento de la pluralidad ideológica.
De estas problemáticas dimensiones de la realidad social, que deberían estar en el centro de cualquier discusión sobre la construcción de la democracia en la región, nada dijo la SIP.
De ahí que las conclusiones de su asamblea solo puedan explicarse en el marco de las disputas simbólicas y materiales que sostiene el poder mediático regional –el nuevo partido de la oposición-, contra los procesos políticos nacional-populares y las iniciativas de ley que, al procurar la democratización de las comunicaciones, están permitiendo además la emergencia de discursos alternativos y una mayor visibilidad de actores sociales y poblaciones tradicionalmente marginadas.
Mucha razón tiene Eduardo Galeano cuando afirma que aquí, en estas tierras de América Latina, se sigue llamando “comunicación” al monólogo del poder. Y al afán de los poderosos de seguir mandando a su antojo, invocando la ley del más fuerte del capitalismo salvaje, se lo sigue disfrazando con la máscara de una pretendida defensa del derecho a la libertad de expresión.
Nuestro mundo y nuestro tiempo, ¡qué duda cabe!, son el mundo y el tiempo del revés. Más todavía cuando se mira desde la restringida óptica de la SIP.
– Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica
NOTA
[1] Becerra, Martín y Mastrini, Guillermo (2009). Los dueños de la palabra. Acceso, estructura y concentración de los medios en la América latina del siglo XXI. Buenos Aires: Prometeo Libros. Pág. 213.

La SIP hizo su asamblea en Mérida y siguió atacando a gobiernos progresistas.

Fuente:

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article20066

La SIP hizo su asamblea en Mérida y siguió atacando a gobiernos progresistas

Emilio Marín | 14-11-2010

La SIP escogió a Mérida, estado de Yucatán, para su 66ª Asamblea Anual, que comenzó oficialmente el 8 de noviembre. La burocracia de la entidad y el resto de los socios se citan dos veces al año, y suelen elegir bellos lugares. En hermosas ciudades como Mérida cocinan feos planes políticos, con cuestionamientos y mentiras contra gobiernos progresistas de la región.

La entidad tiene una afinidad absoluta con el Departamento de Estado: si Hillary Clinton critica al presidente venezolano, inmediatamente la SIP presentará cuentas sobre los ataques que supuestamente Hugo Chávez ha lanzado contra “la prensa libre”.

Como el grupo tiene su sede en Miami, de recalcitrantes anticastristas, es obvio que el bloqueo continuado por Barack Obama contra Cuba cuenta con miles de páginas diarias encomiando ese castigo. Dicen que allí se encarcela, tortura y persigue a “periodistas libres”, en verdad pagados por la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA).

Uno de esos, Raúl Rivero, que ahora vive en España, fue designado directivo por la SIP.

En cierto modo la Web de la SIP confirma esa línea proestadounidense, pues cuenta que hubo intentos de crearla en 1926 y luego de un paréntesis se retomaron las reuniones en México en 1942, y posteriormente en Caracas, Bogotá y Quito. En esa época fundacional hubo una cita en La Habana durante la dictadura de Fulgencio Batista, antecedente que fue borrado de su Web. Se dice allí: “al inicio fue una organización latinoamericana. En 1946 varios editores y directores fundaron un grupo en Estados Unidos”. Está claro. Los yanquis pasaron a dominar completamente la SIP, como se verifica con dos datos.

Uno es el de las campañas que encara, totalmente sesgadas en política para atacar a los gobiernos populares de América Latina y el Caribe. Su temprana obsesión fue denigrar a Cuba; ahora tienen un poco más de trabajo porque hay varios presidentes que defienden sus recursos naturales, adoptan medidas de contenido social y se insubordinan a las órdenes del imperio.

El otro dato surge de la nómina de autoridades de la SIP. Su Presidente Honorario Vitalicio es Scout C. Schurz, del Herald-Times de Bloomington, Indiana; su presidente es Alejandro Aguirre, del Diario Las Americas, Miami, Florida; su 2do. Vicepresidente es Milton Coleman, The Washington Post, de Washington DC; y la tesorera es Elizabeht Ballantine, The Durango Herald, de Durango, Colorado. Las excepciones de nacionalidad -no de ideología-, son el 1er. Vicepresidente, Gonzalo Marroquín, de Prensa Libre, Guatemala; y la Secretaría de Jaime Mantilla, de Diario Hoy, de Quito, Ecuador. Este último es férreo opositor al presidente Rafael Correa y alentó la sublevación del 30 de setiembre que casi termina matándolo.

Una joyita esas Autoridades. Lo mismo su Comité Ejecutivo, donde figura Bartolomé Mitre por La Nación, alias “Gaceta Ganadera”. Otro asociado es La Nueva Provincia de Bahía Blanca, alias “Gaceta Marinera”, que despidió con elogios al genocida Emilio Massera.

Atacan lo nacional y popular

En la 66ª Asamblea se enfilaron como siempre los cañones contra los presidentes que, aún con sus limitaciones, tratan de defender los intereses nacionales de los países que les toca gobernar.

Al ecuatoriano Correa lo retaron por la utilización de cadenas nacionales de radio y TV que empleó el 30 de setiembre pasado. ¿Acaso el presidente es un parlanchín o dictador que quiere abusar de los medios? En absoluto, en una emergencia, provocada por el intento de golpe de Estado, la víctima de ese putsch que casi le cuesta la vida, cometió un delito. Según la SIP: “ordenó a los medios suspender sus transmisiones y reproducir sólo la señal oficial en el marco de la rebelión policial”. De esta manera, indirecta, la entidad mostraba su simpatía por los golpistas de Quito.

La SIP dijo estar muy preocupada por la situación de Bolivia, y cuestionó la reciente ley contra el racismo y la discriminación impulsada por Evo Morales. ¿Acaso el lobby proestadounidense tiene miedo que el gobierno de La Paz sancione a diarios que proclaman en tapa su racismo? Otra vez defiende a los sectores oligárquicos y xenófobos de la “Media Luna”, como antes apoyó al gobierno neoliberal de Gonzalo Sánchez de Lozada, profugado a EE UU.

Como Washington tiene una inquina total contra Chávez, la SIP procura morderle los talones al bolivariano. En la cita de Buenos Aires, en noviembre del año pasado, había acusado a Chávez de haber realizado 107 ataques a la prensa durante 2009. Era el peor de todos los “autoritarios”.

Ahora lo volvió a sentar en el banquillo y le reclamó “tomar medidas inmediatas para restaurar el pleno derecho del pueblo venezolano a informarse y transmitir información en todo su pluralismo”.

La verdad es otra. Esos medios privados fueron parte del intento de golpe en 2002 en Caracas, que sigue bajo nuevas formas hasta hoy. En las pantallas de TV de Miami hubo programas que alentaron matar a Chávez, sin que la SIP se diera por enterada. Les molesta Telesur y la empujan fuera de la grilla televisiva en la región, un objetivo compartido aquí por el Clarín-Cablevisión.

Y no podía faltar una batería de críticas contra Cuba, a la que se reprochó que ha liberado a 16 “periodistas independientes” desde julio pasado pero “aún permanecen en prisión ocho comunicadores”. ¿Independientes de qué? La entidad hizo mutis por el foro ante la denuncia del canciller cubano en la ONU, el 26 de octubre pasado, cuando afirmó: “un alto funcionario de la USAID confirmó ayer al periodista Tracey Eaton que, en el último período, han hecho llegar 15,6 millones de dólares a ´individuos en el terreno en Cuba´. Así llaman a sus mercenarios”.

Tiran contra Cristina

Bartolo Mitre adujo no poder asistir a Mérida por cuestiones de salud y envió una Carta que puede leerse en “La Nación” (8/11). Allí cuestiona todas las iniciativas del gobierno nacional en materia de Papel Prensa, la ley de medios y la publicidad oficial, así como las supuestas campañas del kirchnerismo contra “la libertad de prensa”. Bartolo escribió que eso constituye “una nube tóxica” contra “el periodismo libre”.

La entidad ya venía tomando posiciones públicas en la exacta dirección que pidió Mitre y su socio Héctor Magnetto en esos tres temas. En la 65ª Asamblea hecha en Buenos Aires, en noviembre de 2009, cargaron las tintas contra la flamante ley de medios. Luego, el 26 de octubre de 2010, la SIP deploró el proyecto oficial referido a Papel Prensa, las denuncias contra la dupla monopólica y el intento de declarar el papel de diarios un asunto de interés público.

La Asamblea de Mérida tomó tres resoluciones respecto de la Argentina: sobre la publicidad oficial y la ley de medios; sobre Papel Prensa, y sobre los supuestos ataques a medios y periodistas. Como si Buenos Aires fuera el narcotizado Golfo de México o la golpista capital de Honduras, los empresarios de la SIP denunciaron que en el semestre “siguieron recrudeciendo en la Argentina las agresiones a periodistas y editores de medios de comunicación por parte de funcionarios, referentes y militantes afines al poder político”.

La actitud canallesca de Aguirre y demás directivos se visualiza en el terreno político con meridana claridad, porque al mismo tiempo que repartían estas acusaciones sin fundamento, daban la bienvenida a la 66ª Asamblea a tres presidentes a los que sí deberían haber reprochado muertes y desapariciones.

A Mérida llegaron como invitados especiales Juan Manuel Santos, de Colombia; Porfirio Lobo, de Honduras, y el mexicano Felipe Calderón. Se los mimó y se les dio trato preferencial, pese a que la estadística de la SIP revela que en el último semestre hubo 16 crímenes de periodistas, de los que 7 eran mexicanos, 5 hondureños, 2 brasileños y 2 colombianos (Rodolfo Maya Aricape y Clodomiro Castillo).

Ninguno de esos asesinados era periodista de Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia ni Argentina. Pero la Sociedad con asiento en Miami, que dice defender al periodismo, ¡atacó a Castro, Chávez, Correa, Evo y Cristina Fernández! Y lo hizo en la misma reunión donde agasajó a tres presidentes que tendrían que rendir cuentas de crímenes de comunicadores: Santos, Lobo y Calderón. Eso por no hablar de la gran cantidad de periodistas asesinados por los invasores norteamericanos en Irak; de esos muertos tampoco se ocuparán los empresarios amigos de George Bush y Obama.

A %d blogueros les gusta esto: