Archivo de la etiqueta: Cuba

UNICEF confirma que Cuba tiene 0% de desnutrición infantil.

Fuente:

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article22585

UNICEF confirma que Cuba tiene 0% de desnutrición infantil.

La existencia en el mundo en desarrollo de 146 millones de niños menores de cinco años bajos de peso, contrasta con la realidad de los infantes cubanos, reconocidos mundialmente por estar ajenos a ese mal social.

Prensa Latina/Cubadebate | 23-02-2011

Esas preocupantes cifras aparecieron en un reciente reporte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), bajo el título de Progreso para la Infancia, Un balance sobre la nutrición, divulgado en la sede de la ONU.

De acuerdo con el documento, los porcentajes de los niños con bajo peso son de 28 por ciento en África Subsahariana, 17 en Medio Oriente y África del Norte, 15 en Asia oriental y el Pacífico, y siete en Latinoamérica y el Caribe. La tabla la completan Europa Central y del Este, con el cinco por ciento, y otros países en desarrollo, con 27 por ciento.

Cuba no tiene esos problemas, es el único país de América Latina y el Caribe que ha eliminado la desnutrición infantil severa, gracias a los esfuerzos del Gobierno por mejorar la alimentación del pueblo, especialmente la de aquellos grupos más vulnerables.

Las crudas realidades del mundo muestran que 852 millones de personas padecen de hambre y que 53 millones de ellas viven en América Latina. Sólo en México hay cinco millones 200 mil personas desnutridas y en Haití tres millones 800 mil, mientras en todo el planeta mueren de hambre cada año más de cinco millones de niños.

De acuerdo con estimados de las Naciones Unidas, no sería muy costoso lograr salud y nutrición básica para todos los habitantes del Tercer Mundo. Bastarían para alcanzar esa meta 13 mil millones de dólares anuales adicionales a lo que ahora se destinan, una cifra que nunca se ha logrado y que es exigua si se compara con el millón de millones que cada año se destinan a publicidad comercial, los 400 mil millones en drogas estupefacientes o incluso los ocho mil millones que se gasta en Estados Unidos en cosméticos.

Para satisfacción de Cuba, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) también ha reconocido que ésta es la nación con más avances en América Latina en la lucha contra la desnutrición.

El Estado cubano garantiza una canasta básica alimenticia que permite la nutrición de su población al menos en los niveles básicos- mediante la red de distribución de productos normados.

De igual forma, se llevan a cabo reajustes económicos en otros mercados y servicios locales para mejorar la alimentación del pueblo cubano y atenuar el déficit alimentario. Especialmente se mantiene una constante vigilancia sobre el sustento de los niños, las niñas y adolescentes. Así, la atención a la nutrición comienza con la promoción de una mejor y natural forma de alimentación de la especie humana.

El tema de la desnutrición cobra gran importancia en la campaña de la ONU para lograr en 2015 las Metas de Desarrollo del Milenio, adoptadas en la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en 2000, y que tienen entre sus objetivos eliminar la pobreza extrema y el hambre para esa fecha.

No exenta de deficiencias, dificultades y serias limitaciones por un bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos hace más de cuatro décadas, Cuba no muestra desesperantes ni alarmantes índices de desnutrición infantil. Ninguno de los 146 millones de niños menores de cinco años bajos de peso que viven hoy en el mundo es cubano.

¿Derrocan a los gobernantes buenos?

Fuente:

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article22049

¿Derrocan a los gobernantes buenos?

Enrique Urbieta Gómez.

04-02-2011.

Si el imperialismo trasnacional es dueño de las corporaciones de la (des) información, las que establecen claramente cuáles son los gobiernos malos y cuáles son los buenos, las que determinan donde se hallan los oscuros rincones del planeta, y cuales actos de terrorismo deben ser considerados como tales, y cuáles no, si el dominio sobre los medios deja muy poco margen para las equivocaciones, ¿por qué los pueblos insisten en derrocar a los gobernantes “buenos”, a los presidentes pro-norteamericanos de Túnez y de Egipto, por ejemplo, que tantos servicios han prestado a la causa imperial? Años de infructuosas cruzadas bélicas o informativas contra estados rebeldes del Medio Oriente, como Iraq o Irán, respectivamente, no fructifican. Años de furia mediática contra la Revolución cubana, de pagos directos o en premios espurios a mercenarios, sin resultados. Y de repente, estallan los gobernantes predilectos del imperialismo. ¡Qué incoherencia! La indignación y el desconcierto de diarios como El País —que pactó como siempre con el gobierno norteamericano en la selección y manipulación de los materiales proporcionados por WikiLeaks—, de la prensa trasnacional, es enorme, tan grande que sobrepasa, incontenida, todos los límites formales de la ética y se lanza en un inútil e injerencista llamado a la sublevación en Cuba, que auspicia Facebook. Con asombro —y pena ajena—, leo en El Mundo.es un titular desesperado: “¿Imitarán los cubanos a Egipto?” y epígrafes alucinantes: “Un nuevo grupo en Facebook impulsa a los cubanos levantarse contra Castro”, y también “Los promotores del grupo piden fecha y hora al pueblo para salir a la calle”. El artículo lo firma Laura Rivera y no lo hace, desde luego, desde La Habana, sino desde Miami. Acostumbradas desde los tiempos de William Randolph Hearst a fabricar las noticias, las corporaciones de prensa se desentienden de la verdad. No comprenden que una cosa es el puñado de mercenarios —blogueros, periodistas “independientes”, etc.—, que la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba controla y abastece, y otra, el pueblo cubano; que una cosa es el deseo de la contrarrevolución en Miami y otra, la decisión de los cubanos —críticos con su Revolución, pero identificados con ella—, en La Habana. Indigna el desparpajo y la ausencia de ética del imperialismo, pero ¿qué podría esperarse? Los pueblos derriban a los gobiernos pro-imperialistas, pero a la Revolución cubana, la sostiene el suyo. No olviden que en abril se cumplen 50 años de la victoria de Girón.

Wikileaks: ¿Quién amenaza a los corresponsales en Cuba?

Fuente:

http://lapupilainsomne.wordpress.com/2010/12/28/wikileaks-%C2%BFquien-amenaza-a-los-corresponsales-en-cuba/

Wikileaks: ¿Quién amenaza a los corresponsales en Cuba?

Iroel Sánchez

Se han dado a conocer los territorios más peligrosos para el ejercicio del periodismo en el mundo. América Latina marcha a la cabeza de los asesinatos de periodistas con 35 de los 105 casos de este tipo registrados en el 2010. México, con 14 asesinatos, Honduras con 9 y Colombia con 4 son los países que más aportan a esa poco privilegiada condición.

Es lógico que –como se ha denunciado en México– esto genere un clima  de autocensura e inseguridad para los profesionales de la comunicación que explica los silencios en determinados temas. Contrasta el caso de Cuba, donde no se documenta ningún hecho de sangre contra periodistas y sin embargo el año está terminando con extraños silencios, especialmente entre los corresponsales extranjeros acreditados en la Isla.

Mientras en el mundo entero las revelaciones de los cables despachados por las embajadas norteamericanas ocupan a las agencias de prensa, las corresponsalías desde La Habana, teniendo material de altísimo interés, hablan de otra cosa. El hecho resulta aún más inquietante porque precisamente son los propios  funcionarios norteamericanos quienes reconocen en esos documentos la nula influencia de la llamada “disidencia”, más allá de diplomáticos y prensa acreditada en Cuba. O sea, que -según los diplomáticos de Estados Unidos- entre periodistas y funcionarios extranjeros han construido el estrellato de personajes que ahora aparecen en los documentos dados a conocer por Wikileaksdescalificados por sus propios patrocinadores. No hay una aparición en una esquina de La Habana de estos personajes que los grandes medios no hayan reportado ni un premio –grande o pequeño- por el que hayan dejado de entrevistarlos, y ahora que son protagonistas en los documentos de los que está hablando todo el planeta, muy pocos hablan de ellos. Incluso, el sitio Cubadebate les ha facilitado el trabajo habilitando un espacio con las traducciones literales de los cables más relevantes sobre Cuba.

Sin dudas, alguien amenaza a los corresponsales, al extremo de que  la mayoría no puede ocuparse de quienes ellos mismos han contribuido a hacer famosos. Es obvio que no son las autoridades cubanas, que estarían felices de que se divulgue lo que han estado denunciando durante años y ahora los cables del Departamento de Estado demuestran irrevocablemente. Tal vez se necesite una campaña de solidaridad con los corresponsales extranjeros en Cuba para que puedan cubrir adecuadamente las importantes revelaciones de Wikileaks que seguramente deben interesarles mucho y alguien muy poderoso les impide reportar.

Los médicos cubanos en Haití hacen sonrojarse al mundo.

Fuente original, en inglés:

http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/health-news/cuban-medics-in-haiti-put-the-world-to-shame-2169415.html

Fuente en español:

http://www.rebelion.org/noticias/cuba/2010/12/los-medicos-cubanos-en-haiti-hacen-sonrojarse-al-mundo-119373

Los médicos y enfermeras de Cuba son la columna vertebral de la lucha contra el cólera.

Los médicos cubanos en Haití hacen sonrojarse al mundo.

The Observer.

Traducido para Rebelión por L. B.

Son los verdaderos héroes del catastrófico terremoto de Haití, el desastre humano ocurrido a las puertas de los Estados Unidos y para aliviar el cual Barack Obama prometió el envío de una descomunal misión humanitaria estadounidense. Sin embargo, los héroes de los que hablamos son ciudadanos del archienemigo de Estados Unidos, Cuba, cuyos médicos y enfermeras han hecho que los esfuerzos de EEUU sean motivo de sonrojo.Una brigada médica compuesta por 1.200 cubanos está trabajando en todo el territorio haitiano, asolado por el terremoto e infectado por el cólera, como parte de la misión sanitaria internacional de Fidel Castro que ha granjeado al Estado socialista cubano muchos amigos pero escaso reconocimiento internacional.

Se podría excusar a los observadores del terremoto de Haití que pensaran que los organismos internacionales de ayuda estaban solos en la lucha contra la devastación que mató a 250.000 personas y dejó a cerca de millón y medio de personas sin hogar. En realidad, los trabajadores de la salud cubanos están en Haití desde 1998, de modo que cuando ocurrió el terremoto el equipo de 350 efectivos cubanos entró en acción inmediatamente. Y en medio de la fanfarria y publicidad que rodeó la llegada de la ayuda de EEUU y Reino Unido, centenares de nuevos doctores, enfermeras y terapeutas llegaron a Haití sin que nadie los mencionara apenas. La mayoría de los países se marcharon de Haití al cabo de dos meses, volviendo a dejar a los sanitarios cubanos y al contingente de Médicos Sin Fronteras como los principales proveedores de salud en la misérrima isla caribeña.

Las cifras publicadas la semana pasada muestran que desde octubre el personal médico cubano, trabajando en 40 centros diseminados por todo Haití, ha atendido a más de 30.000 enfermos de cólera. Los cubanos constituyen el mayor contingente extranjero y atienden a cerca del 40% de todos los pacientes de cólera. Otra remesa de médicos cubanos de la Brigada Henry Reeve, un equipo de especialistas en desastres y emergencias, llegó recientemente cuando se hizo evidente que Haití tendría dificultades para hacer frente a la epidemia que ya ha acabado con la vida de cientos de personas.

Desde 1998 Cuba ha formado gratuitamente a 550 médicos haitianos en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba (ELAM), una de las iniciativas médicas más radicales del país caribeño. Otras 400 personas están siendo entrenadas actualmente en la escuela, que ofrece educación gratuita -incluyendo libros gratis y un poco de dinero de bolsillo- a cualquier persona lo suficientemente cualificada que no pueda permitirse estudiar medicina en su propio país.

John Kirk es un profesor de estudios latinoamericanos de la Universidad de Dalhousie, Canadá, que investiga las brigadas médicas internacionales de Cuba. Según sus palabras, “La contribución de Cuba en Haití es como el secreto más grande del mundo. Apenas se los menciona, a pesar de que son ellos los que están haciendo la mayor parte del trabajo pesado…“.

Esta tradición [de asistencia sanitaria internacionalista] se remonta a 1960, cuando Cuba envió un puñado de médicos a Chile, afectada entonces por un fuerte terremoto, y más tarde, en 1963, un equipo de 50 personas a Argelia. Eso sucedió cuatro años después de la revolución, tras la cual casi la mitad de los 7.000 médicos del país votaron con los pies y abandonaron la isla para marcharse a EEUU.

Los médicos viajeros han sido un arma extremadamente útil de la política exterior y económica del gobierno cubano que le ha servido para ganarse amigos y favores en todo el mundo. El programa más conocido es la llamada Operación Milagro, que comenzó con el envío de oftalmólogos cubanos a aldeas pobres de Venezuela para el tratamiento de enfermos de cataratas a cambio de petróleo. Esta iniciativa ha devuelto la vista a 1,8 millones de personas en 35 países, entre ellas a Mario Terán, el sargento boliviano que mató al Che Guevara en 1967.

La Brigada Henry Reeve, rechazada por los estadounidenses tras el huracán Katrina, fue el primer equipo en llegar a Pakistán tras el terremoto de 2005 y el último en salir seis meses después.

La Constitución de Cuba establece la obligación de ayudar a los países más necesitados cuando sea posible, pero la solidaridad internacional no es la única razón, según el profesor Kirk. “Con ello se permite que los médicos cubanos, que están terriblemente mal pagados, ganen un dinero extra en el extranjero y adquieran conocimientos sobre enfermedades y patologías sobre las que solo saben lo que han leído. También es una obsesión de Fidel y le gana votos en la ONU“.

Un tercio de los 75.000 médicos de Cuba, junto con 10.000 trabajadores de la salud, trabajan actualmente en 77 países pobres, entre ellos El Salvador, Malí y Timor Oriental. Esto aún deja en Cuba un médico por cada 220 personas, uno de los porcentajes más altos del mundo, comparado con un médico por cada 370 personas en Inglaterra.

Dondequiera que son invitados, los cubanos ponen en práctica su modelo integral enfocado a la prevención, visitando a las familias en sus hogares y monitorizando activamente la salud materno-infantil. De acuerdo con las investigaciones del profesor Kirk, esto ha producido “resultados espectaculares” en algunas zonas de El Salvador, Honduras y Guatemala, reduciendo las tasas de mortalidad infantil y materna, las enfermedades infecciosas, y dejando detrás [en cada país] trabajadores sanitarios locales mejor formados.

La formación médica en Cuba dura seis años -un año más que en el Reino Unido-, finalizados los cuales todos los graduados trabajan como médicos de familia durante un período mínimo de tres años. Trabajando junto a una enfermera, los médicos de familia atienden a entre 150 y 200 familias de la comunidad en que viven.

Este modelo ha ayudado a Cuba a alcanzar algunas de las mejoras de salud más envidiables del mundo, a pesar de que Cuba gasta sólo 400 dólares (304€) por persona el año pasado, en comparación con los 3.000 dólares (2.281€) gastados por el Reino Unido y los 7.500 dólares (5.704€) gastados por EEUU según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo.

La tasa de mortalidad infantil, una de los índices más fiables de la salud de un país, es de 4,8 por cada 1.000 nacidos vivos, una cifra comparable a la de Gran Bretaña e inferior a la de EEUU. Sólo el 5% de los bebés cubanos nacen con bajo peso, un factor crucial para la salud a largo plazo, y la mortalidad materna es la más baja de toda América Latina, según indican las cifras de la Organización Mundial de la Salud. Los policlínicos de Cuba, abiertos las 24 horas del día para emergencias y atención especializada, son un paso más con respecto a los médicos de familia. Cada uno atiende a entre 15.000 y 35.000 pacientes a través de un grupo de consultores a tiempo completo, así como mediante médicos visitantes que garantizan que la mayor parte de la atención médica se proporciona en la misma comunidad.

Imti Choonara, pediatra de Derby, encabeza una delegación internacional de profesionales de la salud en los talleres anuales que se desarrollan en Camagüey, la tercera ciudad de Cuba. “La atención sanitaria en Cuba es fenomenal, y la clave es el médico de familia, que es mucho más proactivo y cuya atención se centra en la prevención (…) Lo irónico es que tras la revolución los cubanos fueron al Reino Unido para ver cómo trabajaba el NHS (National Health System, la Seguridad Social británica). Se llevaron a Cuba lo que vieron, lo refinaron y lo desarrollaron aún más, y mientras tanto nosotros nos estamos moviendo hacia el modelo de EEUU“, dijo el profesor Choonara.

Inevitablemente, la política incide en muchos aspectos de la salud pública cubana. Cada año los hospitales elaboran una lista de medicamentos y equipos a los que no han podido acceder a causa del embargo estadounidense, que prohíbe a muchas empresas de EEUU comerciar con Cuba y que induce a otros países a seguir su ejemplo. El informe 2009/10 incluye medicamentos para el cáncer infantil, el VIH y la artritis, algunos anestésicos, así como productos químicos necesarios para diagnosticar infecciones y almacenar órganos. Las farmacias en Cuba se caracterizan por sus largas colas y sus estanterías semivacías, aunque eso se debe en parte a que sólo mantienen en stock marcas genéricas.

Antonio Fernández, del Ministerio de Salud Pública, dijo: “Fabricamos el 80% de los medicamentos que utilizamos. El resto lo importamos de China, de los países de la antigua Unión Soviética, de Europa, de todo el que quiera vendérnoslos, pero eso hace que los precios sean muy caros debido a las distancias“.

En general los cubanos se sienten muy orgullosos y favorables a su contribución en Haití y en otros países pobres, encantados de alzarse por encima de su peso en la escena internacional. Sin embargo, algunas personas se quejan de listas de espera más largas en la consulta de su médico debido a que muchos trabajan en el extranjero. Y, como todos los productos en Cuba, los medicamentos están disponibles en el mercado negro para aquellos dispuestos a arriesgar grandes multas si son sorprendidos comprando o vendiendo.

Viajar al extranjero está fuera del alcance de la mayoría de los cubanos, pero las enfermeras y médicos calificados se encuentran entre las personas a las que está prohibido salir del país durante cinco años después de la graduación, salvo como miembros de un equipo médico oficial.

Como todo el mundo, los profesionales de la salud ganan salarios miserables de alrededor de 20 dólares (£13) al mes. Por ello, contrariamente a lo que sostiene el discurso oficial, los sobornos existen en el sistema hospitalario, lo que significa que algunos médicos, e incluso hospitales, son inaccesibles si los pacientes no pueden ofrecer un poco de algo, tal vez comida o tal vez unos pocos pesos, a cambio de tratamiento preferencial.

Las iniciativas internacionales de Cuba en el campo de la atención sanitaria están adquiriendo cada vez más valor estratégico. El mes pasado funcionarios cubanos mantuvieron conversaciones con Brasil sobre el desarrollo de sistema de salud pública de Haití, en cuya financiación Brasil y Venezuela han acordado colaborar.

La formación médica es otro ejemplo. En este momento hay 8.281 estudiantes de más de 30 países inscritos en la ELAM, que el mes pasado celebró su 11 aniversario. El gobierno confía en inculcar en los estudiantes un sentido de responsabilidad social, con la esperanza de que trabajen en sus propias comunidades pobres durante al menos cinco años.

Damián Joel Suárez, de 27 años, estudiante de segundo año procedente de Nueva Jersey, es uno de los 171 estudiantes estadounidenses, 47 de los cuales ya se han graduado. Damián rechaza las acusaciones de que la ELAM forma parte de la maquinaria de propaganda cubana. “Por supuesto que aquí el Che es un héroe, pero no nos lo hacen tragar a la fuerza“.

Otros 49.000 estudiantes están inscritos en “El Nuevo Programa de Formación de Médicos Latinoamericanos”, la idea de Fidel Castro y Hugo Chávez, quien se comprometió en 2005 a capacitar a 100.000 médicos para todo el continente. El curso es mucho más práctico y sus críticos cuestionan la calidad de la formación que se imparte en él.

El profesor Kirk no está de acuerdo: “El enfoque sanitario de alta tecnología que se precisa en Londres y en Toronto no es pertinente para millones de personas del Tercer Mundo que viven sumidos en la pobreza. Es fácil mirar las cosas desde la barrera y criticar la calidad, pero si viviera usted en un lugar sin médicos estaría feliz de recibir a cualquiera“.

Nueve millones de haitianos probablemente estarían de acuerdo.

“The independent”: Contribución de Cuba en Haití el mayor secreto del mundo.

Fuente:

http://lapupilainsomne.wordpress.com/2010/12/27/the-independent-contribucion-de-cuba-en-haiti-el-mayor-secreto-del-mundo/#more-6100

“The independent”: contribución de Cuba en Haití el mayor secreto del mundo.

Publicado el 27 diciembre, 2010 por iroelsanchez.

Reportaje de "The independent"

Reportaje del periódico británico “The independent”.

Un extenso reportaje del influyente diario británico The Independent, publicado este domingo 26 de diciembre, destaca la colaboración internacional de Cuba en la salud, y hace énfasis en su papel para enfrentar la epidemia de cólera en Haití.

El artículo, firmado por Nina Lakhani, dice que los médicos y las enfermeras de Cuba son “la columna vertebral en la luchacontra el cólera”,   y los califica como los “verdaderos héroes” frente a la catástrofe humanitaria en Haití, cuestionando las promesas de ayuda del presidente norteamericano Barack Obama. La investigación recoge la formación de cientos de médicos haitanos en Cuba y la presencia de colaboradores cubanos de la salud en la empobrecida isla desde 1998. El profesor canadiense John Kirk, declaró al periódico que “la contribución de Cuba en Haití es el secreto más grande del mundo, son apenas mencionados, a pesar de que están haciendo la mayor parte del trabajo pesado…”

El trabajo del rotativo londinense recorre desde las primeras experiencias internacionalistas cubanas en la salud en Chile y Argelia a inicios de la Revolución, hasta los resultados de la Misión Milagro, que ha devuelto la vista a cientos de miles de personas en decenas de países. En un análisis comparativo con naciones del Primer Mundo como Estados Unidos y Gran Bretaña, la investigación elogia el modelo cubano de salud, a pesar de los efectos del bloqueo norteamericano, al que también hace referencia.

Artículos relacionados:

Un periodismo de fuentes interesadas.

Fuente:

http://www.pascualserrano.net/noticias/un-periodismo-de-fuentes-interesadas

Un periodismo de fuentes interesadas.

22/12/2010

Por Pascual Serrano.

Algunos ejemplos muestran cómo el periodismo actual es meramente declarativo de fuentes interesadas, sin que el periodista busque la verdad desde su propia independencia. El 25 de noviembre la corresponsal de TVE en Haití afirmaba que el 80 % de la atención médica contra el cólera en este país es llevada a cabo por la ONG Médicos sin Fronteras1. El colectivo de solidaridad con Cubainformación realizó un vídeo de análisis de la citada crónica titulado “El mundo no debe saber que el 40 % de la atención médica contra el cólera en Haití es cubana”2, que fue emitido, además de por la citada Web TV (www.cubainformacion.tv), por el noticiero de la Televisión Cubana.

En la respuesta a los correos electrónicos de protesta, la Defensora del Espectador de TVE justificó el tratamiento informativo afirmando que “se ajusta a la buena práctica periodística”, ya que “la enviada especial ofreció los datos de los que disponía en ese momento”. En concreto, afirma que “los únicos datos existentes eran los ofrecidos por MSF (Médicos sin Fronteras) que aseguraban estar soportando el 80% de la atención sanitaria”. Según la defensora, la omisión de la solidaridad médica cubana no fue intencionada y anunció una amplia entrevista al responsable de la misión médica cubana en Haití, que sería incluida en futuros programas previstos por el canal de televisión.

Lo que había sucedido es simplemente que la periodista se limitó a recoger los datos de asistencia procedentes de una fuente interesada, sin mayor contraste ni observación sobre el terreno y, por tanto, terminó ofreciendo una información parcializada a favor de la fuente e injusta con otros sectores interesados a los que no se consultó.

Algo similar sucedió en el diario El País con la noticia sobre los precios del tren de alta velocidad recién inaugurado AVE Madrid-Valencia3. Una vez más se limitaron a recoger la versión de una fuente interesada: Renfe, la empresa ferroviaria. El texto de la información comenzaba señalando que “El billete sencillo del AVE entre Madrid y Valencia costará 79,8 euros, aunque si los viajeros se acogen a la oferta de la web -la de mayor descuento, con una reducción del 60%-, podrán viajar por un precio desde 31,9 euros”. Lo que no dice el periódico es que esa tarifa web sólo existe para algunos trenes y comprando con una antelación de 15 días, según reconoce la propia página oficial de Renfe. La tarifa a la que se puede comprar el billete de tren por la web para los siguientes quince días no es en absoluto de 31’9 euros, sino de 79’8.

Otra de las afirmaciones de la noticia es que, en el trayecto entre Madrid y Albacete, el “coste del billete sencillo será de 48,9 euros (19,5 en la web)”. Comprobando los precios en la página web de Renfe se comprueba que el billete vía web lo que vale es 56’70. Y sólo diecinueve días después de la fecha en curso se puede encontrar un tren con el precio de la oferta que es de 22’7 euros, ni siquiera los 19’5 que afirmaba el periódico.

Estos dos casos muestran un periodismo de meras declaraciones y notas oficiales. Las noticias dejan de ser el resultado de la búsqueda de informaciones, sólo la recogida de versiones interesadas que no se contrastan y que, en el caso de TVE, cuando se denuncia el error se escudan en que la fuente consultada ofreció el dato equivocado, como si el periodista o el medio no tuviese ninguna responsabilidad en la veracidad de los que difunde.

1RTVE, 25-11-2010 http://www.rtve.es/mediateca/videos/20101125/muertos-haiti-podrian-ser-ya-2000-infectados-50000/941709.shtml

2Cubainformación, 30-11-1010 http://www.cubainformacion.tv/index.php?option=com_content&view=article&id=18215%3Ala-historia-se-repite-el-mundo-no-debe-saber-que-el-40-de-la-atencion-medica-contra-el-colera-en-haiti-es-cubana

3El País, 11-11-2010 http://www.elpais.com/articulo/espana/billete/AVE/Madrid-Valencia/costara/798/euros/elpepuesp/20101111elpepunac_17/Tes

Diario español ABC publica noticia falsa después de desmentida.

Fuente:

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article20889

Diario ABC publica noticia falsa después de desmentida

Por Iroel Sánchez
22-12-2010

Una de las mayores diversiones en la Red este sábado 18 de diciembre, fue leer el texto con que el cineasta norteamericano Michael Moore desmintió la reproducción “sin un ápice de investigación profunda” por el periódico londinense The Guardian de la historia que los diplomáticos estadounidenses inventaron sobre la difusión del documental Sicko en Cuba. Tal fue el impacto que el propio periódico –uno de los cinco medios privilegiados para publicar los cables filtrados por Wikileaks– tuvo que rectificarlo.

Sin embargo, el periódico español ABC ha llegado tarde y mal a la noticia. Horas después de que el mismo The Guardian atendiera al contundente desmentido de Moore, el cotidiano madrileño titulaba: “La película pro Castro que prohibió Castro”. La traza horaria en los tres espacios nos permite seguir la secuencia de esta historia. Todas las horas son locales pero por supuesto, la ventaja temporal favorece a Madrid, con una hora a su favor sobre Londres y varias sobre Estados Unidos:

Me pregunto si algún día los lectores de ABC se enterarán de lo que ocurrió realmente. O si, como ha ocurrido con otro cable de Wikileaks, donde se cuenta que Eduardo San Martín, director adjunto de ese periódico, estuvo entre los selectos acompañantes españoles en el exclusivo “expert lunch” realizado en la embajada norteamericana en Madrid con el subsecretario de estado Thomas Shanon durante el gobierno de George W. Bush, nunca llegarán a saberlo.

Fuente: La pupila insomne.