Archivo de la etiqueta: seguridad

Mensaje navideño de Snowden: “Siempre sale más barato preguntar que espiar”.

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/115276-edward-snowden-mensaje-navidad-alternativa-channel4 .

Mensaje navideño de Snowden: “Siempre sale más barato preguntar que espiar”

AFP/ Channel 4

El excolaborador de la NSA Edward Snowden ha preparado un mensaje alternativo de Navidad que se va a emitir este miércoles por la tarde en la cadena británica Channel 4.

En su discurso, el famoso joven pide acabar con el espionaje masivo y asegura que un niño que nazca ahora no tendrá “ni idea de lo que es la privacidad”.

A Snowden le parece que las advertencias hechas por el famoso escritor británico George Orwell en su libro ‘1984’ no son “nada en comparación con lo que tenemos hoy”.

“Llevamos sensores en nuestros bolsillos que nos rastrean en cualquier lugar del mundo. Piensen en lo que esto significa para la intimidad de un ciudadano de a pie”, advierte el excolaborador de la NSA.
Siempre sale más barato preguntar que espiar
Snowden subraya la importancia del debate mundial que surgió tras sus filtraciones. “Juntos podemos encontrar un mejor equilibrio, poner fin a la vigilancia masiva y recordar al Gobierno que si realmente quiere saber cómo nos sentimos, siempre sale más barato preguntar que espiar”, dice Snowden.

Este mensaje de Navidad en Channel 4 es una alternativa al discurso de la reina Isabel II del mismo día. Antes de Snowden, lo han grabado Mahmud Ahmadineyad y Marge y Lisa Simpson.

El vídeo fue filmado en Rusia, donde Snowden vive desde que le fue concedido asilo temporal en agosto pasado. Será su primera aparición en televisión desde su llegada a Moscú.

Estados Unidos financia un servicio secreto británico.

Fuente original: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-225989-2013-08-04.html .

ESTADOS UNIDOS FINANCIA UN SERVICIO SECRETO BRITANICO.

Subsidio para el espionaje.

La última revelación del topo Edward Snowden demuestra la cercanía de las agencias que interceptan datos de forma masiva en Estados Unidos (la NSA) como en el Reino Unido (la GHCQ), tanto que la primera financia a la segunda.

Por Marcelo Justo

/fotos/20130804/notas/na24fo01.jpg

Snowden sigue revelando información de espionaje masivo de EE.UU. y Gran Bretaña.

Desde Londres.

La “relación especial” que los británicos alardean con Estados Unidos por sus lazos históricos y lingüísticos es particularmente “special” para la agencia británica de espionaje electrónico, la GHCQ. En una nueva entrega de esta novela que debemos al ex espía estadounidense Edward Snowden, el matutino británico The Guardian revela que la GHCQ recibió en los últimos tres años unos 160 millones de dólares de financiamiento de su homólogo estadounidense, la National Security Agency (NSA).

Según comentarios del mismo Snowden al periódico, ambas organizaciones son responsables del desarrollo de nuevas tecnologías para la intercepción masiva del tráfico por la red. “Esto no es un problema de Estados Unidos únicamente. Ellos son peores”, subrayó Snowden en referencia a GHCQ. En junio Snowden reveló la existencia del programa Prism de la NSA para acceder a millones de mails y chats en vivo, y el programa Tempora de la GHCQ para el acceso a la fibra óptica por la que circulan las conversaciones telefónicas y las comunicaciones por Internet.

En 2009 los británicos recibieron unos 30 millones de dólares de sus socios estadounidenses, un año más tarde alrededor de 50 millones, incluyendo unos 24 para la relocación de una parte de la operación británica en un nuevo sitio, Bude, en el norte de Cornualles, que se encarga de interceptar comunicación de Internet transatlántica. El último dato es del período fiscal 2011-2012 en el que la NSA aportó unos 54 millones de dólares a su contraparte británica. “El financiamiento para el proyecto de Bude fue esencial para proteger nuestro presupuesto”, reconoce el documento.

Este presupuesto anual equivalente a 1600 millones de dólares, es una fuente de continua ansiedad para la GHCQ. “El gobierno de su majestad espera que justifiquemos el dinero que invierte en nosotros anualmente”, señala el documento. Una ansiedad por momentos mayor muestra en relación con sus socios de la NSA. Un documento de 2010 reconoce que Estados Unidos se ha referido a una “serie de temas necesarios para cumplir con los requisitos mínimos de la NSA” y admite que la GHCQ todavía “no satisface todos esos requisitos”.

La era de Internet le ha dado un rol mucho más importante al espionaje electrónico que en los últimos cinco años ha tenido un aumento del 7000 por ciento en el volumen informativo con su acceso a mails, llamadas y conversaciones de Skype. Este volumen se refleja en dinero contante y sonante y creciente poder entre las organizaciones de inteligencia británicos. La GHCQ recibe más de la mitad de los alrededor de 2500 millones de dólares que destina el gobierno británico al espionaje y tiene oficiales de enlace en el MI6 (espionaje externo), MI5 (espionaje interno) y SOCA (la Agencia de Lucha contra el Crimen Organizado), así como en la oficina del gabinete de gobierno, a los que denomina sus “clientes” en un claro legado lingüístico de la ideología del mercado. Según The Guardian, el “cliente” que aparece con más frecuencia en los documentos es la NSA.

Los documentos muestran que la GHCQ alardea cuando le suministra información valiosa a Estados Unidos como la que suministró a la NSA durante la investigación del plan de atentados con coche bomba al Times Square en Nueva York en 2010. El peor temor de los británicos es que “disminuya la percepción estadounidense de la importancia de nuestra acción conjunta y que eso reduzca su inversión en el Reino Unido”.

En cuanto al principal enemigo, los documentos recrean el lenguaje de la Guerra Fría con algunas modificaciones, colocando a China como enemigo principal y a Rusia como segundo villano de la película. “China tiene un cíberprograma capaz de atacar todo el espectro de objetivos gubernamentales, militares y comerciales. El espionaje industrial chino es la amenaza más importante a la tecnología estadounidense”, señala el documento.

Carta pública a los medios.

Fuente:

http://ryokoo.es/2011/03/17/carta-publica-a-los-medios/

Carta pública a los medios.

Este mensaje ha sido enviado a varios medios de prensa escrita, televisión y radio españoles por parte de varios españoles residentes en Japón.

Somos un grupo de españoles que actualmente está viviendo en Japón, nos hemos propuesto escribir esta carta pública a los medios con la intención de criticar la forma en la que el periodismo está tratando las noticias sobre el terremoto, el tsunami y los posteriores problemas en la central nuclear de Fukushima y Japón en general.

Multitud de medios están transmitiendo una situación de inseguridad que no se corresponde con la realidad en ciudades como Tokio. El gobierno está informando a los ciudadanos sobre lo que sucede en la central nuclear de Fukushima las 24 horas del día y, según esa información, no hay ningún peligro inmediato. Añadiendo, ya sea dicho, que hemos tenido que apañarnos por nuestra cuenta e informarnos los unos a los otros entre los españoles y con gente de otros países de habla hispana ya que la nuestra propia Embajada Española parecía no estar en “servicio”.

Por culpa de esta desinformación y exageración, mucha gente (entre ellas, sobre todo nuestras familias), está preocupada de manera innecesaria por lo que está ocurriendo en Japón.

Con esta carta, queremos mandar un mensaje al periodismo en España para que dejen el sensacionalismo de lado e informen adecuadamente usando sólo información contrastada.

Atentamente:

– Amadeu Branera
– David García
– David Lozano Lopez
– Diego Gonzalez
– Nuria Galán
– Mireia Moreno
– Jordi Olaria
– David Solanes
– Ana Sora Sangüesa
– Silvia Gummà
– Marc Bernabé
– José Ramón Pastor
– Miguel Ángel Ibáñez Muñoz
– Guillermo Navarro Romero
– David García Vázquez
– Diego Boscá
– Beatriz Prieto
– Adrián Navarro
– Pablo García-Lluis Ramírez
– Ruben Freixas Garcia
– Daniel Marcos Perujo
– Roger Civit Contra
– Gabriel González Maurazos
– David Gonzalez Gutierrez
– Pepi Valderrama
– David Iglesias
– Fernandez Yolanda
– Nerea Aymerich

– Nacho Valo

– Javi Lavandeira

El Tea Party ¿es el fascismo posible en EEUU?

Fuente:

http://www.vnavarro.org/?p=5377

23 de febrero de 2011.

Debido a la confusión que se ha creado en ciertos círculos en los que se ha llegado a pedir que se establezca un Tea Party antineoliberal en España el profesor Navarro considera importante reproducir en su blog el artículo sobre el Tea Party que publicó en el diario El Plural.

Para responder a esta pregunta tenemos primero que definir qué queremos decir con el término fascismo, cogiendo como referencia las tres experiencias que han tenido lugar en Europa, el nazismo en Alemania, el fascismo en Italia y el fascismo en España. En los tres tipos de fascismo encontramos características comunes: un nacionalismo extremo, de bases étnicas y racistas, con una visión imperialista que conlleva un canto a la violencia y a la fuerza física, con un componente anti-intelectual muy distintivo, carente de sensibilidad democrática, que requiere el control de los medios de comunicación necesarios para eliminar a los adversarios, teniendo como misión la propaganda del ideario fascista, que tiene como objetivo crear un nuevo orden jerárquico, profundamente conservador, que sustituya al sistema actual. En tal ideario, las clases con intereses distintos e incluso antagónicos desaparecen para ser homogeneizadas bajo la categoría de pueblo, un pueblo que se considera asignado por una fuerza sobrehumana (ya sea Dios, el destino, o la historia) a regir el mundo.
Estos movimientos fascistas en Europa fueron en realidad financiados por los mundos empresariales alemán, italiano y español para parar las reformas democráticas que estaban afectando a sus intereses. De ahí que el movimiento fascista considerase a tales reformistas como los traidores del país, los anti-patria, y toda una serie de nombres y adjetivos que justificaran su marginación e incluso eliminación. En todos aquellos fascismos, la alianza del movimiento del partido fascista con el mundo empresarial, así como con la Iglesia y el Ejército, fueron claves para la promoción de su ideario político, liderado por una persona (el Führer, el Duce, o el Caudillo) al que se le atribuyen características sobrenaturales (en España a Franco se le definió como “el dedo de Dios”) y que encarna el nuevo orden.
Creo haber resumido las características del fascismo (detallado con mayor extensión en el capitulo “Qué es el fascismo” en mi libro El subdesarrollo social de España. Causas y consecuencias. Anagrama. 2006). Pues bien, muchas de estas características (excepto el caudillismo) están presentes en el Tea Party de EEUU. Existe un superpatriotismo extremo, de carácter racista e imperialista (el 98% de los miembros del Tea Party son blancos), que considera al pueblo blanco estadounidense como el escogido por Dios para llevar a cabo la civilización del mundo, que ha sido traicionado por la Administración Obama y sus programas  reformistas, considerándose víctimas de tal traición, por lo que abogan por su eliminación y su destrucción. Profundamente dogmático y anti-intelectual, este movimiento es fundamentalista en su religiosidad y valora la fuerza física y la promoción de valores militares y religiosos.
Y tal como ocurrió con el fascismo europeo, el Tea Party está ampliamente financiado por grandes grupos empresariales, tales como los hermanos Koch, dos de las personas más ricas de EEUU; Dick Armey, el jefe de uno de los mayores lobbies empresariales, conectado con el partido Republicano; Robert Rowling y Trevor Ree-Jones, magnates de la industria petrolífera; Rupert Murdoch, el magnate mediático (propietario de la cadena Fox y del Wall Street Journal, ambos de ultraderecha), entre muchos otros. Tales medios de información y persuasión son meramente propagandísticos, sin ningún intento de incluso aparecer equilibrados en su reportaje. Muy semejante, por cierto, a Intereconomía o al “periodismo” de Losantos en España. Son enormemente agresivos, encaminados a destruir al adversario, considerado como el enemigo.
El Tea Party tiene el apoyo de las iglesias fundamentalistas y la simpatía de los cuadros medios de las Fuerzas Armadas. Odian al Presidente Obama, que reúne todas las características que ellos aborrecen: es negro, intelectual y liberal (que en EEUU quiere decir socialdemócrata). Sus dirigentes (como también ocurrió en Alemania, Italia y España) proceden en su mayoría de la burguesía y pequeña burguesía (que en EEUU se llama Corporate Class), aún cuando la proyección que el Tea Party intenta dar es la de ser un movimiento arraigado en la clase trabajadora, de características anti-establbishment. Tal proyección, sin embargo, contrasta con el análisis de la composición de su liderazgo, así como con su ideario económico.
En cuanto a lo primero, basta ver la lista de sus mayores candidatos, Rick Scott, el candidato del Tea Party en Florida, es director de una empresa sanitaria con afán de lucro (que quedaría afectada por las reformas sanitarias del Presidente Obama), y que fue llevado a los Tribunales por evasión tributaria; Rand Paul, otra voz muy visible en Tea Party, es un médico oftalmólogo, director de otra empresa sanitaria, también afectado por la reforma sanitaria de Obama; Carl Paladino, el hombre del Tea Party en Nueva York, es uno de los especuladores inmobiliarios más conocidos en aquel estado. Hay excepciones a esta norma a  las que el Tea Party da la máxima visibilidad para dar esta imagen de populismo. Así, el esposo de una de las cabezas más visibles, Sarah Palin (que fue empresaria antes de ser Gobernadora del Estado de Alaska), es un sindicalista (que, por cierto, militó durante muchos años en un partido que pedía la independencia de Alaska), y de clase trabajadora. Es uno de los sindicalistas que aparece más en sus medios. Ni que decir tiene que el Tea Party es profundamente anti-sindicalista. Otra persona en la dirección del Tea Party es Christine O’Donnell, que es una trabajadora desempleada que el Tea Party ha promocionado meteóricamente.
El ideario económico del Tea Party es ultraliberal, en una defensa exacerbada de los intereses del mundo empresarial. El eje de todas sus propuestas es reducir al mínimo el tamaño y el rol del Estado (excepto en el sector militar), siendo el mantenimiento de la bajada de impuestos a las rentas más altas, que el Presidente Bush aprobó -y que el Presidente Obama quiere eliminar-, el eje de su propuesta económica. Esta medida supondría un beneficio para el 1% de la población, la más rica, de 3,8 billones de dólares. Esta medida va acompañada de la propuesta de reducir drásticamente los impuestos, lo cual explica su atractivo entre las clases populares. Su base electoral es, sobre todo, además de grupos empresariales, las clases medias en apuros económicos y sectores de la clase trabajadora no cualificada blanca. Esta popularidad y movilización popular anti-estado consigue movilizar a sectores populares, en parte, como resultado de la desmovilización y desmoralización de las izquierdas, causada por la excesiva moderación de la Administración Obama. Hoy la ultraderecha está movilizada y las izquierdas están desmovilizadas en EEUU.
Una última observación. El Tea Party tiene mucho en común con la ultraderecha española, afincada primordialmente en el PP, y muy en particular con la rama aznarista, que procede históricamente del aparato del estado dictatorial.  Intereconomía, la Fox o programas de Losantos son intercambiables, aún cuando Intereconomía expresa en su programa España en la memoriauna postura promotora del fascismo español (con homenajes al “carnicero de Andalucía”, el General Millán Astral) que debido a su alianza con Hitler sería visto con desagrado en la Fox. El eje Franco-Hitler-Mussolini es muy impopular en EEUU, que luchó en una guerra (la II Guerra Mundial) contra el nazismo y el fascismo. De ahí que el Tea Party, aún cuando tenga elementos comunes con el fascismo europeo, adopte formas muy distintas en su expresión y mensaje. En realidad, lo que hemos visto es la transformación de la ultraderecha europea en una ultraderecha más americanizada, como el Tea Party, intentando distanciarse de sus raíces fascistas o nazis, con la excepción, como siempre, de la ultraderecha española. Spain is different.
Por lo demás, semejanzas no quiere decir similitudes. Y la historia nunca se repite en términos idénticos. Pero en el momento de mayor crisis económica que el mundo ha sufrido desde la Gran Depresión, es importante no ignorar las lecciones que nos ha dado la historia y una constante en aquella como en esta situación es la amenaza que representan para las democracias los movimientos de ultraderecha, fascistas o fascistoides, que naturalmente no se presentan como tales, y que tienen características específicas según el país en el que existen. De ahí la importancia de conocer no sólo sus peculiaridades nacionales, sino sus elementos comunes.

Mario Vargas Llosa y el Tea Party
Por último, acabo de leer el artículo de Mario Vargas Llosa en El País de ayer (24.10.10) titulado “Las caras del Tea Party”, que me motiva a añadir estas notas a mi artículo, para mostrar claramente el significado que para tal autor significa la libertad. En esta columna de El Plural de la semana pasada, señalé el error que significa considerar a Mario Vargas Llosa como el campeón de los derechos humanos y de la libertad, que muchos medios en España lo han considerado. En mi artículo mostré la selectividad en su denuncia de los derechos humanos (permaneciendo con un silencio ensordecedor cuando tales violaciones ocurren en gobiernos neoliberales como el gobierno de Uribe, de Colombia) o su interpretación de libertad (limitándose a definir como libertad, la libertad de los poderes económicos y financieros en la defensa de sus intereses). Pues bien, esta interpretación aparece claramente en su defensa del Tea Party en el citado artículo. Aún cuando reconoce los muchos puntos negativos que tal movimiento tiene (es imposible ignorarlos), concluye definiéndolo como un “movimiento algo sano, democrático y profundamente libertario”, añadiendo Mario Vargas Llosa, que tiene “un sentimiento justo anti-estado que merece ser incorporado a la agenda política, pues apunta a problemas reales que enfrentan la cultura democrática”. Me pregunto como los halagadores de este autor interpretarán este apoyo (del supuesto defensor de los derechos humanos y de la libertad) al movimiento más reaccionario que existe hoy en EEUU, claramente promovido por intereses empresariales afectados negativamente por las reformas del Presidente Obama, movimiento que defiende abiertamente los intereses del capital y de las rentas superiores, tal como he señalado en mi artículo, opuestos a cualquier tipo de intervención pública que afecte sus intereses. Esto es, tal como yo indiqué en mi artículo anterior, lo que el Premio Nobel de Literatura entiende por libertad y por derechos humanos. Tengo que asumir que los múltiples aduladores que llenaron páginas y páginas aplaudiendo tal compromiso, no comparten tal entendimiento con el autor.
Por otra parte, los españoles sabemos como el fascismo español se presentó como un movimiento anti-establishment  también, a fin de captar el apoyo de las clases populares, con buena dosis de libertarianismo en su narrativa, tomando incluso los colores negro y rojo del anarquismo español como los suyos. Y vimos después qué  hicieron cuando gobernaron. El fascismo, repito, fue el movimiento que promovido por las estructuras de poder económico, oligárquico y financiero, intentaron parar las reformas que afectaron sus intereses. Y de ahí las semejanzas (a pesar de las muchas diferencias) con el Tea Party de EEUU.

Ver artículo en PDF.

Eugenio Raúl Zaffaroni: “quizás (Macri) crea que la solución deviene de electrificar los 5.000 Km. de frontera que tenemos, macro-licitación mediante”.

Fuente:

http://espacioiniciativa.com.ar/?p=1213

Eugenio Raúl Zaffaroni: “quizás (Macri) crea que la solución deviene de electrificar los 5.000 Km. de frontera que tenemos, macro-licitación mediante”. Entrevista exclusiva de Iniciativa.

17 Diciembre, 2010

Reportaje de Tomás Mojo y Telémaco Subijana.

Espacio Iniciativa entrevistó en exclusiva al Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni, Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Nos habló de lo ocurrido en el Parque Indoamericano, de la represión en Formosa, de la seguridad y de su visión del País, entre otros temas. Lea aquí la entrevista completa.

¿Qué análisis hace de lo ocurrido en la Ciudad de Buenos Aires en torno al conflicto en el Parque Indoamericano?

Hacer una evaluación o diagnóstico de lo ocurrido, en este momento, sería irresponsable. Sí resulta chocante el discurso de Mauricio Macri. Creo que es sumamente peligroso y, desde cierto punto de vista, cuando alguien apela a ese tipo de discurso es porque realmente no tiene otro. Por otra parte, el contenido del discurso del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires es falso en todos los sentidos. Le atribuye a la vigente Ley de Migraciones la responsabilidad de lo que está sucediendo, lo cual es absolutamente incorrecto porque las olas inmigratorias de los países vecinos que hemos tenido se dieron en vigencia de la “Ley Videla”. Desde 2001 no tenemos olas migratorias en el país. Ha habido algún ingreso pero no es significativo. En vigencia de la ley restrictiva, que propugnó Videla, la consecuencia fue un serio problema de seguridad. Como era imposible obtener la radicación (esto lo pude verificar siendo Interventor del INADI) la gente venía igual y, en consecuencia, teníamos un millón y medio de habitantes de los que no sabíamos de dónde venían, ni qué hacían. Eso es un problema de seguridad porque entre ellos teníamos 5000 dominicanas explotadas sexualmente e indocumentadas. Y, por supuesto, no venían nadando. Es un poco difícil venir de Republica Dominicana a nado.

Si los norteamericanos no pueden controlar su frontera con México, con toda la tecnología a su alcance, yo no se lo que Macri pretende, quizás crea que la solución deviene de electrificar los 5.000 Km. de frontera que tenemos, con una macro-licitación mediante.

¿Y con respecto al discurso xenófobo?

Es absurdo imputarles delito a los inmigrantes cuando no hay sobre-representación de extranjeros en nuestros índices de condena y prisionización. Es decir, los porcentajes de condenados y prisionizados que tenemos son inferiores a los porcentajes de población extranjera que tenemos, y menos aún de bolivianos. Cabe resaltar que la colectividad boliviana, lo sabemos muy bien, es una colectividad muy laboriosa. La mitad de las hortalizas que comemos las producen ellos. Y gran parte ya no son bolivianos, son argentinos.

Creo que lo ocurrido en los últimos días tiende a la fabricación de un chivo expiatorio.  Por su parte, comparar o pretender militarizar el control de las villas e invocar a Lula, es una aberración. Podré estar de acuerdo o no sobre la política en Rio de Janeiro respecto de las favelas, pero a cualquiera le basta mirar el mapa de Rio y compararlo con el nuestro para darse cuenta de que el problema es distinto. En Rio, las favelas están en los morros y al lado se encuentran los barrios residenciales. Si uno va a comprar un departamento en un barrio residencial de esta ciudad, tiene un precio si mira a la favela y otro si no lo mira. En ese contexto, puede pasar que uno esté leyendo el diario y reciba o escuche un balazo. Las favelas están distribuidas en todo el territorio de la ciudad y al lado de zonas residenciales, lo cual es una fuente de conflictividad. En Argentina, las villas miseria o barrios precarios están alejados, no tenemos una villa miseria del otro lado de la calle Quintana. Por lo tanto, no podemos comparar la dimensión de una situación y la otra, ni tampoco el tiempo. Los favelados llevan cuatro generaciones. Se podrá criticar o no lo que se está haciendo en Rio pero no es que Lula haya militarizado las favelas sino que son intervenciones de tipo puntual con el objetivo de urbanizarlas y sacarlas del dominio de las mafias, de los justicieros locales. Si está bien o mal deberá ser discutido en Rio, pero esos son sus objetivos.

¿Y con respecto a la represión?

El discurso de la gestión de la ciudad es absurdo al pretender violar una ley que tanto nos costó conseguir en cuanto a que no intervengan las fuerzas armadas en este tipo de situaciones. Las mismas deben ser resguardadas en las tareas que les corresponden. Hablo de la tarea de defensa y de intervención ante catástrofes ecológicas en donde son las que tienen mayor capacidad operativa para neutralizar riesgos y consecuencias.

Lo ocurrido en el Parque Indoamericano, si no responde a una total ignorancia, responde a una intención sumamente peligrosa. Me refiero al peligro de generar un chivo expiatorio culpando a la colectividad boliviana como si fuese la responsable de todo lo que nos pasa. El camino que sigue es un camino de victimización y hay que tener cuidado porque hay palabras que matan.

No faltaron especulaciones políticas, ¿Qué opina?

En política, y esto lo digo sin ningún partidismo, tiene que haber límites éticos elementales. Creo que todos los partidos políticos tienen que manifestarse en este sentido y defender esta Ley de Migraciones porque las manifestaciones xenófobas ensucian la política.

No hay más soluciones que tratar de perfeccionar las instituciones, de democratizarlas. Se necesitan acuerdos y en ese sentido no hay otro camino que el del diálogo. Creo que todo conflicto que se resuelve con violencia es porque está mal planteado.

¿Qué opinión le merece el cambio discursivo en materia de seguridad?

El discurso de la seguridad, de la tolerancia cero, no es un discurso que hayamos inventado en Argentina. Que nadie se crea el inventor del embudo. Es un discurso que viene de los EE.UU. y se planetariza. En rigor de verdad, esto comienza en los años setenta y se acentúa más marcadamente a partir de los años ochenta, con el discurso de Reagan y de todas las administraciones republicanas. En alguna medida responde a cambios internos de ese país. Los presidentes, hasta Reagan, salían del senado, de la administración federal. A partir de los setenta, momento en el que se desprestigia el gobierno federal (previa derrota en Vietnam y previo papelón cuando intentan recuperar los rehenes en Teherán), los presidentes comienzas a ser ex gobernadores que trasladaron al gobierno federal una modalidad que era propia de los estados. El procurador general es elegido por el voto directo generando una especie de demagogia vindicativa del Ministerio Público para dar el salto a la gobernación del estado o a la política nacional. Esta demagogia consistía en mostrar como enemigos públicos de la seguridad a los jueces. Empieza a retroceder el poder de los jueces a favor del Ministerio Público a partir de un sistema que cada vez se va haciendo más terrible, que consiste en condenar a todo el mundo a través de negociaciones perversas (En la práctica lo sufren los afrodescendientes, que los agarran por la fuerza y les dicen “vos violaste. Firmá que es un estupro”, a lo que contestan que ellos no hicieron nada, y la respuesta es “no hiciste nada? Vas a ir a juicio, te va a defender cualquier abogado y andá a saber qué te pasa”). Lo que sucede en EE.UU. es que el jurado funciona en el 3% de los casos, el resto se resuelve condenando sin juicio. Esta política vindicativa que era muy propia de los estados, se traslada al gobierno federal y, como resultado de todo esto, empieza un crecimiento loco del sistema penal. Hasta ese momento EE.UU. era un país con índices normales de prisionizacion, incluso por debajo de la media normal. De repente, con estos cambios, pasan a tener 2 millones y medio de presos (que es el número aproximado que tienen ahora). A partir de finales de los ochenta, por primera vez, más del 50% de la población penal es negra. Esto implica, para los EE.UU., una inversión en el sistema penal de alrededor de 200.000 millones de dólares por año. Número que supera la deuda externa de nuestro país. Hay un desplazamiento de los recursos destinados a áreas sociales hacia programas de seguridad y cárceles. Al mismo tiempo se da la destrucción del Estado de Bienestar y el desarrollo de un “Estado Gendarme”, mínimo, que cuida la seguridad y nada más. Y por ende, hay un cambio de imagen. Del ciudadano medio trabajador, se pasa al ciudadano medio víctima. Empiezan a crearse las víctimas que tienen las condiciones de empatía para convertirse en héroes.

Y esas víctimas se convierten en un espectáculo televisivo…

Una persona atravesada por el dolor puede decir cualquier cosa. Y el rol mediático de la víctima se convierte en un riesgo para la democracia, por los mensajes disfuncionales. Al mismo tiempo, la utilización mediática de la víctima es un acto de crueldad que no tiene límites. Se toma a la víctima en un momento de exteriorización y se la fija de forma tal que no puede elaborar el duelo y, por ende, no puede recuperar su salud mental. Toda víctima tiene un trauma, normalmente se genera un problema de culpas, irracional pero inevitable. Se empieza a pensar “si yo hubiera”, “si yo estaba”, “yo podría haber hecho”. Eso se exterioriza. Si se lo fija en ese momento, se impide el paso siguiente en el que la pérdida se convierte en nostalgia. Al no permitírsele el duelo, se la fija como una victima héroe, y la culpa se sigue acumulando de tal forma que la víctima se vuelve disfuncional. La carga de culpa la lleva a un discurso disfuncional. Este es un proceso mundial, pero es un modelo irreproducible, no podemos tener dos millones de presos ni afrontar el mismo nivel de gasto.

El esquema televisivo se reproduce en todas partes, ¿no es cierto?

Lo que se planetariza es la publicidad de esas imágenes. No solo se planetariza con noticias, con una criminología mediática mágica, con la insistencia, con la reiteración de la noticia roja. Si no hay noticia se insiste con la del día anterior, y se genera la sensación de que hay una mayor cantidad de delitos. Y cuando hay homicidio impactante uno nota la cara de contento de quien lo trasmite. En medio de propagandas de mujeres en bikini o de ropa interior erotizante, de repente cambia el tono y, con seriedad, se anuncia el gran crimen: alguien mató a su abuelita con el árbol de navidad. Pero no solo se da esto, hay una forma de propaganda que es más insidiosa. Hablo de las series policiales. Si uno se pone a hacer zapping va a ver más muertes ficticias de las que hay de verdad en todo un año en el país. Es una banalización que muestra el triunfo del psicópata que no tiene miedo y que resuelve violentamente el conflicto. El héroe tiene hiperactividad, no siente el dolor, eso es lo que se vende.

Se han anunciado medidas concretas en materia de seguridad, como la creación de Ministerio de Seguridad y del Observatorio del Delito y la Violencia ¿Qué opinión le merecen?

No me gusta usar la palabra seguridad. Prefiero utilizar riesgo de violencia física o de integridad física.

Hace un tiempo venimos hablando del Observatorio y, por suerte, ahora se está haciendo realidad. Lo mínimo que necesitamos es tener un cuadro de situación. Sin información no podemos resolver esta problemática. Conforme a los datos existentes en materia de delitos, nuestro país está entre los más bajos de la región. Levemente por debajo están Uruguay y Chile. Tenemos un índice de delitos del país más bajo que el de la ciudad de Nueva York. Pero eso dice poco y tampoco debemos conformarnos.

Hoy no tenemos perfil de criminalización, ni está establecido el tipo de riesgo de criminalización. El riesgo de violencia física tiene que ser monitoreado por barrio y, para eso, hay que dedicarse a investigar. Si de lo que se trata es de modificar conductas, de generar conductas menos violentas, se debe indagar. Es algo elemental, nada se puede prevenir si no se sabe lo que pasa. Dado este paso, se debe orientar el presupuesto a la problemática detectada.

Es necesario preguntarse qué queremos prevenir con un helicóptero: ¿violaciones?, etc. Debemos saber que queremos prevenir. No nos podemos manejar por tipos penales. Hay diferentes tipos de homicidios y no es lo mismo el homicidio intrafamiliar que uno que se da en ocasión de robo. También es distinto un disturbio de personas alcoholizadas a la salida de un boliche, que un homicidio patológico. Distintos tipos de delitos implican prevenciones distintas. Un homicidio patológico, no lo previene nadie.

¿Qué nos puede decir acerca de la represión a la comunidad Qom que ocurrió en Formosa?

Yo creo que técnicamente cualquier represión que se haga, por parte de policías, con armas de fuego debe responsabilizarse penalmente. Hay técnicas policiales de disolución o de fuerza que no implican el uso de armas de fuego.

También llama la atención el poco tratamiento mediático. Sabemos que hay una construcción de la realidad que se da a través de los medios. Las noticias se seleccionan.

¿Cree que se dan las condiciones para el tratamiento y la aprobación del aborto?

Es un tema muy extenso. Creo que hay un problema serio que es el de saber cuantos abortos tenemos. Hay cálculos de toda naturaleza y se dice que equivalen a un 20% de los nacimientos que se producen. Por ende, el número de abortos es masivo. Creo que tenemos que preguntarnos como bajamos ese número a partir de una política de reducción de daños.

Hoy se discute qué se va a hacer con el Código Penal, si se va ampliar o no. Si es impune o no. También se discute la indicación médica durante las primeras semanas y la ampliación del ámbito de las causas de justificación o de exculpación del aborto. Queda claro que ningún código penal permite que una mujer se haga un aborto a los 8 meses porque se le da la gana. La importancia práctica que esto tiene se vería reflejada en las mujeres carentes de recursos que podrían acudir a los hospitales evitando un alto número de muertes de mujeres que se practican el aborto en condiciones sépticas.

Por su parte, la previsión penal, en el resto, no tiene incidencia. De los años que llevo como Juez, creo que por mis manos deben haber pasado menos de 10 casos. Por consiguiente, quiere decir que el Código Penal no sirve para nada en cuanto a la prevención del fenómeno.

Lo que creo es que, algún día, hay que sentarse y ver de este “Aconcagua de fetos” (que no son de papel) que tenemos que ver como hacer para reducir el número a la mitad, a un cuarto. Con políticas sanitarias, con educación sexual, con asistencia a las madres solteras, y con todo tipo de programas necesarios.

El aborto dominante no es el de comodidad, sino el de necesidad. Esto requiere de políticas sociales, salir del esquema de todo se resuelve con el poder punitivo. Y el aborto es el caso más emblemático. La indiferencia penal por el aborto es absoluta, con intereses de los aborteros de que no cambie nada. En la CABA cualquier mujer de clase media sabe donde acudir. Entonces, se piensa que hay que perseguir a las clínicas y aumenta el precio del aborto. Esta no es la política que se debe seguir.

¿Cómo ve al país y al proceso de integración regional?

Posiblemente tengamos algunas dificultades, posiblemente haya tropiezos, pero realmente la perspectiva actual del país y de la región la veo de forma más positiva de lo que la he visto a lo largo de toda mi vida. Hace muchos años que no teníamos un espacio como el que estamos teniendo en la región, en este momento.

¿Sigue siendo un promotor del parlamentarismo? ¿Lo considera posible para el país?

Lo sigo siendo, por otro lado no apruebo los semis-presidencialismos, le tengo mucho miedo a los “semis”. Cuando dicen que hay que recortar el hiperpresidencialismo hay que tener cuidado porque el que gobierna tiene que tener poder, ya sea elegido por el pueblo directamente o por el parlamento. Lo peor que puede ocurrir es que se paralice el sistema.

Creo que son varios los puntos a favor del parlamentarismo. En primer lugar se soluciona el problema de rigidez del presidencialismo en cuanto a la duración de los mandatos. En segundo lugar, un gobierno parlamentario es fuerte porque gobierna con la mayoría parlamentaria. Tercero, condiciona a dos fuerzas o coaliciones. Una para gobernar y otra para posicionarse como alternativa. Evita, también, la dispersión. Contrarresta la atomización de los partidos y produce, con el tiempo, dos partidos o coaliciones duraderas. Por otra parte, es mayor la tentación por arrebatarle el poder a una persona que a una mayoría parlamentaria. Además, permite mayores controles y fomenta alianzas programáticas que se diferencian de las que se dan en los presidencialismos, bañadas de sospechas al estilo del caso de “La Banelco”. Por otra parte, si uno ve el mapa, sí, hay presidencialismos en África, pero así les va. En América Latina tampoco nos ha ido muy bien.

Pero por supuesto, se deben clarificar otros factores. Creo que, hoy, nosotros podríamos ir hacia un parlamentarismo. Ahora, si me preguntan que opino para el caso de Bolivia, le diría que no, porque antes hay que hacer un cambio estructural muy grande en el cual se debe incorporar al 70 % de la población. Tampoco se lo hubiera recomendado a Perón en el año 1945. Argentina no tiene un 70 % de la población excluida. Hay exclusión, sí, pero lo que hay que hacer es continuar con el progreso social, dinamizarlo. Como no tenemos que hacer grandes cambios estructurales, en estas circunstancias, opino que sí podemos ir hacia un parlamentarismo.

Tenemos que tener un sistema que afronte de mejor forma las crisis políticas. No podemos evitarlas, pero sí lograr que se resuelvan como tales. Nos debemos un sistema que afronte las crisis sin muertos de por medio. Por otra parte, se dice que no tenemos experiencia. Primero, me parece un argumento conservador. Si hace doscientos años predominaba esta forma de pensar, la historia sería distinta. En segundo lugar, este argumento no es cierto. Antes la crisis de 2001, la salida fue parlamentaria. Entonces, si realizamos esta experiencia en la crisis ¿por qué no en momentos normales?

Periodistas que necesitan cursos de informática básica: Otra revelación de WikiLeaks.

Fuente:

http://alt1040.com/2010/12/periodistas-que-necesitan-cursos-de-informatica-basica-otra-revelacion-de-wikileaks

Periodistas que necesitan cursos de informática básica: otra revelación de WikiLeaks (Actualizado)

Por Alan Lazalde el 13 de Diciembre de 2010.

old typewriter Periodistas que necesitan cursos de informática básica: otra revelación de WikiLeaks (Actualizado)

A una semana de que WikiLeaks hiciera explotar una bomba mediática en el centro de la diplomacia estadounidense, hemos sido testigos de una inmensa reacción en cadena: declaraciones políticas, arrestos, chismes de alta diplomacia, acusaciones cruzadas, profundas posturas a favor y en contra de las filtraciones, DDoS, etcétera. Internet como medio y poder irrumpió en la política mundial como en pocas ocasiones. Me atrevo a decir que nuestra generación presenció el acto hacktivista más importante de la historia y, con mucha probabilidad, no el último.

Pero hubo un asunto entre tantos que atrapó mi atención: el tratamiento que el periodismo tradicional le dio a Internet, sus redes, habitantes y tecnicismos. Desde mi punto de vista, el periodista promedio se vio obligado a profundizar o intentar entender eso que antes banalizaba durante la sección de tecnología y las notas curiosas del día. Asimismo pienso que de existir un Diccionario Esencial del Periodista, nuevos términos le exigen su pronta incorporación: hackers, Internet, web, servidores UNIX, ¡UNIX!, sitios espejo, DDoS, wikis, torrents, etcétera.

En lo que sigue les ofrezco un puñado de frases que encontré navegando por el lugar antes conocido de forma romántica como La Superautopista de la Información: escandalosa representación de los hackers como iniciadores de nuevas guerras mundiales, falsedad en la información, manejo anticuado o torpe de la jerga informática y más.

Televisa Guadalajara: Se entregó dueño Wikileaks

Conductora principal:

WikiLeaks, la empresa de Internet que […]

Reportero:

[Julian Assange] es el dueño del portal WikiLeaks

Fueron congruentes, aunque equivocados: WikiLeaks es una organización sin fines de lucro. Y como tal, Julian Assange no es su dueño, sino su portavoz y editor en jefe. La mayoría de los medios calificaron a Assange como el “fundador”, lo cual es cierto —y más fácil de entender—.

Televisa: Las filtraciones de WikiLeaks

La filtración conocida como WikiLeaks.

La Dra. Rossana Fuentes Berain, es una reconocida politóloga mexicana. Esto no evitó que entendiera WikiLeaks como algún tipo de filtración, como pueden comprobar a los 00:15 del vídeo.

Televisión Azteca: Hackers atacan portales de instituciones bancarias

Parece que el mundo vive su primera guerra mundial cibernética

Exagerado y siniestro. Los ataques de Anonymous son comunes y corrientes desde años atrás. Aquí cabe recordar la burla que Wired hizo de un reporte de Fox en el que llamó a Anonymous un grupo de

hackers con esteroides, amenazando la web como si fuese un videojuego de la vida real. Saqueando sitios web, invadiendo cuentas de MySpace e irrumpiendo en la vida de gente inocente.

AP (traducido por El Universal): Anuncian nacimiento de ‘nuevo WikiLeaks’

WikiLeaks dejará de ser pronto el único cibersitio […] Un antiguo compañero de trabajo del fundador de WikiLeaks Julian Assange planea lanzar una página rival el lunes, llamada Openleaks

OpenLeaks y WikiLeaks no son rivales. No son compañías luchando feroces por un mercado. OpenLeaks solo ejemplifica un fenómeno cotidiano en Internet: la copia, el remix, la derivación —fork—, o posiblemente la evolución del original.

¿Cibersitio?

HOYTamaulipas: Wikileaks y Televisa

Al pobre güerito chismoso de nacionalidad australiana, ya le montaron un numerito en el que se le acusa de acoso sexual en contra de dos ciudadanas suecas, lo cual no es de dudarse, ya que las muchachas de por allá resultan sumamente apetecibles.

Inefable.

El Universal: Las lecciones de WikiLeaks

La semana pasada WikiLeaks, la herramienta que permite filtrar documentos de manera anónima a través de internet, fue noticia al revelar 400 mil filtraciones sobre la guerra en Irak.

WikiLeaks no es una herramienta que permite filtrar…, sino una organización y MediaWiki la herramienta de administración de contenidos (CMS) que le sirve para presentar y distribuir, a través de wikis, los documentos previamente filtrados.

Comentarios finales

Conozco abogados molestos por el impreciso uso de la terminología legal entre los periodistas. Ahora les comprendo mejor. Sin embargo lo mismo sucede desde otros puntos de vista: lingüistas que enfadados por el mal uso del castellano entre losbloggers —este artículo les serviría de ejemplo—, científicos fastidiados por la insustancial comunicación de la ciencia en casi cualquier medio, y así por el estilo. Evidentemente, nadie puede ser especialista en todo.

Tampoco se trata de que todos los periodistas requieran actualizarse, por supuesto; los hay cuidadosos y versados en el tema. Pero me queda claro que algunos otros necesitan asistir a un par de cursos de informática básica, historia de Internet y opcionalmente conseguirse una versión impresa del Jargon File —está bien, aquí estoy exagerando—. Un nuevo orden está frente a ellos y más les vale prepararse conforme a los tiempos. Nuevas generaciones de lectores lo reclamamos.

Actualización: Y sólo para documentar un poco más el tema, les comparto lo que Reuters escribió un par de semanas atrás (penúltimo párrafo):

Muchos programadores han creado y promovido el lenguaje de programación de computadoras conocido como “código de fuente abierta” para ser compartido en sitios públicos sin costo, pero tiene turbios problemas de licenciamiento.

Ustedes lo comentarán mejor que yo.

La violencia de género en los medios en Argentina.

Fuente:

http://www.periodismosocial.org.ar/notacompleta.cfm?id=4204

LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN LOS MEDIOS

  • En los primeros seis meses del año fueron asesinadas 126 mujeres. El 25 se recuerda el Día Internacional la no Violencia contra la Mujer
  • Periodismo Social consultó a periodistas de distintos lugares del país para analizar cómo es la cobertura del tema y reflexionar si es posible ayudar a prevenirla desde los medios.
  • “Aparecen atenuantes para el golpeador, abusador o asesino…El periodismo se torna insensible en muchos casos”, aseguran
  • Qué dice la flamante ley de Protección Integral a las Mujeres sobre la violencia mediática
  • Herramientas para periodistas: manual periodístico para el abordaje de la violencia contra las mujeres; pautas para entrevistar a mujeres en situación de violencia; decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra las mujeres.

La violencia de género es una violación a los derechos humanos,  que en el primer semestre del año les costó la vida a 126 mujeres en nuestro país, según la pesquisa que realiza la Casa del Encuentro a partir de las noticias publicadas en los medios de comunicación. Ante  la ausencia de estadísticas oficiales, esta es la única estadística confiable con la que se cuenta en nuestro país. La misma organización contabilizó y analizó 231 femicidios en 2009.
Por eso, su adecuado tratamiento periodístico, la visibilidad que alcance el tema y la ausencia de prejuicios a la hora de informar son parte de la responsabilidad social de los medios de comunicación ante un problema que sigue creciendo.

Este jueves 25 se recuerda en todo el mundo el Día de la No Violencia contra la Mujer, una buena oportunidad para reflexionar sobre el abordaje del tema en los medios de comunicación. Por ello, Periodismo Socialconsultó a periodistas que no se especializan en género, de medios nacionales, y de Entre Ríos, Mar del Plata,  La Rioja, Mendoza, San Luis, Chaco y Salta para que respondan, entre otras cosas, si el periodismo puede colaborar en prevenir la violencia contra las mujeres o si pueden terminar justificando las agresiones cuando las coberturas no son inclusivas. Además, ¿cuáles son las complicaciones que encuentran los periodistas al realizar notas sobre la temática? ¿Importa a los profesionales de la comunicación capacitarse para mejorar sus notas?

Los atenuantes para la violencia

En 2005, Periodismo Social realizó un primer informe con herramientas para la cobertura periodística de la violencia contra las mujeres, destinado a responsables de medios y periodistas. En los últimos cinco años, gracias a acciones de incidencia y capacitación de organizaciones sociales, organismos internacionales,  y de Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista (Red PAR), las noticias sobre la temática se muestran más inclusivas, pero el cambio es lento y todavía no se logra desterrar de las redacciones el “crimen pasional”, término insignia para ocultar un delito que nada tiene de pasional, porque las agresiones y  asesinatos de mujeres son una violación de derechos, y deben ser incluidas dentro de la agenda de inseguridad que tanto espacio mediático ocupa.

“El periodismo colabora muy poco para evitar la violencia contra las mujeres. Es difícil desterrar de la profesión muchos preconceptos que a veces colaboran en convalidar la violencia. Aparecen atenuantes para el golpeador, abusador o asesino…El periodismo se torna insensible en muchos casos”, analiza Luis Gregorio, profesor de Comunicación de la Universidad Nacional de Cuyo.

Mar del Plata es un lugar de referencia cuando se analiza la mirada periodística de la violencia de género, ya que en esa ciudad, el campeón de boxeo Carlos Monzón, asesinó a su compañera Alicia Muñiz. Fue en 1988, y marca un hito, ya que aparecen por primera vez en los medios nuevas fuentes: especialistas y organizaciones que venían trabajando sobre la temática tienen su espacio en la escena mediática.
Daniel Della Torre y Oscar Lardizábal, del diario La Capital de esa ciudad, recuerdan ese episodio “como el momento en que el tema se instala en los medio. También en Mar del Plata fueron asesinadas varias mujeres en los ’90, en un caso que la prensa denominó ‘el loco de la ruta’. Asesinatos que nunca fueron esclarecidos “pese a que la ONU lo consideró la segunda epidemia de homicidios de mujeres del mundo”, dicen los periodistas.  Reconocen que “se debe mejorar la cobertura en la sección Policiales. Debemos tomar conciencia del uso incorrecto de términos que nos vienen de la jerga policial, como crimen pasional”.
El Centro de Apoyo a la Mujer Maltratada y las comisarías de la Mujer, son fuentes que destacan a la hora de elaborar sus notas.
En tanto Susana Scandalli, también periodista de La Capital, suma su experiencia docente. “Trabajo la violencia de género con mis alumnos en ETER (Escuela de radio). Estoy muy satisfecha y orgullosa por el compromiso de mis alumnos con la temática”, dice.

La capacitación desde los espacios de formación periodística, es uno de los caminos a considerar para instalar en la currícula la perspectiva de género, indispensable para lograr abordajes periodísticos inclusivos de la violencia. La Red PAR lo ha hecho en la escuela TEA por dos años, en la Universidad de La Plata, y hay docentes comprometidos que buscan transversalizar en los programas de estudio la visión de género.

La capacitación, la responsabilidad social del medio

Las y los periodistas que ofrecen su testimonio en esta nota, coinciden en la necesidad de capacitarse. La mayoría lo ha hecho por decisión propia en instancias dictadas por organismos y ongs. No hay una decisión de responsables de medios de incorporar pautas internas, como ocurre por ejemplo, en varios medios de España que entienden que realizar un adecuado tratamiento mediático de la violencia de género, es parte de la responsabilidad social del diario.

Cuando se publican notas sobre violencia contra las mujeres “hay mucho de voluntad por parte del periodista”, confiesa Néstor Llido de Diario Popular. Quien ha realizado algunas capacitaciones, y entiende de la importancia de sumar a una noticia de violencia “estadísticas, historias de vida y listado de dependencias y teléfonos que puedan brindar asistencia”. El profesional cree que “muchas veces se recurre al morbo y se investiga a la víctima. A eso se suma la utilización de términos peyorativos. Personalmente, intento romper algunas pautas establecidas, pero no siempre lo logro”. Destaca el trabajo de algunos organismos públicos y ongs que aportan estadísticas “que tanto ayudan para imponer el tema en los medios, sumado a la multiplicidad de fuentes que fortalece el sumario a presentar ante el editor, que exige datos nuevos para publicar la noticia”.

Verónica Gómez de radio ‘De la Plaza’, de Paraná, Entre Ríos, nota que, a partir del compromiso asumido por el plantel que realiza el programa ‘A quien corresponda’, para abordar la temática “las ONGs y profesionales que trabajan en esto, nos envíen información de las acciones que llevan adelante. Con cada una de las notas se busca sensibilizar a nuestros oyentes, y difundir los casos de violencia que sufren las mujeres en Entre Ríos. No obstante  en la agenda mediática, la violencia contra las mujeres no gana mucho espacio; no son muchos los medios que incorporan estos temas como prioritarios. Como siempre aparecen primero en las páginas de policiales”.

Desde ChacoDarío Díaz considera que los medios de su provincia “contribuyen muy poco en la prevención de la violencia”, y recuerda que en 2003, en la localidad de El Espinillo, tres jóvenes violaron a una adolescente aborigen en una plaza. “En el juicio –plagado de irregularidades y prejuicios- se absolvió a los imputados. No hubo un seguimiento de los medios locales”, aunque el caso, conocido como LNP para resguardar la identidad de la jóven,  fue denunciado ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que obligó al Estado nacional y provincial, a una reparación para la víctima y su familia. “Muy pocos medios sumaron reflexiones ante este hecho aberrante”, aporta Díaz.
En concordancia con otros colegas, verifica que la sección Policiales es la elegida para ubicar las notas sobre violencia de género “siempre vinculadas a cuestiones pasionales, sin cifras o datos que permitan deducir al lector que hay una constante en estos casos: la violencia del hombre hacia la mujer”. Y suma un dato que se repite: “Yo hago notas hablando de femicidios, pero el mismo medio sigue hablando de crimen pasional”.

Coincide Verónica Gómez, que considera que los medios  “son nichos en los que se siguen escondiendo los violentos, ganando titulares que los favorecen. Los periodistas, por falta de capacitación en temas de género, siguen justificándolos. La palabra femenicidio ha ganado un buen lugar en nuestros medios desplazando así de los titulares a los crímenes pasionales, pero si analizamos los textos periodísticos continúa existiendo mucha tensión entre ese titular y lo que cuentan más abajo. No aparecen en las crónicas ningún recorrido que dé cuenta del sufrimiento que padeció esa mujer violentada, no buscan antecedentes, no se publican las denuncias, no se buscan otras voces. En radio a veces es mucho más complicado por la urgencia y el poco tiempo que hay desde que conocemos los hechos y el momento para difundirlo”.

La naturalización de la violencia en los medios

“En los diarios del interior del país, el machismo y la victimización de los victimarios, es figura corriente en el tratamiento informativo” asegura Alejandra Cebrelli, docente de Comunicación de la Universidad Nacional de Salta, que está convencida de que los medios “colaboran para naturalizar, tanto la violencia contra las mujeres, como las representaciones estigmatizantes, sobre todo en Policiales”.
La profesional aporta un dato interesante: ha indagado entre los vendedores de diarios de su ciudad, quienes le confirmaron que, cuando se publican noticias sobre femicidios, los diarios se agotan a las 10 de la mañana. “Que el tratamiento sexista de la violencia de género se haya convertido en un valor de noticiabilidad nunca confesado, pero siempre considerado en los diarios locales y en algunos nacionales, es realmente lamentable y deja entrever el machismo y la falta de ética de editores y jefes de redacción”, reflexiona Cebrelli.

Desde la misma provincia, Jimena Granados de El Tribuno, acuerda con su sus colegan en que en el periodismo “aún hay casos en que se justifica la violencia contra las mujeres. Se leen títulos como “La mató porque lo engañaba”, como si el engaño explicara y justificara el asesinato. Se exponen cuestiones de la vida privada de las víctimas, que a veces parece que pretendieran mostrar “su parte de la culpa. En algunos casos se informan detalles que revictimizan, y no aportan al tratamiento responsable del tema (cómo la violó, en qué circunstancias, etc.)”.

Y plantea otra dificultad: “cuando se quiere comparar la situación actual con la de unos seis o siete años atrás, se hace complejo medir el crecimiento en la cantidad de casos de violencia y los cambios en sus características, por la ausencia de datos pasados. En el interior, otro inconveniente es que el universo de especialistas para consultar es acotado si se quiere hablar de la realidad local”.

En tanto Cebrelli insiste en la capacitación, pero habla de la necesidad de “hacerle llegar a los editores y directores de medios algún tipo de sanción simbólica (escraches, denuncias, notas de repudio, etc.) para que esta práctica desaparezca de las redacciones”.

Precisamente, la flamante ley de Protección Integral a las Mujeres, habla en el artículo 6, inciso f de violencia mediática, definida como “aquella publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres, como así también la utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes e imágenes pornográficas, legitimando la desigualdad de trato o construya patrones socioculturales reproductores de la desigualdad o generadores de violencia contra las mujeres”.
En su reglamentación dictada en julio de este año, la Ley 26.485 faculta al Consejo Nacional de las Mujeres, a que disponga “coordinadamente con las áreas del ámbito nacional y de las jurisdicciones locales que correspondan, las acciones necesarias para prevenir, sancionar y erradicar la difusión de mensajes o imágenes que:

  1. Inciten a la violencia, el odio o la discriminación contra las mujeres.
  2. Tiendan a perpetuar patrones sexistas de dominación masculina o alienten la exhibición de hechos aberrantes como la intimidación, el acoso y la violación.
  3. Estimulen o fomenten la explotación sexual de las mujeres.
  4. Contengan prácticas injuriosas, difamatorias, discriminatorias o humillantes a través de expresiones, juegos, competencias o avisos publicitarios.

A los efectos de la presente reglamentación se entiende por medios masivos de comunicación todos aquellos medios de difusión, gráficos y audiovisuales, de acceso y alcance público”.

La legislación existe. Es amplia, y debe incorporarse en las prácticas cotidianas. “Es prioritario que desde el periodismo colaboremos en prevenir y denunciar la violencia” afirma Cynthia García, columnista del programa radial ‘La Mañana’ que conduce Victor Hugo Morales en Continental y colaboradora del semanario ‘Miradas al Sur’, quien trata la temática en su medio “gracias a un esfuerzo mancomunado, porque no es fácil salir de la casuística policial y abordar directamente las desigualdades de género y la violencia contra las mujeres”.
García percibe que “hay una mayor responsabilidad en algunos medios y periodistas, para no caer en justificaciones hacia la violencia, que a esta altura de la democracia, son inadmisibles”, pero reconoce que “todavía falta mucha conciencia y conocimiento”. Un problema a enfrentar es que la violencia se considera “un tema de mujeres, un tema menor”. Sin embargo, la violencia hacia las mujeres, es un tema de mujeres, pero también, y sobre todo, de varones.
La periodista considera que es importante enfocar la temática desde una perspectiva regional, y empezar “a nombrar en femenino, darle entidad a todo un territorio que aún no parece tener nombre. Este mundo sigue siendo poderosamente masculino aunque sea ‘el siglo de las mujeres’; hay que enfrentar ese peso hasta que la balanza, algún día, se iguale”.

Lo términos, lo que se dice, cómo se dice, la carga cultural de las palabras son ejes a analizar cuando hablamos de violencia en periodismo. Como también las imágenes y la música que se utilizan para presentar las noticias. La periodista Mariel Fitz Patrick comparte sus dudas cuando tuvo que publicar la foto de una mujer golpeada “con lesiones visibles…pero definitivamente creo que, si bien puede ser de alto impacto, ayuda a que esta problemática sea más ‘real’, y no sólo una estadística que no deja de asombrarnos”. Porque las estadísticas son personas. Por eso, si bien los datos cuantitativos son importantes –sobre todo en periodismo- también lo son la lectura cualitativa. “Hay que humanizar –señala-, para que los casos no se conozcan cuando las mujeres ya fueron asesinadas”.
Para Fitz Patrick es necesario “sensibilizar a editores y jefes”, y suma otra duda: los reportajes a mujeres en situación de violencia o sobrevivientes “porque es difícil el abordaje, respetar su intimidad, el miedo a que el agresor se enoje aún más si el caso se hace público, y no revictimizarla al tener que contar su historia”. En este sentido, el periodista de  Nueva Rioja, Julio Morales habla de que “las mujeres y su entorno son reacios a tomar contacto con el periodismo”.

Morales también ve como carencia que, en organismos oficiales, y sobre todo en la policía “es necesaria más capacitación y manejar otros valores para enfrentar el problema”.

Mariano Armagnague, director del diario Nueva Rioja reconoce que  en su provincia “convivimos con conceptos sociales muy machistas y arcaicos, que en buena medida sirven para justificar conductas violentas. Aquí son muy pocos los casos que salen a la luz”. Pone como ejemplo “un pequeño escándalo que tuvimos,  por la situación de un concejal cuya esposa lo acusó por haberla tratado violentamente. Este hecho, aunque polémico porque ambos serían aparentemente violentos, contribuyó a instalar el tema y exponer voces en contra”.

En San Luis “no hay información, no hay apoyo para las mujeres. Es urgente crear alguna organización”, suma el periodista Fabián Ferrarelli de El Punteño.

Para Mariel Fitz Patrick hay que incentivar la capacitación “para que el tema no lo cubran sólo periodistas que hacen género o son feministas”.

Más información para periodistas:

Noticias que salvan vidas- Manual periodístico para el abordaje de la violencia contra las mujeres- Amnistía- Argentina
http://www.manualgeneroperiodistas.amnesty.org.ar/

Pautas para entrevistar a mujeres en situación de violencia
http://www.manualgeneroperiodistas.amnesty.org.ar/libro-d-1.html

Decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra las mujeres- Red PAR
http://www.redpar.com.ar/Internet_Services/images/Decalogo%202010.pdf

Notas relacionadas en PS:

Las violencias mediáticas
“Hay que dejar de poner el acento en la víctima”
El mapa argentino de la violencia contra las mujeres

Agradecimientos:
Foro de Periodismo Argentino
Red de Diarios en Periodismo Social
A las y los periodistas que colaboraron con su testimonio.