Archivo de la etiqueta: especulación

Estados Unidos no está en bancarrota, por Michael Moore.

Fuente:

http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=3216:estados-unidos-no-esta-en-bancarrota&catid=3:en-los-estados-unidos&Itemid=4

Estados Unidos no está en bancarrota.

Miércoles, 9 de marzo de 2011.

Por Michael Moore

Estados Unidos no está en bancarrota.

Al contrario de lo quisieran que ustedes creyeran los que están en el poder, para que ustedes renuncien a su pensión, reduzcan su salario y se contenten con la vida que tenían sus abuelos, Estados Unidos no está en bancarrota. Ni por mucho. El país se desborda de riquezas y efectivo. Lo que pasa es que no está en manos de ustedes. Se han transferido en la mayor estafa de la historia, de las manos de los trabajadores y los consumidores a los bancos y las carteras de inversiones de los súper ricos.

Hoy día, 400 norteamericanos poseen mayor riqueza que la mitad de todos los norteamericanos juntos. Permítanme decir eso otra vez. Cuatrocientas personas asquerosamente ricas, la mayoría de las cuales se beneficiaron de alguna manera con el “rescate” multibillonario pagado por los contribuyentes en 2008, poseen ahora más botín, acciones y propiedades que lo que poseen 155 millones de norteamericanos juntos. Si ustedes no se atreven a decir que eso es un golpe de estado financiero, entonces no están siendo honestos con lo que saben en su corazón que es cierto.

Y puedo comprender por qué. Para que nosotros admitamos que hemos permitido que un pequeño grupo de hombres huyan y amasen el grueso de la riqueza que maneja nuestra economía significa que tendríamos que aceptar el conocimiento humillante de que hemos entregado nuestra preciada democracia a la élite monetaria. Wall Street, los bancos y los 500 de Fortune ahora manejan la república –y hasta el mes pasado, el resto de nosotros nos hemos sentido totalmente indefensos, incapaces de encontrar una manera de hacer algo por solucionarlo.

Yo solo tengo un título de escuela secundaria. Pero cuando iba a la escuela, cada estudiante tenía que aprobar un semestre de Economía para poder graduarse. Y esto fue lo que aprendí: el dinero no crece en los árboles. Crece cuando hacemos cosas. Crece cuando tenemos buenos empleos con buenos salarios que usamos para comprar las cosas que necesitamos y de esa manera crear nuevos empleos. Crece cuando proveemos de un extraordinario sistema escolar que luego hace crecer una nueva generación de inventores, empresarios, artistas, científicos y pensadores a los que se les ocurre la próxima gran idea en el planeta. Y esa nueva idea crea nuevos empleos y eso crea ingresos para el estado. Pero si los que tienen la mayor parte del dinero no pagan la cuota justa de impuestos que les corresponde, el estado no puede funcionar. Las escuelas no pueden producir los mejores y más brillantes que luego crearían esos empleos. Si los ricos logran quedarse con la mayor parte de su dinero, ya hemos visto lo que harán con él: jugarán al azar imprudentemente en los planes de Wall Street e hundirán nuestra economía. La debacle que crearon nos ha costado millones de empleos. Eso también provocó una reducción en los ingresos. Y la población terminó sufriendo porque redujeron los impuestos, redujeron nuestros empleos y sacaron riqueza del sistema, eliminándola de la circulación.

Esta nación no está en bancarrota, amigos. Wisconsin no está en bancarrota. Es parte de la Gran Mentira. Es una de las mayores mentiras de la década: Estados Unidos/Wisconsin está en bancarrota, Irak tiene armas de destrucción masiva, los Packers no pueden ganar el Súper Tazón sin Brett Favre.

Lo cierto es que hay muchísimo dinero por ahí. MUCHÍSIMO. Es solo que los que mandan han desviado esa riqueza hacia un pozo profundo que es encuentra en sus bien cuidadas propiedades. Ellos saben que han cometido delitos para que esto suceda y saben que puede que algún día ustedes quieran ver algo de ese dinero que era de ustedes. Así que han comprado y pagado a cientos de políticos en todo el país para que hagan el trabajo. Pero en caso de que no funcione, tienen sus comunidades cerradas y el avión a reacción de lujo siempre lleno de combustible, los motores encendidos, esperando por ese día que ellos rezan porque nunca llegue. Para ayudar a evitar ese día en que el pueblo exija que le devuelvan su país, los ricos han hecho dos cosas muy inteligentes:

1. Controlan el mensaje. Al ser dueños  de la mayoría de los medios, han convencido de manera experta a muchos norteamericanos de pocas posesiones que acepten su versión del Sueño Norteamericano y voten por los políticos que ellos controlan. Su versión del Sueño dice que ustedes también podrán llegar a ser ricos algún día –esto es Estados Unidos, donde cualquier cosa puede suceder si ustedes solo se aplican. Ellos les han brindado convenientemente ejemplos para demostrar cómo un muchacho pobre puede convertirse en un hombre rico, cómo el hijo de una madre soltera en Hawái puede llegar a ser presidente, como un individuo con solo una educación de secundaria puede convertirse en un cineasta exitoso. Ellos contarán estas historias una y otra vez durante todo el día, de manera que lo último que ustedes querrán hacer  es echarlo todo a perder –porque sí, ustedes también— algún día pudieran llegar a ser ricos/presidente/ganador de un Oscar. El mensaje está claro: mantengan gacha la cabeza, sigan pegados a la noria, no balanceen el bote, y asegúrense de votar por el partido que protege a los ricos que un día ustedes pudieran llegar a ser.

2. Ellos han creado una píldora venenosa que ellos saben que ustedes nunca van a querer tomar. Es la versión de la destrucción mutua garantizada. Y cuando amenazaron con soltar esta arma de aniquilación económica masiva y la bolsa de valores se fue en picada, y a los bancos los atraparon realizando una estafa de centrífuga a escala mundial, Wall Street emitió la siguiente amenaza: o sueltan billones de dólares de los contribuyentes o dejaremos que la economía se vaya al piso. Entréguenlo o díganle adiós a las cuentas de ahorros. Adiós a las pensiones. Adiós a la Tesorería de Estados Unidos. Adiós a los empleos y las viviendas y el futuro. Fue cabronamente impresionante y nos dejó cagados de miedo. “¡Tomen! Aquí tienen nuestro dinero. No nos importa. Hasta imprimiremos más para ustedes. Pero por favor, permítannos vivir. ¡POR FAVOR!”

Los ejecutivos en los salones de las juntas y de las firmas de capital de riesgo se partían de la risa, y en los tres meses siguientes se estaban enviando unos a otros enormes cheques de bonificación y asombrándose de la manera en que habían podido engañar a una nación llena de idiotas. Millones perdieron su empleo de todas maneras, y millones perdieron su vivienda. Pero no hubo ninguna revuelta (ver #1).

Hasta ahora. ¡En Wisconsin! ¡Nunca alguien de Michigan se sintió tan feliz de compartir un gran lago con ustedes! Ustedes han despertado al gigante que es la clase trabajadora de Estados Unidos de América. Ahora mismo la tierra tiembla y el suelo se mueve bajo los pies de los que mandan, Su mensaje ha inspirado a gente en los 50 estados y el mensaje es: ¡ESTAMOS CANSADOS! Rechazamos a cualquiera que nos diga que Estados Unidos está en bancarrota y derrotado. ¡Es todo lo contrario! Somos ricos en talento e ideas y trabajo duro, sí, y también en amor. Amor y compasión hacia todos los que han llegado a ser los que peor están entre nosotros, y todo sin tener culpa alguna. Pero ellos aún desean lo que todos deseamos: ¡Que nos devuelvan el país! ¡Que nos devuelvan la democracia! ¡Que nos devuelvan nuestro nombre, Estados Unidos de América! No Estados Corporativos de América. ¡Estados Unidos de América!

¿Y cómo lo conseguimos? Bueno, lo hacemos con un poco de Egipto aquí, un poco de Madison allá. Y hagamos una pausa y recordemos que fue un hombre pobre con una venta de frutas en Túnez él que dio su vida para que el mundo enfocara su mirada en la manera en que un gobierno dirigido por billonarios para los billonarios es una afrenta a la libertad y la moral y la humanidad.

Gracias, Wisconsin. Usted han hecho que la gente comprenda que esta fue  nuestra última y mejor oportunidad de agarrar el hilo final de lo que queda de los  norteamericanos que fuimos. Durante tres semanas ustedes han estado al frío, han dormido en el piso, se han marchado para Illinois –lo que hiciera falta ustedes lo han hecho, y una cosa es cierta: Madison es solo el principio, Los ricos petulantes han ido demasiado lejos. No pudieron contentarse con el dinero que robaron a la Tesorería. No se saciaron eliminando millones de empleos y exportándolos al exterior para explotar a los pobres en otro lado. No, tenían que tener más –algo más que toda la riqueza del mundo. Tenían que poseer nuestra alma. Tenían que despojarnos de nuestra dignidad. Tenían que callarnos la boca de manera que ni siquiera pudiéramos sentarnos a una mesa con ellos y negociar acerca de cosas tan sencillas como el número de alumnos en un aula, más chaquetas blindadas para todos los policías o dejar que un piloto duerma unas pocas horas más para que pueda hacer su trabajo –un trabajo de $19 000 dólares al año. Eso es lo que gana un piloto novato en las líneas de bajo costo; quizás ese piloto novato esté transportando a gente aquí a Madison. Pero ya ha dejado de tratar de que le paguen mejor. Todo lo que quiere es no tener que dormir en el auto entre un vuelo y otro en el Aeropuerto O’Hare. Tan bajo han caído. Los ricos podían contentarse con pagarle a ese hombre solo $19 000 al año. Querían quitarle su sueño. Querían degradarlo y deshumanizarlo. Después de todo, es solo otro vago.

Y eso, amigos míos, es el fatal error de Estados Corporativos de América. Pero al tratar de destruirnos han dado vida a un movimiento  –un movimiento que se está convirtiendo en una masiva revuelta no violenta por todo el país. Todos sabíamos que algún día tenía que llegar el punto de viraje, y que ese punto ha llegado, Muchas personas en los medios no entienden esto. Dicen que Egipto los tomó desprevenidos, que nunca se dieron cuenta de lo que venía. Ahora están sorprendidos y desconcertados por qué tantos cientos de miles han venido a Wisconsin durante las últimas tres semanas durante un tiempo brutal de invierno. “¿Por qué están parados ahí en el frío? Hubo esas elecciones en noviembre y se supone que eso ya está”.

“Algo está pasando aquí y ustedes no saben qué es, ¿no es así?”

Estados Unidos no está en bancarrota. Lo único que está en bancarrota es la brújula moral de los gobernantes. Y tenemos la intención de arreglar esa brújula y dirigir el barco nosotros mismos de aquí en adelante. Nunca olviden que mientras nuestra Constitución se mantenga en pie, cada persona es un voto, y eso es lo que los ricos más odian en Estados Unidos –porque incluso aunque parezca que ellos tienen todo el dinero y todas las cartas, ellos aceptan a regañadientes este hecho básico e inamovible: ¡Nosotros somos más que ellos!

Madison, no des marcha atrás. Estamos contigo. Venceremos juntos.

Islandia: el éxito de dejar caer a la banca y no salvarla con dinero del contribuyente.

Fuente:

http://www.eleconomista.es/economia/noticias/2791363/02/11/Islandia-el-exito-de-dejar-caer-a-la-banca-y-no-salvarla-con-dinero-del-contribuyente.html

Islandia: El éxito de dejar caer a la banca y no salvarla con dinero del contribuyente.

Por Ricardo Larrechea.
2/02/2011.

Irlanda e Islandia. Dos modelos para afrontar la crisis financiera que sacude al mundo desde 2008. Y una vez vista la situación de ambos países, parece que la opción islandesa, no salvar a la banca ni proteger a sus acreedores, está dando mejores frutos que la irlandesa. Ahora España intenta salvar a su sistema financiero con un plan más similar al de Irlanda que al de Islandia.

La situación en octubre de 2008 de Islandia era deauténtico pánico financiero. Pero el Gobierno, en vez de inyectar miles de millones en unos bancos cuyos activos se habían disparado hasta ser 11 veces el PIB del país, decidió que suspendieran pagos.

La reacción fue brutal. En noviembre de ese mismo año, la corona islandesa ya había perdido un 58% de su valor, la inflación se disparó hasta el 19% en enero de 2009 y ese mismo año la economía se contrajo un 7%. El primer ministro, Geir Haarde fue obligado a dimitir en enero de 2009 y ahora se enfrenta a los tribunales.

Sin embargo, tras dos años de duro ajuste que incluyeron la intervención del FMI, la economía islandesa, que ya salió de la recesión en el tercer trimestre (creció un 1,2% tras siete trimestres consecutivos de contracción), podría crecer un 3% este año. El país planea volver a los mercados de capital e incluso emitir en euros, algo que no hacía desde el año 2006, una muestra de la confianza recuperada en la economía y las finanzas del pequeño país nórdico.

Irlanda, el peor modelo.

“Islandia hizo lo correcto asegurando que su sistema de pagos continuará funcionando mientras que los acreedores, no el contribuyente, asumió las pérdidas de los bancos”, explicó a Bloombergel premio Nobel de Economía profesor de Columbia Joseph Stiglitz. “Por el contrario,Irlanda ha hecho todas las cosas mal. Es probablemente el peor modelo”.

Irlanda decidió garantizar todas las deudas de sus bancos cuando comenzaron sus problemas y ha estado inyectando capital desde entonces para intentar mantenerlos a flote. Pero el agujero bancario se ha llevado por delante las finanzas públicas del país, que tuvo que aceptar un rescate de la Unión Europea y el FMI el pasado mes de diciembre.

Si bien es cierto que el tamaño de los bancos irlandeses (10 veces mayor que el de los islandeses) suponía una amenaza mucho mayor para el sistema financiero europeo en su conjunto y también es cierto que Irlanda no podía devaluar su moneda como hizo Islandia, el Gobierno irlandés podría haber seguido el camino de Islandia.

Al menos eso opina Adriaan van der Knaap, de UBS, que en declaraciones a la agencia estadounidense aseguró que “ello no habría enfadado al sistema financiero. Incluso los bancos irlandeses no son demasiados grandes para caer”. Van der Kaamp ha sido asesor de Islandia en el proceso de transformación de sus tres mayores bancos.

La opción islandesa: reestructurar la deuda de la banca y proteger al contribuyente.

En octubre de 2008, el parlamento islandés aprobó una ley por la cual decidió dividir los activos y las obligaciones de sus tres mayores bancos, Kaupthing, Landsbanki y Glitnir, en función de su origen, entre nacionales y extranjeros.

Por un lado, se crearon tres nuevos bancos que recibieron los depósitos y los créditos de compañías y consumidores islandeses, mientras que por otro se crearon comités para liquidar lo que quedaba en los antiguos bancos: los préstamos y las deudas foráneas que alimentaron la burbuja del país entre 2000 y 2008. El nivel de crecimiento del sector financiero hizo que las tres entidades llegaran a ser las tres mayores empresas del país y sus sedes los mayores edificios de Reykjavik, la capital del país.

Una vez nacionalizados los bancos, el Gobierno decidió negociar con los acreedores, prácticamente todos extranjeros, y que incluían fondos de inversión y hedge funds, así como otros bancos europeos. Una reestructuración de la deuda en la que el contribuyente no tuvo que poner dinero.

Los acreedores ahora controlan el 87% de Arion, el sustituto de Kaupthing, y el 95% de Islandsbanki, lo que era el banco Glitnir. Bloomberg calcula que los acreedores de estos bancos han asumido una quita del 70% en la deuda, según las valoraciones de los bancos. La mitad de los acreedores de Kaupthing son alemanes que tenían depósitos con cuentas a través de Internet, que han logrado recuperar el principal y que ahora esperan los intereses.

Acuerdo con los acreedores.

Los acreedores de Landsbanki, sin embargo, sólo han obtenido un compromiso de obtener una participación en NBI, el banco sucesor. Gran parte sus acreedores eran depositantes del Reino Unido y Holanda, e Islandia ha llegado a un acuerdo para devolverles su dinero en 35 años con un interés del 3%.

Ahora, los tres nuevos bancos, sucesores de los gigantes que llevaron al país a la ruina, registraron un beneficio de 309 millones de dólares hasta septiembre del año pasado. El país, además de volver a crecer, tiene un inflación controlada, el 1,8% y los CDS (seguros contra el impago de la deuda soberana) han caído un 80%. De hecho, el mercado apuesta mucho más por un impago de Irlanda, Portugal, España o Italia antes que por uno islandés.

Arni Pall Arnason, el ministro de Asuntos Económicos de Islandia, asegura ahora que la decisión de que los acreedores asumieran pérdidas ha salvado el futuro del país. “Si hubiéramos garantizado todas las obligaciones de los bancos, estaríamos en la mismo situación que Irlanda”, declaró a Bloomberg.

Se realiza la mayor manifestación de la historia de Wisconsin y las protestas siguen extendiéndose.

Fuente:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=124303&titular=se-realiza-la-mayor-manifestaci%F3n-de-la-historia-de-wisconsin-y-las-protestas-siguen-extendi%E9ndose-

Se realiza la mayor manifestación de la historia de Wisconsin y las protestas siguen extendiéndose.

Democracy Now!

En Wisconsin, más de cien mil personas inundaron las calles de Madison el sábado en lo que se describió como la mayor manifestación que haya tenido lugar en ese Estado. La masiva concentración se realizó un día después de que el gobernador republicano Scott Walker sancionara un proyecto de ley que despoja a la mayor parte de los empleados públicos de su derecho a la negociación colectiva. La central sindical AFL-CIO estimó la magnitud de la multitud en 185.000 personas. Entre los oradores se encontraban los catorce senadores demócratas que habían abandonado el Estado tres semanas antes, en un intento de trabar la aprobación de la ley.

Frank Risser, un senador estatal de 83 años que ha representado a su distrito durante casi 50 años, declaró: “La lucha por los derechos de los trabajadores continúa. Quizá hayamos perdido la batalla en el cuerpo legislativo, pero hay un par de batallas que se aproximan. Hay una batalla sobre los fundamentos jurídicos: el incumplimiento de las leyes de Wisconsin relativas a las reuniones abiertas”.

Gobernador Walker espera que el proyecto de ley de Wisconsin inspire a otros estados a legislar de forma similar.

El viernes, el gobernador Walker celebró una ceremonia en su oficina para sancionar la ley antisindical. Dijo a los periodistas que espera que Wisconsin inspire a otros estados para que se aprueben leyes similares.

Walker declaró: “Para nosotros, estamos haciendo esto para marcar el camino en nuestro propio Estado, para lograr que Wisconsin se vuelva a poner en marcha, y mientras tanto contribuir a liderar un movimiento en todo el Estado para aprobar una verdadera reforma fiscal y presupuestaria, para en última instancia inspirar a otros en todo el país, Estado por Estado y en nuestro gobierno federal, inspirar a otros a ponerse de pie y tomar decisiones duras para que también se comprometan con el futuro. Para que nuestros niños, en todos los estados y a lo largo y ancho del país, no tengan que enfrentar las terribles consecuencias que nosotros enfrentamos debido a que los líderes anteriores no supieron mantenerse en pie y liderar. Creo que es una buena cosa y algo que estamos dispuestos a aceptar como parte de nuestro legado”.

Protestas sindicales se extienden por todo el país.

Siguen las manifestaciones sindicales en todo el país. En Carolina del Sur, miles de maestros, líderes religiosos y trabajadores estatales se congregaron en el capitolio el domingo para manifestarse en contra de los recortes en educación, atención médica y otros servicios estatales. En Austin, Texas, más de diez mil manifestantes se apiñaron el sábado en las instalaciones del capitolio para denunciar la propuesta del gobernador Rick Perry de despedir educadores, aumentar la cantidad de alumnos por clase y recortar programas. El viernes, los manifestantes colmaron el edificio del capitolio en Maine para tomar posición en contra el plan del gobernador Paul LePage para eliminar dieciocho millones de dólares del fondo estatal para la salud de Maine. Asimismo el viernes, padres y ciudadanos preocupados del Condado de Prince George en Maryland se reunieron en una escuela local para protestar contra los recortes presupuestales que podrían dejar a centenares de estudiantes de bajos ingresos de institutos de enseñanza secundaria especializados sin autobuses escolares. Mientras tanto, el próximo martes se realizarán manifestaciones en Lansing en respuesta al plan del gobernador de Michigan Rick Snyder para gravar las pensiones públicas y privadas de los ciudadanos de la tercera edad.

Fuente: http://www.democracynow.org/es/2011/3/14/titulares#2

En Islandia no tenemos corresponsales.

Fuente:

http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2011/02/27/en-islandia-no-tenemos-corresponsales/

En Islandia no tenemos corresponsales.

Publicado por Isaac Rosa el 27 de febrero de 2011.

“Si rechazan el pago de la deuda, probablemente tendremos que rebajar la calificación de Islandia a Ba1 o menos.” -Comunicado de la agencia Moody’s-

Las revoluciones son siempre muy fotogénicas, y ahora incluso se retransmiten en directo. Ahí tenemos el caso de Egipto, cuya lucha contra Mubarak hemos visto en tiempo real, con decenas de corresponsales sobre el terreno; y lo mismo pasaría en Libia si Gadafi permitiera la entrada de periodistas.

Pero las revoluciones quedan bien en la tele si son violentas. Si no hay manifestaciones tumultuosas, barricadas ardiendo, pedradas y gente con la cabeza abierta, no hay mucho que ver. Debe de ser por eso que no tenemos corresponsales en Islandia, y hasta ahora ningún telediario ha conectado en directo con las calles de Reikiavik, ni en los periódicos hay infografías diarias sobre este pequeño país del norte de Europa.

Decir “revolución pacífica” suena a oxímoron, y muchos dirán que no es posible, que es otra cosa. Pero los islandeses están protagonizando lo más parecido a una revolución que hemos visto en esta parte del mundo en mucho tiempo, y por aquí apenas nos hemos enterado. Seguramente porque las mediáticas revueltas árabes no tienen riesgo de contagio en Europa, mientras que la movilización islandesa puede darnos ideas peligrosas.

Después de que la economía de Islandia, la niña bonita del neoliberalismo, se hundiese en 2008, con bancos quebrados y una deuda inasumible, los poco más de 300.000 habitantes de esta isla nórdica salieron a la calle y la liaron. Y no han parado hasta hoy.

Entre otras cosas han conseguido que el gobierno dimita, nacionalizar la banca, perseguir penalmente a los banqueros responsables, rechazar en referéndum el pago de la deuda bancaria, y ahora participan en la elaboración de una nueva constitución más democrática y social. Por si fuera poco, han aprobado una iniciativa para convertir el país en un refugio internacional para la libertad de prensa, donde el próximo Julian Assange pueda trabajar sin que lo encarcelen ni le cierren la web.

Sí, es verdad que España e Islandia no tienen mucho en común. Es un país pequeño, aislado, con peculiaridades económicas. Pero después de tanto decirnos que no somos Grecia ni Irlanda, a uno le entran ganas de ser Islandia un ratito.

Derecha política y mediática manipulando y mintiendo.

Fuente:

http://www.pascualserrano.net/noticias/derecha-politica-y-mediatica-creando-enfermos-mentales

Derecha política y mediática creando enfermos mentales.

21/01/2011.

Por Pascual Serrano.

En plena era de la información, es estremecedor cómo se puede conseguir que amplios sectores de la opinión pública puedan terminar con una alteración tan impresionante de la realidad. En Venezuela, lo llaman disociación psicótica y consistiría en un proceso mental por el cual se crea en el subconsciente del individuo una realidad ficticia en la que todos los males, todo lo malo que sucede proviene de una sola causa o de una sola persona. La tesis que plantean los sectores afines al gobierno venezolano y al mantenimiento de la institucionalidad es que los medios de comunicación han sembrado ese modo de pensamiento, de tal modo que responsabilizan de forma patológica a Hugo Chávez y al gobierno venezolano de todo lo malo que sucede, perdiendo así cualquier capacidad de análisis racional de la realidad. Lo curioso es que no es sólo en Venezuela donde sucede esto. En Estados Unidos se trata de una forma de pensamiento que no parece de aumentar en la ultraderecha política y mediática.

El 6 de marzo de 2003 la miembro de la Cámaras de Representantes de Texas Debbie Riddle en una entrevista para el periódico El Paso Times afirmaba: “¿De dónde proviene esta idea de que todo el mundo merece una educación gratuita, atención médica gratuita, libre de lo que sea? Viene de Moscú, de Rusia. Viene directamente de la boca del infierno. Y es hábilmente disfrazada como una idea de gente de tierno corazón. Nada de corazón tierno. Es que rasga el corazón de este país “1. El profesor de Historia en la Universidad de Houston Robert Zaretsky recordaba2 que la citada congresista republicana planteó a principios de 2010 lo que llamó el problema de los “terroristas en pantalones cortos”. Según ella, habría mujeres enviadas por terroristas que cruzarían la frontera para ir a dar a luz a sus hijos en suelo estadounidense. Una vez crecidos, esos “agentes dormidos” pasarían a la acción con el objetivo de sembrar el caos en Estados Unidos.

No se trata de una paranoia exclusiva de Riddle, otro miembro por Texas de la Cámara de Representantes, Louie Gohmert, afirmó en un discurso pronunciado en la Cámara en junio de 2010 que un ex agente del FBI le había hablado de los “terror baby”. Según explicó más tarde en una entrevista en Fox Business News, conoció en un avión a un pasajero con un familiar perteneciente a Hamas que le contó que éste tenía intención de conseguir que un nieto suyo naciera en Estados Unidos.3 En la entrevista, Gohmert afirmó que las mujeres embarazadas viajan desde Oriente Medio a EE.UU. con visas de turista con la intención de dar a luz en Estados Unidos y conseguir así para sus hijos la ciudadanía estadounidense. Según Gohmert, después el niño volvería al país de origen de la madre donde se entrenaría con terroristas con el objetivo de entrar después en Estados Unidos. Cuando el periodista le pidió que aportara pruebas de ello , Gohmert se limitó a indicar un artículo del Washington Post 4 que describía lo que denominan el turismo de nacimiento (“birth tourism”). Se trataba de la existencia de paquetes turísticos, en especial para ciudadanos chinos, con el objetivo de que la “turista” embarazada tuviera a su hijo en territorio estadounidense. Aquello fue descrito por el político republicano como un “enorme agujero en la seguridad de nuestro país”. Preguntado por la relación de eso con los niños terroristas, afirmó: “Si usted no cree que esto es una prueba, tienes que creer que los terroristas son más tontos de lo que estas personas emprendedoras”.5 El asunto fue tan absurdo que provocó una parodia en The Daily Show6, pero sin duda, vistos los hábitos electorales, no faltarían ciudadanos que compartieran la tesis de Gohmert.

La paranoia política de la ultraderecha tiene su correspondiente brazo mediático. El profesor de literatura de la Universidad de Illinois Walter Benn Michaels cuenta7 que, en el verano del pasado año, surgió una controversia entre dos “estrellas” de la derecha estadounidense en la cadena Fox en torno a la pregunta ¿Cuál es el enemigo más peligroso de Estados Unidos? El primero de ellos, Bill O’Reilly, responde lo previsible: Al Qaeda. Pero el otro periodista, Glenn Beck afirmó: “no son los yihadistas los que ‘tratan de destruir nuestro país’, sino ‘los comunistas’”. Puede pensarse que Beck sólo reaccionó mediante el resorte mental característico de la guerra fría, pero nació en 1964, no pudo conocer ese periodo con pleno uso de razón. Por otro lado, Beck no es un presentador minoritario. En 2009 su programa fue uno de los de mayor audiencia de noticias comentadas en la televisión por cable, con ocho millones de espectadores. En programas de otros canales, como la ABC, fue seleccionado por el público como una de las “10 personas más fascinantes” de 20098. Y en 2010 The Times lo incluyó entre los cien líderes políticos más influyentes9.

Benn Michaels recuerda que en la lista de los best-sellers de Amazon, el ensayo político más vendido es Camino de servidumbre, del economista ultraconservador austríaco Friederich Hayek, fallecido en 1992. Una de las tesis del libro es que Cualquier política dirigida directamente a un ideal de justicia distributiva, es decir, a lo que alguien entienda como una distribución “más justa”, tiene necesariamente que conducir a la destrucción del imperio de la ley.

En Estados Unidos se puede escuchar al periodista de radio de mayor audiencia del país, Rush Limbaugh, alertando contra los espías “comunistas” que “trabajan para Vladimir Putin”10.

El fenómeno, como era de prever, no se queda en Estados Unidos ni en Venezuela. En Italia, Silvio Berlusconi afirma que los comunistas le quieren eliminar11, a pesar de que los comunistas no tienen allí ni un sólo diputado nacional. En España, desde sectores mediáticos cercanos al gobierno intentan dar la señal de alarma sobre la paranoia de la derecha mediática12. Así lo denuncia el ex director adjunto de El País José María Izquierdo en su libro Los cornetas del apocalipsis, donde repasa algunas figuras de la derecha cavernaria española con sus “perlas” de análisis sobre la situación española y el gobierno Zapatero. Aunque valdría la pena recordarle al autor que es en su periódico donde más han sonado las cornetas de la apocalipsis hacia los gobiernos progresistas de América Latina. A ellos en España también se les une la Iglesia, la institución más antigua en el arte de sembrar la zozobra y la angustia. El obispo de Córdoba ha asegurado que la Unesco tiene un plan “para en los próximos años veinte años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”13.

En cualquier caso, la inquietante conclusión es la angustia de comprobar que, con todas las posibilidades técnicas y periodísticas del siglo XXI, la demencia de algunos líderes políticos y el poder de algunas vías de difusión mediáticas consigan arrastrar a grandes sectores de la opinión pública hacia una psicosis, una disociación, que quién sabe hasta dónde nos puede llevar.

Pascual Serrano es periodista. Acaba de publicar el libro “Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles”. Foca. Noviembre 2010

1 “Legislators Question Border Health”, El Paso Times. 6-3-2003

2Le Monde Diplomatique (edición española) Diciembre, 2010

7Le Monde Diplomatique, Diciembre 2010

10Se puede escuchar en Media Matters, 8-7-2010 http://mediamatters.org/mmtv/201007080038

11Berlusconi: “Los comunistas existen y usan a los jueces cercanos para eliminarme”. El País, 5-1-2011.http://www.elpais.com/articulo/internacional/Berlusconi/comunistas/existen/usan/jueces/cercanos/eliminarme/elpepuint/20110105elpepuint_9/Tes

12“El ‘discurso del odio’ envenena la democracia”. Público, 16-1-2011. http://www.publico.es/internacional/356440/el-discurso-del-odio-envenena-la-democracia

La rebelión de Wisconsin.

Fuente:

http://alainet.org/active/44631

24 de febrero de 2011.

La rebelión de Wisconsin.

Marco A. Gandásegui, h.

Los titulares de la prensa mundial derrochan palabras y exclamaciones para destacar el derrocamiento de los gobiernos favorables a EEUU de Egipto y Túnez. También se refieren a la “represión contra manifestaciones en Libia”. Igualmente, muestran fotos de los “manifestantes bahreiníes”. (Un senador norteamericano se recubrió de su toga y proclamó que EEUU ¿debía revisar su política de ayuda militar al emirato sede de la V Flota de ese país?) Por otro lado, “el presidente de Yemen promete no renunciar a pesar de las personas muertas en manifestaciones, las protestas se expanden en Marruecos y el presidente Bashir de Sudán no se presentará para otro mandato presidencial”.
En medio de esta difusión espectacular de la “revolución” de los pueblos árabes, ha aparecido otra fuente de protestas y manifestaciones. Sin embargo, los medios de comunicación han sido muy parcos y cuidadosos en dar a conocer detalles sobre sus protagonistas. Se trata de los trabajadores de EEUU que en diferentes escenarios, ciudades y centros de producción han comenzado a rebelarse. La crisis económica de EEUU ha golpeado a sus propios trabajadores, quienes han quedado desempleados (10 por ciento de la fuerza laboral) y sin vivienda (3 millones de familias han perdido sus hogares). Las protestas y manifestaciones populares en los estados norteamericanos de Wisconsin, Minnesota y Ohio están generando preocupación entre los políticos y analistas nortemaericanos. Son estados industriales que han sido golpeados por la crisis económica en forma especial. La sobreproducción (o en otras palabras, el subconsumo) de la economía norteamericana está creando serias dudas sobre la capacidad que tiene ese país para salir de la recesión a mediano plazo, mucho menos a corto plazo.
En Wisconsin, 80.000 personas se concentraron frente al capitolio de la ciudad de Madison para defender los derechos a la negociación colectiva de los trabajadores.  El sábado realizaron la quinta jornada consecutiva de protesta en repudio a un proyecto de ley presentado por el gobernador republicano Scott Walker, quien pretende suprimir los contratos colectivos, los derechos sindicales y aumentar los descuentos salariales por razones de seguro y fondos de pensiones. (Wisconsin es un estado al extremo norte de EEUU).
El gobernador Walker, elegido el año pasado, pretende recortar los salarios y eliminar los derechos a la negociación colectiva de los empleados públicos. Los senadores demócratas representantes del estado —que salieron del estado para paralizar la votación del proyecto de ley— enviaron el viernes una carta al gobernador Walker diciendo que los trabajadores aceptarían los recortes a las pensiones y mayores contribuciones a los planes de salud y de jubilación, si él aceptaba tratar el tema de la negociación colectiva. Los recortes propuestos por Walker dejarían sin beneficios económicos o capacidad para negociar a miles de trabajadores públicos como maestros, policías y bomberos.

Las protestas se iniciaron el pasado martes, 15 de febrero, y han seguido fortaleciéndose, con la decisión de miles de trabajadores que no dejarán de pelear contra lo que ven como un “vasto plan de los republicanos para debilitar a los trabajadores”. Los senadores demócratas, que se oponen a la propuesta, han reiterado su rechazo del proyecto. Una de sus acciones más notorias fue abandonar fisicamente el estado para evitar una votación sobre el proyecto.

Hasta ahora la respuesta presentada por las autoridades es llevar adelante el proyecto afirmando que las protestas no los harán desistir. Según Walker, la ley antisindical pretende reducir el déficit del Estado mediante recortes de salarios, pensiones, beneficios de salud y derechos de negociación colectiva. Pese a las maniobras del gobernador republicano, los maestros del Estado se han declarado en huelga hasta que no se retire el proyecto de ley. Las manifestaciones se han extendido a ciudades vecinas como Milwaukee y a otros estados con gobernadores republicanos como Ohio, Indiana y Pensilvania.
El profesor de Lingüística del Instituto Tecnológico de Massashusetts (MIT), Noam Chomsky, plantea que la actual intranquilidad en EEUU se debe a que los trabajadores han tomado conciencia que “los empleos no regresarán”. Esto se debe a que “la política consiste en exportar los empleos a países donde la fuerza de trabajo es más barata”. La razón es sencilla, es mucho más rentable invertir en la especulación financiera que en la producción económica.

El mundo árabe tiene algo en común con EEUU: Sus economías han colapsado y sus clases dominantes están en quiebra. En el caso de EEUU los riesgos aumentan en la medida en que sus gobernantes siguen jugando a la ruleta con su economía. Las consecuencias sociales y políticas comienzan a asomarse sobre el horizonte. La rebelión de Wisconsin es una señal.

Panamá, 24 de febrero de 2011.

– Marco A. Gandásegui, hijo, es Profesor de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA.

Susan George: “Hay que poner a los bancos bajo tutela”.

Fuente:

http://www.acordem.org/2011/02/13/suan-george-hay-que-poner-a-los-bancos-bajo-tutela/

SuSan george: “Hay que poner a los bancos bajo tutela”.

13 de febrero de 2011.

Zineb Dryef y Pascal Riché – Rue89.

La activista alter-globalización es partidaria de defender el legado de la Ilustración y de la toma de control del sistema financiero y bancario por parte del Estado.

Los Sabios rebeldes de nuestra República son esas voces que nos despiertan porque mezclan el agua y el fuego, la experiencia y la pasión. Entre ellos Stephane Hessel, de 93 años, Albert Jacquard, de 85, y Edgar Morin, de 89 años. Pero también Susan George, de 75: presidenta de honor de Attac y autora de numerosos libros, la franco-estadounidense lleva años luchando por un mundo menos injusto en relación con el Sur y contra el sistema económico neoliberal.

La conversación ha comenzado justamente con el éxito del pequeño folleto “¡Indignaos!” de Hessel, un hombre al que describe como “impecable desde el punto de vista moral, que practica lo que predica.”

Rue89Llamar a la indignación, un término que se queda en el terreno moral, ¿es el mejor enfoque para cambiar las cosas? ¿No sería más eficaz un “¡razone!” o un “¡rebélese!” ?

Susan George: Hessel se mueve en el plano de los valores, no en el del análisis de las cuestiones económicas o geopolíticas. Él llama a la indignación como un preludio a la acción. Dice: únete a algo. Y se dirige especialmente a los jóvenes. Orgulloso de su pasado, es cierto, no quiere resignarse. Pero lo que yo siento muy especialmente es el ataque que se está realizando contra la Ilustración. Y me entristece: tanto filosóficamente como en términos de acción, creo que es un logro muy grande de la humanidad. El liberalismo político -como se entendía en el siglo XVIII, ese movimiento europeo que se inicia con Locke y continúa con los enciclopedistas franceses- es el fundamento de la Constitución de EE.UU., es el fundamento de las libertades -políticas, religiosas, de prensa, de opinión… Muchas personas dieron la vida por eso y la democracia viene de esa época. Bueno, creo que esta Ilustración está siendo objeto de un grandísimo ataque ideológico. Yo intento seguir esa tradición, que vale la pena defender.

Las generaciones más jóvenes ¿no se resignan de antemano ante este ataque?

Europa está un poco KO. Todo esto ha sucedido muy rápidamente. En 2009, cuando estaba en Londres para las acciones contra el G-20, había una reacción. Éramos 35.000 en Hyde Park. Los medios de comunicación al día siguiente estaban con nosotros, incluso Gordon Brown, por entonces primer ministro británico, se apresuró a decir que estaba de nuestro lado. El mundo estaba a un paso de la catástrofe. El G-20 habló de los paraísos fiscales, de la presión de los mercados financieros, del empleo, del medio ambiente, etc. Y después, una vez que los bancos se salvaron, todo esto ha desaparecido por completo. El G20 y el G8 remiendan soluciones para salvar a los bancos por segunda vez. Y luego nada. ¿Por qué esta renuncia? La gente puede pensar que sus dirigentes están tratando de salvar a Grecia o a España. Esto es completamente falso, lo que están salvando es a los bancos que compraron deuda griega o deuda española… No intentan hacer lo que sea por los pueblos. Y no sólo se rescata a los bancos por segunda vez, sino que ¿quién lo hace?: los pueblos, por la amputación de sus pensiones de jubilación, la reducción de sus salarios, el despido de funcionarios. ¿Por qué hoy día la gente no consigue agruparse [frente a todo esto]? En Francia, tenemos puesto el foco en las elecciones de 2012, que en realidad son secundarias.

La crisis que acabamos de vivir ¿no ha desbloqueado algo en el pensamiento económico?

La gente ha visto que esto no funciona, que el neoliberalismo no funciona. Sin embargo, siguen como si funcionara… La mayonesa de la contestación no liga, se corta. Sería preciso que la gente hiciera alianzas, como tratamos de hacer en Attac: por ejemplo, sobre los impuestos financieros nos hemos asociado con los sindicatos y otras organizaciones – Sécours Catholique [Cáritas Francia], Comité Catholique contre la Faim et pour le Développement [CCFD Terre Solidaire – Manos Unidas Francia], Oxfam, Amigos de la Tierra… Tratamos de federar el mundo sindical, el asistencial, el asociativo, el ecológico. Es la pista correcta, nadie puede ganar solo.

En un escenario optimista, el cambio que usted desea ¿por dónde empezaría?

Por aprender. Tenemos que comenzar por aprender. Hoy en día, la política se ha vuelto mucho más complicada. Es bueno estar indignados, pero primero tenemos que entender por qué esto ya no funciona. Cuando empecé a militar, decíamos: “¡Estados Unidos fuera de Vietnam!” La gente estaba de acuerdo o no, pero entendían lo que significaba. Cuando decíamos: “Basta ya de apartheid”, no era necesario un largo discurso. Hoy en día esto no pasa. He hecho una larga campaña contra el AGCS [Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios, N. de la R.] y nadie sabía lo que era: una OPA sobre los servicios públicos y los servicios locales de proximidad. Si no sabemos cómo se produce esto, que es lo que se ha votado y en qué momento, no podemos actuar. No tiene sentido estar “contra” si no podemos ni explicárselo a los demás ni llamar a la puerta adecuada. Lo que hacemos es darnos de cabezazos contra las paredes. Así que debemos aprender, ayudar a aprender a otros, organizar, hacer alianzas. Y comunicar: cada vez más, necesitamos cosas visibles que interesen a los medios de comunicación. Y esto se hace muy mal. Hay que salir de los rituales. Hacer una manifestación es como si te pidieran que te interesaras por la misa de doce. Hace años que vengo diciendo que con 30 personas se puede hacer algo visible, divertido y que toque allí donde más duela. Vengo proponiendo igualmente desde hace mucho tiempo que no se hagan “sentadas” sino “risotadas” : ir a reírse delante de tal ministerio o delante del MEDEF … Porque esto es lo que más se teme en Francia, especialmente entre los políticos: el ridículo.

Ha habido iniciativas tales como “Salvemos a los ricos”. O la “operación Cantona”, para retirar todos el dinero del banco un mismo día. ¿Qué piensa usted de esto?

Fue divertido, pero también una falsa buena idea. [Cantona] no entiende el funcionamiento de los circuitos financieros. Estamos trabajando en otro enfoque: “Para cambiar la banca, cambie de banco.” Pero no pedimos que la gente lo haga de inmediato, porque el único banco al que hoy en día aconsejamos ir es el Nef, que sólo tiene 60 empleados, y ninguna sucursal. No sería serio. Pero esto puede cambiar: el Nef se está aproximando a la Banca Ética [otro banco pero más grande en Italia, N. de la R.] y a otros bancos europeos.

Entre las iniciativas a emprender, usted no habla del voto. Y considera 2012 como una preocupación “secundaria”; ¿por qué?

Para mí, estas primarias del Partido Socialista son una energía política que se pierde. No entiendo el concepto de primarias para este partido. Es una idea importada de Estados Unidos, lo cual es comprensible allí, pero que no tiene mucho sentido aquí.

Pero ¿no se puede también presionar a los principales partidos en vísperas de una elección importante? Esto es lo que hizo Nicolas Hulot en 2007, por ejemplo…

Desconfío de las ambiciones personales que puedan surgir. En el seno de organizaciones como Attac, ya lo hemos visto. Pero influir en los programas, eso sí, es nuestra vocación. Es más fácil con celebridades como Hulot… Organizamos reuniones, principalmente en provincias, en las cuales están presentes los partidos de izquierda.

Para el poder político, ¿cuál sería la primera decisión a tomar?

Tomar el control de los mercados financieros, los bancos. Es muy obvio. Ellos hacen que llueva y que haga buen tiempo: hay que ponerlos bajo tutela.

¿Es realista empezar en un solo país?

[Pausa] Difícil cuestión. No he profundizado en ello, para mi vergüenza. Yo dejaría que los bancos intercambiaran divisas, pero impondría un impuesto a las transacciones. Prohibiría el acceso a la mayoría de los derivados, esa ciénaga. Algunos derivados sirven de seguro, muy bien. Pero soy muy hostil a los derivados “desnudos”, que permiten asegurar algo que no se tiene. Es un poco como si yo tomara una póliza de seguro de incendios por una casa suya. Entonces tendría interés en quemarla…

Algo así es lo que hizo Goldman Sachs…

¡Y más! Este mercado es enorme. 600 billones de dólares al año. La inversión se va en productos financieros sin pasar por la economía real. Necesitamos una Ley Glass-Steagall de los bancos [aprobada en los Estados Unidos después de la crisis de 1929, N. de la R.] para separar las actividades de crédito de las de inversión. En un país también se puede decir a los bancos: “ustedes deben prestar prioritariamente a las PYMEs, especialmente a las que tengan proyectos ambientales o sociales.” Se trata de un control del crédito en el sentido de que habría unos beneficiarios prioritarios; pero no vamos a nacionalizar toda la economía.

¿Por qué regular el crédito de forma rígida? Se pueden también imaginar subsidios de crédito para las PYMEs.

Por qué no, debemos estudiar las mejores sugerencias, no soy economista.

¿Hay soluciones internacionales?

Para los paraísos fiscales, sí. Si podemos prohibir a la Société Générale que tenga sus recursos en un solo país, ¿podríamos por ley obligarles a cerrar su sucursal en Jersey? Yo no estoy segura. Me he preguntado si sería posible prohibir a las agencias de calificación que emitan calificaciones sobre los Estados. Sin embargo, en Estados Unidos, la Corte Suprema sostuvo que la Primera Enmienda las protegía en nombre de la libertad de expresión.

¿El G-20 es un espacio que podría utilizarse para algo?

El G-20 es ilegítimo. Representa solo a los principales actores en el sistema. ¿Dónde está el G172?

¿Y Europa?

Imponer a Grecia una solución neoliberal de tal magnitud es una bancarrota política y moral de Europa. Se castiga a las personas. Esto es un motivo de indignación.

Algunos proponen hoy abandonar el euro.

Debemos mantener el euro pero cambiándolo. Nunca asumiría la responsabilidad de decir “salgamos del euro”, eso sería un desastre. Creo que necesitamos más solidaridad. Es una lucha de clases sociales, no de países contra países.

Emmanuel Todd defiende la solución proteccionista…

Por supuesto que se necesita, pero proteccionismo en el ámbito europeo, no en el francés. La doctrina del libre cambio o libre comercio se puso en marcha en un momento en el que el mercado, el territorio, el derecho y el capital tenían los mismos límites. Pero coloque este sistema en un mundo donde el capital va a su propia velocidad y donde el derecho es inexistente, y los trabajadores acaban compitiendo entre sí. Estoy a favor de un proteccionismo razonado.

Se declara hostil a los multimillonarios filántropos…

Lo que Bill Gates hace contra el SIDA está muy bien, sin duda, pero la revolución verde [un controvertido programa de ayuda a los agricultores africanos, N. de la R.] puede ser un desastre para África. Un millonario no tiene que decidir qué es lo mejor para los pueblos. Si un multimillonario quiere donar su fortuna, debe hacerlo de acuerdo con los expertos locales.

Estos multimillonarios – Bill Gates, George Soros o Warren Buffet – ¿pueden tener un papel útil en la sociedad?

Le pregunté a un amigo americano que tiene entrada en esos círculos si él o alguna otra persona podría decirle por fin a Bill Gates que la revolución verde será un desastre. Me respondió: “Nobody can say anything to Bill Gates [“Nadie puede decirle nada a Bill Gates, N. de la R.]. Warren Buffett es un caso aparte, representa la vieja tradición: en mi ciudad, recuerdo que a partir de 10-12 años debíamos hacer cosas para la comunidad cuando se era un privilegiado. Hoy en día se exacerba el interés individual. He hablado de la Ilustración precisamente porque ese espíritu se está perdiendo. Sobre la importancia de la cohesión social, el libro de Richard Wilkinson y Kate Pickett muestra hasta qué punto la desigualdad es mala para la sociedad, en qué momento cuesta cara. Los barrios marginales en los suburbios, los sin-techo, los niños sin hogar que no saben contar ni escribir, esto le cuesta caro a la sociedad. Debemos abordar las causas.

Usted propone una curiosa Orden de los “Caballeros del Medio Ambiente.”

Es una fantasía. Hace mucho tiempo que me pregunto cómo movilizar a los ricos para que hagan algo útil. Por ejemplo, se les podría animar a ser más verdes que sus vecinos, en lugar de competir a ver quién tiene la fortuna más grande. Una orden muy cerrada y muy prestigiosa recompensaría al más verde. Una especie de Nobel. Le pregunté a alguien en Inglaterra que conoce al príncipe Carlos si podríamos poner de acuerdo a los miembros de la realeza, o a sus hijos, para que se reunieran y concedieran un premio de este tipo en el ámbito del medio ambiente. Fue completamente desalentador cuando mi contacto me respondió que estas personas tienen unas agendas infernales. Pero fue una idea que surgió así. Fitzgerald dijo: “Los ricos no son como tú y como yo”; si no se les puede involucrar por el lado del honor y del reconocimiento ¿qué otra cosa les podemos ofrecer?

¿Tiene la impresión de que su pensamiento va cambiando?

Puedo cambiar de tema, pero sigo trabajando en lo mismo, el poder. Lo que me interesó inicialmente fue la expresión del poder en el Norte y sus relaciones con el Sur. He cambiado de sector, después de diez años centrada en la agricultura, para volverme hacia la deuda. Ya con el hilo en la aguja, después de los efectos del neoliberalismo amplié mi enfoque hasta trabajar sobre las causas de esta doctrina completamente loca. Es una religión, o más bien una secta: es cienciología. No tengo la impresión de estar desvariando. A veces, como otros, me desespero. Pero tenemos que actuar en contra de este sentimiento.

En su libro, usted escribe que no cree en la revolución: ¿creyó alguna vez en ella?

[Pausa] No sé si creí en ella. A mi alrededor sí que se creía en ella. De todos modos, siempre he sido no-violenta. En Génova y en otros lugares, llegué a la conclusión de que para los movimientos alter-globalización era estratégicamente estúpido enfrentarse al Estado allí donde éste es más fuerte [en la cumbre de 2001, Carlo Giuliani, un manifestante, resultó muerto, N. de la R.]. Tal vez la revolución todavía tenga sentido en países donde la democracia no existe. En Túnez diré ¡bravo! si se las arreglan para hacer algo más que una revuelta.

Traducido del francés por Mariano Nieto Navarro (Attac Madrid).