Archivo de la categoría: Creencias

ANRed – Investigadores del CONICET: “Los mapuches no son “indios chilenos”, sino pueblos preexistentes”

Los investigadores nucleados en la Sección Etnología, perteneciente al Instituto de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Buenos Aires, repudiamos la represión llevada a cabo contra la Pu Lof en Resistencia, en el Departamento de Cushamen, el 11 y el 12 de enero, por Gendarmería Nacional y por la Policía de la Provincia de Chubut. Nos sumamos, de este modo, a los múltiples comunicados de repudio realizados por comunidades y organizaciones indígenas, investigadores, docentes y estudiantes, trabajadores del Estado, agrupaciones religiosas y organismos de derechos humanos.

Al mismo tiempo, comunicamos nuestra preocupación, una vez más, por la recurrencia de discursos y relatos sesgados y erróneos sobre la realidad de los pueblos indígenas actuales y sus orígenes. Como investigadores que trabajamos con pueblos originarios de Argentina y de otros países de América del Sur, respaldamos una parte sustancial de nuestras investigaciones en etnografías llevadas a cabo en los territorios comunitarios y en los márgenes de las zonas urbanas, en las que se instalaron las familias indígenas que fueron forzadas a desplazarse desde mediados del siglo pasado.

Si bien en las últimas décadas la destrucción de sus territorios intensificó las migraciones, también se da un proceso inverso y algunos deciden volver a la tierra. Este proceso de retorno —al que suelen referir como “recuperaciones”— pone al descubierto el despojo territorial que vivieron sus mayores, así como los métodos fraudulentos y violentos empleados tanto por privados como por el propio Estado.

Numerosas investigaciones antropológicas e históricas contextualizan estos procesos de despojo y permiten explicar por qué Benetton es hoy el mayor propietario de la Patagonia, en tanto que la mayoría de las comunidades indígenas territoriales se encuentran en tierras consideradas fiscales, sin títulos de propiedad comunitaria, bajo la amenaza constante de desalojo. Por lo tanto, las “recuperaciones” no son actos terroristas ni amenazas a la seguridad nacional, tal como sostiene el Ministerio de Seguridad de la Nación. Son llamados de atención sobre historias silenciadas en el relato oficial de la colonización, sobre los efectos negativos de la extranjerización de la tierra y de la intervención del capitalismo extractivista, y revelan la continuidad de la colonialidad en el presente.

Por otro lado, tal como indica el nombre de nuestro lugar de trabajo, algunos de nuestros estudios examinan las clasificaciones etnológicas, sus contextos de producción y las relaciones de poder subyacentes. Coherentes con dichas investigaciones, nos vemos en la obligación de aclarar dos enunciados fundados en el desconocimiento que, si bien son antiguos, se actualizan en estos días.

Afirmamos, por lo tanto, que los mapuches no son araucanos de origen chileno y no exterminaron a los tehuelches. La mayoría de los etnónimos (nombres de los pueblos indígenas) variaron entre el siglo XVIII y el presente; algunos son nombres que se dan a sí mismos —como por ejemplo “mapuche”— y otros fueron impuestos —como es el caso de los términos “araucano” y “tehuelche”. Vale decir que “araucanos” no es el “verdadero nombre” de los mapuche ni tampoco es el nombre de los “antiguos mapuche”; es apenas el nombre que los españoles quisieron darles.

Los mapuches, por otra parte, no son “indios chilenos”, sino pueblos preexistentes. Esto significa que vivían en estos territorios antes de que existieran los Estados y que había mapuches en lo que hoy es Argentina, así como había tehuelches en lo que hoy es Chile. A su vez, las alianzas matrimoniales entre unos y otros y los desplazamientos producidos por el avance de los Estados sobre sus territorios dieron lugar a que muchas familias se identifiquen en el presente como mapuche-tehuelche, tal como ocurre en la actual provincia de Chubut. Los tehuelches, por otra parte, no “se extinguieron”, sino que desde hace varios años luchan para demostrar que continúan existiendo y, en la Patagonia austral, han comenzado a identificarse en el espacio público como aonek’enk. Los responsables de su marginación e invisibilización no fueron los mapuches, sino las políticas de colonización.

Convencidos de la importancia de evitar lecturas sesgadas de la historia y del presente, en la vía para reparar injusticias y subordinaciones, invitamos a quienes deseen profundizar en el conocimiento de estos temas a considerar, en primer lugar, las voces de los propios pueblos originarios, que se expresan a través de sus organizaciones y líderes, en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Los invitamos también a consultar los numerosos estudios actualizados, disponibles en internet, mediante los cuales los investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y de diversas universidades nacionales contribuimos a resolver problemas que preocupan a nuestra sociedad.

Fuente:

http://anred.org/spip.php?breve12253#.Wh7Qzmbv6yE.facebook

Anuncios

“Si tu médico habla de holística o mecánica cuántica, búscate otro”

Siempre en la cúspide de la polémica, el conocido biólogo ataca en su nuevo libro a las terapias que ofrecen productos no testados por la ciencia. alerta de la proliferación de falsos remedios, en un momento en el que temas como el de la decisión de no vacunar a los niños están en el ojo de huracán.

 Homeopatía, energía vital, mecánica cuántica, holístico, sabiduría oriental… Cuando de la boca de  nuestro médico salen estas palabras es que ha llegado el momento de huir a la carrera de la consulta. Este es el consejo que   J.M. Mulet, autor del libro Medicina sin engaños, nos ofrece para guiarnos en el tenebroso mar de las pseudomedicinas. Mulet, que no es médico sino licenciado en química y doctor en bioquímica y biología molecular por la Universidad de Valencia, está empeñado en desenmascarar el fraude que se oculta tras las llamadas medicinas alternativas.

A través de «Si tu médico habla de holística o mecánica cuántica, búscate otro» 

Identidad y representación | Página 12

Florencia Galzerano y Cecilia B. Díaz sostienen que el problema de la representación y la representatividad política hacen su aparición estelar en el audio viralizado de la mujer de Nordelta indignada con vecinos para ella indeseables.

 La viralización se alimentó de condenas, declaraciones de la farándula derrochadora, parodias y el efecto relativizador de la posverdad. Cualquiera de estas opciones no invita a reflexionar sino que funciona al instalar la anécdota en la atmósfera mediática.

Aunque probablemente la vorágine de información fagocite con rapidez la vigencia de esta pieza sonora, su impacto materializa un síntoma social. ¿Qué revelan los enunciados despreciadores sobre los vecinos no deseados, el mate y el perro? En principio, algo sobre la formación de la identidad forjada y anudada en la diferencia con una otredad que, al tiempo que amenaza y horroriza, constituye ineluctablemente la representación.

Es que con un corte más profundo que el que pudiera trazar un bisturí, la cirujana delimita una polarización fundada en históricas jerarquías que distribuyen inequitativamente recursos materiales, estéticas y proxémicas en el espacio público. Hasta aquí, nada muy novedoso, excepto por el grado exacerbado de desprecio y contradicción que contienen sus palabras llenas de clichés. Es esto mismo lo que la lleva a los medios masivos en los que se sobrepone a otras cuestiones para dar lugar al desarrollo del metadiscurso. Allí brotan las respuestas paródicas para diferenciarse del efecto discriminador de las palabras de la propietaria del mono ambiente en Nordelta en defensa del mate y los bizcochos, pero no mucho más.

De algún modo, el audio advierte que las grasas de las capitales se filtraron por los muros de los countrys privados. Y los lagos espejados se vuelven más una proyección de la armonía social que una correspondencia. La protagonista del audio se atribuye compartir los parámetros “éticos, morales y estéticos” de “la gente del gobierno” y se opone a las reposeras de la Bristol. En ese punto, el problema de la representación y la representatividad política hacen su aparición estelar.

Sin embargo, es inevitable –e inquietante– pensar que la cirujana Michelle, los que toman mate en la pileta, los que defienden el mate, hasta los que construyeron esa pileta en la que nunca podrán refrescarse, votaron a Cambiemos. Sin duda, con un discurso versátil dirigido a públicos –segmentados por el marketing– y no al pueblo, ha logrado convocar a una mayoría que asocia al ascenso de los sectores populares como su “límite” y otredad. Es que la irrupción de los “nuevos vecinos” supone una alteración del orden que se experimenta con la extrañeza de un carnaval que puede durar más que un fin de semana y alcanzar doce años. Sobre ese significante Cambiemos ha trazado su campaña y su plan de gobierno: “hay que hacer un esfuerzo para salir del desastre que dejó el gobierno anterior”. Ese parece ser el “chivo expiatorio” para justificar lo que René Girard llama “el sacrificio colectivo” capaz de restaurar el orden después del “caos” en el que las jerarquías se han perdido.

El audio de “la cheta de Nordelta” demuestra que en las arenas del marketing comunicacional las relaciones entre identidades y representaciones son más que complejas y que se resisten a asociaciones reificadas. Al respecto, Girard, en “Shakespeare y los fuegos de la envidia” argumenta que si el “sacrificio colectivo” no es total, la parte de la sociedad que no participa, movilizará un círculo de venganza. Allí radica la tragedia política que muestra el audio que, como apunta Eduardo Rinesi: “siempre es el resultado de un desajuste, un desfasaje, entre lenguaje y sujeto”.

Aún en la victoria, la amenaza al “equilibrio inestable de la democracia” es un desafío para el gobierno actual. Existe la política, en efecto, porque ningún orden hegemónico puede imponerse definitivamente, al tiempo que no puede dejar de intentarlo. “Un discurso perverso se queda dormido en un oído tonto”, le hace decir Shakespeare a Hamlet. Pero todo empieza por los oídos, Michelle. Todo empieza por los oídos. Es cuestión de tiempo.

* Maestranda en Ciencia Política (Unsam).

** Doctoranda en Comunicación (UNLP).

Origen: https://www.pagina12.com.ar/77479-identidad-y-representacion

…PERO TENDRÍA QUE MATARTE: UNA BIOGRAFÍA DE LA CONSPIRACIÓN | ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

En formato PDF.

En formato HTML.

A través de …PERO TENDRÍA QUE MATARTE: UNA BIOGRAFÍA DE LA CONSPIRACIÓN | ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

El problema de la psiquiatría con la religión | La Ciencia y sus Demonios

En su artículo los investigadores estadounidenses plantean la siguiente cuestión:

Un hombre de alrededor de 20 años con esquizofrenia paranoide explicó durante una evaluación neurológica que podía leer las mentes y que durante años había escuchado voces que le revelaban cosas sobre amigos y extraños por igual. Él creía que fue seleccionado por Dios para proporcionar una guía para la humanidad. Los medicamentos antipsicóticos prescritos por sus psiquiatras disminuyeron estas habilidades y redujeron las voces y, por lo tanto, él no las quería volver tomar. Él preguntó: “¿Cómo sabéis que las voces no son reales?” “¿Cómo sabéis que no soy el Mesías?” Afirmó, “Dios y los ángeles hablaron con la gente en la Biblia”.

Y por supuesto que desde el punto de vista clínico y científico son preguntas más que pertinentes que llevaron a nuestros investigadores a la reflexión.

Más tarde, reflexionamos sobre lo que él había dicho. Él planteó preguntas conmovedoras que rara vez se discuten en la medicina académica. Todos los días, los médicos, enfermeras, psicólogos y trabajadores sociales se encuentran y cuidan a personas que experimentan síntomas psicóticos. Alrededor del 1% de las visitas a la sala de urgencia y el 0,5% de todas las visitas de atención primaria en los Estados Unidos están relacionados con síntomas psicóticos. Hasta el 60% de las personas con esquizofrenia tienen ilusiones religiosas consistentes en creer que son un santo, Dios, el diablo, un profeta, Jesús o alguna otra personalidad importante. La disminución de la percepción acerca de tener un trastorno mental es parte integrante de la afección, que ocurre en el 30%-50% de las personas con esquizofrenia. ¿Cómo explicamos a nuestros pacientes que sus síntomas psicóticos no son insinuaciones sobrenaturales cuando nuestra civilización reconoce fenómenos similares en figuras religiosas veneradas? ¿Sobre qué base distinguimos entre las experiencias de los pacientes psiquiátricos y las de las figuras religiosas en la historia?

Y así, partiendo de estos hechos los autores del estudio hacen un diagnóstico psiquiátrico retrospectivo de algunas de las grandes figuras del cristianismo, sugiriendo

la posibilidad de que las personas con síntomas psicóticos primarios y relacionados con el estado de ánimo hayan tenido una influencia monumental en la configuración de la civilización occidental.

Lo que traducido al román paladino viene a significar que Occidente puede llevar venerando a pobres enfermos mentales desde hace ya casi dos milenios.

Y llegados a este punto, desde el punto de vista racionalista, es inevitable plantearse la siguiente pregunta: ¿para cuándo la psiquiatría empezará a diagnosticar a esos cardenales, rabinos, ulemas y demás mediadores de lo divino que afirman haber sido elegidos y tener comunicación directa habitual con alguna de la infinidad de deidades que la siempre fértil (y muchas veces más que delirante) imaginación humana ha inventado a lo largo de los siglos?

A través de El problema de la psiquiatría con la religión | La Ciencia y sus Demonios

Mi Experiencia Con Enri Corbera y La Biodecodificación | Red LibreMentes

a través de Mi Experiencia Con Enri Corbera y La Biodecodificación | Red LibreMentes

Niegan la libertad a tres gurús espirituales que “cocieron viva” a una mujer en Canadá – RT

Los tres fueron encarcelados a consecuencia de la tragedia, que sucedió en junio del 2011, en el marco de un seminario de crecimiento personal. El evento fue organizado por la autodenominada ‘guía espiritual’ Gabrielle Frechette, de 53 años.

La ‘gurú’ junto con sus dos asistentes, Ginette Duclos y Gerald Fontaine, invitó a varias mujeres, incluida la víctima, Chantal Lavigne, a una casa de campo cerca de la ciudad de Drummondville (provincia de Quebec) para participar en un tratamiento de sudoración extrema denominado ‘Dying in Consciousness’ (‘Morir en conciencia’).

Los tres condenados untaron a Lavigne con barro, la envolvieron en una sábana de plástico y le colocaron una caja de cartón sobre cabeza para que pasara de este modo 9 horas.

Sin embargo, dos horas después de estar envuelta Chantal se desmayó y fue llevada al hospital con la temperatura corporal de 40,5ºC. Unas horas más tarde la mujer falleció.

El forense que examinó el cuerpo de Lavigne declaró que la mujer prácticamente fue “cocida viva”. Otras participantes del seminario sufrieron vómitos y malestares, pero sobrevivieron.

a través de Niegan la libertad a tres gurús espirituales que “cocieron viva” a una mujer en Canadá – RT

A %d blogueros les gusta esto: