Archivo de la categoría: Colonialismo

Ideología reversa | Página12

Fuente original: Ideología reversa | Página12

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este medio independiente argentino.

Si tiene intención de hacerse socio de Página 12, colaborando económicamente con el medio, desde la siguiente página, se pueden leer las opciones: https://www.pagina12.com.ar/apps/membresias/ (No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con Página 12, salvo de ser ávido lector desde hace décadas).

Cada vez que los líderes del tercer mundo se propusieron nacionalizar los recursos naturales de sus países, se los acusó de “vende patrias” y de pretender “introducir ideas foráneas”, como si existiese alguna idea que no tuviese algo de foráneo.

Las dos acusaciones han sido, por generaciones, dos clásicos de la cultura popular cuyos orígenes no son difíciles de rastrear siguiendo los rastros del interés económico internacional. Cuatro casos archiconocidos fueron cuatro presidentes electos democráticamente y depuestos por similares golpes militares precedidos por similares estrategias de desestabilización y seguidos de similares dictaduras: Jacobo Arbenz, cuando intentó nacionalizar una pequeña fracción de tierras en Guatemala en manos de la United Fruit Company; Mohammad Mossadegh, cuando intentó cumplir su promesa electoral de nacionalizar el petróleo en manos de British Petroleum en Irán; Patrice Lumumba, cuando intentó conservar los recursos minerales de Katanga en el Congo en manos de las empresas belgas; y Salvador Allende, cuando intentó nacionalizar el cobre y la banca en Chile en manos de empresas estadounidenses (algunas de estas terribles políticas, como la redistribución de tierras, ya habían comenzado con el presidente anterior, el conservador moderado y rival de Allende, Eduardo Frei Montalva).

Otros ejemplos abundan, pero casi todos hundidos en el generoso olvido de los pueblos. Todos fueron acusados, por las potencias coloniales de su momento, de querer entregar sus países al poder extranjero y de promover ideas extranjeras. Como solución a sus planes de nacionalización, primero la propaganda y luego las armas lograron devolver los recursos nacionales a manos de empresas privadas extranjeras con la obvia asistencia de gobiernos extranjeros que en todos los casos, y de forma documentada, actuaron como extensión de los negocios privados en nombre del interés general.

Esta operación de subasta de países se llevó a cabo o se consolidó con la imposición de “ideas extranjeras”, para nada espontaneas ni producto de ningún debate democrático, sino como parte de un plan deliberado por parte de las potencias extranjeras.

Por ejemplo, cuando en los años 50s se hizo evidente el sostenido crecimiento de la izquierda en Chile, se comenzó el envío de estudiantes de Economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile a/y desde la Universidad de Chicago. No a cualquier departamento sino a estudiar bajo el directo tutelaje de Milton Friedman y Arnold Harberger, los ideólogos de la reacción contra la corriente iniciada por el cuatro veces presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, por la cual la superpotencia volvió, por unas décadas, a políticas sociales (New Deal, Nuevo Acuerdo). En 1958 Jorge Alessandri le había ganado a Allende por una mínima diferencia de votos y en 1964 la CIA financió exitosamente la campaña electoral de Frei contra Allende. En 1970 el dinero no fue tan efectivo y Allende terminó ganándole a Jorge Alessandri, por lo cual la MIMO (Mafia Internacional de Millonarios Organizados) recurrió al mismo Plan B de todos los casos anteriores: golpe de Estado y dictadura militar para “salvar al país” de alguna amenaza de moda contra la libertad.

Gracias a esta dictadura y a otras en América Latina, los Chicago Boys, los economistas entrenados en la ideología de Friedman, tuvieron carta libre para actuar en Chile y en otros países. Este grupo, sus ideólogos y sus apologistas, centraron y centran hoy sus elogios en la idea de que son ellos quienes han promovido el “libre mercado” y las “libertades individuales”.

Ambos, libre mercado y libertades individuales son ideas muy nobles y positivas. Si no fuese por la hipocresía con la que se las ha aplicado sistemáticamente. No hubo y nunca habrá libre mercado bajo el tutelaje neocolonial y neo imperialista sino lo contrario. Mucho menos hubo libertades individuales, ya que estas políticas necesitaron múltiples dictaduras militares primero y más tarde dictaduras bancarias sobre países arruinados y endeudados por las dictaduras anteriores. El libre mercado y las libertades individuales significaron, bajo estas políticas, libertad de algunos mercados para imponer sus condiciones e intereses sobre otros, y libertad de algunos, de unos pocos individuos para decidir sobre otros individuos, sin excepciones una abrumadora mayoría. Este discurso, esta efectiva manipulación ideoléxica, es semejante al mito que celebra la independencia de Texas de México aduciendo que fue para gozar de “mayores libertades políticas” sin aclarar que se trataba de “mayores libertades de unos a esclavizar a otros”, ya que el gobierno mexicano había regalado tierra a los inmigrantes anglosajones sin haber legalizado la esclavitud, verdadera fuente del “milagro económico” del sur estadounidense.

Pinochet no solo no fue acosado económicamente por Nixon, como lo fuera Allende, sino que además recibió todos los beneficios posibles (morales, ideológicos, militares y económicos) de la superpotencia. Pese a todo, la pobreza y el desempleo no solo continuó creciendo en el llamado “Milagro económico chileno” (mito propagado y diseminado por la poderosa ultraconservadora Heritage Foundation, fundada por Paul Weyrich, Edwin Feulner y Joseph Coors) sino que además, en los 80s, el país se sumergió en una dolorosa crisis económica que ocurrió simultáneamente en otras dictaduras menos exitosas del continente.

Quienes entregaron al país y sus recursos naturales tan codiciados por las exitosas compañías occidentales a fuerza de una dictadura sangrienta, no se los llamó “vende patrias” sino “salvadores de la libertad”. Las ideas indoctrinadas como un dogma incuestionable (cuestionado en todas las universidades de Estados Unidos, menos en el departamento de Friedman) por una simple decisión estratégica de las agencias de Estados Unidos, no se las llamó “ideas extranjeras”.

Fue una operación perfecta, o casi perfecta. Otro típico caso de “ideología reversa”. La mafia neoliberal (a través de sus voceros más pobres, es decir fanáticos) se encargó siempre de acusar a cualquier grupo universitario o de activistas sociales o de intelectuales críticos de practicar las ideas del teórico marxista italiano Antonio Gramsci. Sin embargo, si bien la izquierda tradicional fue gramsciana por su análisis de la realidad y por su natural resistencia crítica al poder (que se expresa y consolida por el sentido común prefabricado), la derecha internacional fue siempre gramsciana en la aplicación del poder a través de las ideas colonizadas.

Se puede ocupar un país, se puede imponerle un gobierno títere por un tiempo limitado, pero si el objetivo es permanecer, la única forma posible es colonizar las ideas de un pueblo hasta inocularlas con un interés parasitario que con el tiempo terminarán adoptando como propias. Tan propias que cualquier cosa que suene diferente, como la recuperación soberana de sus recursos, será aplastada con calificativos como “ideas foráneas” –y sus propulsores “vende patrias”.

Pero a toda esta ingeniería de las ideas que define nuestro mundo hay que sumarle un aliado fundamental: ese miedo que es parte de la condición humana, ese miedo de un mendigo que es capaz de matar y morir por conservar las pocas pero sonantes monedas que le tiró un buen señor a la salida de la iglesia y que le costó todo el día ganar.

El 19 de mayo de 2019, en Morehouse College de Atlanta, el multimillonario invitado a dar el típico discurso moralizador de graduados, Robert F. Smith prometió pagar la deuda de los estudiantes por haber estudiado. La audiencia estalló en llanto. Un gesto noble, sin dudas. Con sus viejas trampas, por lo expuesto desde hace veinte años…

La historia de las brutalidades de Gran Bretaña en Chagos | Página12

Fuente original: La historia de las brutalidades de Gran Bretaña en … | Página12

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este medio independiente argentino.

Si tiene intención de hacerse socio de Página 12, colaborando económicamente con el medio, desde la siguiente página, se pueden leer las opciones: https://www.pagina12.com.ar/apps/membresias/ (No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con Página 12, salvo de ser ávido lector desde hace décadas).

Los habitantes fueron arrancados de la isla y condenados al destierro
La historia de las brutalidades de Gran Bretaña en Chagos

El caso de Diego García, la isla del archipiélago de Chagos de la cual Naciones Unidas le ordenó retirarse a Gran Bretaña , guarda llamativas similitudes con las islas Malvinas. Sus habitantes fueron arrancados de allí sin que nadie tuviera en cuenta su opinión y fueron condenados al destierro.

Diego García es un atolón (una isla de coral en forma de anillo) de apenas 44 kilómetros cuadrados, el único habitado en el archipiélago de Chagos, en el Oceáno Indico, a una distancia de unos dos mil kilómetros del sur de India y un poco más lejos de la costa oeste de Africa.

La isla fue descubierta por un marinero andaluz que la descubrió en el siglo XVI y le puso su nombre. Pasó por manos portuguesas y francesas hasta que luego de las Guerras Napoleónicas quedó bajo dominio británico. Gran Bretaña la utilizó como lugar de recarga de carbón para los buques que navegaban entre Europa y Australia.

En 1966 los británicos acordaron alquilarle la isla a Estados Unidos por 50 años, hasta 2016, para que instale una base militar en plena Guerra Fría. Pero luego del 11-S la CIA aprovechó su ubicación estratégica para armar allí también una prisión secreta al estilo Guantánamo, donde puede hacer de las suyas fuera de todo control en su particular lucha contra el terrorismo. Un paraíso natural de aguas transparentes y mágicos corales luminosos terminó convertido en un pantano de tortura y horror.

A los dos mil habitantes de Diego García (los “chagosianos”, ya que viven en Chagos) los echaron sin miramientos. Lo hicieron de diversas maneras. Por ejemplo, con el bloqueo al ingreso de alimentos, por lo que algunos no aguantaron y se trasladaron a villas miseria de la vecina isla Mauricio, donde aún sobreviven como pueden en casillas de chapa. Hubo también embarcados a la fuerza y otros que fueron engañados con anzuelos tales como vacaciones gratis en el exterior para después impedirle el regreso. Se recuerdan casos emblemáticos como el de María Aimee, quien en 1969 llevó a sus hijos a Port Louis, en Mauricio, para un tratamiento médico y luego no le dejaron subir al barco para la vuelta. Recién se pudo reencontrar con su marido dos años más tarde.

Cuentan que muchos de los pobladores no soportaron el destierro. Hubo suicidios y casos de alcoholismo. En una nota de The Times, de Londres, en 2007, una isleña recuerda: “Era el paraíso, éramos como aves libres, y ahora estamos igual que en una prisión”.

En 1998, los chagosianos y sus descendientes resolvieron acudir a la Justicia. Para todos los especialistas, en su caso se había producido una flagrante violación al derecho internacional. Dos años después, en efecto, el Tribunal Supremo británico dictaminó que la expulsión había sido ilegal y que los habitantes debían regresar. En 2004, el fallo fue confirmado en la Corte de Apelaciones. Los sucesivos gobiernos británicos ignoraron la sentencia y el Foreign Office continuó apelando hasta que, en 2008, la Cámara de los Lores –última instancia del particular sistema legal inglés– falló a favor del gobierno por un ajustado tres a dos. El argumento esgrimido por los lores fue que el gobierno contaba con títulos suficientes para legislar sobre una de sus colonias en función de la seguridad de los intereses del Reino Unido. Estados Unidos ya había advertido que la vuelta de los habitantes significaría un “riesgo inaceptable” para su base.

Obstinados en recuperar su paraíso, los isleños acudieron a la Corte Europea de Derechos Humanos. Entonces, en 2010, el gobierno inglés sacó un increíble argumento de la manga. El canciller David Miliband anunció que crearía la mayor reserva natural oceánica del mundo alrededor del archipiélago, que componen unas 55 minúsculas islas, en función de las 220 especies de corales y las más de mil de peces que se encuentran en sus aguas. Para preservar el área virgen, obviamente, resultaba imprescindible que no esté habitada por los depredadores agricultores chagosianos. Al parecer, los peces no tenían problemas con las naves norteamericanas que salían a bombardear Afganistán o Irak. Tampoco con los militares que viven allí, ni los empleados civiles. Tan triste todo, que un cable difundido por Wikileaks reveló el obvio trasfondo de la maniobra.

La novelista Philippa Gregory describió el caso de Diego García en un artículo de junio pasado en The Times titulado elocuentemente “Las Falklands secretas que siguen en conflicto”. “He leído los papeles del Foreign Office desde 1960 intentando entender la historia de Chagos: es una lacrimógena experiencia sobre el engaño y la arrogancia”, escribió.

Entre genocidios y riquezas | Página12

Fuente original: Entre genocidios y riquezas | Página12

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este medio independiente argentino.

Si tiene intención de hacerse socio de Página 12, colaborando económicamente con el medio, desde la siguiente página, se pueden leer las opciones: https://www.pagina12.com.ar/apps/membresias/ (No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con Página 12, salvo de ser ávido lector desde hace décadas).

Imaginemos si los argentinos hablásemos más de catorce lenguas indígenas.

Cuesta imaginarlo, ¿no? Pero esa es la realidad. En Argentina se ha invisibilizado la pluralidad etnolingüística. Según la publicación del Inadi realizada por Ana Carolina Hecht, en la “actualidad nos definimos como un país multilingüe poseedor de una enorme diversidad sociolingüística y sociocultural, donde además del español y las lenguas de migración, existen catorce lenguas indígenas con muy diferentes grados de vitalidad”.

Sin embargo, estas lenguas fueron y son negadas. Esto genera consecuencias, porque cuando se impone una forma de comunicarse, se impone una forma de ver el mundo. Las palabras reflejan miradas y sentidos. Como sostiene el libro Propuesta para un Kvme Felem, un solo concepto en Mapuzugun encierra toda una frase que refleja nuestra cosmovisión y nuestro Kume Felem.

Este ocultamiento es consecuencia de que los pueblos indígenas vivieron un genocidio del cual hoy padecen sus consecuencias. Muchos negaron sus raíces y su identidad para sobrevivir. Escondieron ceremonias, saberes, conocimiento e incluso su idioma. Es oportuno recordar que el 60 por ciento de la población actual desciende de pueblos indígenas.

Recientemente, el presidente Mauricio Macri en el Congreso Internacional de la Lengua Española negaba la diversidad de culturas que conviven en el territorio afirmando: “Imaginemos si acá los argentinos hablásemos argentino y los peruanos, peruano, y los bolivianos, boliviano, y necesitásemos traductores para hablar con los uruguayos”.

Acá no se habla argentino, se habla quechua, guaraní, qom l’aqtaqa, wichí, nivaclé, chorote, áonek, mapuzugun, español, entre otras muchas lenguas. Sin embargo, hay una mirada dominante que se impone y un genocidio que se perpetúa simbólicamente negando nuestras raíces.

Según la antropóloga Diana Lenton, “venimos sosteniendo que las campañas del desierto significaron un genocidio para los pueblos originarios, también sostenemos que es un genocidio que todavía continúa, en el sentido de que no hubo un corte, no hubo ninguna gestión de gobierno que haya tenido la voluntad política de cortar con ese genocidio, sino que sigue existiendo un proceso genocida”. En el contexto actual “estamos en la instancia de realización simbólica del genocidio en el sentido que perduran las condiciones, que son estas condiciones discursivas”.

La perpetuación del genocidio sufrido por los pueblos indígenas tiene entre sus pilares a los medios de comunicación que ocupan posiciones dominantes, quienes realizan un doble juego de invisibilización y estigmatización. Según el informe de la Defensoría del Público “de 17.197 noticias analizadas durante 2016 en el Monitoreo de los programas noticiosos de los canales de aire de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sólo 0,1 por ciento refiere a pueblos originarios y campesinos”. Asimismo, el Inadi sostiene que los Pueblos Originarios son muchas veces retratados como extraños u opuestos a la cultura argentina o los “intereses nacionales” y se desconocen aspectos sociales, culturales y políticos más amplios en las coberturas.

Claramente, hay que exigir políticas de Estado que cuestionen la realización simbólica del genocidio.  Para generar las condiciones de esas políticas públicas, como comunicadores y comunicadoras podemos poner en tensión los discursos hegemónicos que reflejan la discriminación y el colonialismo cultural dominante. Podemos reflejar la riqueza multicultural, pluriétnico y multilingüe del país que somos.

* Licenciado en Comunicación social UNLZ. Docente de la UNRN

Irán / Contras fue el prototipo de la aventura imperial posterior a Vietnam | The Nation

Fuente original en inglés: Iran/Contra Was the Prototype for Post-Vietnam Imperial Adventure | The Nation

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este medio independiente estadounidense.

Si tiene intención de hacer una donación para apoyar a The Nation, colaborando económicamente con el medio, desde la siguiente página, se pueden leer las opciones: https://www.thenation.com/support-the-nation-homepage/ (No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con The Nation, salvo la de leer cada tanto algún artículo).

En el 30 aniversario, podemos ver que fue un proyecto ideológico, con la Nueva Derecha reafirmando la virtud del militarismo y los mercados.
Por Greg Grandin.
25 de octubre de 2016

La atención se fija en otra parte, pero vale la pena tomarse un momento al hacer clic en 538, para considerar que nos estamos acercando rápidamente al 30 aniversario del escándalo Irán / Contras. El 5 de octubre de 1986, un joven soldado sandinista llamado José Fernando Canales Alemán disparó un misil tierra-aire SAM-7 y derribó un avión de suministro C123K de la CIA. De su tripulación, solo Eugene Hasenfus sobrevivió, lanzándose en paracaídas en la jungla. “¿Y ahora, Rambo?”, Le preguntó un sandinista después de que fue capturado un día después. Hasenfus había volado previamente misiones de la CIA en Laos y Vietnam, en el infame programa Air America de la CIA. En Nicaragua, confesó que formaba parte de una red clandestina que estaba suministrando armas ilegalmente a los Contras apoyados por Ronald Reagan, que volaba desde Ilopango, El Salvador, y arrojaba armas en lugares dispuestos escondidos.

Unas pocas semanas después, el 3 de noviembre de 1986, un periódico semanal libanés, Al Shiraa, fue el primero en informar la otra cara de la historia: los funcionarios clave del gobierno de Reagan, incluido Robert McFarlane, entonces asesor de seguridad nacional de Reagan, y el veterano de Vietnam y carismático católico Oliver North, un empleado del NSC, había visitado el Irán revolucionario y realizó una venta de armas con representantes del ayatolá Ruhollah Jomeini. Los informes de seguimiento presentaron inicialmente la operación como una oferta de la Casa Blanca para abrir un canal de retorno con Teherán para negociar la liberación de los rehenes estadounidenses retenidos en el Líbano. Pero luego se reveló que las ganancias de las ventas de armas fuera de los libros a Irán, que incluían la participación de Israel, se utilizaron para comprar las armas que Hasenfus y otros estaban pasando a los Contras. El Congreso, en 1982 y 1984, había prohibido a los Estados Unidos proporcionar ayuda militar a los Contras, por lo que se trataba de una solución alternativa.

La operación dio por resultado, dijo una fuente del gobierno a Time, “el salir corriendo del ala oeste” de la Casa Blanca de un grupo de empleados ideológicamente comprometidos, casi todos cristianos como North, ultramontanos de derecha, que se llamaban a sí mismos “los Cowboys”. “Era un negocio de alto riesgo y bolsillo”, dijo la fuente. Pronto quedó claro que las acciones de los Cowboys ya no podían mantenerse en secreto, por lo que Oliver North y su jefe, John Poindexter (que había reemplazado a McFarlane como asesor de seguridad nacional), pasó un fin de semana en las entrañas de la Casa Blanca destruyendo documentos y eliminando correos electrónicos en masa. Cuando la trituradora de North se sobrecargó del volumen, su secretaria, Fawn Hall, llevó de contrabando documentos en sus botas a otra máquina.

En el transcurso de los próximos años, una comisión presidencial encabezada por John Tower, el abogado independiente Lawrence Walsh y varios comités de la Cámara de Representantes y el Senado, incluido uno encabezado por el entonces senador John Kerry, revelaron varios aspectos de la conspiración. Heroicos periodistas de investigación de primera línea, entre ellos Robert Parry, Peter Kornbluh, Alfonso Chardy y, más tarde, Gary Webb, descubrieron aún más detalles.


Era mucho más que una venta ilegal de armas y la transferencia de fondos para eludir al Congreso y armar a los insurgentes anticomunistas.


La cantidad de información y el denso nexo de las relaciones políticas y económicas descubiertas fue asombrosa, revelando la conspiración, aunque la palabra “conspiración” no hace justicia a lo que se conoció como Irán / Contra, por ser mucho más que armas ilegales. Venta y transferencia de fondos para eludir al Congreso y armar a los insurgentes anticomunistas. Hoy, todos los ángulos y jugadores involucrados son confusos: La Penca, la cocaína, William Casey y los Caballeros de Malta, Ross Perot, la Liga Mundial Anticomunista, Mena, la Oficina de Diplomacia Pública, el Sultán de Brunei, Colombia, Manuel Noriega, Dick Cheney, Robert Kagan, Manucher Gbanifarifar, Otto Reich, Michael Ledeen … es tan difícil mantener el orden como la trama de una novela de Dan Brown.

Los principales medios de comunicación y el Congreso controlado por los demócratas se esforzaron por comprender las revelaciones al estilo Watergate: es decir, intentaron, mediante informes y audiencias públicas, enmarcar las actividades de la administración Reagan como transgresiones de unas pocas manzanas podridas, como una violación del procedimiento llevado a cabo por un NSC pícaro. A principios de la década de 1970, Watergate fue mucho más que el robo de la sede de la campaña del Partido Demócrata por parte de los “plomeros” de la administración de Nixon: el contexto más amplio de ese crimen estaba relacionado con la guerra de agresión imperial de Estados Unidos en el sudeste asiático, particularmente el bombardeo secreto de Camboya de Nixon y Kissinger. Pero cuando Nixon renunció en 1974, el robo se había reducido a la política doméstica y la psicología personal, a la paranoia de Nixon. El insípido y repetido cliché usado para describir a Watergate, “no es el crimen, sino el encubrimiento”, es en sí mismo parte del encubrimiento, que se desvía de los supuestos intervencionistas y militaristas que motivaron el crimen en primer lugar.

Se hicieron esfuerzos para hacer lo mismo con Irán / Contras, para poner a Reagan o al colorido North (quien intentó en el congreso tomar su espada para salvar a Reagan) y recomendar, como corrección, una mayor supervisión del NSC. Pero a diferencia de Watergate, hubo demasiadas partes móviles en la conspiración Irán / Contra, demasiados hilos en la trama, demasiados relatos como para que pareciera un texto sobre la arrogancia de Shakespeare, sobre un gran hombre que estaba siendo abatido por llegar demasiado alto. Al final del día, 11 funcionarios de nivel medio fueron condenados, en su mayoría por delitos como la destrucción de pruebas, pero todos fueron indultados, la mayoría por George H. W. Bush en la víspera de Navidad de 1992, justo después de haber perdido la Casa Blanca contra Bill Clinton. Sin embargo, antes de ese perdón, el público ya había perdido el hilo. Los demócratas, en su mayoría, con muchas horas de audiencias transmitidas por PBS, nunca cuestionaron los objetivos subyacentes por los que Irán / Contra fue diseñado para llevar a cabo, ni una sola vez criticaron los supuestos de la política bipartidista de Washington en el Medio Oriente o su guerra brutal e inhumana contra los sandinistas. Mi parte favorita del teatro Irán / Contras se encuentra en este video clip de 1987, disponible en YouTube, del senador por Maine George Mitchell, un demócrata, dando lectura a North, quien prácticamente había confesado. Durante casi ocho minutos, Mitchell se dilata sobre las virtudes procesales de los Estados Unidos, su “estado de derecho”, su sistema constitucional, su “apertura”, que permite a todos los inmigrantes tener una “oportunidad igual” y el derecho a criticar al gobierno. North había testificado anteriormente que había estado haciendo el trabajo de Dios, lo que le valió el reproche de Mitchell: “Dios no toma partido en la política estadounidense, y en Estados Unidos el desacuerdo con las políticas del gobierno no es evidencia de falta de patriotismo”.

Pero Mitchell ya había perdido el argumento: había comenzado su sermón admitiendo la legitimidad de intervenir en Nicaragua y “contener” a los sandinistas. “No hay desacuerdo sobre eso”, dijo el senador. OK, entonces, North podría haber respondido, ¿por qué estamos aquí? Pero él no dijo nada. Él no hizo ningún sonido. Se sentó allí escuchando en absoluto silencio. Mitchell, por otro lado, seguía hablando. Y hablando. Y hablando, afectado por una verborrea nacida del agotamiento político del New Deal. Pero habiendo aceptado la premisa del anticomunismo de North, realmente no tenía nada que decir aparte de las objeciones sobre los medios. Un North teutónico, con el mentón en alto y un cofre lleno de medallas en su uniforme almidonado, sabía que él, y la coalición de la Nueva Derecha que él representa, había ganado el debate político sin decir una palabra.

Un año después de la conferencia de Mitchell, durante la campaña para suceder a Ronald Reagan, Michael Dukakis, candidato demócrata a la presidencia, trató de sacar algo de Irán / Contras. No pudo. Después de plantear el tema en uno de sus debates con George H.W. Bush, Bush respondió como si estuviera sacudiendo una mosca: “Asumiré toda la culpa” por Irán / Contras, dijo Bush: “si me conceden la mitad del crédito por todas las cosas buenas que han sucedido en la paz mundial desde entonces”. Ronald Reagan y yo nos hicimos cargo de la administración de Carter”. Dukakis no volvió a plantear el problema.


Muchos de los actores clave involucrados en Irán / Contra tomaron posiciones influyentes en la administración de George W. Bush.


En Empire’s Workshop, que salió hace una década, traté de alejarme del agujero del conejo y ver a Irán / Contras no como un crimen o conspiración sino como un momento histórico consecuente que ayudó a unir a los diversos grupos políticos que conformaban la Nueva Derecha Reaganiana, incluidos los neoconservadores de primera generación, los teoconservadores, los anticomunistas de la ley y el orden, los traficantes económicos y los veteranos descontentos de Vietnam, mercenarios y operadores encubiertos. La motivación inmediata para ese libro fue tratar de averiguar por qué tantos de los jugadores clave involucrados, ya sea en la ejecución o en la justificación de Irán / Contras, habían vuelto a ganar influencia.

Jeane Kirkpatrick, embajadora de Reagan en la ONU, dijo que América Central era “el lugar más importante del mundo para Estados Unidos”. En el mundo había muchas cosas en el mundo en la década de 1980, por lo que los comentaristas tenían dificultades para dar una opinión sobreello. Pero la importancia de América Central (Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua) descansaba en su poca importancia: no había una carrera de armamentos ni recursos críticos, y la región estaba directamente en la esfera de influencia de Washington. En otras palabras, a diferencia de Líbano y Siria, donde Reagan se negó a comprometerse, Centroamérica podría ser entregada a los conservadores del movimiento sin temor a una gran explosión.

¿Qué era entonces Irán / Contras? Muchas cosas.

Primero, era una vasta red de recaudación de fondos encubierta, que iba mucho más allá de Irán y más allá del objetivo de armar a los Contras. La financiación provino de cuatro fuentes principales: terceros países aliados, como Arabia Saudita; las bases conservadoras que, a través de varios activistas de derecha coordinados por North, contribuyeron a la causa antisandinista; hombres de negocios adinerados de EE. UU., muchos de ellos vinculados a la industria extractiva, como Ross Perot; y los carteles de la droga de América Latina (gran parte del dinero se transfirió a través de la Panamá de Manuel Noriega; la infraestructura de transporte de los carteles se utilizó para llevar armas a los Contras y, a su vez, las drogas a los Estados Unidos, como escribió North en su diario personal: “El DC-6 hondureño, que se está utilizando para las ejecuciones fuera de Nueva Orleans, probablemente se está usando para pasar drogas en los Estados Unidos).

En segundo lugar, esta red densa y transnacional de recaudación de fondos, que incluía la Mayoría Moral de Jerry Falwell y el Consejo de Libertad de Pat Robertson, era más que logística. Ayudó a unir grupos diversos, a menudo marginales, en una campaña unificada. Fue, por ejemplo, la primera vez que los neoconservadores y la derecha religiosa trabajaron juntos en un proyecto extenso. Mucho antes de que esos dos grupos se unieran después del 11 de septiembre para luchar contra el Islam radical, la red logística que sustentaba a Irán / Contras les permitió calentarse contra otra “religión política”: la Teología de la Liberación, el socialismo cristiano de América Latina, que luchó contra las juntas militares respaldadas por Estados Unidos, buscando lograr la justicia social a través de una redistribución de la riqueza. Para evitar la oposición pública y del Congreso, la Casa Blanca subcontrató el componente de “corazones y mentes” de sus guerras centroamericanas a los evangélicos. Esto le dio a la derecha religiosa su primer sabor real de poder dentro del Partido Republicano y la acercó a otros grupos dentro de la revolución de Reagan. El Foro Águila de Phyllis Schlafly envió “Kits de amistad de los luchadores de la libertad” [“Freedom Fighter Friendship Kits”] a los Contras, con pasta de dientes, repelente de insectos y Biblias. Gospel Crusades Inc., Friends of the Americas, Operation Blessing, World Vision, Wycliffe Bible Translators y World Medical Relief también enviaron cientos de toneladas de ayuda humanitaria a los rebeldes anti-sandinistas y campos de refugiados hondureños, donde establecieron escuelas, clínicas de salud y misiones religiosas. Operaciones similares se llevaron a cabo en El Salvador y Guatemala, donde Pat Robertson usó su Red de Radiodifusión Cristiana [Christian Broadcasting Network] para recaudar fondos para Efraín Ríos Montt, el cristiano evangélico que presidió el genocidio de Guatemala en 1982, que mató a más de 100.000 indios mayas.

En tercer lugar, el dinero recaudado por la vasta operación de recaudación de fondos de Irán / Contras se usó no solo para librar una guerra en Nicaragua, sino también para pelear operaciones psicológicas aquí, en territorio estadounidense, para neutralizar la oposición política en el Congreso y desviar la opinión pública crítica. La Oficina de Diplomacia Pública, encabezada primero por Otto Reich y luego por Robert Kagan, se enfocó en los periodistas y la opinión pública, mientras que la Casa Blanca trabajó estrechamente con organizaciones conservadoras “independientes” de base para derrotar a los opositores del Congreso y vigilar y hostigar a los activistas anti-intervencionistas en organizaciones como el Comité de Solidaridad con el Pueblo de El Salvador. Los detalles son demasiado amplios para relacionarlos aquí, pero un borrador del capítulo en el informe Irán / Contras del Senado llamó a estas actividades “lo que podría hacer una operación encubierta de la CIA en un país extranjero“; ellos “intentaron manipular los medios de comunicación, el Congreso y la opinión pública para apoyar las políticas de la administración Reagan”.

Finalmente, Irán / Contras era en su corazón un proyecto ideológico. No fue suficiente para los militaristas y los neoconservadores descubrir formas de librar una guerra ilegal en secreto. La supervisión del Congreso fue solo una parte del problema, y ​​se superó fácilmente. Lo que tuvo que ser derrotado fue el antimilitarismo y el cinismo generalizado y difuso en relación con el uso del poder estadounidense que había superado al público estadounidense desde la década de 1960, con la pérdida de la guerra en Vietnam y el escándalo de Watergate.

Para este fin, la guerra ilegal contra los sandinistas brindó una oportunidad: Reagan defendió el apoyo a los Contras en términos altamente idealistas, describiendo las contrainsurgencias como los “equivalentes morales” de los padres fundadores, como portadores de la antorcha de Tom Paine y Abraham Lincoln. Esta es la primera vez que el Partido Republicano moderno utiliza un lenguaje tan grandioso para describir una intervención extranjera; antes de esto, de Wilson a JFK, una retórica elevada y similar había sido propiedad de los demócratas. De manera similar, los intelectuales de la derecha religiosa, junto con los protestantes conservadores de la línea principal, utilizaron la guerra contra la Teología de la Liberación, identificada por uno como “el problema más crítico que el cristianismo ha enfrentado en toda su historia de 2.000 años” para ofrecer una defensa ética proactiva de los mercados y el militarismo, para insistir en que la riqueza y el poder eran un signo de la gracia de Dios. Y los neoconservadores tuvieron la oportunidad de probar argumentos, que finalmente ganarían después del 11 de septiembre, sobre el poder del poder ejecutivo para librar una guerra irresponsable. La oficina del representante de Wyoming Dick Cheney escribió el informe en disenso a la condenada investigación del Congreso, que hizo “el caso de la primacía presidencial sobre las relaciones exteriores“. Preguntado años más tarde, en 2005, cuando su guerra en Irak estaba colapsando en una catástrofe, sobre sus opiniones sobre la guerra y de la presidencia, el vicepresidente Cheney respondió: “Si desea una referencia a un texto solitario, consulte los puntos de vista de las minorías que se presentaron ante el comité Irán / Contras”.

Así que Irán / Contras fue, en su suma, una vasta solución logística e ideológica, una forma de evitar las restricciones específicas a raíz de Vietnam y Watergate que el Congreso puso al poder ejecutivo para emprender la guerra y realizar actividades secretas y neutralizar un sentimiento contra la guerra y anti-intervencionista más difuso que había convencido al público estadounidense. El apoyo a los Contras permitió que las diversas tensiones seculares y religiosas de la Nueva Derecha reafirmaran una vez más la justicia moral del militarismo y los mercados. No debe, entonces, considerarse como una conspiración, sino como LA conspiración, una conspiración de conspiraciones: un crimen de estado que hace que todos los demás delitos de estado sean posibles, menos de Código Da Vinci de Dan Brown (una conspiración de una pequeña camarilla) y más de The Cold Six Thous de James Ellroy (la totalidad de la ideología estadounidense).

Watergate, en nuestro imaginario político, vuelve una y otra vez como el escándalo “bueno”, una metáfora recursiva que puede aplicarse según sea necesario para dar sentido a los inevitables abusos de poder que afligen a todos los sistemas políticos. Como se mencionó anteriormente, Watergate, involucrado en la política de la guerra imperial secreta en el sudeste asiático, fue mucho más que el corazón oscuro de un presidente caído. Pero su poder metafórico es que puede reducirse a esta ecuación obvia: el poder absoluto corrompe absolutamente. Sin embargo, incluso mientras se contenía la moral política de Watergate, el arte inspirado en el crimen era libre e inquisitivo. La paranoia y las maquinaciones de Nixon inspiraron, directa o indirectamente, algunas de las mejores películas de conspiración del nuevo cine, entre ellas, The Conversation, The Parallax View, Three Days of the Condor y Marathon Man, entre otras películas.

¿Pero Irán / Contras? Nada, en realidad. No Cost Out, de Kevin Costner, se presentaba en teatros durante el testimonio de North, pero era edulcorada, refractaria y contenida. Después de esto, era tan probable que la conspiración fuera atribuida a los extraterrestres como a la política del imperio y el capital. Nos hizo a todos nosotros, especialmente a los periodistas de investigación como Gary Webb, que no soltamos la historia, un poco como Gene Hackman, quien al final de The Conversation baja su saxofón y comienza a levantar las tablas del suelo y despegar el yeso hasta los listones para encontrar los insectos, que, ya sea que estén allí o no, nunca pueden rastrearse hasta su origen. Iran / Contra destruyó el género de la película de conspiración, como si Hollywood de alguna manera interiorizara el hecho de que la naturaleza de las relaciones sociales revelada en los muchos miles de páginas de informes oficiales no podía ser representada, ni siquiera invocada, y dejó de intentarlo. Su legado es The X-Files, un espectáculo que se derrumbó en su propio barroco, una cualidad muy común hoy en día.

Para conmemorar el 30 aniversario del derribo de Hasenfus, mostré a mi estudiante de licenciatura en relaciones entre Estados Unidos y América Latina algunas escenas de la gran película de Alex Cox, Walker, protagonizada por Ed Harris y Marlee Matlin, con pequeñas partes del fallecido Joe Strummer y el líder sandinista, Tomás Borge, quien también falleció. La producción en expansión, liderada por el director británico Cox y su guionista Rudy Wurlitzer, llegó a Nicaragua solo unos meses después de que Irán / Contra se rompiera, con la guerra en pleno apogeo. La película es nominalmente sobre el filibustero William Walker, interpretado por Harris, quien en la década de 1850 invadió Nicaragua, se declaró presidente y restauró la esclavitud, que Nicaragua había abolido décadas antes. Pero en realidad se trata de la guerra de los Contras, y de cómo la intervención militar crónica en nombre de Cristo y la libertad individual ha destruido la idea del tiempo como un fenómeno lineal. La guerra imperial y las operaciones encubiertas crean, especialmente en América Latina, un presente eterno, un momento incomprensible ahora, en el que las justificaciones son siempre las mismas. Emprender la guerra bajo la bandera del progreso durante más de un siglo tiene la desafortunada consecuencia de destruir la noción de progreso.

También proyecté fragmentos de Dispatches from Nicaragua, un documental sobre la “realización” de la película. Mi corazón siempre revolotea un poco cuando veo a Ed Harris y Marlee Matlin lanzando una pelota de béisbol de un lado a otro, con Matlin vestida con una camiseta roja y negra de Sandinista, y Joe Strummer imitando las técnicas que usan los diferentes actores para mantener la cámara sobre ellos en escenas donde no tienen diálogo. O cuando los miembros del equipo de filmación asisten a una manifestación frente a la embajada de los Estados Unidos para protestar por el asesinato contra de Ben Linder, un ingeniero de Portland que estaba ayudando a una comunidad rural en el norte de Nicaragua a construir una pequeña represa hidroeléctrica. Y está el director Alex Cox, demacrado, parado en una playa vestido sólo con un short de gimnasia, justificadamente, en contra de la agresión estadounidense. Tanto Walker como Dispatches capturan un momento más inocente y moralmente seguro para ser antiimperialistas (especialmente considerando las corrupciones de la versión actual de los sandinistas), un punto que creo que no se perdió en los estudiantes.

El antiimperialismo solo puede ser un proyecto tan coherente y racional como el imperialismo que pretende impugnar, y desde el 11 de septiembre, es decir, desde el triunfo de la coalición que se unió por primera vez durante Irán / Contras y la locura de nuestra respuesta en Irak, Siria, Libia, Afganistán y otros lugares, no ha habido nada racional ni coherente en la política exterior y el militarismo de los Estados Unidos.

Greg Grandin, es miembro de la junta editorial de The Nation y profesor de historia de la Universidad de Nueva York, es el autor de La sangre de Guatemala, La última masacre colonial [The Blood of Guatemala, The Last Colonial Massacre] y, en breve, El fin del mito: de la frontera al muro fronterizo en la mente de América [The End of the Myth: From the Frontier to the Border Wall in the Mind of America].

Perfil negociador y sensatez… sólo por ahora | Página12

Fuente original: Perfil negociador y sensatez… sólo por ahora | La… | Página12

Como siempre, recomiendo visitar el sitio del artículo original, para obtener mayor información del tema y, en este caso, para conocer el enorme trabajo periodístico de este medio independiente argentino.

Si tiene intención de hacerse socio de Página 12, colaborando económicamente con el medio, desde la siguiente página, se pueden leer las opciones: https://www.pagina12.com.ar/apps/membresias/ (No tengo ninguna relación comercial, laboral o personal con Página 12, salvo de ser ávido lector desde hace décadas).

La Unión Europea está al borde de la explosión debido a los desacuerdos arraigados en torno de Venezuela.
El bloque europeo mantuvo su respaldo a la Asamblea Nacional presidida por el autoproclamado presidente Juan Guaidó, sin llegar no obstante a reconocerlo como el nuevo jefe del Estado. Equilibrismo de opereta en el seno de la UE.

Los 28 miembros de la Unión Europea no han seguido los pasos del presidente norteamericano Donald Trump y del selecto club de admiradores que tiene en varios países de América Latina. La sensatez y el perfil negociador han prevalecido hasta ahora con muchas dificultades. Trump les ha destruido el plan. La Unión, de hecho, está al borde de la explosión debido a los desacuerdos arraigados en torno a Venezuela pero aún no adoptó medidas drásticas contra el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro. En bloque, la UE mantuvo su respaldo a la Asamblea Nacional presidida por el autoproclamado presidente Juan Guaidó, sin llegar no obstante a reconocerlo como el nuevo jefe del Estado. El Viejo Continente lo promovió como el encargado de liderar el proceso de transición pero no lo legitima para ocupar el sillón presidencial. Los europeos mantienen la línea definida por la Alta Representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, quien optó por la convocatoria de elecciones como solución “idónea y natural”. Se trata de uno esos típicos y cínicos ejercicios de equilibrismo de opereta tan corriente en el seno de la UE. No es sí, pero tampoco no. No reconoce a Juan Guaidó como Jefe del Estado al tiempo que tampoco le resta legitimidad y ofrece un respaldo completo a la Asamblea. “El 23 de enero, el pueblo de Venezuela pidió masivamente democracia y la posibilidad de determinar libremente su propio destino. Estas voces no pueden ser ignoradas”, dice el comunicado de la UE donde luego exige “un proceso político inmediato que conduzca a elecciones libres y verosímiles”. Según la Unión Europea, los poderes de la Asamblea “deben ser restaurados y respetados”.

Europa parece tener una pasión democrática con América Latina, sobre todo cuando se trata de Cuba o Venezuela. Ya dieron sobradas pruebas  de que, para ellos, los valores retóricos que defienden dependen en mucho de los intereses que están en juego, por ello castigan a algunos y son condescendientes con otros. Las petrodictaduras como la de los países del Golfo Pérsico, regímenes capaces de asesinar y descuartizar a periodistas en su propio consulado como lo hizo Arabia Saudita en Turquía con el periodista Jamal Khashoggi, o autocracias criminales como la egipcia han sido tratadas con una benevolencia de santos proporcional a los contratos millonarios que Europa firma con esos países. Allí, los reclamos de democracia, soberanía del pueblo, libertad y Derechos Humanos no existen. Europa pisotea sus presuntos valores sobre la misma alfombra roja que pone bajo los pies de los dirigentes de esos países cuando visitan las capitales europeas llenos de petrodólares para comprar armas y tecnología. A nadie le importa que Arabia Saudita haya lanzado en Yemen una guerra que ha dejado decenas de miles de muertos y cientos de miles de desplazados, ni tampoco que el régimen egipcio del general Abdulfatah Said Husein Jalil al Sisi, surgido de la contra revolución conservadora que decapitó la revolución de la Plaza Tahrir, encarcele, torture y haga desparecer a cientos de personas. En cambio, en América Latina, la democracia es sagrada. Ese escenario impúdico se repite hoy con Caracas como antes se extendió con Cuba en los años en que existía la famosa “posición común” de la UE frente a La Habana promovida por otro patético peón de Washington, el ex presidente del gobierno español José María Aznar. Hoy, el problema radica en que nadie estaba preparado para el giro repentino de los acontecimientos. El gringo-intervencionismo los tomó en ayunas. Hace una semanas, había en Caracas una misión de la UE encargada de estructurar una solución negociada entre la Asamblea Nacional y la presidencia. Más aún, el lunes 21 de enero, Federica Mogherini llegó a evocar una agenda de trabajo que debía iniciarse en febrero con el Grupo de Contacto Internacional activado por la UE para encauzar el diálogo. La irrupción Juan Gauidó y la posterior intromisión de exaltado Trump derribó el edificio europeo.

Dentro de la Unión hay países como Grecia, España, Suecia o Portugal que se niegan a plegarse a soluciones de fuerza o reconocimientos unilaterales. Apuestan más bien por un proceso antes que por un golpe. Por ahora, hasta que se pongan de acuerdo, están ganando tiempo mientras la derecha europea muestras sus filosos dientes. Los conservadores agrupados en el PPE, Partido Popular Europeo, se apresta a presentar en el Parlamento Europeo una resolución donde exigirán a los gobiernos el reconocimiento de Guaidó. El alemán Manfred Weber, jefe del PPE, ya reconoció a Guaidó “como presidente interino de Venezuela”. Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo y el más acérrimo adversario de Nicolás Maduro en el Viejo Continente, aclaró que “Guaidó sí tiene legitimidad democrática”. Cabe recordar que el Parlamento Europeo ya aprobó un montón de resoluciones de condena contra Maduro así como sanciones económicas y un embargo de armas y de cualquier material que pueda ser usado en la represión. A Egipto le siguen vendiendo barcos de guerra, aviones, cañones y material represivo.

Europa busca todavía en qué lugar situarse dentro del escenario forzado que se plasmó en Venezuela. Estaba a favor de una solución “estándar”, es decir, con todas los mecanismos del dialogo institucional en marcha, pero Guaidó, Trump y las demás capitales latinoamericanas que respaldaron el golpe les empañaron la fórmula. La sinfonía de twitts emitidos individualmente por cada líder europeo, las declaraciones y las posturas han sido un poco más explícitas. En Francia, el presidente Emmanuel Macron siguió la línea europea pero, en un twitt, dijo: “Después de la elección ilegítima de Nicolás Maduro en mayo de 2018, Europa apoya la restauración de la democracia. Aclamo la valentía de centenas de miles de Venezolanos que caminan por su libertad”. El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, aplaudió el “coraje” de Guaidó. Prueba de que Caracas ha sembrado un profuso malestar fue la reacción del jefe de la diplomacia española, Josep Borrell. Cuando le preguntaron sobre la postura de Macron, el canciller dijo: “Hay algunos que quieren tener un protagonismo…  ¡Pues que lo tenga!  ¿Qué quiere,  que digamos lo mismo ?”. La derecha europea prepara su arsenal de patrañas para librar una nueva cruzada. Hay pocas dudas de lo que ocurrirá en las próximas semanas. Se pondrán bajo el amparo de Trump y de los irresponsables latinoamericanos que, una vez más, ceden la soberanía de sus soluciones regionales a la versión más improvisada, salvaje y grosera de la política exterior norteamericana.

¡Dios nos libre! | la diaria

Fuente original: ¡Dios nos libre! | la diaria

El movimiento Con mis Hijos no te Metas.

Hace dos meses, en un viaje de avión Lima-Montevideo, tuve la oportunidad de entrevistar a Christian Rosas, fundador del movimiento Con mis Hijos no te Metas. Aunque algunos bromean con que Dios me programó este encuentro cercano, de a ratos muy escalofriante, con uno de los grandes embanderados de la lucha contra la perspectiva de género y la diversidad, que estos grupos han rebautizado “ideología de género”, fue iluminador y preocupante escuchar de primera mano cómo financian, organizan y planifican sus estrategias, propias de un pensamiento bélico en el que hay un enemigo a destruir.

Primeramente tenemos que decir que este movimiento que Rosas fundó en Perú en 2016 es una versión latinoamericana y perfeccionada de un movimiento de finales de los años 70 de Estados Unidos, llamado Save our Children (salvemos a nuestros niños). Este surgió desde el interior del movimiento conocido como Mayoría Moral, sector ultraconservador y religioso del Partido Republicano, como una protesta contra enmiendas que buscaban prevenir la discriminación a la comunidad gay en el estado de Florida. Con mis Hijos no te Metas surgió como reactivo a la visibilidad y a los derechos que fue adquiriendo la comunidad LGTBI. El concepto central era y es “salvar a nuestros niños” de los “otros” que son diferentes a nosotros los blancos, heterosexuales y judeocristianos. Así como en la Guerra Fría el adversario que destruiría la civilización occidental fue el comunismo, hoy el enemigo son quienes promueven los derechos de la comunidad LGTBI y las mujeres.

Según Rosas, su movimiento ha tenido diferentes etapas. La primera es informar, buscando demostrar que “el género es un postulado ideológico”, que “no es una definición médica”, que “sus bases son antinaturales y anticientíficas, y buscan ubicar al ser humano bajo un lente interpretativo”. Este postulado es común a los nuevos movimientos conservadores como A mis Hijos no los Tocan, Varones Unidos y Stop Abuso. Aunque tienen una base y un origen cristiano conservador, han cambiado su estrategia: ya no usan lenguaje religioso, sino que hablan en términos de ciencia, razón, derecho y libertad; usan definiciones provenientes de ámbitos científicos, como el manual de psiquiatría y publicaciones de la Organización Mundial de la Salud, para referirse a la transexualidad como una enfermedad.

La segunda etapa consiste en la reacción. Para esto, Rosas plantea la necesidad de “conformar grupos estratégicos de diferentes estratos sociales y culturales que tengan el objetivo de luchar por la verdad, la ciencia y la razón, contra esta arremetida con amplio apoyo político”. Rosas todo el tiempo define a la perspectiva de género como “una ideología autoritaria”, y con este argumento se genera un monstruo invisible al que hay que atacar en las leyes, en los manuales educativos, en la cultura e incluso en la fe.

La tercera etapa de este movimiento consiste en tratar de provocar reacciones violentas de los grupos a los que ellos denominan “pro muerte”: el propio Rosas citó como ejemplo de este accionar el “plantón” que hicieron frente a la marcha del 8 de marzo, portando pancartas que profesaban “femeninas sí, feministas no” y “Con mis hijos no te metas”, acción en la que las y los presentes no tenían permitido hablar. Se trataba especialmente de mujeres; muchos de quienes participaron bajaron de camionetas con el logo de Beraca, la ONG fundada por el pastor Jorge Márquez y por la que Rosas siente profunda admiración.

Por último, y en relación con lo organizativo, Rosas plantea que “una de las primeras condiciones para exportar este movimiento es que no se institucionalice, porque al institucionalizarlo se reduce y se concretiza lo abstracto, allí vienen las cuentas bancarias y los registros públicos, eso es en detrimento de la estrategia […] no se puede atacar lo que no se puede definir, al no registrarse, al no definirse, se vuelve algo ambiguo […] el ataque naturalmente será a los voceros, pero los voceros son descartables”.

La nueva estrategia no incluye sólo la movilización de personas en las calles –en Perú han logrado convocar hasta a dos millones de personas en las diferentes ciudades–, sino también el lobby político a nivel nacional, regional e internacional. Además de la presencia parlamentaria nacional, ha sido muy destacada su presencia en las últimas asambleas de la Organización de los Estados Americanos (OEA), como la que se desarrolló hace pocos días en Washington, o en la sede de la Organización de las Naciones Unidas. Estos grupos ya no tienen sólo un vocero o dos que llaman la atención por su postura intransigente, sino que ahora han logrado amplio apoyo de gobiernos y se han posicionado en varios sectores de la sociedad civil. Según Rosas, han logrado que 700 parlamentarios de 18 países firmaran la “Declaración de México”, una plataforma de incidencia regional para “defender la familia, la libertad religiosa, el derecho a la vida y combatir la ideología de género”. Lo que genera este escenario es un ambiente de polarización y radicalización, con una guerra de tipo moral, en la que los debates electorales centrales dejaron de estar vinculados con la lucha contra la pobreza, la educación o el trabajo, para que pasaran al centro las concepciones sobre familia, sexualidad y género.

Rosas advierte que su alcance político no está restringido exclusivamente a grupos de derecha. Por ejemplo, en México cuentan con el apoyo de Manuel Antonio López Obrador, candidato de izquierda con amplias chances de ganar las elecciones presidenciales. Asimismo, plantea que en Uruguay hay dos personas en el gobierno que los apoyan y darán a conocer en breve un informe que da cuenta de supuestos vínculos del gobierno con “grupos pedófilos”. Este movimiento está en sus inicios en Uruguay y va creciendo, pero es posible anticipar parte del escenario político observando lo que pasó en Brasil, Costa Rica, Perú, Colombia, e incluso en Estados Unidos. Para Rosas, el objetivo central del movimiento es “erradicar la ideología de género de Perú, el continente y el mundo”.

Nicolás Iglesias Schneider es trabajador social e investigador especializado en religión y política.

El colonialismo insidioso | Opinión | Página12

Fuente original: El colonialismo insidioso | Opinión | Página12

El término alemán Zeitgeist se utiliza actualmente en diferentes lenguas para designar el clima cultural, intelectual y moral de una determinada época, literalmente, el espíritu del tiempo, el conjunto de ideas y creencias que componen la especificidad de un periodo histórico. En la Edad Moderna, dada la persistencia de la idea del progreso, una de las mayores dificultades para captar el espíritu de una determinada época reside en identificar las continuidades con respecto a épocas anteriores, casi siempre disfrazadas de discontinuidades, innovaciones y rupturas.

Para complicar aún más el análisis, lo que permanece de períodos anteriores siempre se metamorfosea en algo que simultáneamente lo denuncia y disimula y, por eso, permanece siempre como algo diferente de lo que fue, sin dejar de ser lo mismo. Las categorías que usamos para caracterizar una determinada época son demasiado toscas para captar esta complejidad, porque ellas mismas forman parte del mismo espíritu del tiempo que supuestamente deben caracterizar desde fuera. Corren siempre el riesgo de ser anacrónicas, por el peso de la inercia, o utópicas, por la ligereza de la anticipación.

Vengo defendiendo que vivimos en sociedades capitalistas, coloniales y patriarcales, en referencia a los tres principales modos de dominación de la modernidad occidental: el capitalismo, el colonialismo y el patriarcado o, más precisamente, el heteropatriarcado. Ninguna de estas categorías es tan controvertida entre los movimientos sociales y la comunidad científica como la de colonialismo. Hemos sido tan socializados en la idea de que las luchas de liberación anticolonial del siglo XX pusieron fin al  colonialismo, que casi resulta una herejía pensar que al final el colonialismo no acabó, sino que apenas cambió de forma o ropaje. Nuestra dificultad radica sobre todo en nombrar adecuadamente este complejo proceso de continuidad y cambio. Es cierto que los analistas y los políticos más perspicaces de los últimos 50 años tuvieron la aguda percepción de esta complejidad, pero sus voces no fueron lo suficientemente fuertes como para cuestionar la idea convencional de que el colonialismo propiamente dicho acabara, con la excepción de algunos pocos casos, siendo los más dramáticos posiblemente el Sáhara Occidental, la colonia hispano-marroquí que continúa subyugando al pueblo saharaui, así como la ocupación de Palestina por Israel. Entre esas voces cabe destacar la del gran sociólogo mexicano Pablo González Casanova con su concepto de “colonialismo interno” para caracterizar la permanencia de estructuras de poder colonial en las sociedades que emergieron en el siglo XIX de las luchas de independencia de las antiguas colonias americanas de España.

Y también la voz del gran líder africano Kwame Nkrumah, primer presidente de la República de Ghana, con su concepto de “neocolonialismo” para caracterizar el dominio que las antiguas potencias coloniales seguían ejerciendo sobre sus antiguas colonias, convertidas en países supuestamente independientes. Una reflexión más profunda sobre los últimos 60 años me lleva a concluir que lo que casi terminó con los procesos de independencia del siglo XX fue una forma específica de colonialismo, y no el colonialismo como modo de dominación. La forma que casi terminó fue lo que se puede designar como colonialismo histórico, caracterizado por la ocupación territorial extranjera. Sin embargo, el modo de dominación colonial continuó bajo otras formas. Si las consideramos de esta forma, el colonialismo es tal vez hoy tan vigente y violento como en el pasado.

Para justificar esta afirmación es necesario especificar en qué consiste el colonialismo como forma de dominación. El colonialismo es todo aquel modo de dominación basado en la degradación ontológica de las poblaciones dominadas por razones etnorraciales. A las poblaciones y a los cuerpos racializados no se les reconoce la misma dignidad humana que se atribuye a quienes los dominan. Son poblaciones y cuerpos que, a pesar de todas las declaraciones universales de los derechos humanos, son existencialmente considerados como subhumanos, seres inferiores en la escala del ser. Sus vidas tienen poco valor para quien los oprime, siendo, por tanto, fácilmente desechables. Originalmente se los concibió como parte del paisaje de las tierras “descubiertas” por los conquistadores, tierras que, a pesar de ser habitadas por poblaciones indígenas desde tiempos inmemoriales, fueron consideradas como tierras de nadie, terra nullius. También se consideraron como objetos de propiedad individual, de los que la esclavitud es prueba histórica. Y hoy continúan siendo poblaciones y cuerpos víctimas del racismo, de la xenofobia, de la expulsión de sus tierras para abrir el camino a los megaproyectos mineros y agroindustriales y a la especulación inmobiliaria, de la violencia policial y las milicias paramilitares, del trabajo esclavo llamado eufemísticamente “trabajo análogo al trabajo esclavo” para satisfacer la hipocresía biempensante de las relaciones internacionales, de la conversión de sus comunidades de ríos cristalinos y bosques idílicos en infiernos tóxicos de degradación ambiental. Viven en zonas de sacrificio, en todo momento en riesgo de convertirse en zonas de no ser.

Las nuevas formas de colonialismo son más insidiosas porque se producen en el núcleo de relaciones sociales, económicas y políticas dominadas por las ideologías del antirracismo, de los derechos humanos universales, de la igualdad de todos ante la ley, de la no discriminación, de la igual dignidad de los hijos e hijas de cualquier dios o diosa. El colonialismo insidioso es gaseoso y evanescente, tan invasivo como evasivo, en suma, astuto. Pero ni así engaña o aminora el sufrimiento de quienes son sus víctimas en la vida cotidiana. Florece en apartheids sociales no institucionales, aunque sistemáticos. Sucede tanto en las calles como en las casas, en las prisiones y en las universidades, en los supermercados y en las estaciones de policía. Se disfraza fácilmente de otras formas de dominación tales como diferencias de clase y de sexo o sexualidad, incluso siendo siempre un componente de ellas. Verdaderamente, el colonialismo insidioso solo es captable en close-ups, instantáneas del día a día. En algunas de ellas surge como nostalgia del colonialismo, como si fuese una especie en extinción que debe ser protegida y multiplicada. He aquí algunas de tales instantáneas.

Primera instantánea: Uno de los últimos números de 2017 de la respetable revista científica Third World Quarterly, dedicada a los estudios poscoloniales, incluía un artículo de autoría de Bruce Gilley, de la Universidad Estatal de Portland, titulado “En defensa del colonialismo”. Este el resumen del artículo: “En los últimos cien años, el colonialismo occidental ha sido muy maltratado. Ha llegado la hora de rebatir esta ortodoxia. Considerando de manera realista los respectivos conceptos, el colonialismo occidental fue, en regla, tanto objetivamente benéfico como subjetivamente legítimo en la mayor parte de los lugares donde ocurrió. En general, los países que abrazaron su herencia colonial tuvieron más éxito que aquellos que la despreciaron. La ideología anticolonial impuso graves perjuicios a los pueblos sujetos a ella. Y continúa impidiendo, en muchos lugares, un desarrollo sustentado y un encuentro productivo con la modernidad. Hay tres formas en las que estados fallidos de nuestro tiempo pueden recuperar hoy el colonialismo: reclamando modos de gobernanza colonial, recolonizando algunas áreas y creando nuevas colonias occidentales”.

El artículo causó una indignación general y quince miembros del consejo editorial de la revista dimitieron. La presión fue tan grande que el autor terminó por retirar el artículo de la versión electrónica de la revista, aunque permaneció en la versión impresa. ¿Fue una señal de los tiempos? Al final, el artículo fue sujeto a revisión anónima por pares. La controversia mostró que la defensa del colonialismo estaba lejos de ser un acto aislado de un autor desvariado.

Segunda instantánea: Wall Street Journal del 22 de marzo pasado publicó un reportaje titulado: “La búsqueda de semen norteamericano se disparó en Brasil”. Según la periodista, la importación de semen norteamericano por mujeres solteras y parejas lésbicas brasileñas ricas aumentó extraordinariamente en los últimos siete años y los perfiles de los donantes seleccionados muestran la preferencia por bebés blancos y con ojos azules. Y añade: “La preferencia por donantes blancos refleja una persistente preocupación por la raza en un país en que la clase social y el color de piel coinciden con gran rigor. Más del 50 por ciento de los brasileños son negros o mestizos, una herencia resultante del hecho que Brasil importó diez veces más esclavos africanos que los Estados Unidos; y fue el último país en abolir la esclavitud, en 1888. Los descendientes de colonos y migrantes blancos –muchos de los cuales fueron atraídos al Brasil a fines del siglo XIX y principio del siglo XX, cuando las élites de gobierno buscaban explícitamente ‘blanquear’ a la población– controlan la mayor parte del poder político y de la riqueza del país. En una sociedad tan racialmente dividida, tener descendencia de piel clara es visto muchas veces como un modo de brindar a los niños mejores perspectivas, sea un salario más elevado o un tratamiento policial más justo”.

Tercera instantánea: El 24 de marzo pasado, el diario más influyente de Africa del Sur, Mail & Guardian, publicó un reportaje titulado “Genocidio blanco: cómo la gran mentira se propagó en los Estados Unidos y otros países”. Según el periodista, “los Suidlanders (foto), un grupo sudafricano de extrema derecha, han venido estableciendo contacto con otros grupos extremistas en Estados Unidos y en Australia, fabricando una teoría de conspiración sobre el genocidio blanco, con el objetivo de conseguir apoyo internacional para los sudafricanos blancos. El grupo, que se autodescribe como ‘una iniciativa-plan de emergencia’ para preparar una minoría sudafricana de cristianos protestantes para una supuesta revolución violenta, se ha relacionado con varios grupos extremistas (alt-right) y sus influyentes contactos mediáticos en Estados Unidos para instalar una oposición global a la alegada persecución de blancos en África del Sur. La semana pasada, el ministro australiano de Asuntos Internos dijo a Daily Telegraph que estaba considerando la otorgación de visas rápidas para agricultores sudafricanos blancos, los cuales –argüía el ministro– necesitaban “huir de circunstancias atroces” para “un país civilizado”. Según el ministro, tales agricultores “merecen atención especial” debido a la ocupación de tierras y la violencia… Estos agricultores sudafricanos blancos también han recibido atención en Europa, donde políticos de extrema derecha con contactos en la extrema derecha estadounidense han solicitado al Parlamento Europeo que intervenga en Africa del Sur. Agentes políticos contra los refugiados en el Reino Unido están igualmente ligados a la causa”.

La gran trampa del colonialismo insidioso es dar la impresión de un regreso, cuando en realidad lo que “regresa” nunca dejó de existir.

* Doctor en Sociología del Derecho. Profesor de las universidades de Coimbra (Portugal) y de Winsconsin-Madison (EE.UU.).

Traducción: Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez.

A %d blogueros les gusta esto: