Archivo de la categoría: Ultraderecha

Operación de bandera falsa – Wikipedia, la enciclopedia libre

Fuente original (consultado el 20 de agosto de 2018): Operación de bandera falsa – Wikipedia, la enciclopedia libre

Operación de bandera falsa

Las operaciones de bandera falsa son operaciones encubiertas llevadas a cabo por gobiernos, corporaciones y otras organizaciones, diseñadas para aparecer como si fueran llevadas a cabo por otras entidades.

El nombre se deriva del concepto militar de izar colores falsos; esto quiere decir la bandera de un país diferente al propio. Los ataques terroristas en algunas ocasiones son operaciones de bandera falsa, como la estrategia italiana de tensión (enmarcada dentro de la operación a nivel europeo Operación Gladio), en la cual varias explosiones de bombas en los años 1970 se atribuyeron a organizaciones de extrema izquierda y anarquistas,123​ y que fueron en realidad llevadas a cabo por organizaciones de extrema derecha en cooperación con los servicios secretos italianos para desacreditar a los movimientos sociales y justificar la represión hacia estos.

Espionaje

Las técnicas de bandera falsa son ampliamente usadas en espionaje para reclutar agentes para espionaje o robo de documentos sensibles, convenciéndolos de que trabajan para gobiernos amigos o el gobierno propio. Esta técnica también se usa para atrapar espías, mediante el uso de un agente que posa como espía del otro lado.

Leyes de guerra

Guerra naval

En guerras navales esta práctica se considera aceptable permitiendo arriar la bandera falsa e izar la bandera nacional adecuada antes del combate. Los cruceros operaron de esta manera en ambas Guerras Mundiales. Los Q-boats británicos fueron notorios en este comportamiento, lo cual fue usado por Alemania para una Guerra submarina sin límites. En el ejemplo más notable, el crucero alemán auxiliar Kormoran, atacante de comercio inglés, sorprendió y hundió al Crucero auxiliar HMAS Sydney en 1941, causando la mayor pérdida de vidas registrada en un navío de guerra australiano.4

Guerra terrestre

La guerra terrestre, según la opinión más difundida, se asimila a la guerra naval en cuanto a la validez del uso de bandera falsa.

El criterio de validez tuvo su primera concreción, dentro del derecho internacional, en la sentencia del juicio contra Otto Skorzeny ante el tribunal militar de Dachau, en 1947, tras la Segunda Guerra Mundial, concretamente por la Operación Greif.

Skorzeny había sido el planificador y comandante de la operación y ordenó a sus hombres, soldados alemanes, vestirse con uniformes estadounidenses. En la sentencia, la acusación fue rechazada. El tribunal no lo encontró culpable de delito alguno.

Ejemplos

Comprobados

  • 1895Chile cedió a Japón un buque de guerra para que fuera utilizado en la Primera guerra sino-japonesa, pero como los países americanos habían resuelto permanecer neutrales, estos no podían vender material de guerra a los combatientes; entonces, Chile obtuvo permiso del gobierno del Ecuador para que la mencionada nave cruzara el Pacífico con la bandera ecuatoriana. Tal acción le costó el puesto al presidente Luis Cordero Crespo
  • 1931 — Ese año ocurrió el incidente de Mukden, en el que oficiales japoneses fabricaron un pretexto para anexionarse Manchuria volando una sección de vía férrea. Más tarde reclamarían el secuestro falso de uno de sus soldados en el incidente del Puente de Marco Polo como excusa para la invasión de China.5
  • 1939 — La Unión Soviética cañoneó Mainila, en la frontera con Finlandia, provocando bajas. Este cañoneo de Mainila fue usado como justificación para invadir Finlandia. Décadas después, el presidente ruso Boris Yeltsin se mostró de acuerdo con que Rusia había sido el auténtico agresor en la Guerra de Invierno.5
  • 1939 — En el incidente Gleiwitz, el jerarca nazi Reinhard Heydrich produjo evidencias de un «ataque polaco» para movilizar a la opinión pública alemana y fabricar una justificación falsa para la Guerra con Polonia. Esto, junto a otras acciones en el marco de la Operación Himmler, movilizaron el apoyo de la población alemana para el inicio de la Segunda Guerra Mundial.5
  • 1940Masacre de Katyn: El presidente ruso, Vladímir Putin, el Parlamento ruso y el ex líder soviético Mijaíl Gorbachov admitieron públicamente que el líder soviético Joseph Stalin ordenó a su policía secreta que ejecutara a 22.000 ciudadanos polacos, entre ellos oficiales del ejército polaco, policías, intelectuales y otros civiles en 1940, para falsamente culpar de ello a los nazis.5
  • 1946 — El atentado al Hotel Rey David, sede de la Comandancia Militar del Mandato Británico de Palestina y de la División de Investigación Criminal de los británicos, ocurrió el 22 de julio de 1946 en Jerusalén y fue perpetrado por el Irgún Tzvaí Leumí, causando 92 muertos, 16 de los cuales eran judíos, después de que tropas británicas invadieran la Agencia Judía y más de 2.500 judíos de todas partes del mandato fueran puestos bajo arresto durante la Operación Agatha. Los terroristas usaban vestimentas árabes y hablaban en árabe entre ellos.5
  • 1954Asunto Lavon (Lavon Affair) al escándalo generado por la Operación encubierta israelí en Egipto conocida como «Operation Susannah», en la cual bienes egipcios, estadounidenses y británicos en Egipto fueron atacados durante el verano de ese año. Se conoció como el «Asunto Lavon» después de que el ministro de Defensa israelí Pinhas Lavon fuese obligado a dimitir a causa del incidente. Israel admitió su responsabilidad en 2005.65
  • 1973 — Operación Militar Plan Z Chile. La dictadura cívico-militar que tomó el poder en Chile en 1973, ordenó esparcir el rumor de un asesinato y secuestro por parte de grupos armados de ultra izquierda hacia civiles y militares que fueran contrarios al gobierno de Salvador Allende, dando el pie a que se justificara la intervención militar. A la fecha, ningún grupo de Izquierda Chilena tiene o tuvo registro de dicho plan.
  • 1977 — Secuestro y desaparición de las monjas francesas Léonie Duquet y Alice Domon en Argentina. La dictadura cívico-militar que tomó el poder en Argentina en 1976, ordenó en 1977 secuestrar a dos monjas de nacionalidad francesa, Léonie Duquet y Alice Domon, simulando que las mismas habían sido secuestradas por la organización guerrillera Montoneros. La dictadura publicó fotos de las monjas tomadas en la ESMA, con una bandera de Montoneros detrás, y difundió una declaración bajo tortura de Domon, en la que declara haber sido secuestrada por dicha organización guerrillera.7
  • 1998 — Un equipo de investigación de Indonesia investigó los violentos disturbios que se produjeron en ese año, y determinó que “elementos de las fuerzas armadas habían participado en los disturbios, algunos de los cuales fueron provocados deliberadamente”.5
  • 2000 — En Perú durante la Marcha de los Cuatro Suyos, el 28 de julio de 2000 infiltrados de el Servicio de Inteligencia Nacional realizaron disturbios y un atentado al Banco de la Nación donde seis personas resultaron muertas, además de varios heridos.8
  • 2002Atentados de Bali: El ex presidente de Indonesia, Abdurrahman Wahid, admitió que policías indonesios y oficiales militares, probablemente tuvieron un papel en los atentados de Bali, que causaron 202 muertos, con el fin de culpar de ello a los fundamentalistas islámicos de Jemaah Islamiya.5
  • 2005 — En Basora9101112​la policía iraquí detuvo a soldados británicos del Regimiento de Reconocimiento Especial. La policía alegaba que los soldados disparaban a las fuerzas de seguridad iraquíes e intentaban colocar bombas simulando ser terroristas. Los soldados fueron liberados a la fuerza por el ejército británico mediante la destrucción de la cárcel donde estaban detenidos.
  • 2008 — La Operación Jaque (en referencia al jaque del ajedrez y por la inicial del mes de la operación, julio) llevada a cabo por el ejército de Colombia durante el gobierno de Álvaro Uribe para liberar a secuestrados en poder del grupo guerrillero FARC el 2 de julio de 2008. En la ejecución de la operación se utilizaron logos de la cadena de televisión Telesur, como también símbolos y uniformes propios de la Cruz Roja Internacional, lo cual generó polémica posteriormente debido a que utilizar falsamente símbolos de la Cruz Roja Internacional es considerada por el Derecho Internacional Humanitario como un crimen de guerra.131415

Planificadas pero no ejecutadas

Operaciones no aclaradas a las que parte de la historiografía ha calificado como operaciones de bandera falsa

  • 64El incendio de Roma fue un evento en la historia del Imperio romano, el cual estaba gobernado por Nerón, donde gran parte de la capital sufrió un incendio de cinco días que dañó gran parte de la ciudad (Según Tácito, cuatro de los catorce distritos fueron arrasados y otros siete fueron dañados). Tras el incendio Nerón culpa a los católicos y comienza la persecución contra ellos. Sin embargo y a pesar de los pocos datos, varias teorías indican que los cristianos no han incendiado la ciudad, sino que se trata más bien de un accidente o un atentado de los mismos romanos, los cuales usaron el incendio para justificar la cruel persecución a la cristiandad. Otro de los motivos por los cuales se sospecha de la complicidad imperial es que Nerón aprovechó el incendio para modificar el planeamiento de Roma a su gusto y construir grandes monumentos.
  • 1898 — El hundimiento del USS Maine. La primera teoría es que se trató de una explosión provocada, bien por patriotas cubanos pro-españoles, marinos españoles, insurgentes cubanos o marinos estadounidenses interesados en provocar el desencadenamiento de la guerra mediante una operación de bandera falsa, se habrían acercado al buque en la oscuridad y adosaron una mina a la proa del Maine.5
La segunda teoría es que la detonación se produjo accidentalmente en los pañoles de munición, por una explosión espontánea de polvo de carbón en una carbonera imprudentemente localizada junto a la santabárbara de la nave.
  • 1933 — El incendio del Reichstag del 27 de febrero de 1933 fue atribuido por el gobierno recientemente electo de Adolf Hitler a los comunistas y socialistas pero siempre se ha discutido si no fue orquestado por los mismos nazis para declarar el estado de emergencia y poder pasar leyes a decretos, sin la intervención del parlamento.5
  • 1946 — El gobierno británico admite que entre 1946 y 1948, bombardeó 5 buques que transportaban judíos que intentaban huir del Holocausto y que buscaban establecerse en Palestina. Para ello, el gobierno británico creó un grupo falso llamado “Defensores de la Palestina árabe”, que luego reclamó falsamente la responsabilidad de los atentados.5
  • 1950 a 1970 — Un comité del Congreso estadounidense admitió que, como parte de su campaña COINTELPRO , el FBI había utilizado a muchos provocadores entre 1950 y 1970 para llevar a cabo actos violentos y culpar falsamente a diferentes activistas políticos, con el fin de justificar su represión.5
  • 1953 — La CIA admite que contrató a iraníes para hacerse pasar por comunistas y realizar atentados con bomba en Irán contra líderes religiosos del país, con el fin de conseguir que la comunidad religiosa iraní y todo el pueblo, se volvieran en contra de su primer ministro elegido democráticamente, Mohammad Mosaddeq, que pretendía nacionalizar el petróleo del país, una intención que iba en contra de los intereses de EEUU y Gran Bretaña.5
  • 1957 — El primer ministro británico, Harold Macmillan, admitió a su secretario de Defensa que él y el presidente estadounidense Dwight Eisenhower aprobaron un plan para llevar a cabo ataques e incidentes en la frontera Siria y echarle la culpa al gobierno sirio, con el fin de lograr un cambio de régimen.5
  • 1958 a 1990. Operación Gladio. El ex primer ministro italiano, un juez italiano, y el ex jefe del contraespionaje italiano admitieron que la OTAN, con la ayuda del Pentágono y de la CIA, llevó a cabo atentados terroristas en Italia y en otros países europeos en la década de 1950 y culpó de ello a los comunistas, con el fin de conseguir el apoyo de la población europea hacia sus gobiernos en su lucha contra el comunismo. Tal y como uno de los participantes en este programa secreto declaró: “Había que atacar a civiles, personas, mujeres, niños, gente inocente, gente desconocida muy alejados de cualquier juego político. La razón era muy simple. Se suponía que iban a conseguir que la población italiana, reclamara al Estado una mayor seguridad”. También llevaron a cabo ataques terroristas en Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y otros países no pertenecientes al Pacto de Varsovia. Toda esta vasta operación de falsa bandera y terrorismo estatal se conoce como Operación Gladio.
  • En 1960, el senador norteamericano George Smathers sugirió que Estados Unidos lanzara un ataque falso en la Bahía de Guantánamo, con el fin de obtener una excusa para atacar Cuba y derrocar a Fidel Castro.5
  • 1961 — Documentos oficiales del Departamento de Estado de los Estados Unidos muestran que el jefe del Estado Mayor Conjunto y otros funcionarios de alto nivel discutieron la posible voladura de un consulado norteamericano en la República Dominicana con el fin de justificar una invasión de ese país. Los planes no se llevaron a cabo, pero todos fueron discutidos como propuestas serias.
  • 1963Operación Mangosta: El Departamento de Defensa de Estados Unidos, escribió un documento promoviendo ataques a las naciones que formaban parte de la Organización de Estados Americanos, como por ejemplo, Trinidad y Tobago o Jamaica, para luego falsamente culpar de ellos a la Cuba de Castro. Esta fue una de las propuestas incluidas en la conocida Operation Mongoose (Mangosta). El Departamento de Defensa de Estados Unidos incluso sugirió pagar secretamente a una persona en el gobierno de Castro para que atacara a Estados Unidos:

“La única opción que queda a consideración entonces, sería sobornar a uno de los comandantes subordinados de Castro para que inicie un ataque a Guantánamo”.

  • 1964Incidente del Golfo de Tonkìn: A principios de agosto de 1964, el gobierno de los Estados Unidos, presidido por Lyndon B Johnson, inventó el conocido como “incidente del golfo de Tonkín”, para implicar a la opinión pública estadounidense en la, hasta entonces encubierta, guerra de Vietnam. Según la historia reproducida por el aparato gubernamental, varios botes vietnamitas habrían abierto fuego contra destructor norteamericano USS Maddox, anclado en las costas de Vietnam. Una historia, totalmente falsa, como se demostraría años más tarde al desclasificar los archivos de la National Security Agency, en los que se reconocía que el incidente del golfo de Tonkín fue una historia inventada. A pesar de ello, fue utilizada vilmente para justificar la declaración del golfo de Tonkín, que sirvió para expandir la guerra de invasión de Estados Unidos en el sureste asiático. Un proyecto al que se había negado Kennedy, asesinado apenas 8 meses antes de la declaración formal de guerra a Vietnam, firmada por su sucesor L.B. Johnson.
  • 1970 Un general turco de alto nivel, Sabri Yirmibeşoğlu, admitió que las fuerzas turcas incendiaron una mezquita en Chipre en la década de 1970 y culparon a su enemigo griego de ello. Según el general explicó durante una entrevista:

“En la guerra de Chipre, se organizaron ciertos actos de sabotaje y se culpó al enemigo para aumentar la rabia de la gente contra los griegos. Esto lo hicimos en Chipre; incluso quemamos una mezquita”.

Véase también

Referencias

  1. Represión en Italia al movimiento anarquista
  2. Atentos al anarquismo de estado, por Darío, Franca y Jacopo Fo
  3. Valpreda muere
  4. Rewind (ABC TV): Searching for HMAS Sydney
  5. 42 ataques de bandera falsa admitido
  6. “After half a century of reticence and recrimination, Israel… honored… agents-provocateur. Reuters, 30th March 2005. Accessed 2nd July 2007.
  7. CONADEP. «Informe Nunca Más, Capítulo II, Víctimas, E. Religiosos». CONADEP, 1985. Archivado desde el original el 10 de julio de 2002. Consultado el 8 de diciembre de 2007.
  8. Páez, Ángel (20 de abril de 2011). «El incendio del Banco de la Nación, un crimen de Estado que sigue impune». La Republica. Consultado el 5 de abril de 2016.
  9. British “Undercover Soldiers” Caught driving Booby Trapped Car
  10. British prison break and blown covert operation, exposes “war on terrorism” lie
  11. Who’s Blowing up Iraq?
  12. BBC NEWS | Middle East | Iraq probe into soldier incident
  13. Uso del emblema del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR): El 16 de julio de 2008 la cadena de noticias estadounidense CNN reportó que se había utilizado el emblema de la Cruz Roja en la Operación Jaque. El reporte se basó en informes de una fuente militar colombiana, y en el video oficial de la operación editado por las autoridades colombianas. (en ingles)
  14. Uribe aceptó el uso del emblema de la Cruz Roja en operación “Jaque”. Caracol Radio
  15. El Comité Internacional de la Cruz Roja anunció que no iniciaría acciones por uso indebido de su emblema en rescate de secuestrados. El portavoz de la Cruz Roja Internacional en Ginebra, Florian Westphal, dijo que lo importante para la entidad es contar con la confianza de todas las partes en conflicto en Colombia.
  16. Pentagon Proposed Pretexts for Cuba Invasion in 1962
  17. Diego Carcedo, “Sáenz de Santa María, el general que cambió de bando”, ISBN 84-8460-309-1
  18. Terror-99
  19. Prima-News
  20. Putin asegura que el ataque químico en Siria fue de falsa bandera
  21. ¿Falsa bandera? El periodista ‘visionario’ y otras incongruencias del ataque químico

Enlaces externos

Anuncios

“No hay diferencia entre Pravy Sektor e ISIS”: un sirio se sincera sobre Donbás – Sputnik Mundo

Fuente original: “No hay diferencia entre Pravy Sektor e ISIS”: un sirio se sincera sobre Donbás – Sputnik Mundo

¿Qué hacer cuando eres un ciudadano sirio estancado en Ucrania desde 2014? Un voluntario cuenta su historia.

Su nombre es Ramil Vanus, nació en Siria y llegó a Ucrania por primera vez en 2010, cuando el panorama político era otro. En aquel momento se dedicaba al comercio de muebles: era propietario de una fábrica y viajaba periódicamente a Ucrania por negocios. Con el inicio de la guerra en su tierra natal todo cambió.

“En 2011 estaba asustado. Cada año la guerra se acercaba más y más a la pequeña ciudad de dónde vengo. En 2014 comenzaron los combates cerca de Hama y Homs. ¡Los miembros del ISIS son unos animales! Debido a la guerra, muchas personas tuvieron que huir. Tengo muchos hermanos y hermanas, dos de ellos siguen combatiendo. Cuando comenzó la guerra, sabíamos muy bien que duraría 12 años más o menos”, cuenta Vanus a la agencia rusa FAN.

En su opinión, la guerra en Siria y Donbás no es solo ideológica, sino por los recursos. En el caso de Donbás, es por el carbón; en Siria, por el petróleo y el gas. De acuerdo con el interlocutor de FAN, las causas verdaderas de los conflictos militares se disfrazan con la “lucha por la democracia”, por la que siempre aboga el ex vice presidente de EEUU Joe Biden.

“No necesitamos la democracia estadounidense, teníamos la nuestra. Adoro a mi presidente Bashar Asad. Por ejemplo, la situación con ISIS. En esta organización criminal no hay sirios, solo personas procedentes de países europeos a quienes se les ha prometido mucho dinero”, afirma el sirio.La guerra en Donbás cambió radicalmente su vida. En 2014 no pudo salir de Ucrania: muchos extranjeros experimentaron problemas con los visados, no pudieron obtenerlos o prolongarlos debido a las acciones militares.

En el caso de Vanus, ni siquiera podía retirar dinero de su tarjeta bancaria, ya que los bancos no funcionaban en Donbás. Para rematar, la primera esposa del interlocutor huyó del país con todo el efectivo. El sirio se quedó solo en la calle sin dinero, sin conocidos y con un pobre dominio del idioma ruso.

“Entonces surgió la opción: quedarse en casa y beber por desesperación, o ayudar a las personas que se quedaron allí. Para mí no hay diferencia entre Pravy Sektor [partido político nacionalista y paramilitar ucraniano calificado como extrema derecha] e ISIS: igualmente cortan cabezas y les gusta matar gente. Entonces, ¿qué importa si muero en Siria o en Donbás? Así que en 2014 me convertí en un voluntario”, recuerda el sirio. Es decir, como extranjero empezó a ayudar a Donetsk y Lugansk a proteger con armas a la población de esta región.

En 2017, resultó herido, pero fue rescatado por una enfermera local con quien finalmente formó una familia. Vanus planea quedarse en Donbás.

“Defenderé a esta gente ya que todavía no puedo defender a la gente en mi patria. No tengo miedo de nada. Por supuesto, es bueno que ISIS no esté aquí. Por ejemplo, si te encuentras en una barricada en Siria, y viene un ‘shahid’ [mártir del islam], asegúrese de esperar una explosión. Aquí en este sentido es un poco más fácil. Pero hay rumores de que ISIS está trabajando en Ucrania. Espero que se trate solo de rumores, de lo contrario habrá problemas”, concluye el voluntario sirio.

El rico no paga | El discurso capitalista, la figura emblemática que lo encarna y los lazos sociales | Página12

Fuente original: El rico no paga | El discurso capitalista, la figur… | Página12

“La grasa militante”, “no se puede gastar lo que no se tiene”, “las tarifas no son caras, por eso van a seguir aumentando”, son frases que hemos escuchado o escuchamos en algunos casos hasta el cansancio los últimos tiempos, donde como es previsible nunca son dichas en primera persona. La grasa que sobra es siempre la de otro, siempre es el otro quien gasta lo que no tiene, nunca quien dice la frase, eludiendo que el problema es en realidad cómo se decide gastar lo que se tiene, o bien, que las tarifas no son caras es obvio que es así, pero solo para quien no tiene ningún impedimento económico. Quienes emiten estas frases no están expuestos a ninguna privación que vayan a producir las consecuencias de las políticas que implica sostener dichas afirmaciones.

Más allá del enojo que provoca escuchar su reiteración cual verdades reveladas, también ponen de manifiesto y encarnan un modo particular de lazo con el otro, que tiene dos variables, por un lado la consolidación del discurso capitalista y por otro el personaje del rico como quien encarna desembozadamente dicho discurso. En estas líneas intento articular ambas variables.

Lo que en psicoanálisis llamamos discurso es lo que permite tanto establecer un lazo social, como volver inteligibles los diferentes modos de relación que se producen entre los sujetos, es decir darle una lógica discursiva a la forma en que los hombres se relacionan.

Desde esta perspectiva, el discurso no necesita ni refiere a las palabras, sino que su función es regular la relación entre diferentes actores de lo social, por ejemplo entre el amo y el esclavo en la antigüedad, entre el capitalista y el proletariado en la modernidad, entre el médico y el paciente, el analista y el analizante, o bien entre el saber y el estudiante, con su variante respecto de la búsqueda de saber que es inherente al discurso de la histeria.

En la actualidad y desde hace ya al menos dos siglos, podemos afirmar que prevalece el discurso capitalista. ¿Qué significa o bien cuál es el alcance de plantear el predominio de este discurso?

El discurso capitalista es una variante del discurso del amo antiguo que se produce a partir de factores históricos y culturales. En relación al primero, a los factores históricos, fundamentalmente el triunfo del protestantismo y del liberalismo económico, donde la riqueza pasa a ser una forma de bendición y de pre-destinación respecto de la salvación divina. Esto implica que están por un lado los “elegidos”, que son los que se enriquecen, deciden y ordenan y por otro los “no elegidos”, a los que les resta trabajar como proletarios.

Entre los factores culturales nos encontramos con una modificación respecto del estatuto del saber, que pasa a funcionar como una mercancía más de la que se apropia el capitalista. Dicha modificación no es ajena a la época donde prevalece la técnica, cuyo fundamento no refiere a nada técnico sino que remite a un modo de intentar apropiarse de lo real que consiste en pensarlo como un recurso del cual extraer el máximo beneficio. Lo real puede referir acá tanto a la naturaleza como a los sujetos, basta para ello situar que cuando se habla de “recursos humanos” o bien de “capital humano”, se pone en juego esa lógica que reduce al sujeto a un recurso al que sustraerle el mayor beneficio. Es por esto que el saber pasa a ser entonces una propiedad, un recurso más, y un instrumento que tiene valor de uso y de cambio.

En el seminario “El reverso del psicoanálisis”, Lacan va a señalar que el proletariado ha sido efectivamente desposeído, pero no solo, agrego yo, de los medios de producción, sino fundamentalmente de la posesión de un saber, lo que lo transforma en un objeto consumible como los otros. Quien posee ahora ese saber es el amo moderno, o bien el capitalista.

La conjugación de estos factores, el protestantismo por un lado (si bien luego se extiende mucho más allá y no queda reducido a la ética protestante) y el lugar del saber por otro, provocan esa modificación que señalaba del discurso del amo transformándolo en el discurso capitalista.

¿Qué caracteriza a dicho discurso? Se distingue por su rechazo y expulsión de lo simbólico. Se trata del rechazo de lo que produce diferencia, por eso a cada necesidad se le ofrece un objeto. Pero como lo que sostiene esta necesidad es una demanda de otro orden, siempre resulta insuficiente.

Como consecuencia se producen objetos “siempre nuevos y necesarios”, mercancías, que intentan fallidamente el encuentro con una satisfacción absoluta, y ante el fracaso inevitable relanzan la carrera infinita de uno a otro. Claro que lo que también oculta esta carrera y esta oferta interminable es la extracción de la ganancia o bien de la plusvalía.

Otro rasgo fundamental de este discurso es que al intentar excluir lo simbólico atenta también contra el lazo social, ya que dicho lazo no es con el otro sino con los objetos. Si el discurso, como señalaba al principio, es lo que hace inteligible y a la vez produce un lazo entre diferentes actores de lo social, el discurso capitalista ya no lo genera entre los sujetos, sino que es de un sujeto, que tiende a estar cada vez más aislado, con un objeto, ya que aun si se trata de un semejante, desde esta lógica, el otro es un “recurso humano” a utilizar o desechar.

Entonces: rechazo de lo simbólico, producción de objetos, de plusvalía, y lazo con objetos o bien con sujetos reducidos a ser “recursos”, lo cual ataca el lazo social, serían los rasgos distintivos de este discurso que impera.

Dicho predominio hace subir a escena a un nuevo personaje: el rico, que detenta dicha condición en tanto poseedor de riqueza, y que es quien no solo se apropia de lo que otros producen, sino que se dedica a sumar plusvalía, suma riqueza a la riqueza, por supuesto siempre la suya. Por eso no puede medir cuánto tiene, es incalculable, definición posible del rico como aquel que perdió la cuenta de sus posesiones.

Y este personaje tiene también un rasgo fundamental no ajeno a esto último, y es que no paga. El rico no paga ya que solo se apropia de lo que producen otros sin arriesgar nada, a diferencia del amo antiguo que estaba dispuesto y de hecho arriesgaba todo.

No paga en un doble sentido, en principio en un sentido económico, ya que desde esta perspectiva en tanto no hay medida de lo que se tiene, difícil es medir cuanto sale, o bien medir un costo.

Pero fundamentalmente tampoco tiene un costo subjetivo, ya que el poseedor de la riqueza, el rico, en tanto “elegido”, se sostiene desde la posesión de los bienes, y es desde allí que todo es comprable e intercambiable, los objetos y los sujetos. Y es esa pretensión de intercambio lo que elimina la dimensión del costo, es decir la dimensión de pérdida inherente al lazo con el otro. No se pone en juego un costo subjetivo.

Por eso los puntos de contacto entre el rico y el cínico, ya que ambos se sitúan desde una posición de tener, de no estar en falta, pretendiendo encarnar al Otro que sabe y tiene la verdad.

También esto hace, y con razón, que se le atribuya insensibilidad, y no me refiero a que no tenga ningún sentimiento, no se angustie o incluso que pueda tener fallidos, sino que tal atribución es efecto de que el lazo del rico nunca es con un semejante, sino con un objeto, y si ese objeto es un gasto que no debe hacerse solo hay que eliminarlo. Es claro que el costo corre a cuenta de ese objeto eliminado, nunca a cuenta de quien lo elimina, más allá de que ese que es desechado tenga una historia, anhelos, deseos y futuro. De allí entonces la atribución de esos rasgos de insensibilidad.

El personaje del rico es la encarnación en su máxima expresión del discurso capitalista, ya que en tanto no paga, el costo siempre es a cuenta del otro y se diferencia del amo antiguo en tanto el rico es solo un hombre de negocios que no arriesga nada. Lleva también a su máxima expresión dicho discurso en tanto muestra descarnadamente la objetalización de todo lo que lo rodea, por eso sus contactos con los “no ricos” siempre tienen algo de artificial y forzado.

Quedan de lado tanto en este discurso como en este personaje las cosas del amor, ya que el amor tanto desde la posición del amante como la del amado pone en juego una falta, una carencia que siempre va a tener un carácter enigmático que no refiere a ningún objeto concreto. Si el amor es “dar lo que no se tiene…”, esta es una noción que no está presente en el rico.

Las frases que mencionaba al principio muestran entonces el carácter de una época donde predomina el lazo que produce el discurso capitalista, y donde el rico es su expresión más acabada.

Si bien desde esta lectura el rico no paga, esto no lo des-responsabiliza de sus actos, ni ante la ley ni ante quienes creyeron en ellos. Pero su responsabilidad no implica asentimiento subjetivo en tanto no pone en juego, no podría hacerlo, efecto de su posición subjetiva, ninguna pregunta acerca de su hacer como consecuencia de esa similitud con la posición cínica. Pregunta por la responsabilidad en el hacer de la que tampoco están exentos quienes creyeron.

Esto lleva a la contracara del rico, que suele ser quien se deja comprar por dicho personaje. Lacan se plantea en el seminario mencionado, ¿por qué hay quienes se dejan comprar por el rico? La respuesta es que eso crea la ilusión de que se va a participar de su riqueza, ilusión que cae estrepitosamente cuando quien se ofrece a ese lugar, se topa con que ha sido y es para el rico solo eso, un objeto consumible.

Es algo similar al chiste de la rana y el escorpión (podemos imaginar a quién representa cada uno de los animales), con la dolorosa diferencia de que en este caso el escorpión sabe nadar y por lo tanto quien se ahoga siempre es solo la rana.

* Psicoanalista.

Frase de Paul Goodman.

La organización de la sociedad estadounidense es un sistema entrecruzado de semi-monopolios notoriamente venales y un electorado notoriamente ignorante, engañado por unos medios de comunicación notoriamente fraudulentos.

Enlace a la información de Paul Goodman en Wikipedia.

Allende, el precursor olvidado | Página12

Fuente original: Allende, el precursor olvidado | Página12

Es bien sabido que con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 América latina y el Caribe reanudaron su marcha hacia su Segunda y Definitiva Independencia. El ascenso de Hugo Chávez a la presidencia de lo que luego sería la República Bolivariana de Venezuela es usualmente considerado como el segundo hito en esta larga marcha. Esto es indudable, pero pasa por alto una importantísima etapa intermedia, breve pero de enorme importancia: la que aportara el gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular en Chile, entre 1970 y 1973 y que es imprescindible rescatar del olvido en que ha sido sepultada por el inmenso aparato propagandístico de la derecha tanto dentro como fuera de Chile.

Allende llega al Palacio de la Moneda con un programa de gobierno que nada tiene que envidiar al que luego procurarían implementar –en un contexto internacional, económico y político mucho más favorable– los gobiernos bolivarianos de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Hombre de inconmovible convicciones socialistas Allende no demoró un segundo en aplicar el programa de la UP, adoptando trascendentales medidas como la nacionalización de las riquezas básicas de Chile: la gran minería del cobre, hierro, salitre, carbón y otras, en poder de empresas extranjeras –entre ellas los gigantes de la industria cuprífera: la Anaconda Copper y la Kennecott– y de los monopolios nacionales. Con una inversión inicial de unos 30 millones de dólares al cabo de 42 años la Anaconda y la Kennecott remitieron al exterior utilidades superiores a los 4000 millones de dólares. No contento con esto Allende nacionalizó casi la totalidad del sistema financiero del país: la banca privada y los seguros, adquiriendo en condiciones ventajosas para su país la mayoría accionaria de sus principales componentes. Nacionalizó a la International Telegraph and Telephone (IT&T), que detentaba el monopolio de las comunicaciones y que antes de la elección de Allende había organizado y financiado, junto a la CIA, una campaña terrorista para frustrar la toma de posesión del presidente socialista. Recuperó la gran empresa siderúrgica, creada por el Estado y luego privatizada. Aceleró y profundizó la reforma agraria, que con su predecesor democristiano había avanzado con pasos lentos y vacilantes. Una casi olvidada ley de la fugaz República Socialista de Chile (4 de junio-13 de septiembre de 1932) facultaba al presidente a expropiar empresas paralizadas o abandonadas por sus dueños. Se constituyó un “área de propiedad social” en donde las principales empresas que condicionaban el desarrollo económico y social de Chile (como el comercio exterior, la producción y distribución de energía eléctrica; el transporte ferroviario, aéreo y marítimo; las comunicaciones; la producción, refinación y distribución del petróleo y sus derivados; la siderurgia, el cemento, la petroquímica y química pesada, la celulosa y el papel) pasaron a estar controladas por el Estado. Todo esto hizo Allende en los pocos años de su gestión, aparte de crear una gran editorial popular, Quimantú, para acercar la cultura universal a chilenas y chilenos y de devolver la dignidad a un pueblo por décadas sometido al yugo de una feroz oligarquía neocolonial.

Y todo, absolutamente todo, lo hizo el gobierno de la UP sin salirse del marco constitucional y legal vigente, pese a lo cual la oposición: la vieja derecha oligárquica y sectores progresivamente mayoritarios de la democracia cristiana se arrastraron sin el menor recato por el fango de la ignominia, arrojando por la borda su (siempre escaso) respeto por las normas democráticas para fungir como agentes locales de las maniobras criminales de la reacción imperialista. Aquéllas habían sido desatadas por Washington la misma noche del 4 de septiembre de 1970, cuando aún se estaban contando los votos que darían el triunfo a la UP. Furioso, el bandido de Richard Nixon, ordenó sabotear a cualquier precio al inminente gobierno de Allende. El asesinato del general constitucionalista René Schneider, poco antes que el Congreso Pleno ratificara su triunfo, fue apenas el primer eslabón de una tétrica cadena que con la dictadura de Pinochet sembraría muerte y destrucción en Chile.

La permanente solidaridad de Allende con la Revolución Cubana y con todas las causas emancipatorias de la época, antes y después de asumir la presidencia, fue otro de los factores que encendió las iras de la Casa Blanca y su terminante decisión de acabar con él. En 1967, y en su calidad de Presidente del Senado de Chile Allende había acompañado en persona a Pombo, Urbano y Benigno, los tres sobrevivientes de la guerrilla del Che en Bolivia, para garantizar su seguro retorno a Cuba. Por eso el desafío que planteaba el médico chileno: la construcción de un socialismo “con sabor a vino tinto y empanadas”, precursor del socialismo del siglo veintiuno, era viscerablemente inaceptable para Washington y merecedor de un ejemplar escarmiento. Especialmente cuando el imperio, agobiado por la inminencia de una derrota catastrófica en Vietnam, sentía la necesidad de asegurar la incondicional sumisión de su “patio trasero”. Pero Allende, un marxista sin fisuras, no cedió un ápice, ni en sus convicciones ni en las políticas que perseguía su gobierno. Y lo pagó con su vida, como lo dijera en su alocución final por radio Magallanes ese aciago 11 de septiembre de 1973. Y este 26 de junio, al cumplirse 110 años de su nacimiento, se impone un sentido homenaje a esa figura universal, querible e imprescindible de Nuestra América, el gran precursor del ciclo de izquierda que se iniciaría en diciembre de 1998 en Venezuela.

Perjudicial para la salud | El costo social de los programas del FMI | Página12

Fuente original: Perjudicial para la salud | El costo social de los … | Página12

El costo social de los programas del FMI. Aumento de la tasa de suicidio en los países con planes de ajuste.
Una investigación sobre el impacto de los planes de ajuste en unos 30 países revela una relación significativa y positiva entre el incremento en la tasa de suicidio y los programas del Fondo.

Existe una relación directa y probada entre los planes de ajuste del FMI y el incremento en la tasa de suicidios. Esas consecuencias están científicamente demostradas. En el documento “Programas de préstamos del FMI y mortalidad por suicidios”, publicado en la revista Social Science & Medicine, en marzo de 2016, se analizaron unos 30 países que aplicaron políticas de ajuste a cambio de préstamos del organismo. Los autores hallaron una relación significativa y positiva entre el incremento en la tasa de suicidios y los programas del Fondo.

Los investigadores explican que “a lo largo de los años, los programas de préstamos del FMI fueron dura y doblemente criticados, tanto por fracasar en la resolución de los problemas económicos de los países participantes como por generar consecuencias sociales adversas. Recientemente, ha habido un renovado interés en las consecuencias sociales de los programas del Fondo como resultado de la crisis financiera entre 2007 y 2009 y de la crisis de la deuda europea a partir de entonces, la cual condujo a recesiones y forzó a muchos países a recurrir a salvatajes del FMI”.

Señalan que “motivados por esta problemática, un número de estudios científicos hizo hincapié en los aspectos negativos de los efectos secundarios de los programas de austeridad, como los del FMI, incluyendo una mayor desigualdad, mayor empobrecimiento y disminución en la provisión de servicios de salud. En este trabajo, nos centramos en un aspecto de las consecuencias sociales de los programas del FMI que aún no ha sido examinado sistemáticamente en el contexto inter-países, su efecto sobre los suicidios. Con respecto a los suicidios, un caso emblemático de los últimos años lo constituye Grecia, el primer Estado miembro de la Eurozona en recurrir al FMI para ayuda financiera”.

Con respecto a este país, apuntan los autores que “La actividad económica se desplomó (luego del rescate del FMI) mientras las medidas de austeridad y las reformas estructurales se implementaban, conduciendo a una severa depresión económica que duró seis años, borrando más de un 25 por ciento del PIB griego y elevando el desempleo por encima del 27 por ciento. Pero el impacto más severo se dio en la población. En uno de los países con una de las tasas más bajas de mortalidad por suicidio en todo el mundo, el número de personas que recurrieron al suicidio aumentó dramáticamente después de la crisis de 2009-2011, llevando a un aumento en los suicidios totales de casi un 40 por ciento”.

Luego de brindar datos similares sobre Indonesia, Corea del Sur y Tailandia, se preguntan los investigadores: “¿En qué medida los países experimentan sistemáticamente el mismo patrón (aumento de suicidios en presencia de ajustes del Fondo)? ¿Existe una relación positiva subyacente entre los programas del FMI y las tasas de mortalidad por suicidio en países y en el tiempo? Este trabajo pretende investigar si existe una asociación causal entre suicidios y los programas del FMI en los países estudiados, utilizando los datos de 30 países en desarrollo que recibieron auxilio del FMI bajo las modalidades SBA (Acuerdos Stand-By) y EFF (Extended Fund) durante 1991-2008”.

Los resultados a los que arriban los autores indican, habiendo previamente controlado las influencias socioeconómicas estándares en conductas suicidas, “una fuerte relación positiva entre las tasas de mortalidad por suicidio y los programas del FMI. Nuestras estimaciones implican, como consecuencia de la participación de un país en acuerdos con el FMI, una agregación positiva a la mortalidad por suicidio entre 4 a 14 puntos porcentuales (sobre los valores normales), siendo la población etaria más afectada la de 45 a 64 años con una diferencia de 18 puntos porcentuales”.

Ajustando la lupa sobre los distintos grupos etarios, los investigadores encontraron que “para las edades de 25 a 44 y de 45 a 64 años, la participación en programas del FMI es una variable positiva y altamente significativa, confirmando nuestra hipótesis que por vía de las condicionalidades (exigidas por el organismo), cualquier efecto adverso derivado de los préstamos del Fondo tiende a ser más pronunciado en los grupos de edades de mayor vinculación con la economía”.

Para el grupo entre 25 a 44 años de edad, las muertes por suicidios cada 100.000 habitantes aumentan 2,64 veces, mientras que para el grupo entre 45 a 64 años el aumento es de 4,37 veces. Y agregan: “Trasladados estos valores a la mortalidad por suicidios en el largo plazo, el aumento es del 14,6 por ciento (25 a 44 años) y del 18,6 por ciento (45 a 64 años)”.

Discriminando por género, “los programas del FMI contribuyen significativamente a los suicidios en hombres que son quienes tienen los mayores vínculos con la economía. En el largo plazo, los grupos entre 25 a 44 años y 45 a 64 años incrementan la tasa de suicidios en 15,7 y 17,7 por ciento, respectivamente”. Encontraron, asimismo, que no son significativas las relaciones estudiadas para los grupos masculinos entre 65 a 89 años y 10 a 24, desde que otras variables son más contundentes en estos casos (aislamiento social, desempleo, divorcio). No obstante, cuando los ajustes avanzan sobre los sistemas de jubilaciones y pensiones, la franja 65 a 89 se pueden ver particularmente afectados.

En relación a las mujeres, el grupo 25 a 44 es menos afectado que el de los hombres. Los autores sugieren que esto puede deberse a que las “mujeres promedio acceden a un ingreso propio y establecen vínculos con la economía en edades más tardías que los hombres”. El grupo más afectado en este género es el que va entre 45 y 64 años, “incrementándose en 1,33 veces los suicidios por encima de los valores normales cada 100.000 habitantes. En el largo plazo, esto es equivalente a un aumento en la mortalidad por suicidio del 16 por ciento en mujeres” para dicho grupo etario.

Cierran los autores su trabajo afirmando que “utilizando datos de 30 países en desarrollo que recibieron préstamos del FMI durante 1991-2008, nuestros resultados confirman la hipótesis de una subyacente asociación positiva entre las tasas de mortalidad por suicidio y la participación de estos países en programas del FMI”. Por último, señalan que “cuando los países están expuestos a los programas del FMI en un intento de resolver sus problemas económicos, deben diseñarse redes de seguridad social para proteger a la población afectada”

* Director general del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (Oetec).

La potencia plebeya y los cultores del orden | Página12

Fuente original: La potencia plebeya y los cultores del orden | Página12

En una entrevista en La Nación, el actual Presidente dice que es necesario “recuperar una sensatez que no hemos tenido en 70 años”. Vuelve al tópico de la locura, pero no para asignárselo a su antecesora, sino para denostar la entera experiencia del peronismo. La experiencia de ampliación de derechos, sustentada en la movilización plebeya del 17 de octubre de 1945, es puesta en la picota. Se trata de borrar, para la alianza gobernante, lo que significó en términos de ruptura de las disciplinas sociales, resistencias colectivas, alteración de las jerarquías, temblor del orden social. Que coexistió con nuevas disciplinas, autoritarismos, controles. La idea de que el peronismo es el hecho maldito del país burgués nombra menos una existencia revulsiva imposible de controlar y encauzar —eso sería lo plebeyo que sí tomó en muchos momentos la identidad del peronismo—, sino una fuerza tensa, que incluye en su funcionamiento la tensión interna, menos criminal que otras experiencias políticas sin prescindir por eso de autoritarismos y violencias. Pero el peronismo, a los ojos de la alianza dominante, sigue siendo el pasado a liquidar, la tierra a arrasar, no para que florezcan nuevas flores, sino para evitar que soñemos ni siquiera con la primavera. Llaman sinceridad a la brutal tautología del orden conservador. Las cosas son como son y son como deben ser, en especial la ratificación del orden de las clases y la jerarquización social.

Lo que se debe borrar es la memoria de aquellos pasos que un 17 pusieron en la calle pública el subsuelo sublevado de la patria, con sus reivindicaciones, fiestas, olvidos, balbuceos. Y que instauró una sociedad menos estamental y jerárquica que la de otros países latinoamericanos. Aún se escucha decir sobre Brasil que le faltó el peronismo para sacudirse las tenacidades del orden esclavista. Eso es lo que la derecha argentina quiere abolir, incluso su memoria, para sustituirlo con los portadores del sello partidario, excusa para alzar banderas neoliberales y levantamanos en cada votación para desarmar las locuras de estos setenta años. En diciembre de 2017, las grandes movilizaciones contra la reforma previsional, pusieron un coto callejero a esos ensueños del gobierno, pero también a los coqueteos de algunos dirigentes. Quizás el peronismo hoy sea un gigante medio dormido tironeado y casi tupacamarizado. La calle lo tironea para ver si lo despierta y hace algo, el gobierno lo sacude para convencerlo que actúe como zombi para la política que lo destierra aunque deje indemnes a sus personeros. La amenaza de cárcel, las persecuciones, los servicios de inteligencia  no dejan de operar en ese sentido. Por eso, son las y los laburantes, las y los activistas, quienes pelean para evitarlo, a sabiendas que si no se despierta otras serán las identidades, los mitos y los cánticos que pueblen las movilizaciones y combates.

La vida del peronismo siempre provino de su capacidad de alojar otras peleas, dejarse releer por otros temas que no estaban en su cartilla. De hecho, una de sus últimas estaciones, las del kirchnerismo, fue capaz de refundar lazos con los movimientos de derechos humanos y de colocar, en el centro de las políticas públicas, las de memoria, verdad y justicia. Al hacerlo, renovó el pacto fundante de la democracia argentina, el que gritó Nunca más al terrorismo de Estado. El anterior gobierno peronista había indultado a los militares, para cerrar el pasado con un manto de impunidad.

El movimiento social más potente de la actualidad es el feminismo. Es la fuerza insurrecta que inventa su agenda, construye alianzas, transforma los modos de vida. Pone en escena un nuevo sujeto político o nuevas subjetividades díscolas, dice mujeres pero para deconstruir lo que se entiende bajo ese nombre, se agita en la disidencia, conmueve y funda. Es clave de rebeldías porque relee, traduce y enlaza múltiples problemas. Discute, a la vez, la sexualidad, el trabajo, la autonomía, la deuda, la política y la violencia institucional. El movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans, viene probando modos organizativos, instancias asambleísticas, luchas callejeras. En estos días, ese remolino tiene su centro en la demanda por la legalización del aborto. La tierra tiembla, por estos lares, por la extensión capilar de la demanda. La pelea tenaz que organizo la Campaña nacional por el derecho al aborto, se encarna en las miles de pibas que toman escuelas y calles y en el compromiso masificado que demanda la ley.

¿Qué significa que, en nombre de la identidad del movimiento más plebeyo y capaz de exigir derechos que tuvo el siglo XX argentino algunos pocos digan que la legalización del aborto es una suerte de caballo de Troya de los imperialismos o del FMI o de los poderes adversos a la emancipación latinoamericana? ¿Qué quieren decir con cultura del descarte, cuando algunos de los firmantes fueron activos hacedores de una cruenta reforma neoliberal, privatizaron riquezas nacionales y mocharon los derechos laborales? ¿Qué implica que, en nombre del peronismo, objeten la legalización que hoy exigimos? El argumento reproduce las críticas que la Iglesia católica hizo, en los noventa, al programa de salud reproductiva que llevó adelante Fujimori en Perú y que implicó la esterilización forzada de alrededor de 300 mil mujeres quechua hablantes que no fueron informadas ni consultadas sobre qué significaba la operación. Sus cuerpos fueron tomados como botín de conquista y la ligadura de trompas fue un paso más en la posesión colonial. Que se hizo en nombre de evitar la persistente pobreza y aumentar la libertad frente al orden reproductivo. No era así, porque ninguna intervención obligada puede pensarse como una afirmación de los derechos de las mujeres.

La legalización del aborto es lo contrario a ese tipo de programas. Hay que pensarla en vínculo con la ley de fertilización asistida: en ambos casos se trata abrir el campo legal para sortear el azar biológico. Abre la cuestión de las libertades y las autonomías. La clandestinización del aborto es lo que reproduce esas prácticas coloniales, que se inscriben una y otra vez sobre los cuerpos gestantes. Se nos piensa, una vez más, como incubadoras, productoras de cuerpos, criadas de la reproducción. El movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans está en la primera línea de la pelea contra la deuda, las reformas neoliberales, la expropiación capitalista. Demostró en las calles y organizaciones que es popular y emancipatorio. Argüir supuestos contenidos antiimperialistas no es más que encubrir la verdadera realización de una lógica imperial que toma nuestros cuerpos para privarlos y desposeerlos. Reclamar la pertenencia a una identidad política con la que se han identificado históricamente los sectores populares para condenar las luchas de esos sectores hoy, es un acto de profunda ceguera. Un modo más de entregarle a los cultores del orden un sello legitimador.

A %d blogueros les gusta esto: