Archivo de la etiqueta: Unión_Europea

El Caribe debate reclamo a Europa por esclavitud.

Fuente original: http://www.ipsnoticias.net/2013/07/el-caribe-debate-reclamo-a-europa-por-esclavitud/ .

El Caribe debate reclamo a Europa por esclavitud.

Por Peter Richards.

PUERTO ESPAÑA, 31 jul 2013 (IPS) – En la víspera de las celebraciones por el Día de la Emancipación, los estados del Caribe discuten nuevamente la posibilidad de reclamar a Europa reparaciones por la esclavitud.

El primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, quien públicamente prometió “no dar cuartel” en este tema, dijo a IPS: “Desde mi punto de vista, tenemos un caso muy sólido para llevar ante un tribunal adecuado”.

La semana pasada, al hablar en Cuba con motivo del 60 aniversario del asalto al Cuartel Moncada, Gonsalves insistió en exigir a los antiguos imperios coloniales europeos reparaciones por el genocidio de los indígenas y por la esclavitud de africanos.

“La principal razón del subdesarrollo en el Caribe y América Latina es el legado del genocidio nativo y la esclavitud africana”, sostuvo.

En la cumbre de la Comunidad del Caribe (Caricom) en Puerto España a comienzos de este mes, Gonsalves presentó a los líderes de la región tres documentos con información histórica y legal avalando el reclamo de reparación, incluyendo uno elaborado por la profesora Hilary Beckles, vicerrectora de la Universidad de las Indias Occidentales.

Beckles es autora del libro “Britain’s Black Debt: Reparations owed the Caribbean for Slavery and Indigenous Genocide” (La deuda negra de Gran Bretaña: las reparaciones debidas al Caribe por la esclavitud y el genocidio indígena).

Gonsalves celebró la decisión de la Caricom de crear un nuevo comité dedicado al tema, que será presidido por el primer ministro de Barbados, Freundel Stuart.

El órgano, que supervisará el trabajo de la Comisión de Reparaciones de la Caricom, estará conformado por representantes de Guyana, Haití, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, los presidentes de los respectivos comités nacionales de reparaciones y un delegado de la Universidad de las Indias Occidentales.

Kafra Kambon, presidente del Comité de Apoyo a la Emancipación en Trinidad y Tobago, dijo a IPS que es importante que las organizaciones no gubernamentales y la población del Caribe en general apoyen las iniciativas de los gobiernos de la región.

Kambon, cuyo grupo organiza las actividades anuales del Día de la Emancipación, dijo que ese respaldo es necesario ya que “los gobiernos europeos van a intentar acorralar (a los líderes caribeños) o incluso presionarlos para que abandonen la idea” de reclamar una compensación.

“Tenemos que darle fuerza a ese reclamo de reparaciones”, dijo Kambon a IPS, y calificó al tráfico de esclavos de “crímenes en masa que van más allá de la imaginación humana”.

“La gente sufrió daños psicológico. Salimos de la esclavitud padeciendo un trauma extremo”, dijo.

En Surinam, el Comité Nacional de Reparaciones procura lograr un consenso nacional al respecto difundiendo información detallada de los acontecimientos históricos.

“Vamos a sacar a la luz la información sobre la esclavitud y sobre el genocidio de nuestros primeros habitantes”, señaló el presidente de ese órgano, Armand Zunder.

“Creíamos que íbamos a luchar solos, pero ahora sabemos que tenemos pleno apoyo. Hemos hecho grandes avances”, destacó Zunder, quien a comienzos de este mes presentó ante Holanda el primer pedido de reparaciones a los descendientes de esclavos en Surinam.

Zunder citó investigaciones señalando que la riqueza que obtuvo Holanda de Surinam durante la esclavitud ascendió a unos 125.000 millones de euros (165.700 millones de dólares).

Mientras, la Coalición para las Reparaciones Panafricanas en Europa (PARCOE, por sus siglas en inglés) envió una extensa carta a los líderes del Caribe señalando que su “enfoque verticalista”, sin contemplar a la sociedad civil, podría “terminar frustrando las aspiraciones de compensación de las masas de descendientes africanos y ciudadanos indígenas” de la región.

Los vicepresidentes de la PARCOE, Esther Stanford-Xosei y Kofi Mawuli Klu, escribieron que el Caribe debe evitar “lo mismos errores cometidos por el Grupo de Personas Eminentes de la antigua Organización para la Unidad Africana en no realizar una efectiva consulta sobre estrategias de reparación, informarse y actuar por los mejores intereses de los diversos países africanos”.

En la misiva citaron el trabajo de la activista y profesora de leyes estadounidense Mari Matsuda, para quien los reclamos de reparaciones deben incluir a la sociedad civil, en un enfoque “desde abajo”.

“Al decir ‘abajo’, Matsuda se refiere a la experiencia viva de aquellos individuos y grupos que denuncian la violación de derechos, en vez de aquellos que tradicionalmente han definido el alcance de las reparaciones legales, como jueces, asociaciones de abogados y otros grupos que son parte del estatus quo social, legal y económico”, escribieron.

Notable e irónica intervención de Evo Morales ante los Jefes de Estado de la CEE.

Corrección necesaria: El lector Edgar (¡guau! ¡Alguien lee esta bitácora!), a quien agradezco, me avisa que el texto es del 6 de octubre de 2003 y es obra del escritor, historiador, ensayista y dramaturgo Luis Britto García (ver dicho texto en la siguiente dirección: http://www.aporrea.org/actualidad/a5059.html ). Esto me hace prestar más atención a la fuentes de las que copio la información, ya que es una de las cosas que critico: que muchos no revisan las fuentes. Pido disculpas y reforzaré mis esfuerzos.

Fuente original: http://www.sicnoticias.cl/educacion/2013/08/04/notable-e-ironica-intervencion-de-evo-morales-ante-los-jefes-de-estado-de-la-cee/ .

Notable e irónica intervención de Evo Morales ante los Jefes de Estado de la CEE.

Exposición del Presidente Evo Morales ante la reunión de Jefes de Estado de la Comunidad Europea.

Con lenguaje simple, que era trasmitido en traducción simultánea a más de un centenar de Jefes de Estado y dignatarios de la Comunidad Europea, el Presidente Evo Morales logró inquietar a su audiencia cuando dijo:

“Aquí pues yo, Evo Morales, he venido a encontrar a los que celebran el encuentro.

Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace solo quinientos años. Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante.

Nunca tendremos otra cosa.

El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.

El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.

El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.

Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.

¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.

¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!

¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!

¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.

Yo, Evo Morales, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.
Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan ‘MARSHALLTESUMA”, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.

Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no.

En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal.

En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo.

Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar.

Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.

Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.

Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.
Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?

Aducir que Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.

Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los indoamericanos.

Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica…’”
– See more at: http://www.sicnoticias.cl/educacion/2013/08/04/notable-e-ironica-intervencion-de-evo-morales-ante-los-jefes-de-estado-de-la-cee/#sthash.xp8SS6g4.dpuf

Entrevista a Vicenç Navarro sobre “Las revoluciones democráticas en el mundo árabe”.

Fuente:

http://www.vnavarro.org/?p=5368

22 de febrero de 2011.

Entrevista al profesor Vicenç Navarro sobre “Las revoluciones democráticas en el mundo árabe” por la Asociación Progresista de Estudiantes de Catalunya.

¿Cómo interpreta usted lo que está ocurriendo en el mundo árabe?
–    En primer lugar hay que diferenciar lo que ocurre en cada país, pues tienen historias diferentes  y un analista debe ser consciente de ello. Egipto, por ejemplo, tiene una historia muy distinta a Marruecos. Habiendo dicho esto es importante también detectar y darse cuenta de que hay hechos comunes, que responden a características comunes.

¿Y cuáles son?
–    Una de ellas es que son países dictatoriales que sostienen unas estructuras enormemente explotadoras en las que las élites controlan el poder económico y político de aquellos países mediante medidas enormemente represivas. La historia de estos países ha sido el intento  por parte de  las clases populares, y muy en especial, de sus clases trabajadoras y campesinado, de romper con aquellas estructuras de represión. En muchos de estos países existieron partidos de izquierda fuertes, tales como partidos socialistas y comunistas que fueron enormemente reprimidos.

¿En qué países, por ejemplo?
–    Egipto, Irán, Irak y Afganistán, entre otros.

Pero la visión que se tiene es que los movimientos más importantes en tales países son los movimientos musulmanes radicales como la Hermandad Musulmana.
–    Esto no siempre fue así. En realidad, tales movimientos radicales islámicos fueron estimulados y apoyados por aquellos gobiernos como la forma de parar, neutralizar e incluso eliminar a los movimientos de izquierda. Las élites dominantes, con el apoyo de los gobiernos occidentales y, muy en especial, del de EEUU, junto con el gobierno de Arabia Saudí (que es el Vaticano de las fuerzas más reaccionarias del mundo islámico), financiaron los movimientos radicales fundamentalistas para eliminar a los movimientos de izquierda. Hay que recordar que Bin Laden  estuvo en su día financiado por el gobierno federal de EEUU y por Arabia Saudí.

¿Y cómo es que ahora estos movimientos están en contra de sus benefactores?
–    Porque se escaparon del control de sus benefactores. La propia lógica y dinámica de su  radicalismo les llevó a situaciones de enfrentamiento con sus financiadores. En realidad, la propia presión de las bases de los movimientos islámicos les llevó a entrar en conflicto con los gobiernos que les sostuvieron. Y los gobiernos occidentales, que les habían utilizado en su lucha contra las izquierdas, vieron que no podían controlarlos y, como vulgarmente se dice, les  salió  “el tiro por la culata”.

Pero ¿no ha supuesto tal movimiento radical una amenaza para las élites gobernantes de los países árabes y musulmanes?
–    No necesariamente. En realidad, a tales élites les ha ido bien poder utilizar el miedo y temor al radicalismo islámico  para conseguir una ayuda muy sustancial de los gobiernos occidentales. Pero el mayor enemigo para tales élites son las izquierdas y para ello utilizan a los radicales islamistas para conseguir tal fin.

Esto explica que la junta militar egipcia haya entablado conexiones inmediatamente con la Hermandad Musulmana y a la vez prohibido huelgas y reuniones sindicales en Egipto.
–    Exacto. Esto es lo que está ocurriendo.

Y explicaría también porqué la presentación de lo que está ocurriendo en estos países por parte de los medios de mayor difusión nunca citan las movilizaciones obreras.
–    Exacto. Parece como si estos millones que se movilizan en Egipto  fuesen todos estudiantes universitarios, todos ellos internautas.  Las movilizaciones obreras que han sido claves en las rebeliones en cada uno de estos países están siendo silenciadas.
Los medios de mayor difusión trasladan a la población  la visión de las clases dominantes de los países en los que tales medios existen. Lo que en terminología anglosajona se define como “los establishments políticos y mediáticos”, que promueven siempre una visión de clase. Y esto se aplica tanto para Al Jazeera como para el New York Times (incluyendo naturalmente los mayores medios de difusión en España).

Usted hace referencia a este hecho en su artículo en  Público de esta semana.
–    Sí. Y  también en mi artículo sobre Túnez que se publicó en Sistema Digital. En este país, las izquierdas y el movimiento sindical clandestino (que infiltró los sindicatos oficiales) también jugaron un papel clave en la caída del dictador.

¿En su crítica de los medios usted incluye a Al Jazeera?
-Al Jazeera está  basada  en Qatar, que es un sistema feudal. Su línea editorial es, en general representativa de los grupos profesionales de persuasión liberal árabe que tienen una relación compleja con la dictadura que les sostiene. Es valiosa su existencia porque provee otro punto de vista distinto al de las élites de poder del mundo occidental.

¿Qué medios aconseja usted?
–    En España no hay muchos aunque recomiendo  Público, que es el único diario en papel de sensibilidad progresista y de izquierdas que existen en España. En EEUU, el diario Counterpunch,   el diario de las izquierdas, es muy completo. Y la cadena de televisión Democracy Now. Pero, las fuentes más importantes del Medio Oriente son los análisis producidos por centros de estudios laborales y económicos existentes en aquellos propios países que trabajan en condiciones dificilísimas y naturalmente la propia resistencia democrática que tiene sus propios sistemas de información clandestina, pero eficaz.

¿Qué cree que ocurrirá en el mundo árabe?
–    Vemos ahora una enorme movilización para marginar a las auténticas fuerzas de liberación, tal como ocurrió en Irán, Irak y Afganistán. La democracia que las fuerzas dominantes en aquellos países desean, en alianza con las élites gobernantes de EEUU y de la UE, será una democracia muy incompleta, supeditada y claramente orientada a debilitar a la clase trabajadora. Por otra parte la presión democrática continuará y el futuro depende de las alianzas de tales clases trabajadoras con sectores del campesinado y con las clases medias profesionales. Un deseo común que fundamenta estas alianzas es el deseo de desarrollar la democracia. Esta demanda de democracia se aplica a todas las partes del mundo.

Una de las tesis que usted ha enfatizado todos estos años es que la demanda auténticamente revolucionaria en el siglo XXI es la demanda democrática. Le cito de uno de sus trabajos “El objetivo de las fuerzas progresistas en el siglo XXI  no es la nacionalización de los medios de producción sino el establecimiento de la democracia en nuestros países.”
–    Exacto. Fíjense en España o en EEUU. En estos países así como en la mayoría de países llamados democráticos, la democracia  es muy limitada. En EEUU es incluso cuestionable que exista democracia. Y la población es  consciente de ello. Nada menos que el 74% de la población estadounidense dice que no se siente representada por el Congreso de EEUU, y ello como resultado del maridaje entre el mundo financiero y de las grandes empresas con el mundo político al cual financia. Y en España, vemos la enorme distancia entre el establishment político por un lado (que aprueba, casi unánimemente, en las Cortes españolas el retraso obligatorio de la edad de jubilación de 65 a 67 años) y la gran mayoría de la ciudadanía (el 82%) que está en contra. En España, la gran influencia de la banca y de las grandes empresas controla las decisiones políticas y la ciudadanía lo sabe. Según las encuestas del CIS la mayoría de la población dice que la banca tiene más poder que el gobierno. De ahí que las exigencias democráticas hoy son auténticamente revolucionarias, porque a través de ellas se cuestiona el enorme poder financiero y empresarial  que domina nuestras vidas.

Ver entrevista en PDF.

En Islandia no tenemos corresponsales.

Fuente:

http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2011/02/27/en-islandia-no-tenemos-corresponsales/

En Islandia no tenemos corresponsales.

Publicado por Isaac Rosa el 27 de febrero de 2011.

“Si rechazan el pago de la deuda, probablemente tendremos que rebajar la calificación de Islandia a Ba1 o menos.” -Comunicado de la agencia Moody’s-

Las revoluciones son siempre muy fotogénicas, y ahora incluso se retransmiten en directo. Ahí tenemos el caso de Egipto, cuya lucha contra Mubarak hemos visto en tiempo real, con decenas de corresponsales sobre el terreno; y lo mismo pasaría en Libia si Gadafi permitiera la entrada de periodistas.

Pero las revoluciones quedan bien en la tele si son violentas. Si no hay manifestaciones tumultuosas, barricadas ardiendo, pedradas y gente con la cabeza abierta, no hay mucho que ver. Debe de ser por eso que no tenemos corresponsales en Islandia, y hasta ahora ningún telediario ha conectado en directo con las calles de Reikiavik, ni en los periódicos hay infografías diarias sobre este pequeño país del norte de Europa.

Decir “revolución pacífica” suena a oxímoron, y muchos dirán que no es posible, que es otra cosa. Pero los islandeses están protagonizando lo más parecido a una revolución que hemos visto en esta parte del mundo en mucho tiempo, y por aquí apenas nos hemos enterado. Seguramente porque las mediáticas revueltas árabes no tienen riesgo de contagio en Europa, mientras que la movilización islandesa puede darnos ideas peligrosas.

Después de que la economía de Islandia, la niña bonita del neoliberalismo, se hundiese en 2008, con bancos quebrados y una deuda inasumible, los poco más de 300.000 habitantes de esta isla nórdica salieron a la calle y la liaron. Y no han parado hasta hoy.

Entre otras cosas han conseguido que el gobierno dimita, nacionalizar la banca, perseguir penalmente a los banqueros responsables, rechazar en referéndum el pago de la deuda bancaria, y ahora participan en la elaboración de una nueva constitución más democrática y social. Por si fuera poco, han aprobado una iniciativa para convertir el país en un refugio internacional para la libertad de prensa, donde el próximo Julian Assange pueda trabajar sin que lo encarcelen ni le cierren la web.

Sí, es verdad que España e Islandia no tienen mucho en común. Es un país pequeño, aislado, con peculiaridades económicas. Pero después de tanto decirnos que no somos Grecia ni Irlanda, a uno le entran ganas de ser Islandia un ratito.

El maquillaje de la hipocresía.

Fuente:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/162215-51939-2011-02-12.html

El maquillaje de la hipocresía.

Por Eduardo Febbro.

De pie. Con los ojos bien abiertos para no perder ni un segundo del fulgurante movimiento de la historia que los países árabes del sur del Mediterráneo le ofrecieron al mundo ante las atónitas reacciones y regateos de las potencias mundiales. El movimiento democrático egipcio puso fin a treinta años de una dictadura policial, corrupta y represiva cuya permanencia arreglaba los intereses estratégicos y los negocios de las democracias del norte. Al mismo tiempo que destronaron al presidente de Túnez primero y al de Egipto después, las revueltas democráticas que se iniciaron el 17 de diciembre pasado en la localidad tunecina de Sidi Bouzid corrieron el maquillaje de la hipocresía, la falsedad, las invocaciones vacías de acción, la impostura y la duplicidad con las cuales las democracias occidentales actuaron frente a los países del mundo árabe musulmán. Por todos los medios y en todos los soportes posibles nos vienen diciendo que esos pueblos eran un nido de fundamentalistas dispuestos a todo con tal de destruir los valores occidentales, que esas sociedades vivían enceguecidas por la religión, la ignorancia, hundidas en un abismo secular del cual nunca podrían extraerse. Pero transformaron la realidad: sin bombas, ni secuestros, sin extremismos ni extorsiones, a fuerza de abnegación y resistencia y sin otra violencia que la que los mismos regímenes asfixiados por la multitud desencadenaron para aplastar la rebelión. La primera gran revolución del siglo XXI estalló en una zona del mundo a la que los portavoces del bien y de los grandes principios democráticos condenaron a un destino sin salida. Construcción mentirosa, degradante. La revolución del sur del Mediterráneo se tejió con el sacrificio del fuego, Internet, redes sociales, humillaciones, hartazgo, valentía, juventud, rabia, deseo de libertad, de equidad, de dignidad. En Egipto se impuso al final la República de la Plaza Tahrir contra el conglomerado represivo de un régimen con el cual los campeones mundiales de la democracia, los derechos humanos, la protección social, las convenciones internacionales y la difusión de la moral, Estados Unidos y la poderosa Unión Europea, tuvieron relaciones privilegiadas, hicieron negocios millonarios, asesoraron y mantuvieron en pie a fuerza de darle millones de dólares en cooperación militar y espacios de legitimidad internacionales.

El proceso revolucionario del sur del Mediterráneo es un acta de defunción de todas las estrategias empleadas hasta ahora por las potencias para modelar a su manera los destinos de la región. La invasión de Irak en 2003 con el argumento de extirpar al tirano Saddam Hussein e implantar la democracia no hizo más que desencadenar violencia y exacerbar las identidades locales y religiosas, empobrecer al país y dejar a Irak en plena confrontación confesional. La misma lección puede sacarse de la invasión israelí del Líbano en 2006 con el pretexto de aplastar al Hezbollah y favorecer la emergencia de una democracia nueva. Un fracaso rotundo y sangriento. El cóctel de invasiones salvadoras, promoción de políticas neoliberales, privatizaciones, reducción del rol del Estado, especulación financiera y sostén de regímenes innombrables y asesinos de sus propios pueblos condujo al drama que estalló a mediados de diciembre cuando el joven vendedor ambulante de frutas, Mohamed Bouazizi, se inmoló en la localidad tunecina de Sidi Bouzid. Allí se encendió la mecha. Cómo no recordar en estas líneas a la ya eterna y conmovedora imagen del checo Jan Palach. Desesperado ante la ocupación de Checoslovaquia –hoy República Checa– por las tropas rojas del Pacto de Varsovia, Jan Palach se inmoló el 19 de enero de 1969 en la Plaza Venceslas de Praga. Fuego contra el horror de la falta de libertad. El sacrificio de Palach no puso fin al totalitarismo rojo. Hicieron falta veinte años hasta que el Muro de Berlín cayera en 1989. Mohamed Bouazizi desató una revolución inmediata. Su cuerpo ardió y con él se quemó uno de los montajes políticos más humillantes de la historia de la humanidad, semejante a las dictaduras de Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Perú, Paraguay o Bolivia. Antes de Bouazizi murieron otros. La conquista del olvido que es el lenguaje no puede excluir: Khaled Said, por ejemplo, el joven bloguero egipcio asesinado por la policía secreta en Alejandría el pasado 28 de junio. Los egipcios le rindieron el más espectacular de los homenajes: la convocatoria al Día de la Ira que el pasado 25 de enero inició las revueltas contra el régimen de Mubarak fue realizada a través de la página “Todos somos Khaled Said” abierta en Facebook.

Los árabes se enfrentaron solos con la historia, se plantaron delante de los monstruos políticos y de la brutalidad de los sistemas que administran para decirles hasta aquí llegamos con el espanto. La generación digital más activa no estaba finalmente en San Francisco, Nueva York o Berlín, sino en Túnez y en El Cairo. Internet no hizo más que comunicar más rápido décadas de humillación, represión y empobrecimiento. El oxígeno universal que exhala desde el sur del Mediterráneo nos autoriza el más profundo, delirante, exquisito y emocionante de los sueños: otro mundo es posible, otra sociedad es posible. Aquellos que habían sido relegados a los territorios invisibles de la historia emergieron con una luz, tal vez tan poderosa y esencial como la que, en el Siglo de las Luces, transformó para siempre el destino del ser humano.

efebbro@pagina12.com.ar

El Deja Vú europeo.

Fuente:

http://artepolitica.com/articulos/el-deja-vu-europeo/

El Deja Vú europeo

Por Juan Von, el 8 de noviembre de 2010.

“Si se eliminan los privilegios profesionales en el sector de los servicios y la rigidez en los mercados de productos, eso tendrá un impacto más fuerte en el empleo cuando se le añada un sistema laboral más flexible, apoyado por una adecuada, pero no excesiva, protección del empleo” ¿Los consejos para Argentina por parte del FMI en los noventa? No, señores, este es un informe presentado en Viena por el mismo organismo, hace pocos días, presionando para una mayor liberalización del mercado de trabajo español…

“Vivir a expensas del Estado ya no es una opción, ha terminado” ¿El discurso de un neoliberal en la etapa de privatizaciones argentinas? Tampoco, son las declaraciones del Ministro de Finanzas del Reino Unido, George Osborne, quien impulsa un recorte del gasto público de 130.000 millones de dólares. Agregó que la medida barrería con cerca de 500.000 puestos de trabajo en el sector público y afectaría a varios beneficiarios del Estado de bienestar inglés. Keynes se revuelve en su tumba.

“Los recortes son inevitables”. Una frase anónima, pero que parece sobrevolar todo el continente europeo. En Grecia, España, Francia o Italia se comienza a aplicar una serie de recortes pocas veces visto, que buscan reducir los grandes déficits y revaluar el Euro a toda costa. Alemania y el Banco Europeo atizan a los miembros de la Unión para que se ajusten los cinturones.

¿Por qué cuando uno ve las reformas de los principales gobiernos de la UE siente que está de vuelta en la Latinoamérica de fines de los noventa? Por supuesto que sería necio comparar la riqueza y la igualdad social de las principales economías del planeta, pero en esencia y en discurso, los ajustes y recortes que se están dando en España, Francia o Inglaterra parecen un calco del ministro de economía de Menem y De la Rua. Y todo, con esa esperanza de que el achicamiento del déficit y del aparato estatal van a funcionar per se para salir de la crisis, una esperanza que a la mayoría de los argentinos nos suena a ciencia ficción después del corralito, el 2001 y las recomendaciones del FMI.

Pero es una realidad: en la España de Zapatero y el PSOE se está llevando adelante un plan de recortes y achique presupuestario sin precedentes, en un contexto de 20% de desempleo y presiones para una mayor flexibilización laboral. Para augurar peores pronósticos, en el presupuesto que se está negociando (y que ya tiene los votos necesarios para aprobarlo) el 60% de los gastos proyectados están destinados al pago de los intereses de la deuda pública y a sostener un seguro por desempleo que se encarece día a día ¿Cómo se pretende financiar esta sangría? Incrementando aún más el IVA.

España no es vanguardista, acompaña el concierto que sigue toda la Unión Europea. En lo que respecta al sistema de pensiones, por poner un ejemplo paradigmático, toda Europa está retrasando la edad de jubilación: España, de 65 años hasta los 67; Alemania lo atrasa en la misma cuantía; el Reino Unido hasta los 66 años; Dinamarca, Grecia e Italia son menos generosos. De Francia ni hablar, las imágenes de las protestas se repiten en los noticieros de toda Europa.

Lo que sorprende a un latinoamericano (y a un argentino de la generación post convertibilidad, en particular) es que nunca se pone en duda la política de ajuste. Todos sostienen que es la única solución y sólo se debate en torno al grado del achicamiento presupuestario o qué políticas estatales se van a dar de baja. Frente a la crisis más importante de las últimas décadas –por lo menos en el Viejo Continente- la respuesta concertada de todos los gobernantes es conservadora, como si la debacle del 30 no hubiera dejado ya ninguna enseñanza: comprimir el Estado de bienestar, mostrar solidez en las cuentas para seducir al mercado, cercenar el gasto público en la mayor cuantía posible ¿El consumo? Bien, gracias; las voces a favor de impulsar la demanda agregada se pierden en columnas de diarios marginales. La repentina hegemonía neoliberal que avanza sobre toda Europa, sorprende hasta al conservador más melancólico. Si el equilibrio en las cuentas le funciona a Alemania, hay algunos que dudan que tenga los mismos efectos cuando se apliquen políticas restrictivas en los países de toda la Unión.

Por supuesto que nadie tiene la solución. La integración europea, el Euro, la volatilidad de los mercados financieros, la alta velocidad de los intercambios son fenómenos complejísimos y extremadamente fluctuantes. Sin embargo, los recortes, el desmantelamiento del Estado, la depresión del consumo, la flexibilidad laboral y altas deudas públicas, son cosas que no conviene juntarlas, y menos abogar por que se profundicen. Latinoamérica sabe un poco de eso: el ajuste, solo trae más ajuste, una vez que se instaló un círculo vicioso en la economía. De más está decir que Francia o Alemania son Estados fuertes y consolidados, con sociedades ricas. No se quiere plantear aquí que sus economías puedan estar en un peligro sistémico. Pero el giro hacia un conservadurismo “modelo siglo XXI” no deja de intimidar, sobre todo teniendo en cuenta las experiencias en el sentido opuesto de la gran mayoría de los países latinoamericanos y, por otro lado, si ese volantazo viene de una Europa que fue ejemplo de Estados benefactores.

Quizás se podrá rebatir alguno de los planteos o dudas de esta nota alegando que el Euro es la moneda más fuerte del mundo, que los viejos gobiernos tienen las herramientas necesarias para sortear esta crisis, que la dirección de Alemania ya demostró ser efectiva… Puede ser y muy posiblemente tengan la razón. Es sólo que los discursos de la dirigencia política, las protestas en la calle, los pedidos de sacrificio y austeridad hacia los trabajadores, la estigmatización de los inmigrantes o los recortes sociales en masa son como un deja vú difícil de olvidar…

Foto.

 

El “democrático” FMI.

Fuente:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-155621-2010-10-24.html

REUNION PREPARATORIA DE LA CUMBRE DEL G-20

El “democrático” FMI

Europa les cederá dos bancas del directorio del FMI a los países emergentes, pese a lo cual seguirán siendo minoría. Strauss-Kahn lo presentó como una “profunda reforma” y un cambio “histórico”.

Los representantes europeos (Jean-Claude Trichet, Olli Rehn y Didier Reynders) elogiaron el acuerdo. Imagen: AFP

Los ministros de Finanzas del Grupo de los 20 cerraron su reunión de dos días en la ciudad surcoreana de Gyeongju con un acuerdo para llevar a cabo “una profunda reforma” del Fondo Monetario Internacional (FMI), al tiempo que rechazaron las “devaluaciones competitivas” de las divisas. En Gyeongju se clarificaron los puntos que centrarán la agenda de la cumbre de noviembre en Seúl con el objetivo de lograr un crecimiento “fuerte, sostenible y equilibrado”, aunque el inesperado acuerdo para reformar el FMI en favor de las economías emergentes se llevó el protagonismo.

El director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, se mostró satisfecho después de que los miembros del G-20 alcanzaran un “histórico” compromiso para que países como China o Brasil tengan más peso en la institución y contribuyan a un fondo “más efectivo, creíble y legitimado”. El FMI confía en “reflejar la realidad de la economía global” y “poner fin al debate sobre su legitimidad” a partir de este acuerdo, señalaron voceros de la entidad.

Para permitir ese nuevo equilibrio, Europa cederá dos asientos en el directorio ejecutivo del FMI, mientras economías emergentes como China, India o Brasil se beneficiarán de un aumento del 6 por ciento en sus cuotas de representación. El comisario europeo de Finanzas, Olli Rehn, y el ministro belga de esa cartera, Didier Reynders, presentaron el anuncio como un avance histórico. Dijeron, además, que existen alternativas como una silla rotatoria para países europeos de tamaño medio, de forma tal que no resultaran marginados.

StraussKahn se esperanzó en que los cambios conviertan al FMI en un instrumento clave para que las economías industrializadas y emergentes agrupadas en el G-20 puedan prevenir crisis como la actual y para crear “una red de seguridad financiera”.

Al llegar al complejo hotelero de Gyeongju, unos 400 kilómetros al sur de Seúl, los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales buscaban también poner el acento en la volatilidad de los mercados de divisas y los desequilibrios entre las economías más importantes del mundo. En el centro del debate estaba la puja entre Estados Unidos y China. El primero culpa al gigante asiático de mantener su moneda, el yuan, artificialmente devaluado para atraer capitales y mantener su prevalencia en el comercio exterior. Desde un enfoque distinto, se podría señalar que Estados Unidos pretende que el yuan se revalúe contra el dólar para poder exportar los costos de la crisis a terceros países. El comunicado conjunto final afirma el compromiso del G-20 de “avanzar hacia un sistema de tipos de cambio determinados por el mercado que reflejen los fundamentos económicos subyacentes y rechace las devaluaciones competitivas de las divisas”.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, propuso al comienzo de las reuniones que los desequilibrios en la balanza comercial no superasen el 4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), pero se encontró con la mayoritaria reticencia a poner límites numéricos. Geithner indicó que “el mundo atraviesa un necesario, pero complicado, proceso de ajuste” y urgió a que se cambien las estrategias de países con grandes superávit y dependientes de las exportaciones hacia la demanda interna. Estados Unidos es el país con mayor déficit fiscal del mundo, en términos que a cualquier país emergente los pondría en situación de someterse a todo tipo de condicionamientos del FMI y, en comparación con los países europeos, lo colocaría lejos de los límites del Tratado de Maastricht. Sin embargo, sigue pontificando sobre qué deben hacer los demás.

Los jefes de Finanzas recordaron que la recuperación avanza, “aunque de manera frágil e irregular”, por lo que propusieron reformas estructurales para sostener la demanda global y crear empleo, así como completar la reforma reguladora del sistema financiero sin dilación.

Además, se acogieron positivamente los cambios en las normas de adecuación de capital para los bancos tomados por el Comité de Basilea y se adoptaron las recomendaciones para incrementar la supervisión del sistema financiero y evitar el riesgo de fallo de las grandes entidades.

La reunión realizada en Gyeongju, de la que participó el ministro de Economía argentino, Amado Boudou, es preparatoria de la cumbre de presidentes prevista para el 11 de noviembre en Seúl, a la que comprometió su asistencia Cristina Fernández.