Archivo de la etiqueta: medios

Carta pública a los medios.

Fuente:

http://ryokoo.es/2011/03/17/carta-publica-a-los-medios/

Carta pública a los medios.

Este mensaje ha sido enviado a varios medios de prensa escrita, televisión y radio españoles por parte de varios españoles residentes en Japón.

Somos un grupo de españoles que actualmente está viviendo en Japón, nos hemos propuesto escribir esta carta pública a los medios con la intención de criticar la forma en la que el periodismo está tratando las noticias sobre el terremoto, el tsunami y los posteriores problemas en la central nuclear de Fukushima y Japón en general.

Multitud de medios están transmitiendo una situación de inseguridad que no se corresponde con la realidad en ciudades como Tokio. El gobierno está informando a los ciudadanos sobre lo que sucede en la central nuclear de Fukushima las 24 horas del día y, según esa información, no hay ningún peligro inmediato. Añadiendo, ya sea dicho, que hemos tenido que apañarnos por nuestra cuenta e informarnos los unos a los otros entre los españoles y con gente de otros países de habla hispana ya que la nuestra propia Embajada Española parecía no estar en “servicio”.

Por culpa de esta desinformación y exageración, mucha gente (entre ellas, sobre todo nuestras familias), está preocupada de manera innecesaria por lo que está ocurriendo en Japón.

Con esta carta, queremos mandar un mensaje al periodismo en España para que dejen el sensacionalismo de lado e informen adecuadamente usando sólo información contrastada.

Atentamente:

– Amadeu Branera
– David García
– David Lozano Lopez
– Diego Gonzalez
– Nuria Galán
– Mireia Moreno
– Jordi Olaria
– David Solanes
– Ana Sora Sangüesa
– Silvia Gummà
– Marc Bernabé
– José Ramón Pastor
– Miguel Ángel Ibáñez Muñoz
– Guillermo Navarro Romero
– David García Vázquez
– Diego Boscá
– Beatriz Prieto
– Adrián Navarro
– Pablo García-Lluis Ramírez
– Ruben Freixas Garcia
– Daniel Marcos Perujo
– Roger Civit Contra
– Gabriel González Maurazos
– David Gonzalez Gutierrez
– Pepi Valderrama
– David Iglesias
– Fernandez Yolanda
– Nerea Aymerich

– Nacho Valo

– Javi Lavandeira

Status in Tokyo after the March 11th earthquake.

Fuente:

http://lavandeira.net/2011/03/status-in-tokyo-after-the-march-11th-earthquake/

Status in Tokyo after the March 11th earthquake.

(Traducción en castellano debajo. Spanish translation follows.)

English:

I’ll go straight to the point: the situation here in Tokyo is normal. There’s no panic, no exodus, and no immediate danger.

However, western media is spreading fear and lots, lots of bullshit among our families and friends, because being alarmists brings them advertising money.

Because of this, family and friends are pressuring those of us who stay in Tokyo to leave the city. This is causing trouble for many of us.

To the media:

For fuck’s sake, please stop publishing crap in order to bring more viewers (and therefore, more advertising money) to your publications/programs/whatever. What you’re doing is just taking advantage of this situation in order to try and make some money at the expense of everybody who knows someone in Japan. You’re causing more trouble to us than the earthquake did!

To our family and friends:

We are fine. The situation in Tokyo is normal. There’s no panic, no exodus from the city, and no immediate danger of radiation exposure as the media would like you to believe.

Some links in English:

Castellano:

Iré directamente al grano: la situación en Tokyo es normal. No hay pánico, no hay ninguna huída de Tokyo, y no hay peligro inminente.

Sin embargo, los medios de comunicación están difundiendo miedo y montones, montones de basura entre nuestras familias y amigos, simplemente porque el alarmismo les trae ingresos por publicidad.

Debido a esto, nuestros familiares y amigos nos están presionando para que dejemos la ciudad. Esto nos está creando problemas a muchos.

A los medios de comunicación:

Por lo que más queráis, dejad de difundir mierda para atraer más público (y por tanto, más ingresos por publicidad) a vuestras publicaciones/programas/lo que sea. Lo que estáis haciendo es simplemente aprovecharos por motivos económicos de la terrible situación en el norte de Japón, para hacer dinero a costa de todo el que conoce a alguien en Japón. ¡Nos estáis causando más problemas que el terremoto!

A nuestros familiares y amigos:

Estamos bien. La situación en Tokyo es normal. No hay pánico, no hay huída de la ciudad, y no hay peligro inminente de exposición a la radiación como os quieren hacer creer los medios de comunicación.

Algunos enlaces:

Japón no vive en el caos.

Fuente:

http://laarcadiadeurias.net/2011/03/15/japon-no-vive-en-el-caos/

15 de marzo de 2011.

Japón no vive en el caos.

Saludos cosmonautas,

algunos ya sabréis que aquí en la Arcadia siempre estamos con las armas preparadas para destripar a todo aquel periodista que por su ignorancia, o simplemente vagancia, es incapaz de hablar con propiedad de algún tema. Después de seguir durante unos días la cobertura que han hecho los medios españoles del terremoto de Japón y sus consecuencias, han vuelto a saltar las alarmas. Pero en esta ocasión no se trata de una “alerta roja”, es más apropiado hablar de una “alerta amarilla”.

Las grandes catástrofes en la era de la comunicación, en este siglo XXI, ya no se viven de la misma forma que hace 10 años, o incluso menos. Hay muchos más canales de televisión (algunos dedicados a dar noticias continuamente), hay muchos más periódicos (incluyendo los gratuitos), y por supuesto, tanto la prensa escrita como la televisiva tienen una gran actividad en Internet. A todo esto hay que sumarle la información que muchos crean en Internet sin ser periodistas, pero que tanto valor puede tener para obtener una visión mucho más directa de lo que sucede.  Se podría hablar de una revolución 2.0 en nuestra comunicación, que nos han proporcionado centenares de ojos para ver a pie de calle como se sucedía todo esto.

Como ya contamos este mismo viernes, gracias a Twitter, y a un timeline repleto de personas que viven en Japón, conseguimos estar informados de forma permanente y con muchísimo detalle de todo lo que iba sucediendo en allí pocas horas después del terremoto y el posterior tsunami. Era riguroso directo. Con cada réplica saltaban tres o cuatro tweets de forma simultánea. Pero una vez pasado el susto inicial, nos contaron todo lo que iba sucediendo después, especialmente por lo que se refiere a Tokyo, donde viven la mayoría de estos expatriados.

La misma noche del 11 de marzo, a pesar del miedo y la incertidumbre que provocaban las continuas réplicas, se empezaba a hablar de “normalidad”. Una palabra que se iba repitiendo cada vez más a lo largo del fin de semana, y el lunes, muchos de ellos ya volvían al trabajo. Lógicamente había detalles que les recordaban contínuamente que seguía habiendo problemas, algunos productos escaseaban en algunos supermercados, las típicas pantallas de Shibuya estaban apagadas, y los salones de máquinas recreativas cerradas para ahorrar en energía. Cortes de luz programados, y algunos trenes que no funcionaban. No, no es una normalidad absoluta, pero en ningún momento se tenía sensación de peligro inminente, más allá de estar pendientes de lo que sucede unos cuantos kilómetros al norte. Si nos vamos hasta la isla de Kyushu, al sur de Japón, nos encontramos que están casi tan tranquilos como nosotros, y que si no fuese por las noticias ni siquiera se habrían enterado.

Nos damos la vuelta, empezamos a fijarnos en los “medios tradicionales”, y nos encontramos con una periodista de TVE que en su twitter nos dice lo siguiente:

@almuariza La gente ha enloquecido en Tokyo. No se encuentran ni pilas en las tiendas. Se están vaciando los supermercados. No hay gasolina. (tweet original)

¿Nos hemos perdido algo mientras estábamos durmiendo? ¿Ha habido otro terremoto? ¿El tsunami ha llegado a Tokyo? ¿O ha explotado una central nuclear cerca de Tokyo? El Tweet de esta reportera nos lleva a su blog donde nos cuenta:

Hemos salido a rodar “vida en la ciudad”. En muchas gasolineras ya no hay combustible, los supermercados están desabastecidos, los transportes públicos interrumpidos y hay cortes de electricidad para ahorrar en el consumo energético. La zona comercial de la ciudad está semiparalizada y la Bolsa ha abierto sus puertas experimentado un fuerte descalabro.

Mientras, estamos intentando solucionar la logística para ir al norte, a la zona devastada, aunque las carreteras están cortadas y el tren apenas funciona. Además, estamos tratando de conseguir gasolina, un generador, sacos de dormir, comida…y ahora nada es fácil en Tokyo.

Visto así, la cosa parece realmente grave. Tal y como nos explica la noticia, parece que en Tokyo se están quedando sin comida, que si no tienes bici difícilmente podrás desplazarte largas distancias, y si lo haces en coche, seguramente no podrás conseguir gasolina. La locura se ha desatado en las calles.

Portada de un periódico peruano.

Seguimos leyendo en otros sitios, el Diario ADN nos dice: “El caos regía ayer en Japón.” ¿En todo Japón? ¿No era sólo en el noreste donde había problemas de verdad? ¿Quedarse sin luz es el caos? Si es así, nosotros lo hemos vivido más de una vez gracias a Endesa.

Después viene lo más marciano, El Mundo se saca de la manga un “glorioso” titular para hablar de la catásfrofe, sus consecuencias políticas, y de propina, hace un extraño paralelismo con los atentados del 11M de Madrid.

Japón escribe su 11M

Y la cosa sigue y suma, con debates en televisión que se preguntan si la radiación afectará en España, que en Corea del Sur ya se está notando, y muchos periódicos empiezan a hablar del peor desastre nuclear desde Chernobyl, que todo acabará saltando por los aires y los japoneses morirán bajo una nube radioactiva.

A lo largo de estos días, pudimos ver a muchos de nuestros amigos o conocidos que viven en Japón apareciendo en gran cantidad de medios. Parece que no quieren ignorar el fenómeno 2.0, y se han volcado con los bloggers y los tweeters para recabar información de primera mano. Pero después de varias experiencias, estos mismos twitteros y bloggers empiezan a rechazar las peticiones de las cadenas de televisión y los periódicos, muchos de ellos están furiosos por el trato que se está dando a la información sobre la catástrofe en Japón. En primer lugar, porque no se acerca para nada a lo que ellos están viviendo, y en segundo, porque sus familias se están asustando sin motivo.

Y es que a pesar de la cantidad de información que ha llegado a generar esta tragedia, un volumen mucho mayor seguramente que lo ocurrido en Haití o Chile por motivos obvios, y a pesar de que han tenido a personas que están viviendo en primera persona todo lo sucedido, a los medios generalistas les sigue importando una sola cosa: titulares impactantes que mantengan al espectador pegado a la pantalla o que les hagan comprar el periódico. Algunos ilusos pensábamos que, de lo que se trata, es de dar una visión global y certera de lo ocurrido. Pero parece que esto nunca ha sido así. De hecho, incluso algún blogger ha comentado que al hablar con periodistas, a estos se les veía decepcionados si les contaban que habían vuelto a la “normalidad”.

Está claro que lo que está pasando en Miyagi es desolador. Las imágenes y las historias que nos llegan de las consecuencias del tsunami son terroríficas, y los problemas en las centrales nucleares mantienen a todo el mundo en vilo. Hay que informar de todo eso, queremos saber qué ha pasado y lo que podemos esperar. Pero lo que están haciendo los medios es ofrecer una visión monocromática de lo que está ocurriendo realmente en Japón. Cuando nos hablan de que “el caos rige en Japón”, deberían aclarar que, si esto es cierto, es sólo en una zona muy determinada del país. (en 3 de 50 prefecturas). Si nos cuentan que los supermercados están desabastecidos, que visiten más de uno, y seguramente se darán cuenta de que aún se puede encontrar de todo en la mayoría (clica para ver el vídeo de Zordor). ¿Que los transportes no funcionan? Bien, si tenemos en cuenta el porcentaje de transportes que han tenido que parar en Tokyo, y los que se anularon en Barcelona durante la nevada del año pasado, quizás pensaríamos que en la capital catalana se desató el apocalipsis y murimos todos bajo un manto de nieve. ¿Que la gente ha enloquecido en Tokyo? Seguramente lo están pasando mal, y su día a día no es tan sencillo como de costumbre, pero llamarles locos es otra cosa, gratuita y de mal gusto.


Fotos de un supermercado el 14 de Marzo (vía Ikusuki).

A pesar de lo que dicen algunos, hay supermercados que siguen bien abastecidos de pilas (vía Ikusuki).

Seguramente muchos de estos bloggers, y nosotros con ellos, han pecado de inocentes. Desde hace ya meses se libraba cierta batalla porque muchos periodistas sacaban noticias de Internet de forma indiscriminada y desvergonzada, sin citar fuentes ni reconocer los méritos de los auténticos informadores. Pero parecía que esta vez realmente querían darles voz. ¿Por qué no tenderles la mano si realmente muestran esa voluntad? Además, es fácil dejarse llevar por todo esto, ¿quién diría que no a salir por la tele informando de un hecho así? Reconozcámoslo, somos bloggers, nos gusta que nos escuchen, y seguro que más de uno lo ha hecho con toda la voluntad de dar un servicio público. No queremos decir con esto que nuestros amigos y conocidos hayan hecho mal, el suyo es un testimonio valioso para nosotros, ¿por qué no iba a serlo para una audiencia más “general”? Pero creemos que las intenciones de estos medios no son tan honestas. Simplemente se han dado cuenta de que si meten a un blogger ahí matan, no dos, sino tres pajaros de un tiro; consiguen a un “corresponsal gratis” que conoce bien el terreno, se meten en el bolsillo a los “internautas”, y encima consiguen esa parte humana que les falta a las crónicas habituales, mucho más emotiva y vendible en estos tiempos en los que la figura del periodista serio y objetivo ya no se cotiza. De ahí que, si no les cuentas una historia “interesante”, no les interesa tu punto de vista, o no va a acabar saliendo en el reportaje.

Lógicamente televisiones y periódicos tienen ahí a sus corresponsales o enviados especiales. Pero parece que la visión de muchos de ellos está condicionada a la realidad de que no viven en Japón, o que en cualquier caso no llevan mucho tiempo ahí (la mayor parte de corresponsales en Asia suelen estar ubicados en China). Simplemente se han desplazado hasta Japón para cubrir la noticia, y por eso convierten cualquier pequeño detalle (un supermercado sin pilas) en una noticia que se generaliza hasta el límite. ¿O acaso van a salir en antena para decir que todo está en calma en Tokyo? Seamos justos, hay medios que así lo han dicho, y han hecho caso a los testimonios, pero por ahora son minoría. Aparte de todo esto, hay otro detalle importante, las diferencias culturales pueden ser también un obstáculo que muchos periodistas no podrán salvar por falta de formación o conocimiento.

Quizás sean esas prisas con las que queremos la información las que obligan a estos periodistas a quedarse simplemente en el titular, ese teletipo que, si uno escarba un poquito, se dará cuenta de que cuenta sólo una pequeña parte de la historia, o está equivocada, o es una exageración sin medida. Quizás sea que la mayor parte de su audiencia no se parará a escuchar si no les hablan de grandes desgracias humanas, o aparece el típico tertuliano desinformado para sentenciar y profetizar futuros apocalipsis. ¿Para qué vamos a leer un larguísimo texto de un experto en materia nuclear que nos dice que no temamos, si podemos imaginarnos que en Japón se acerca un desastre nuclear como el de las películas? (Que además se habrán merecido por inconscientes al tener tantas centrales nucleares.) Y sí, Twitter se ha convertido en un buen aliado, porque la información es corta y concisa, y no siempre requiere que se le den muchas vueltas. Pero teniendo en cuenta como están manejando la información de las redes sociales, no nos extrañaría que acabase apareciendo como “real” una noticia asegurando que se ha visto a Godzilla haciendo de las suyas en Miyagi. Total, tampoco iban a contrastar sus fuentes.

Después del larguísimo texto, resumiremos todo lo que hemos dicho en una sola imagen:

La nueva versión de la viñeta es gentileza de Akime. En su blog podéis bien lo bien que dibuja.

Y por último unas fotos que hemos sacado de Japan Trends que confirman la relativa normalidad de la vida en Tokyo, y que los medios españoles no son los únicos alarmistas:

Camiones haciendo el reparto de forma habitual. Lo que contrasta con este otro tweet de Almudena Ariza:  @almuariza Se están agotando algunos productos básicos en Tokyo. En algunas tiendas las estanterías están vacías. Se lo han llevado todo y no reponen.

Takeshita Street, con un buen número de gente comprando.

Las pantallas de Shibuya apagadas, sí. Pero eso no hace que la gente corra a los refugios.

Enmedio del “caos de Tokyo”, algunos incluso se van de picnic.

Si creéis que vale la pena que esta visión de la realidad en Japón llegue más lejos, puedes darle un meneo aquí.

Si queréis testimonios directos de la normalidad relativa de Tokyo:

Zordor en Frikis.net y en Twitter.

@MarcBernabe en Twitter

@Ikusuki en Twitter y en su blog. Aquí un video del ambiente en Shibuya, y el tema de la radiación.

Pepinismo

@mickoib en Twitter

Lorco en la radio

Y en mi siguiente post podéis leer aclaraciones sobre este post, más ejemplos de normalidad en Tokyo y también la manipulación de los medios.

Se realiza la mayor manifestación de la historia de Wisconsin y las protestas siguen extendiéndose.

Fuente:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=124303&titular=se-realiza-la-mayor-manifestaci%F3n-de-la-historia-de-wisconsin-y-las-protestas-siguen-extendi%E9ndose-

Se realiza la mayor manifestación de la historia de Wisconsin y las protestas siguen extendiéndose.

Democracy Now!

En Wisconsin, más de cien mil personas inundaron las calles de Madison el sábado en lo que se describió como la mayor manifestación que haya tenido lugar en ese Estado. La masiva concentración se realizó un día después de que el gobernador republicano Scott Walker sancionara un proyecto de ley que despoja a la mayor parte de los empleados públicos de su derecho a la negociación colectiva. La central sindical AFL-CIO estimó la magnitud de la multitud en 185.000 personas. Entre los oradores se encontraban los catorce senadores demócratas que habían abandonado el Estado tres semanas antes, en un intento de trabar la aprobación de la ley.

Frank Risser, un senador estatal de 83 años que ha representado a su distrito durante casi 50 años, declaró: “La lucha por los derechos de los trabajadores continúa. Quizá hayamos perdido la batalla en el cuerpo legislativo, pero hay un par de batallas que se aproximan. Hay una batalla sobre los fundamentos jurídicos: el incumplimiento de las leyes de Wisconsin relativas a las reuniones abiertas”.

Gobernador Walker espera que el proyecto de ley de Wisconsin inspire a otros estados a legislar de forma similar.

El viernes, el gobernador Walker celebró una ceremonia en su oficina para sancionar la ley antisindical. Dijo a los periodistas que espera que Wisconsin inspire a otros estados para que se aprueben leyes similares.

Walker declaró: “Para nosotros, estamos haciendo esto para marcar el camino en nuestro propio Estado, para lograr que Wisconsin se vuelva a poner en marcha, y mientras tanto contribuir a liderar un movimiento en todo el Estado para aprobar una verdadera reforma fiscal y presupuestaria, para en última instancia inspirar a otros en todo el país, Estado por Estado y en nuestro gobierno federal, inspirar a otros a ponerse de pie y tomar decisiones duras para que también se comprometan con el futuro. Para que nuestros niños, en todos los estados y a lo largo y ancho del país, no tengan que enfrentar las terribles consecuencias que nosotros enfrentamos debido a que los líderes anteriores no supieron mantenerse en pie y liderar. Creo que es una buena cosa y algo que estamos dispuestos a aceptar como parte de nuestro legado”.

Protestas sindicales se extienden por todo el país.

Siguen las manifestaciones sindicales en todo el país. En Carolina del Sur, miles de maestros, líderes religiosos y trabajadores estatales se congregaron en el capitolio el domingo para manifestarse en contra de los recortes en educación, atención médica y otros servicios estatales. En Austin, Texas, más de diez mil manifestantes se apiñaron el sábado en las instalaciones del capitolio para denunciar la propuesta del gobernador Rick Perry de despedir educadores, aumentar la cantidad de alumnos por clase y recortar programas. El viernes, los manifestantes colmaron el edificio del capitolio en Maine para tomar posición en contra el plan del gobernador Paul LePage para eliminar dieciocho millones de dólares del fondo estatal para la salud de Maine. Asimismo el viernes, padres y ciudadanos preocupados del Condado de Prince George en Maryland se reunieron en una escuela local para protestar contra los recortes presupuestales que podrían dejar a centenares de estudiantes de bajos ingresos de institutos de enseñanza secundaria especializados sin autobuses escolares. Mientras tanto, el próximo martes se realizarán manifestaciones en Lansing en respuesta al plan del gobernador de Michigan Rick Snyder para gravar las pensiones públicas y privadas de los ciudadanos de la tercera edad.

Fuente: http://www.democracynow.org/es/2011/3/14/titulares#2

El Tea Party ¿es el fascismo posible en EEUU?

Fuente:

http://www.vnavarro.org/?p=5377

23 de febrero de 2011.

Debido a la confusión que se ha creado en ciertos círculos en los que se ha llegado a pedir que se establezca un Tea Party antineoliberal en España el profesor Navarro considera importante reproducir en su blog el artículo sobre el Tea Party que publicó en el diario El Plural.

Para responder a esta pregunta tenemos primero que definir qué queremos decir con el término fascismo, cogiendo como referencia las tres experiencias que han tenido lugar en Europa, el nazismo en Alemania, el fascismo en Italia y el fascismo en España. En los tres tipos de fascismo encontramos características comunes: un nacionalismo extremo, de bases étnicas y racistas, con una visión imperialista que conlleva un canto a la violencia y a la fuerza física, con un componente anti-intelectual muy distintivo, carente de sensibilidad democrática, que requiere el control de los medios de comunicación necesarios para eliminar a los adversarios, teniendo como misión la propaganda del ideario fascista, que tiene como objetivo crear un nuevo orden jerárquico, profundamente conservador, que sustituya al sistema actual. En tal ideario, las clases con intereses distintos e incluso antagónicos desaparecen para ser homogeneizadas bajo la categoría de pueblo, un pueblo que se considera asignado por una fuerza sobrehumana (ya sea Dios, el destino, o la historia) a regir el mundo.
Estos movimientos fascistas en Europa fueron en realidad financiados por los mundos empresariales alemán, italiano y español para parar las reformas democráticas que estaban afectando a sus intereses. De ahí que el movimiento fascista considerase a tales reformistas como los traidores del país, los anti-patria, y toda una serie de nombres y adjetivos que justificaran su marginación e incluso eliminación. En todos aquellos fascismos, la alianza del movimiento del partido fascista con el mundo empresarial, así como con la Iglesia y el Ejército, fueron claves para la promoción de su ideario político, liderado por una persona (el Führer, el Duce, o el Caudillo) al que se le atribuyen características sobrenaturales (en España a Franco se le definió como “el dedo de Dios”) y que encarna el nuevo orden.
Creo haber resumido las características del fascismo (detallado con mayor extensión en el capitulo “Qué es el fascismo” en mi libro El subdesarrollo social de España. Causas y consecuencias. Anagrama. 2006). Pues bien, muchas de estas características (excepto el caudillismo) están presentes en el Tea Party de EEUU. Existe un superpatriotismo extremo, de carácter racista e imperialista (el 98% de los miembros del Tea Party son blancos), que considera al pueblo blanco estadounidense como el escogido por Dios para llevar a cabo la civilización del mundo, que ha sido traicionado por la Administración Obama y sus programas  reformistas, considerándose víctimas de tal traición, por lo que abogan por su eliminación y su destrucción. Profundamente dogmático y anti-intelectual, este movimiento es fundamentalista en su religiosidad y valora la fuerza física y la promoción de valores militares y religiosos.
Y tal como ocurrió con el fascismo europeo, el Tea Party está ampliamente financiado por grandes grupos empresariales, tales como los hermanos Koch, dos de las personas más ricas de EEUU; Dick Armey, el jefe de uno de los mayores lobbies empresariales, conectado con el partido Republicano; Robert Rowling y Trevor Ree-Jones, magnates de la industria petrolífera; Rupert Murdoch, el magnate mediático (propietario de la cadena Fox y del Wall Street Journal, ambos de ultraderecha), entre muchos otros. Tales medios de información y persuasión son meramente propagandísticos, sin ningún intento de incluso aparecer equilibrados en su reportaje. Muy semejante, por cierto, a Intereconomía o al “periodismo” de Losantos en España. Son enormemente agresivos, encaminados a destruir al adversario, considerado como el enemigo.
El Tea Party tiene el apoyo de las iglesias fundamentalistas y la simpatía de los cuadros medios de las Fuerzas Armadas. Odian al Presidente Obama, que reúne todas las características que ellos aborrecen: es negro, intelectual y liberal (que en EEUU quiere decir socialdemócrata). Sus dirigentes (como también ocurrió en Alemania, Italia y España) proceden en su mayoría de la burguesía y pequeña burguesía (que en EEUU se llama Corporate Class), aún cuando la proyección que el Tea Party intenta dar es la de ser un movimiento arraigado en la clase trabajadora, de características anti-establbishment. Tal proyección, sin embargo, contrasta con el análisis de la composición de su liderazgo, así como con su ideario económico.
En cuanto a lo primero, basta ver la lista de sus mayores candidatos, Rick Scott, el candidato del Tea Party en Florida, es director de una empresa sanitaria con afán de lucro (que quedaría afectada por las reformas sanitarias del Presidente Obama), y que fue llevado a los Tribunales por evasión tributaria; Rand Paul, otra voz muy visible en Tea Party, es un médico oftalmólogo, director de otra empresa sanitaria, también afectado por la reforma sanitaria de Obama; Carl Paladino, el hombre del Tea Party en Nueva York, es uno de los especuladores inmobiliarios más conocidos en aquel estado. Hay excepciones a esta norma a  las que el Tea Party da la máxima visibilidad para dar esta imagen de populismo. Así, el esposo de una de las cabezas más visibles, Sarah Palin (que fue empresaria antes de ser Gobernadora del Estado de Alaska), es un sindicalista (que, por cierto, militó durante muchos años en un partido que pedía la independencia de Alaska), y de clase trabajadora. Es uno de los sindicalistas que aparece más en sus medios. Ni que decir tiene que el Tea Party es profundamente anti-sindicalista. Otra persona en la dirección del Tea Party es Christine O’Donnell, que es una trabajadora desempleada que el Tea Party ha promocionado meteóricamente.
El ideario económico del Tea Party es ultraliberal, en una defensa exacerbada de los intereses del mundo empresarial. El eje de todas sus propuestas es reducir al mínimo el tamaño y el rol del Estado (excepto en el sector militar), siendo el mantenimiento de la bajada de impuestos a las rentas más altas, que el Presidente Bush aprobó -y que el Presidente Obama quiere eliminar-, el eje de su propuesta económica. Esta medida supondría un beneficio para el 1% de la población, la más rica, de 3,8 billones de dólares. Esta medida va acompañada de la propuesta de reducir drásticamente los impuestos, lo cual explica su atractivo entre las clases populares. Su base electoral es, sobre todo, además de grupos empresariales, las clases medias en apuros económicos y sectores de la clase trabajadora no cualificada blanca. Esta popularidad y movilización popular anti-estado consigue movilizar a sectores populares, en parte, como resultado de la desmovilización y desmoralización de las izquierdas, causada por la excesiva moderación de la Administración Obama. Hoy la ultraderecha está movilizada y las izquierdas están desmovilizadas en EEUU.
Una última observación. El Tea Party tiene mucho en común con la ultraderecha española, afincada primordialmente en el PP, y muy en particular con la rama aznarista, que procede históricamente del aparato del estado dictatorial.  Intereconomía, la Fox o programas de Losantos son intercambiables, aún cuando Intereconomía expresa en su programa España en la memoriauna postura promotora del fascismo español (con homenajes al “carnicero de Andalucía”, el General Millán Astral) que debido a su alianza con Hitler sería visto con desagrado en la Fox. El eje Franco-Hitler-Mussolini es muy impopular en EEUU, que luchó en una guerra (la II Guerra Mundial) contra el nazismo y el fascismo. De ahí que el Tea Party, aún cuando tenga elementos comunes con el fascismo europeo, adopte formas muy distintas en su expresión y mensaje. En realidad, lo que hemos visto es la transformación de la ultraderecha europea en una ultraderecha más americanizada, como el Tea Party, intentando distanciarse de sus raíces fascistas o nazis, con la excepción, como siempre, de la ultraderecha española. Spain is different.
Por lo demás, semejanzas no quiere decir similitudes. Y la historia nunca se repite en términos idénticos. Pero en el momento de mayor crisis económica que el mundo ha sufrido desde la Gran Depresión, es importante no ignorar las lecciones que nos ha dado la historia y una constante en aquella como en esta situación es la amenaza que representan para las democracias los movimientos de ultraderecha, fascistas o fascistoides, que naturalmente no se presentan como tales, y que tienen características específicas según el país en el que existen. De ahí la importancia de conocer no sólo sus peculiaridades nacionales, sino sus elementos comunes.

Mario Vargas Llosa y el Tea Party
Por último, acabo de leer el artículo de Mario Vargas Llosa en El País de ayer (24.10.10) titulado “Las caras del Tea Party”, que me motiva a añadir estas notas a mi artículo, para mostrar claramente el significado que para tal autor significa la libertad. En esta columna de El Plural de la semana pasada, señalé el error que significa considerar a Mario Vargas Llosa como el campeón de los derechos humanos y de la libertad, que muchos medios en España lo han considerado. En mi artículo mostré la selectividad en su denuncia de los derechos humanos (permaneciendo con un silencio ensordecedor cuando tales violaciones ocurren en gobiernos neoliberales como el gobierno de Uribe, de Colombia) o su interpretación de libertad (limitándose a definir como libertad, la libertad de los poderes económicos y financieros en la defensa de sus intereses). Pues bien, esta interpretación aparece claramente en su defensa del Tea Party en el citado artículo. Aún cuando reconoce los muchos puntos negativos que tal movimiento tiene (es imposible ignorarlos), concluye definiéndolo como un “movimiento algo sano, democrático y profundamente libertario”, añadiendo Mario Vargas Llosa, que tiene “un sentimiento justo anti-estado que merece ser incorporado a la agenda política, pues apunta a problemas reales que enfrentan la cultura democrática”. Me pregunto como los halagadores de este autor interpretarán este apoyo (del supuesto defensor de los derechos humanos y de la libertad) al movimiento más reaccionario que existe hoy en EEUU, claramente promovido por intereses empresariales afectados negativamente por las reformas del Presidente Obama, movimiento que defiende abiertamente los intereses del capital y de las rentas superiores, tal como he señalado en mi artículo, opuestos a cualquier tipo de intervención pública que afecte sus intereses. Esto es, tal como yo indiqué en mi artículo anterior, lo que el Premio Nobel de Literatura entiende por libertad y por derechos humanos. Tengo que asumir que los múltiples aduladores que llenaron páginas y páginas aplaudiendo tal compromiso, no comparten tal entendimiento con el autor.
Por otra parte, los españoles sabemos como el fascismo español se presentó como un movimiento anti-establishment  también, a fin de captar el apoyo de las clases populares, con buena dosis de libertarianismo en su narrativa, tomando incluso los colores negro y rojo del anarquismo español como los suyos. Y vimos después qué  hicieron cuando gobernaron. El fascismo, repito, fue el movimiento que promovido por las estructuras de poder económico, oligárquico y financiero, intentaron parar las reformas que afectaron sus intereses. Y de ahí las semejanzas (a pesar de las muchas diferencias) con el Tea Party de EEUU.

Ver artículo en PDF.

Entrevista a Vicenç Navarro sobre “Las revoluciones democráticas en el mundo árabe”.

Fuente:

http://www.vnavarro.org/?p=5368

22 de febrero de 2011.

Entrevista al profesor Vicenç Navarro sobre “Las revoluciones democráticas en el mundo árabe” por la Asociación Progresista de Estudiantes de Catalunya.

¿Cómo interpreta usted lo que está ocurriendo en el mundo árabe?
–    En primer lugar hay que diferenciar lo que ocurre en cada país, pues tienen historias diferentes  y un analista debe ser consciente de ello. Egipto, por ejemplo, tiene una historia muy distinta a Marruecos. Habiendo dicho esto es importante también detectar y darse cuenta de que hay hechos comunes, que responden a características comunes.

¿Y cuáles son?
–    Una de ellas es que son países dictatoriales que sostienen unas estructuras enormemente explotadoras en las que las élites controlan el poder económico y político de aquellos países mediante medidas enormemente represivas. La historia de estos países ha sido el intento  por parte de  las clases populares, y muy en especial, de sus clases trabajadoras y campesinado, de romper con aquellas estructuras de represión. En muchos de estos países existieron partidos de izquierda fuertes, tales como partidos socialistas y comunistas que fueron enormemente reprimidos.

¿En qué países, por ejemplo?
–    Egipto, Irán, Irak y Afganistán, entre otros.

Pero la visión que se tiene es que los movimientos más importantes en tales países son los movimientos musulmanes radicales como la Hermandad Musulmana.
–    Esto no siempre fue así. En realidad, tales movimientos radicales islámicos fueron estimulados y apoyados por aquellos gobiernos como la forma de parar, neutralizar e incluso eliminar a los movimientos de izquierda. Las élites dominantes, con el apoyo de los gobiernos occidentales y, muy en especial, del de EEUU, junto con el gobierno de Arabia Saudí (que es el Vaticano de las fuerzas más reaccionarias del mundo islámico), financiaron los movimientos radicales fundamentalistas para eliminar a los movimientos de izquierda. Hay que recordar que Bin Laden  estuvo en su día financiado por el gobierno federal de EEUU y por Arabia Saudí.

¿Y cómo es que ahora estos movimientos están en contra de sus benefactores?
–    Porque se escaparon del control de sus benefactores. La propia lógica y dinámica de su  radicalismo les llevó a situaciones de enfrentamiento con sus financiadores. En realidad, la propia presión de las bases de los movimientos islámicos les llevó a entrar en conflicto con los gobiernos que les sostuvieron. Y los gobiernos occidentales, que les habían utilizado en su lucha contra las izquierdas, vieron que no podían controlarlos y, como vulgarmente se dice, les  salió  “el tiro por la culata”.

Pero ¿no ha supuesto tal movimiento radical una amenaza para las élites gobernantes de los países árabes y musulmanes?
–    No necesariamente. En realidad, a tales élites les ha ido bien poder utilizar el miedo y temor al radicalismo islámico  para conseguir una ayuda muy sustancial de los gobiernos occidentales. Pero el mayor enemigo para tales élites son las izquierdas y para ello utilizan a los radicales islamistas para conseguir tal fin.

Esto explica que la junta militar egipcia haya entablado conexiones inmediatamente con la Hermandad Musulmana y a la vez prohibido huelgas y reuniones sindicales en Egipto.
–    Exacto. Esto es lo que está ocurriendo.

Y explicaría también porqué la presentación de lo que está ocurriendo en estos países por parte de los medios de mayor difusión nunca citan las movilizaciones obreras.
–    Exacto. Parece como si estos millones que se movilizan en Egipto  fuesen todos estudiantes universitarios, todos ellos internautas.  Las movilizaciones obreras que han sido claves en las rebeliones en cada uno de estos países están siendo silenciadas.
Los medios de mayor difusión trasladan a la población  la visión de las clases dominantes de los países en los que tales medios existen. Lo que en terminología anglosajona se define como “los establishments políticos y mediáticos”, que promueven siempre una visión de clase. Y esto se aplica tanto para Al Jazeera como para el New York Times (incluyendo naturalmente los mayores medios de difusión en España).

Usted hace referencia a este hecho en su artículo en  Público de esta semana.
–    Sí. Y  también en mi artículo sobre Túnez que se publicó en Sistema Digital. En este país, las izquierdas y el movimiento sindical clandestino (que infiltró los sindicatos oficiales) también jugaron un papel clave en la caída del dictador.

¿En su crítica de los medios usted incluye a Al Jazeera?
-Al Jazeera está  basada  en Qatar, que es un sistema feudal. Su línea editorial es, en general representativa de los grupos profesionales de persuasión liberal árabe que tienen una relación compleja con la dictadura que les sostiene. Es valiosa su existencia porque provee otro punto de vista distinto al de las élites de poder del mundo occidental.

¿Qué medios aconseja usted?
–    En España no hay muchos aunque recomiendo  Público, que es el único diario en papel de sensibilidad progresista y de izquierdas que existen en España. En EEUU, el diario Counterpunch,   el diario de las izquierdas, es muy completo. Y la cadena de televisión Democracy Now. Pero, las fuentes más importantes del Medio Oriente son los análisis producidos por centros de estudios laborales y económicos existentes en aquellos propios países que trabajan en condiciones dificilísimas y naturalmente la propia resistencia democrática que tiene sus propios sistemas de información clandestina, pero eficaz.

¿Qué cree que ocurrirá en el mundo árabe?
–    Vemos ahora una enorme movilización para marginar a las auténticas fuerzas de liberación, tal como ocurrió en Irán, Irak y Afganistán. La democracia que las fuerzas dominantes en aquellos países desean, en alianza con las élites gobernantes de EEUU y de la UE, será una democracia muy incompleta, supeditada y claramente orientada a debilitar a la clase trabajadora. Por otra parte la presión democrática continuará y el futuro depende de las alianzas de tales clases trabajadoras con sectores del campesinado y con las clases medias profesionales. Un deseo común que fundamenta estas alianzas es el deseo de desarrollar la democracia. Esta demanda de democracia se aplica a todas las partes del mundo.

Una de las tesis que usted ha enfatizado todos estos años es que la demanda auténticamente revolucionaria en el siglo XXI es la demanda democrática. Le cito de uno de sus trabajos “El objetivo de las fuerzas progresistas en el siglo XXI  no es la nacionalización de los medios de producción sino el establecimiento de la democracia en nuestros países.”
–    Exacto. Fíjense en España o en EEUU. En estos países así como en la mayoría de países llamados democráticos, la democracia  es muy limitada. En EEUU es incluso cuestionable que exista democracia. Y la población es  consciente de ello. Nada menos que el 74% de la población estadounidense dice que no se siente representada por el Congreso de EEUU, y ello como resultado del maridaje entre el mundo financiero y de las grandes empresas con el mundo político al cual financia. Y en España, vemos la enorme distancia entre el establishment político por un lado (que aprueba, casi unánimemente, en las Cortes españolas el retraso obligatorio de la edad de jubilación de 65 a 67 años) y la gran mayoría de la ciudadanía (el 82%) que está en contra. En España, la gran influencia de la banca y de las grandes empresas controla las decisiones políticas y la ciudadanía lo sabe. Según las encuestas del CIS la mayoría de la población dice que la banca tiene más poder que el gobierno. De ahí que las exigencias democráticas hoy son auténticamente revolucionarias, porque a través de ellas se cuestiona el enorme poder financiero y empresarial  que domina nuestras vidas.

Ver entrevista en PDF.

Cómo tratar con la pseudociencia.

Fuente:

http://amazings.es/2011/02/27/como-tratar-con-la-pseudociencia/

Cómo tratar con la pseudociencia.

Por Omalaled, publicado el 27 de febrero de 2011.

John Beddington, asesor científico principal del gobierno británico, propone que las pseudociencias sean tratadas de un modo semejante a como se trata el racismo o la homofobia, por poner dos ejemplos.

Creo que exagera. ¿Llamaríais racista u homófobo a una persona que tan solo es un mentiroso o un estafador? No, ¿verdad? Y si queremos ser justos hay que llamar a las cosas por su nombre.

Imaginad que una industria farmacéutica os esté vendiendo unas pastillas que no son más que un comprimido salino alegando que tienen un determinado efecto, bien sea curar una enfermedad, bien sea aliviar un dolor. Imaginad que dicha industria lo sabe. Vosotros las tomáis y os funcionan, ya que ejercen un efecto placebo que os alivia; o ni eso, pues lo que tenéis se cura solo. Un buen día sale a la luz y os enteráis de que esas pastillas no hacen nada ¿No diríais que son unos ladrones? ¿No pediríais que encerraran a todos sus responsables y que os devolvieran el dinero por una estafa o que les pusieran una buena multa?

Ahora suponed que la farmacéutica no sabía nada, que era un fallo de sus sistemas de control. Un día se descubre. Obviamente, muy lejos de su intención es devolver el dinero de todas aquellas partidas malas. Aunque no lo supieran, ¿no la responsabilizaríais igual que en el caso anterior? ¿No os preguntaríais si sus métodos de análisis o controles de calidad son evidentemente deficientes? ¿No exigiríais responsabilidades? Al fin y al cabo, os han cobrado a cambio de nada por su incompetencia.

Fijaos que tanto en el caso de que lo sepan como que no lo sepan inmediatamente las declaramos culpables y exigimos responsabilidad por un engaño hecho por activa o por pasiva. Y no sólo eso, sino que aunque dichas pastillas no las hubiéramos comprado, estaríamos igual de indignados por el engaño como si nos lo hubieran hecho a nosotros mismos: nos ponemos en la piel de la víctima.

Cambiad ahora la farmacéutica por cualquier pseudociencia. Me refiero a cartas del tarot, astrólogos, ufólogos, magnetizadores, zahoríes, telepatía, telequinesia y un larguísimo etcétera; pero también incluyo en este saco a los responsables de programas de TV esotéricos y o que van explicando ideas que no pasarían un mínimo examen lógico, conspiranoicos lunares, negacionistas, antivacunas , creacionistas. Me refiero, en general, a todos aquellos que hacen prácticas que venden como que “funcionan”, que intentan vender como muy científicas sin que se hayan hecho experimentos controlados para verificar sus resultados.

La cuestión es cómo los científicos debemos hablar de estas personas que no son racionales, sino irracionales en estos casos. No creáis que son unos pobrecitos que hablan y poca cosa más. Cuando se les llama por su nombre, hasta te denuncian y ganan en algunos casos; cuando tienen poder para intentar cambiar las clases de ciencia lo hacen.

Siempre se ha querido guardar una postura equidistante con la ciencia, pero nada tiene que ver una cosa con la otra. Los que están del lado de la pseudociencia, del engaño y de la estafa consideran un ataque personal cuando se afirma que no pueden aportar pruebas. Curiosamente, los que defendemos la ciencia no. Veréis, lo haré yo mismo: E no es mc2; repito: E no es mc2. Y quien diga lo contrario es un estafador, un embaucador, un cretino y un montón de cosas más.

¿Algún científico en la sala se ha ofendido?

Cambiemos de bando. ¡Ay!, como se ponen. ¿Que cómo sé que ellos son los malos y yo no? Fácil: pruebas y evidencias. Por supuesto, se pagarían muy bien… siempre y cuando funcionaran. James Randi ofrece un millón de dólares a quien le muestre un fenómeno paranormal. Mucha gente ha intentado, mediante trucos por supuesto, hacerlo y ninguno lo ha conseguido. Randi afirma que él no puede demostrar que los poderes paranormales no pudieran darse, pero sí puede demostrar que las pruebas que aportan quienes afirman que existen no pasan un examen completo. En un libro suyo (Fraudes paranormales) resume su postura ante estos fenómenos y lo que acaba pensando:Hágalo o cállese. No os preocupéis por ese millón de dólares: el dinero nunca estuvo más seguro.

¿Que me estoy pasando, que me equivoco? Hablemos de las diluciones homeopáticas. Imaginad que tenéis un café con leche y bebéis hasta dejar una cuarta parte. Ahora, rellenáis lo que queda con leche y repetís la operación hasta hacer un total de 10 veces. Pregunta, ¿cuánto queda del café inicial? La respuesta es aproximadamente una millonésima parte. Los diluidos homeopáticos, en lugar de dejar una cuarta parte, dejan una centésima parte y en vez de diez veces llegan hacerlo hasta quince. La cantidad inicial es tan insignificante que ya no se cuentan las moléculas que existen, sino que hay una posibilidad entre 100.000 de que haya una molécula del ingrediente inicial. Para sortear este inconveniente dicen que el agua o el alcohol empleado para la dilución “recuerdan” la presencia del ingrediente activo. Si eso funcionara de verdad, los ingenieros e informáticos deberían investigar el agua y el alcohol para fabricar discos duros… o quizás no tan duros. ¿Por qué los homeópatas no explotan esta línea de investigación? Por cierto, ¿dónde están sus laboratorios?

Viendo el alcance que tiene toda esta gente, considero que hemos de abandonar esa equidistancia y pasar un poco más al ataque, a lo James Randi: “Hágalo o cállese”.

Creo que los que escribimos blogs de ciencia como este, los que disfrutamos de la ciencia y los que queremos que no haya tanto mentiroso por el mundo hemos de implicarnos y llamarles por su nombre: mentirosos y estafadores. Y es un proyecto en el que todos debemos implicarnos: cada uno en nuestro ambiente, en nuestras conversaciones, con la gente que nos rodea. Si alguien afirma que el homeópata le curó esto o aquello, hacerle saber que no existen evidencias en que sean causa y efecto. ¿Te tomas una pastilla y te toca la lotería? Pues es la pastilla la responsable.

No siempre es fácil. Utilizan vocabulario pseudocientífico, de manera que con cuatro palabras que no tienen sentido se hacen los sabiondos y nos callamos porque no sabemos preguntar. Hablan de magnéticas, bioenergía, medicina cuántica, etc. Si te dicen algo que no sabes rebatir en el momento, lo guardas en tu mente, preguntas, buscas más información, te empapas del tema y cuando lo vuelves a ver… ¿te acuerdas de aquello que me dijiste?… pues bien, dame pruebas, estudios, publicaciones, etc.

Tampoco es tarea de los científicos, pues en muchas situaciones cualquiera lo puede hacer. Uno de los casos más sangrantes fue el de Emily Rosa, una niña de 11 años fue capaz de demostrar con una sencilla prueba que el “toque terapéutico” era igual que el azar. Y digo yo, que si lo hizo una niña de 11 años, nosotros también podremos, ¿no?

Dejémonos de equidistancias y posiciones cautelosas: ya han engañado a demasiados y nos han hecho perder demasiado tiempo. A ver si conseguimos que muchos programas de TV que hacen cartas astrales y otras lindezas por el estilo cierren por falta de clientes o por denuncias de usuarios; a ver si conseguimos que los diarios, tan amantes según dicen, de informar y de contar la verdad, quiten los horóscopos de sus páginas y dejan de poner noticias de pseudociencia. El emperador va desnudo.

Como afirma el propio James Randi, el que ofrece el millón de dólares (los corchetes son míos):

La parapsicología [y todo lo que no es corroborable científicamente] es una farsa y una ilusión, junto con otras afirmaciones sobre maravillas y poderes que nos abruman cada día de nuestras vidas. Sabiendo que las opiniones que sostengo no han hecho que este mundo fuera menos maravilloso y desafiante para mí, tampoco debería serlo para ustedes. Por el contrario, sé que uno es un individuo que no ha sido colocado aquí por alguna razón misteriosa a través de medios sobrenaturales; sé que uno no está protegido por poderes ignotos de otros seres; sé que uno es el producto de millones de experimentos en el proceso evolutivo y no el resultado de una semilla arrojada a este planeta por extraterrestres. Eso es para mí muy excitante. ¡Soy el miembro de una raza que alcanzó el espacio y pisó la Luna! De alguna manera, yo también la pisé, así como ustedes. ¡Y me siento emocionado por ello! Despréndanse de las cartas del Tarot e ignoren la astrología [y todo lo que no es corroborable científicamente]. Son productos ofrecidos por charlatanes que piensan que ustedes no son los seres humanos capaces e independientes que son.

James Randi, Fraudes Paranormales.

Nuestro buen amigo Javier Armentia expresó claramente en una frase cómo deberían ser las cosas:

Es deber de quien hace una afirmación demostrarla, es deber de quien escucha una tontería hacerlo notar.

Javier Armentia.