Archivo de la categoría: Cultura e información libres

30 años después, llegan los saltos de línea de Unix en el Bloc de notas de Windows

Fuente original: 30 años después, llegan los saltos de línea de Unix en el Bloc de notas de Windows

De todas las novedades presentadas por Microsoft esta semana, la compatibilidad con los saltos de línea de Unix en el Bloc de notas de Windows debe ser la más esperada.

El Bloc de notas es de ese tipo de programas que sólo echamos en falta cuando no está. Es todo un clásico de Windows, una simple aplicación con la que escribir archivos de texto y poco más, ¿verdad? ¿Qué podría salir mal? Hasta Microsoft debería ser capaz de crear un editor de texto sin problemas.

Pues aunque no lo creas, incluso con algo tan absurdamente sencillo como esto, Microsoft consiguió fastidiar a toda la comunidad. Y ha sido un fastidio que ha durado más de 30 años, hasta esta misma semana.

Cómo los editores de texto registran los saltos de línea

Aunque un editor de texto puede parecer el programa más simple posible, hay algunos detalles a tener en cuenta; no es tan sencillo como guardar los caracteres escritos. El caso más claro de esto es, ¿qué pasa si queremos hacer un salto de línea? ¿Cómo indicamos al programa que el texto no continúa en la misma línea, sino en la siguiente?

Para eso existen unos caracteres especiales, llamados EOL (End of Line, fin de la línea) que el usuario no puede ver pero que el editor interpreta como que la línea se ha terminado y debe empezar la siguiente.

En Linux y macOS, se sigue el estándar de Unix (el sistema que precedió a ambos, y en el que se inspiran); aquí se usa un carácter especial LF (Line Feed, o salto de línea).

El carácter es “\n”, y entre programadores y administradores es el estándar. Cuando abres un editor de textos en Linux o macOS, y pulsas Intro para hacer un salto de línea, el editor automáticamente mete “\n” al final de la línea. Así, la próxima vez que abras el archivo, lo verás tal y como originalmente fue creado.

Llegan los saltos de línea de Unix en el Bloc de notas de Windows

Windows, como de costumbre, hace las cosas de manera diferente, y tiene unos caracteres EOL distintos. El carácter de fin de línea, “\n”, se sigue usando, pero además, también se usa un carácter especial de retorno de carro (CR); este carácter es “\r”, y debe ser usado en conjunción con el salto de línea.

Por lo tanto, cuando pulsas Intro en el Bloc de notas, el programa automáticamente mete “\r\n”.

Parece un cambio menor, pero eso significa que el Bloc de notas de Windows no interpreta bien los archivos de texto creados en Linux o macOS. Eso da lugar a situaciones muy frustrantes para los usuarios.

Si abres en Windows un archivo de texto creado en Linux o macOS, sólo verás un muro de texto, sin saltos de línea; la legibilidad del archivo se ve afectada, y hace casi imposible trabajar. Para programadores, que dependen de los saltos de línea para organizarse y programar mejor, es algo desastroso.

saltos de línea de Unix en el Bloc de notas de Windows

Finalmente, en el Microsoft Build de esta semana, la compañía ha anunciado que el Bloc de Notas por fin soportará los saltos de línea de Unix; de esta manera, se suma al estándar usado por el resto de sistemas operativos. La nueva versión llegará con Redstone 5, la próxima gran actualización de Windows 10 que se espera para finales de año.

Como dijo Kevin Gallo, jefe de la plataforma de desarrolladores de Windows: “Hemos arreglado el Bloc de notas”. Y sólo han tardado más de tres décadas.

Anuncios

Uso de datos personales | Página12

Fuente original: Uso de datos personales | Página12

(El uso de las negritas es mio).

El subsecretario de Comunicación Estratégica, Hernán Iglesias Illia, declaró en 2016, cuando se filtró la información respecto a que el PRO quería tener acceso a los datos personales de los ciudadanos de todo el país, que los iban a usar “para el bien”. Es decir, para comunicar las buenas noticias del gobierno, a diferencia del kirchnerismo que usaba las cadenas nacionales para hacer propaganda política. El funcionario se explayó y dijo que la comunicación gubernamental del macrismo sería segmentada y focalizada para estar a tono con los intereses de los individuos. Vaya si lo lograron. Desde ese momento, y del mismo modo que las empresas privadas como Google o Facebook que sugieren datos en base a búsquedas previas efectuadas por los usuarios, las casillas de mails empezaron a inundarse con correos electrónicos de funcionarios, en sintonía con lo averiguado recientemente respecto de los usos de datos de la Consultora Cambridge Analytica en un caso con repercusiones mundiales. Pero, como ya es norma desde la asunción de este gobierno, el hecho fue invisibilizado por los medios dominantes de comunicación.

Lo acaecido cotidianamente en la capital nacional es el punto culminante de esa manipulación de los datos con tintes proselitistas. Por caso, el 3 de mayo a numerosos vecinos de la ciudad, entre los cuales nos encontramos varios docentes, nos llegó una invitación. Quienes vivimos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y trabajamos en el ámbito estatal estamos acostumbrados a esta flagrante violación de la privacidad disfrazada de información mediante la cual recibimos varios correos diarios de Horacio, Soledad, Diego, Felipe o Franco. Se trata de mensajes publicitarios de Rodríguez Larreta, Acuña, Santilli, Miguel o Moccia, es decir las principales figuras del PRO en la gestión capitalina, enviados con su nombre de pila como una señal de cercanía. En esta oportunidad la invitación era para una charla este 10 de mayo a las 17.30 en el distrito Audiovisual, en Dorrego 1898, “para charlar con Cris Morena, creadora de las novelas infantiles y juveniles más exitosas de la televisión y compositora de los temas que hoy se cantan en todo el mundo. Hablaremos sobre su trayectoria y su compromiso social con la educación junto a Horacio Rodríguez Larreta, Enrique Avogrado y Soledad Acuña”.

Las reacciones de indignación de los numerosos grupos de whatsapp de docentes de los cuales formo parte no se hicieron esperar, aumentadas las mismas en tiempos de incumplimientos paritarios, descuento de huelgas y promesa de desintegración de 29 Institutos Superiores de Formación Docente. No obstante, el enojo no es buen consejero a la hora de analizar determinadas cuestiones. Por tanto, creer que la invitación a una estrella del espectáculo que ostenta un especial discurso de autosuperación, es un fiel prototipo del emprendedurismo y que por otro lado hace programas con incuestionable éxito comercial forma parte de una provocación es un error. Más bien habría que pensarlo en estrecha conexión con lo sucedido en materia educativa desde el año 2007.

Por un lado, la proliferación de discursos de autoayuda y del individualismo “new age”, como demuestra Pablo Vommaro en sus diversos trabajos sobre la construcción política del PRO, forma parte de la búsqueda de la empatía permanente, construye la impresión de que ese partido lleva adelante sus políticas con gente que siempre transmite la idea de ser recién llegados, lo cual les permite identificarse con un alto porcentaje del electorado que descree de la política tradicional. Cris Morena escribió en su twitter haciendo referencia a su presentación: “chicos me ilumina verlos cerca y ver el brillo de sus ojos”. Es una clara demostración del uso que hace de estas corrientes. Por otro lado, las políticas focalizadas al emprendedurismo son otra constante en el Ministerio de Educación de la ciudad primero, y nacional, después. Una nota de La Nación del día 20 de julio de 2017, presenta al nuevo ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Sanchez Zinny, como un emprendedor educativo. Ese concepto, sumado al de la meritocracia permea todos los documentos oficiales de las gestiones macristas. Desde esta perspectiva, a la incertidumbre debe combatírsela con una dosis de emprendedurismo, lo que llevará al éxito en la vida, siempre medido en dinero.

Lejos de ser una provocación, la invitación a Cris Morena a hablar de educación es parte de una lógica que piensa el proceso educativo asociado a las lógicas de mercado, subordinando el Estado a sus reglas y dictámenes.

* Magister en Ciencias Sociales (Unahur-UBA).

Preguntas y catástrofes, con Juan Margalef – La Brújula de la Ciencia

Fuente original: http://ar.ivoox.com/es/brujula-ciencia-s07e38-preguntas-y-audios-mp3_rf_26060647_1.html

¿Qué es más difícil, hacer una pregunta o encontrar una respuesta? ¿Qué tienen en común la forma de un planeta y el fondo de una taza de café? Éstas son las cosas que explicó Juan Margalef en el monólogo científico que le permitió ganar el concurso Famelab España. En él habla de preguntas y de qué es lo que los matemáticos llaman “catástrofes”. Ayer tuvimos a Juan en La Brújula de la Ciencia y, además de interpretar su monólogo en vivo, estuvimos hablando de ciencia, de divulgación y de cómo convertir la ciencia en un monólogo de unos pocos minutos, y nos ofrecerá el monólogo con el que ganó la edición española de Famelab 2018. En él nos hablará sobre lo importante que es plantear las preguntas correctas, sobre la forma de los planetas y sobre catástrofes en matemáticas.
Este programa se emitió originalmente el 18 de mayo de 2018. Podéis escuchar el resto de audios de La Brújula en su canal de iVoox y en la web de Onda Cero, ondacero.es.

<a href=”http://ar.ivoox.com/es/brujula-ciencia-s07e38-preguntas-y-audios-mp3_rf_26060647_1.html&#8221; title=”La Brújula de la Ciencia s07e38: Preguntas y catástrofes, con Juan Margalef”>Ir a descargar</a>

Ciencia ciudadana en la web 3.0 | Noticias de Ciencia ciudadana en Heraldo.es

Fuente original: Ciencia ciudadana en la web 3.0 | Noticias de Ciencia ciudadana en Heraldo.es

La ciencia ciudadana necesita de la web semántica para hacer visibles e indexar correctamente los mil y un proyectos que surgen constantemente.

Francisco Sanz García  10/05/2018 a las 05:00
 ¿Cómo evitar que miles de proyectos queden en el olvido o perdidos en internet?

La ciencia ciudadana tiene cada vez más impacto; es un hecho objetivo. Son numerosos los proyectos de todo tipo que cada día surgen en todo el planeta. Esta heterogeneidad se hace palpable no solo en la rama de investigación en la que los proyectos son desarrollados, sino también en metodología, duración, número de participantes, rango de actuación, nivel de documentación, grado de consecución, etc. Es ahí, en esta heterogeneidad, donde radica uno de los puntos fuertes de la ciencia ciudadana, esta se convierte en una actuación rápida y directa que surge al detectarse un problema, una pregunta, etc.

Sin embargo, aunque resulte paradójico, esta es también una de las debilidades de la ciencia ciudadana. Millares de proyectos y de conocimientos pueden quedarse en el olvido, o perdidos en la world wide web, simplemente por carecer de una herramienta potente y flexible que los haga visibles y los indexe de forma correcta.

Este problema, desde luego, no es exclusivo de la ciencia ciudadana. Atañe y es uno de los problemas intrínsecos debidos a la naturaleza de la www, y es, sin duda, uno de los retos a resolver en los siguientes años.

La W3C (World Wide Web Consortium) está impulsando la web semántica, una extensión de la world wide web. Pretende ser un estándar -denominado web 3.0- de formatos e intercambio de datos en la web. Este concepto fue concebido por Tim Berners-Lee, el padre de la www.

Con esta extensión – adoptada en 2013 por más de 4 millones de dominios, es posible indicar, de forma que los robots buscadores puedan entender, de qué estamos hablando en cada momento. Un ejemplo: podríamos indicar en una web de un proyecto de ciencia ciudadana su duración, número de participantes, rama de investigación, etc. De forma que, con una simple búsqueda, podríamos ver todos los proyectos de ciencia ciudadana que se ejecutaron en 2016 en Austria o Italia y que involucraron a entre 100 y 150 participantes.

La tarea, sin embargo, no es sencilla, ya que en primer lugar habría que definir la ontología con la que hacer el marcado de los proyectos de ciencia ciudadana. Esta ontología debería cumplir los estándares definidos en schema.org, siendo compatibles con otros que ya se están definiendo, como openscience. Además, las páginas web de proyectos de ciencia ciudadana deberían adoptar esta extensión, incluyéndola en su código.

Más aún, Google, basándose en estos estándares, está implementando los Fact Check – Verificaciones de datos. Añadiendo Claim Review – definido en schema.org – podremos verificar datos/hechos de otras páginas. Con esto queremos decir que no estamos simplemente hablando de identificar items, sino que también podremos establecer relaciones entre ellos.

Resumiendo, la web 3.0 encuentra en los proyectos de ciencia ciudadana el lugar natural donde ser implementada, y la ciencia ciudadana necesita de la web semántica para poner en ella un orden (descentralizado). Es una ardua tarea, que, sin duda, merece la pena.

Francisco Sanz García Instituto de Biocomputación Físca de los Sistemas Complejos (Universidad de Zaragoza)

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis

“El acceso al conocimiento científico es un derecho humano” | Ciencia | EL PAÍS

Fuente original: “El acceso al conocimiento científico es un derecho humano” | Ciencia | EL PAÍS

El activista canadiense John Willinsky propone un modelo editorial compatible con la ciencia abierta.

Todos los días crece el conocimiento científico. En las próximas 24 horas se publicarán cientos de estudios con los descubrimientos más recientes, pero la mitad quedarán recogidos en revistas académicas que solo se distribuyen a los centros de investigación capaces de pagar suscripciones millonarias. Cabe preguntar por qué una ciencia que depende en gran parte de la financiación pública no facilita todos sus resultados a la ciudadanía. El educador, autor, activista y catedrático de la Universidad de Stanford John Willinsky (Toronto, 1950) lleva dos décadas de cruzada por el acceso libre y universal a la información científica. Asegura que esta visión, la de la ciencia abierta, ya es posible en la era digital. Y, sin embargo, sus esfuerzos se han visto frustrados por el celo con el que las editoriales académicas se aferran a su arcaico modelo de publicación.

“El acceso al conocimiento es un derecho humano”, dice Willinsky durante una visita al Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC en Madrid. Habla pensando en los investigadores que no están afiliados a una buena biblioteca universitaria —como muchos del Sur global—, en los estudiantes y en los periodistas, pero también incluye al público y a profesionales de todas las disciplinas: “Hay astrónomos aficionados con un telescopio en el jardín, que quieren aprender sobre los últimos avances en astronomía, y hay médicos en la clínica, que no están seguros de un diagnóstico y necesitan más información”. Para él, la ciencia “podría tener un papel mucho más amplio” en la sociedad del que tiene ahora.

El pilar sobre el que se sostiene la ciencia abierta es la publicación de las investigaciones científicas bajo el modelo open access, es decir, de lectura gratuita. “Antes de internet esto no se cuestionaba. No íbamos a repartir revistas científicas en los autobuses”, bromea el autor. Pero ahora que sí es posible, sigue sin ser lo más habitual: “Los investigadores envían y revisan artículos sin cobrar, reciben un estipendio simbólico por editar. Las editoriales acaban en una posición muy ventajosa, porque invierten muy poco dinero y acaban siendo las dueñas de la propiedad intelectual. Esa es una de las mayores preocupaciones”, lamenta.

Aprovechando su monopolio en la diseminación del conocimiento, estas editoriales académicas cobran suscripciones cada vez mayores por sus revistas. Los centros de investigación, que necesitan acceso a los últimos estudios para trabajar, pagan. De acuerdo con su última memoria anual, el CSIC gasta en torno a nueve millones de euros al año en la adquisición de información científica. Pero el mercado está cambiando, dice Willinsky. El año pasado, las universidades alemanas no renovaron su contrato con Reed-Elsevier, la mayor editorial de revistas científicas del mundo, en protesta por los precios abusivos. Este mes, el consorcio de universidades francesas ha hecho lo mismo con Springer-Nature, que publica una de las dos revistas científicas más prestigiosas del mundo. El éxito de la web pirata Sci-Hub, que permite descargar cualquier artículo de investigación gratis, demuestra la demanda global por la ciencia abierta.

“Las expectativas públicas son importantísimas para este proceso”, opina Willinsky. “Sci-Hub es un parásito [de la industria editorial], pero también es una ilustración preciosa de lo que quiere la gente. Estamos viendo una serie de señales y prodigios que las editoriales también están percibiendo”, explica. Ahora, el 50% de las publicaciones científicas son open access, aunque la distribución es muy heterogénea en cuanto a la geografía, las disciplinas y el prestigio de estas revistas. Según el investigador canadiense, el éxito de la ciencia abierta “ya es inevitable”. “Hace 15 años, las editoriales decían ‘estáis locos, vais a acabar con las publicaciones’. Ahora nadie está en contra del open access. Cuando Elsevier alardeaba de que es la segunda editorial con más revistas de lectura gratuita, yo me lo tomé como una señal del cambio”, recuerda.

La única forma sostenible de lograr una ciencia abierta global, según Willinsky, es pagar por adelantado, con los mismos fondos —ya sean públicos o privados— que ahora se gastan en suscripciones. “Queremos publicaciones profesionales”, señala. “Pero el precio es una gran preocupación. Si tenemos menos investigaciones, aunque sean abiertas, no hemos avanzado”.

Las editoriales académicas tienen un negocio redondo, con beneficios que oscilan entre el 30% y 40% para las más grandes, pero no obstante ofrecen un servicio útil: coordinan el proceso de edición y se aseguran de archivar y diseminar la nueva información en formatos electrónicos optimizados para la búsqueda y lectura en web. Willinsky sonríe antes de añadir: “En 20 años, he visto muchos precios distintos. ¿Cuánto cuesta realmente producir un artículo de investigación científica?” En las ciencias biomédicas, el coste por publicar un artículo en open access es de unos 3.000 euros, que se pagan por adelantado. En algunas ciencias sociales es gratis. “El precio se basa en cuánto dinero asumen que tienes. Cobran lo que aguante el mercado”.

No obstante, Willinsky es optimista. Será cuestión de años o de décadas, pero el modelo puede funcionar porque ya hay un ejemplo de ello: el consorcio SCOAP3 reúne 3.000 bibliotecas e instituciones internacionales especializadas en física de partículas que han decidido juntar todos los fondos que gastaban en suscripciones académicas para destinarlo a los costes de la publicación en open access. Cada miembro paga en proporción a su contribución de artículos y los resultados los disfruta toda la sociedad. Las editoriales tienen el mismo dinero que tenían antes, aunque existe el riesgo de que algún centro decida no pagar durante un año de escasez. “Pero lo mismo podía ocurrir con las suscripciones”, razona Willinsky. “Nunca hubo garantías para la editorial”.

Cada vez son más los científicos que reconocen el valor de la ciencia abierta. Entre otros motivos más altruistas, destaca un elemento de vanidad, explica el catedrático canadiense: “Los artículos gratuitos llegan a más gente. Aumentan las visualizaciones y citaciones de sus artículos”. Solía haber una gran preocupación por el control de calidad, pero también ésta actitud ha cambiado gracias a revistas open access muy prestigiosas, como Scientific Reports, de Springer-Nature, y la familia de revistas PLoS. “El logro es ver que no solo estamos luchando porque la ciencia sea gratis, sino que estamos luchando por un principio que siempre ha sido parte de la ciencia: que el acceso y la transparencia contribuyen a la calidad. La ciencia funciona cuando es abierta, se basa en la circulación y la revisión de la información.” Y añade: “Si mantienes algo secreto, no tienes autoridad para decirte en posesión del conocimiento”.

Colonialismo científico: los investigadores africanos se rebelan contra el expolio de datos genéticos – Cuaderno de Cultura Científica

Fuente original: Colonialismo científico: los investigadores africanos se rebelan contra el expolio de datos genéticos – Cuaderno de Cultura Científica

Desde que en el año 2001 se descodificó el primer genoma humano, miles de ellos han pasado por el mismo proceso y poco a poco estamos creando una enorme base de datos mundial que refleja nuestra diversidad como especie. El continente africano está siendo escenario de gran parte de esa recolección de datos: en África, el lugar donde aparecieron los primeros de nuestros antepasados, los distintos grupos de población contienen interesantes variaciones para entender los cruces genéticos que nos dieron forma, cómo nos movemos y alimentamos y las enfermedades que todavía hoy sufrimos.

Hay grandes beneficios en juego para la población africana a cambio de aportar esta valiosa información al campo de la genómica a nivel global. Conocer las variaciones genéticas de un grupo puede ayudar a mejorar su atención médica. En muchas regiones de África eso puede significar una mejora de la calidad de vida incalculable.

El expolio de los datos

Pero a medida que la genómica avanza y despega, los científicos africanos temen (y están observando ya) como las viejas dinámicas del colonialismo vuelven a hacer de las suyas y las grandes potencias mundiales se dedican a explotar sus recursos y ofrecer nada a cambio. A causa de la falta de recursos, hay pocas instituciones científicas en África que puedan llevar a cabo en solitario investigaciones de este tipo, que en muchos casos requieren complejos equipos informáticos capaces de procesar miles de datos con velocidad. Por eso, los equipos que tienen interés en investigar en este campo a menudo tienen que asociarse y aceptar las condiciones de grupos de otros países. Y esas condiciones muchas veces dejan muy poco margen y resultado para los científicos locales.

Lo llaman ‘investigación helicóptero’, una práctica por la que los investigadores de países desarrollados acuden a los países en desarrollo, recogen sus datos y se marchan de allí sin contar con los científicos locales. A veces incluso pueden compartir a posteriori esos datos con otros grupos que no estuvieron involucrados en su recogida, lo cual crea una indignante contradicción en la que la información recabada y los resultados derivados de ella benefician a todo el mundo excepto a la población de la que se extrajo.

Una guía de buenas prácticas

Conocedores de cómo puede terminar esta historia (los países del continente expoliados de sus datos genéticos, que estarán dando réditos a miles de kilómetros donde sus habitantes apenas llegarán a olerlos, ¿no les suena esto de algo?), los científicos africanos han decidido tomar cartas en el asunto y han publicado una guía de buenas prácticas a exigir para desarrollar investigaciones genéticas en África. Detrás del documento está la Human Heredity and Health in Africa (H3Africa) Initiative, un consorcio que apoya y promueve investigaciones biomédicas en el continente.

“El hecho de compartir [datos] para contribuir al bienestar de otros sería algo ampliamente respaldado en África. Pero eso siempre debe ir unido a la reciprocidad, debe hacerse de una forma responsable, con la aportación de todos los involucrados y con mecanismos que obliguen a los equipos de investigación a hacerse responsables y a dar explicaciones de sus actos”, explican los autores del documento, que aseguran que así los africanos podrán participar y contribuir al avance en este campo de innovación, “algo que, aunque caro por el momento, tiene un enorme potencial para retornar en forma de menores costes sanitarios cuando conozcamos los determinantes genómicos de muchas enfermedades”.

El documento establece algunos principios básicos. Para empezar, las investigaciones genómicas que se lleven a cabo en África deben ser sensibles y respetuosas con las culturas y valores de los africanos, así como establecer los beneficios para ellos como uno de sus objetivos primordiales. Además, estos proyectos y la publicación y publicitación de sus resultados deben contar con la aportación y participación de científicos africanos. “Teniendo en cuenta que el objetivo principal de la investigación genómica en África debería ser el beneficio de los africanos, la contribución de los científicos que trabajan en instituciones africanas debería ser significativa y sustanciosa, incluyendo el liderazgo o coliderazgo intelectual efectivo”.

La ciencia que reduzca desigualdades y no las aumente

La idea es que esta guía dé ideas y estrategias a los científicos africanos a la hora de negociar con sus socios extranjeros. Los marcos temporales son especialmente críticos debido al desequilibrio en capacidad de computación de unos y de otros, así que una forma de evitar el saqueo de datos podría ser, por ejemplo, exigir periodos de embargo durante los cuales investigadores que no hayan participado en la recogida de datos no puedan publicar resultados basándose en ellos.

A nadie se le escapa que no será fácil conseguir que estas reglas sean respetadas. Los científicos africanos juegan en desventaja económica, lo cual puede mermar su capacidad para imponer condiciones a la hora de pactar las condiciones de futuras colaboraciones científicas.

Pero si hemos aprendido algo de nuestra propia historia, si tenemos claro qué actitudes e injusticias del pasado terminaron conformando el mundo desigual en el que vivimos hoy, si de verdad el avance de la ciencia tiene como objetivo mejorar el bienestar de toda la humanidad… Entonces no dejaremos que la investigación se convierta en otra palanca para seguir ampliando la brecha que separa a ricos y pobres hasta desgajarnos.

Referencias:

Ethics and Governance Framework for Best Practice in Genomic Research and Biobanking in Africa – Human Heredity and Health in Africa (H3Africa) Initiative

African scientists call for more control of their continent’s genomic data – Nature

How the genomics revolution could finally help Africa – Nature

Helicopter’ researchers – issues with research being conducted on mining impact in North Western Province Zambia – Australian National University

Sobre la autora: Rocío Pérez Benavente (@galatea128) es periodista

La contradicción de la publicación – Cuaderno de Cultura Científica

Fuente original: La contradicción de la publicación – Cuaderno de Cultura Científica

La ciencia, como actividad, se basa en la publicación de sus resultados: en que los científicos hagan públicos los descubrimientos, reflexiones y datos, permitiendo así que otros científicos los conozcan y utilicen en sus propias reflexiones y experimentos. En el ámbito científico se lleva al extremo aquel viejo refrán de literatos que dice que escribir para el cajón es masturbación; en ciencia lo que no se ha publicado sencillamente no existe. Las reputaciones de quienes practican ciencia, su importancia y su influencia dependen de sus publicaciones; artículos, principalmente, aunque después también revisiones y libros de texto. Hacer ciencia incluye, por definición, hacer pública la ciencia.

Pero en los últimos tiempos dos factores han contribuido a deformar el sistema de publicación, retorciéndolo y haciendo que cada vez se aparte más de su función original dentro del método de la ciencia. Por una parte la práctica científica se ha burocratizado: al convertirse los estados en una parte clave de la financiación y el respaldo de la ciencia necesariamente su práctica se ha transformado. Las carreras científicas se han estandarizado; los sistemas para solicitar financiación se han convertido en estructuras burocráticas con sus plazos, sus instancias y sus currículos normalizados. Para que cualquier sistema burocrático funcione es necesario evaluar los resultados de las diferentes medidas tomadas; el rendimiento de los fondos invertidos, o la calidad y productividad de los científicos individuales.

Porque a la hora de dar plazas, o recursos, la burocracia exige baremos y la cantidad y calidad de los trabajos publicados se han convertido en las medidas clave del sistema científico. El número de ‘papers’ publicados y su impacto según diversos índices (número de citas, calidad de las revistas, etc) son ahora la llave para obtener plazas, laboratorios, becarios, proyectos; en suma, para progresar en ciencia. De ahí el famoso ‘publish or perish’ (publica o perece) que impulsa a los científicos en activo. Ya no la reputación o el gran descubrimiento: lo que hace falta es tener muchas publicaciones en revistas de impacto y un índice h cuanto mayor, mejor.

Simultáneamente a esto y en paralelo la publicación científica se ha convertido en un negocio multimillonario que proporciona pingües beneficios a un puñado de poderosas empresas. Gracias a la inteligencia empresarial de algunos y a la necesidad de vehículos de publicación que tiene la creciente masa de científicos en activo (sobre todo del sector público) han ido surgiendo decenas de miles de revistas especializadas en campos cada vez más recónditos con un modelo de negocio espectacular para cualquier editor: los autores no cobran por publicar (a veces pagan), los editores no cobran por editar (o reciben pagas ridículas) y universidades y centros de investigación están obligados a comprar las revistas resultantes al precio que les pongan (o a pagar la suscripción electrónica). Un verdadero chollo de negocio, respaldado además por una legislación de ‘propiedad’ intelectual excesiva que sesga el mercado hacia los intereses de las editoriales en cuestión.

Como consecuencia de estos dos factores se está produciendo una serie de deformaciones y monstruosidades que están afectando a la ciencia misma. Estamos viendo a científicos que cometen ‘piratería’ para dar a conocer su propio trabajo a otros científicos del ramo. Las universidades y centros de investigación dedican enormes sumas a pagar suscripciones, un dinero que no se puede dedicar a la propia investigación. La situación llega a tal punto que se han creado grandes depósitos ‘piratas’ de artículos que millones de científicos de todo el mundo usan como último recurso, además de proyectos de ciencia en abierto, con éxito creciente. Al mismo tiempo ha nacido y crecido una industria de revistas predatorias que se aprovechan de la enorme necesidad de publicar para cobrar a los científicos por hacerlo, aunque sea con ínfima calidad. Todo esto supone el desvío de ingentes cantidades de dinero público a bolsillos privados, con el agravante de que esos beneficios se basan no en dar a conocer los resultados de la ciencia, sino en limitar el acceso a sus publicación.

Hay indicaciones de que el sistema está sometido a tanta tensión que se está rompiendo. Sci-Hub es ahora tan grande que podría acabar por destruir el sistema de publicación ‘for profit’ y el cártel de las grandes editoriales; el problema de las revistas predatorias (también hay seminarios y simposios) está recibiendo más atención y se está dejando de considerar el simple número de publicaciones y firmas como criterio válido para científicos o proyectos. Los centros de investigación públicos, que ya han pagado por crear los resultados, están apostando por sistemas de distribución de estos resultados que no les cuesten aún más dinero. Todo lo cual son pasos en la buena dirección, que no serán suficientes mientras los sistemas de evaluación de calidad y productividad se sigan basando en criterios tan poco inteligentes como los actuales. Porque por definición ciencia es publicar, y es una contradicción intrínseca y un absurdo basar su medida en cualquier limitación de la publicación.

Sobre el autor: José Cervera (@Retiario) es periodista especializado en ciencia y tecnología y da clases de periodismo digital.

A %d blogueros les gusta esto: