Archivo de la etiqueta: Venezuela

Derecha política y mediática manipulando y mintiendo.

Fuente:

http://www.pascualserrano.net/noticias/derecha-politica-y-mediatica-creando-enfermos-mentales

Derecha política y mediática creando enfermos mentales.

21/01/2011.

Por Pascual Serrano.

En plena era de la información, es estremecedor cómo se puede conseguir que amplios sectores de la opinión pública puedan terminar con una alteración tan impresionante de la realidad. En Venezuela, lo llaman disociación psicótica y consistiría en un proceso mental por el cual se crea en el subconsciente del individuo una realidad ficticia en la que todos los males, todo lo malo que sucede proviene de una sola causa o de una sola persona. La tesis que plantean los sectores afines al gobierno venezolano y al mantenimiento de la institucionalidad es que los medios de comunicación han sembrado ese modo de pensamiento, de tal modo que responsabilizan de forma patológica a Hugo Chávez y al gobierno venezolano de todo lo malo que sucede, perdiendo así cualquier capacidad de análisis racional de la realidad. Lo curioso es que no es sólo en Venezuela donde sucede esto. En Estados Unidos se trata de una forma de pensamiento que no parece de aumentar en la ultraderecha política y mediática.

El 6 de marzo de 2003 la miembro de la Cámaras de Representantes de Texas Debbie Riddle en una entrevista para el periódico El Paso Times afirmaba: “¿De dónde proviene esta idea de que todo el mundo merece una educación gratuita, atención médica gratuita, libre de lo que sea? Viene de Moscú, de Rusia. Viene directamente de la boca del infierno. Y es hábilmente disfrazada como una idea de gente de tierno corazón. Nada de corazón tierno. Es que rasga el corazón de este país “1. El profesor de Historia en la Universidad de Houston Robert Zaretsky recordaba2 que la citada congresista republicana planteó a principios de 2010 lo que llamó el problema de los “terroristas en pantalones cortos”. Según ella, habría mujeres enviadas por terroristas que cruzarían la frontera para ir a dar a luz a sus hijos en suelo estadounidense. Una vez crecidos, esos “agentes dormidos” pasarían a la acción con el objetivo de sembrar el caos en Estados Unidos.

No se trata de una paranoia exclusiva de Riddle, otro miembro por Texas de la Cámara de Representantes, Louie Gohmert, afirmó en un discurso pronunciado en la Cámara en junio de 2010 que un ex agente del FBI le había hablado de los “terror baby”. Según explicó más tarde en una entrevista en Fox Business News, conoció en un avión a un pasajero con un familiar perteneciente a Hamas que le contó que éste tenía intención de conseguir que un nieto suyo naciera en Estados Unidos.3 En la entrevista, Gohmert afirmó que las mujeres embarazadas viajan desde Oriente Medio a EE.UU. con visas de turista con la intención de dar a luz en Estados Unidos y conseguir así para sus hijos la ciudadanía estadounidense. Según Gohmert, después el niño volvería al país de origen de la madre donde se entrenaría con terroristas con el objetivo de entrar después en Estados Unidos. Cuando el periodista le pidió que aportara pruebas de ello , Gohmert se limitó a indicar un artículo del Washington Post 4 que describía lo que denominan el turismo de nacimiento (“birth tourism”). Se trataba de la existencia de paquetes turísticos, en especial para ciudadanos chinos, con el objetivo de que la “turista” embarazada tuviera a su hijo en territorio estadounidense. Aquello fue descrito por el político republicano como un “enorme agujero en la seguridad de nuestro país”. Preguntado por la relación de eso con los niños terroristas, afirmó: “Si usted no cree que esto es una prueba, tienes que creer que los terroristas son más tontos de lo que estas personas emprendedoras”.5 El asunto fue tan absurdo que provocó una parodia en The Daily Show6, pero sin duda, vistos los hábitos electorales, no faltarían ciudadanos que compartieran la tesis de Gohmert.

La paranoia política de la ultraderecha tiene su correspondiente brazo mediático. El profesor de literatura de la Universidad de Illinois Walter Benn Michaels cuenta7 que, en el verano del pasado año, surgió una controversia entre dos “estrellas” de la derecha estadounidense en la cadena Fox en torno a la pregunta ¿Cuál es el enemigo más peligroso de Estados Unidos? El primero de ellos, Bill O’Reilly, responde lo previsible: Al Qaeda. Pero el otro periodista, Glenn Beck afirmó: “no son los yihadistas los que ‘tratan de destruir nuestro país’, sino ‘los comunistas’”. Puede pensarse que Beck sólo reaccionó mediante el resorte mental característico de la guerra fría, pero nació en 1964, no pudo conocer ese periodo con pleno uso de razón. Por otro lado, Beck no es un presentador minoritario. En 2009 su programa fue uno de los de mayor audiencia de noticias comentadas en la televisión por cable, con ocho millones de espectadores. En programas de otros canales, como la ABC, fue seleccionado por el público como una de las “10 personas más fascinantes” de 20098. Y en 2010 The Times lo incluyó entre los cien líderes políticos más influyentes9.

Benn Michaels recuerda que en la lista de los best-sellers de Amazon, el ensayo político más vendido es Camino de servidumbre, del economista ultraconservador austríaco Friederich Hayek, fallecido en 1992. Una de las tesis del libro es que Cualquier política dirigida directamente a un ideal de justicia distributiva, es decir, a lo que alguien entienda como una distribución “más justa”, tiene necesariamente que conducir a la destrucción del imperio de la ley.

En Estados Unidos se puede escuchar al periodista de radio de mayor audiencia del país, Rush Limbaugh, alertando contra los espías “comunistas” que “trabajan para Vladimir Putin”10.

El fenómeno, como era de prever, no se queda en Estados Unidos ni en Venezuela. En Italia, Silvio Berlusconi afirma que los comunistas le quieren eliminar11, a pesar de que los comunistas no tienen allí ni un sólo diputado nacional. En España, desde sectores mediáticos cercanos al gobierno intentan dar la señal de alarma sobre la paranoia de la derecha mediática12. Así lo denuncia el ex director adjunto de El País José María Izquierdo en su libro Los cornetas del apocalipsis, donde repasa algunas figuras de la derecha cavernaria española con sus “perlas” de análisis sobre la situación española y el gobierno Zapatero. Aunque valdría la pena recordarle al autor que es en su periódico donde más han sonado las cornetas de la apocalipsis hacia los gobiernos progresistas de América Latina. A ellos en España también se les une la Iglesia, la institución más antigua en el arte de sembrar la zozobra y la angustia. El obispo de Córdoba ha asegurado que la Unesco tiene un plan “para en los próximos años veinte años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”13.

En cualquier caso, la inquietante conclusión es la angustia de comprobar que, con todas las posibilidades técnicas y periodísticas del siglo XXI, la demencia de algunos líderes políticos y el poder de algunas vías de difusión mediáticas consigan arrastrar a grandes sectores de la opinión pública hacia una psicosis, una disociación, que quién sabe hasta dónde nos puede llevar.

Pascual Serrano es periodista. Acaba de publicar el libro “Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles”. Foca. Noviembre 2010

1 “Legislators Question Border Health”, El Paso Times. 6-3-2003

2Le Monde Diplomatique (edición española) Diciembre, 2010

7Le Monde Diplomatique, Diciembre 2010

10Se puede escuchar en Media Matters, 8-7-2010 http://mediamatters.org/mmtv/201007080038

11Berlusconi: “Los comunistas existen y usan a los jueces cercanos para eliminarme”. El País, 5-1-2011.http://www.elpais.com/articulo/internacional/Berlusconi/comunistas/existen/usan/jueces/cercanos/eliminarme/elpepuint/20110105elpepuint_9/Tes

12“El ‘discurso del odio’ envenena la democracia”. Público, 16-1-2011. http://www.publico.es/internacional/356440/el-discurso-del-odio-envenena-la-democracia

El arte desinformativo de relacionar acontecimientos.

Fuente:

http://www.pascualserrano.net/noticias/el-arte-desinformativo-de-relacionar-acontecimientos

El arte desinformativo de relacionar acontecimientos.

19/12/2010.

Pascual Serrano.

El arte desinformativo de relacionar acontecimientos

Establecer o insinuar una relación directa entre dos hechos puede ser una forma de manipulación informativa. Recientemente se criticó que los periódicos ABC y El Mundo relacionaran una muerte por patología cardíaca en el aeropuerto de Madrid con la huelga de controladores.“Mi padre murió tirado en un lavabo de Barajas por la huelga de los controladores”. tituló ABC. Por su parte, El Mundo llevaba la noticia a primera página titulando “Por esos sinvergüenzas mi padre murió sin su familia” y con foto a tres columnas de la hija con la foto del padre.

Una vez leída la noticia encontramos que la hija del fallecido reconoce que los controladores “no asesinaron a mi padre, pero si no hubieran hecho lo que hicieron y el destino de mi padre fuera ese, le habría sucedido en casa, rodeado de sus familiares”. Añade que “no sabemos si el jaleo que se produjo en el aeropuerto pudo afectar a su salud”. Sin embargo, los titulares, mediante la asociación de dos hechos, muestran a los controladores prácticamente como responsables de la muerte. Por cierto, que quien sabe si también murió alguna persona alejada de su familia por la suspensión de los vuelos de la empresa Air Comet, propiedad del presidente de la patronal española Díaz Ferrán.

Aunque este caso de manipulación ha sido muy divulgado, el 16 de diciembre sucedió otro similar pero que ha pasado más desapercibido. Se trataba del modo en que El País presentó uno de los cables de wikilieks. Titulaba “Chávez facilitó la fuga de varios etarras en Venezuela, según el ex director del CNI” . El hecho concreto era sencillamente que el ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Jorge Dezcallar, debió esperar tres horas en la antesala del presidente venezolano antes de ser recibido. Eso le sirve al diario para comenzar su noticia así:

Hugo Chávez hizo esperar durante horas en la antesala de su despacho presidencial en Caracas al ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Jorge Dezcallar, para ganar tiempo y facilitar la huida de varios miembros de ETA refugiados en ese país , autores de 36 asesinatos y reclamados por la justicia española, según se asegura en un cable confidencial del Departamento de Estado norteamericano.

La relación entre la espera y la huida de tres etarras de los seis que buscaba el CNI es una conclusión absolutamente arbitraria. El diario lo dice (y titula) porque, a su vez, el Departamento de Estado dice que se lo dijo el alto cargo del CNI. No se entiende por qué, en cambio, los otros tres miembros de ETA sí pudieron ser detenidos. El propio cable señala que el agente del CNI reconoce que “cuando finalmente pudo hacer su petición, Chávez lo aceptó de buena gana”.

Es completamente absurdo responsabilizar a un jefe de Estado de la huida de unos reclamados por la justicia que el propio mandatario acepta entregar, sólo porque tuvo que esperar unas horas para ser recibido. Suponemos que si a la salida de la reunión a Dezcallar le hubiera atropellado un autobús el titular hubiera sido que que Chávez le entretuvo para que coincidiera en el tiempo con la trayectoria del autobús.

Pascual Serrano es periodista. Acaba de publicar el libro “Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles”. Foca. Noviembre 2010.

Wikileaks: La distancia entre los cables y la información difundida.

Fuente:

http://www.pascualserrano.net/noticias/wikileaks-la-distancia-entre-los-cables-y-la-informacion-difundida

Wikileaks: La distancia entre los cables y la información difundida

15/12/2010

Pascual Serrano/ Rebelión.

 Wikileaks: La distancia entre los cables y la información difundida

El privilegiado acceso de algunos periódicos a los cables de wikileaks ha provocado que la opinión pública internacional acceda a los contenidos tras la selección, jerarquización y enfoque dado por estos diarios. Algunos ejemplos nos pueden servir para apreciar el sesgo que han incorporado.

Así, podemos ver cómo se convierte en hecho indiscutible un comentario de un diplomático estadounidense filtrado por wikileaks aEl País. La filtración es de 2007 y procede de la embajada estadounidense en La Paz. Según se puede leer en el cable (difundido censurado mediante partes señaladas xxxx por el diario), el diplomático insinúa que “supuestamente” parte del dinero con el que el gobierno boliviano pagó a su ejército procedía de Venezuela, pero reconoce que “no está confirmado”.

Con ello, el 3 de diciembre El País ya puede titular: “Chávez compra lealtades en el seno del Ejército de Bolivia”. Dos días después, el 5 de diciembre, ya en el texto de otra noticia se hace referencia a que “EL PAÍS publicó informes secretos según los cuales Venezuela compraba lealtades en el Ejército boliviano”.

De modo que ya tenemos un comentario de un miembro de la embajada de Estados Unidos que comparte con sus superiores una suposición, convertida en hecho confirmado mediante un informe secreto al que ha tenido acceso El País.

También hay que destacar las ausencias de algunos cables en las informaciones difundidas por los medios. Por ejemplo, El País no ha elaborado como noticia un cable que recoge una reunión del ex presidente y golpista ecuatoriano Lucio Gutiérrez con el embajador de Estados Unidos en Bogotá en 2005. En el documento, Gutiérrez expresó a Estados Unidos, en caso de lograr la presidencia de Ecuador, su disposición a ayudarles a luchar contra Chávez. El pasado 30 de septiembre de 2010, Lucio Gutiérrez estuvo frente al intento de golpe de Estado y magnicidio contra el Presidente Correa en Ecuador.

Como ha señalado Iroel Sánchez en su blog, el diario El País tampoco ha considerado noticia otro cable enviado desde la embajada en Madrid en 2008 en el que se revela que Juan Luis Cebrián, el consejero delegado de Prisa, la empresa propietaria del periódico, fue invitado por el Encargado de Negocios de EE.UU en Madrid, Hugo Llorens a una comida de expertos (Expert´s Lunch) en su residencia oficial. Junto a Cebrián se encontraban Roman Escolano, del grupo financiero BBVA; Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio Américana en España; Alberto Carnero, de la fundación FAES del ex presidente Aznar; Asís Martin de Cabiedes, presidente de Europa Press; Eduardo San Martin, director adjunto del diario ABC, y Javier Sandomingo, Director General para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Según el cable, los temas abordados en el almuerzo fueron Cuba, Venezuela, México, Colombia y Argentina.

América Latina no ha sido la única región donde los periódicos han manipulado los cables revelados por wikileaks. Los periodistas Gareth Porter y Jim Lobe denunciaron en un artículo en la agencia IPS que cuando medios como The New York Times, El PaísWashington Post afirmaron que los documentos diplomáticos revelaban el apoyo de países árabes a una invasión a Irán estaban distorsionando y descontextualizando el contenido de los cables.

Según NYT, el rey Abdullah de Arabia Saudí urgió a Washington a “cortar la cabeza de la serpiente”, en referencia a Irán. “Los cables revelan cómo el ascenso de Irán unifica a Israel con muchos de sus adversario árabes, en especial los saudíes, detrás de una causa común”, señalaba el diario. Los cables divulgados por WikiLeaks “muestran que los gobernantes del Golfo Pérsico presionaron para atacar las instalaciones nucleares” iraníes, aseguró por su parte The Washington Post. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, no dudó en afirmar que estas informaciones confirmaban lo que el Estado judío venía diciendo.

Sin embargo, según Gareth Porter y Jim Lobe, de la lectura de los documentos confidenciales no se desprende la información difundida por los medios. Al contrario, se aprecia que hubo una profunda distorsión de su contenido. En el caso concreto de Arabia Saudí, se omitió por completo el contexto de la declaración del rey. En opinión de los periodistas, los cables muestran que los regímenes árabes del Golfo, incluida la propia Arabia Saudí, han estado muy preocupados por las consecuencias de atacar a Irán por su propia seguridad, en total contradicción con la posición de Israel.

Pascual Serrano es periodista. Acaba de publicar el libro “Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles”. Foca. Noviembre 2010.

La SIP: Denuncias y omisiones del poder mediático.

Fuente:

http://alainet.org/active/42242

ALAI, América Latina en Movimiento

2010-11-13

La SIP: denuncias y omisiones del poder mediático.

Andrés Mora Ramírez

Una vez más, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denuncia los “ataques” de los gobiernos progresistas latinoamericanos, pero deliberadamente guarda silencio sobre el autoritarismo del mercado y el control oligopólico que ejercen sus empresas asociadas en toda la región.
Parecía una broma de pésimo gusto. Pero no lo fue. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebró en días pasados su asamblea anual con la presencia de tres invitados distinguidos: los presidentes de México, Felipe Calderón; de Colombia, Juan Manuel Santos; y de Honduras, Porfirio Lobo. Gobernantes de tres de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo en América Latina, pero también, donde los vínculos entre el poder político-económico y el poder mediático son más fuertes y tenebrosamente articulados.
Reunidos en la ciudad mexicana de Mérida, cuyo nombre fue empleado por la administración Bush II para bautizar el proyecto estratégico estadounidense de “guerra contra el narcotráfico” y control geopolítico de Mesoamérica, los miembros de la SIP protagonizaron un nuevo episodio de la guerra mediática contra los gobiernos progresistas en América Latina: en las conclusiones de su cónclave, los grandes propietarios y directores de los medios hegemónicos, declararon que en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina y Uruguay, “los gobiernos están recurriendo a medidas anti-democráticas para reprimir a los medios de comunicación independientes y colocar el flujo de informaciones y noticias en las manos de entidades controladas por el estado”.
Para los dueños de la palabra, esos censores de lo posible y lo imposible en nuestros países, la situación de la prensa en el continente es más o menos así: “a lo largo y ancho de las Américas existen esfuerzos renovados para imponer disposiciones legales destinadas a ‘regular’ el funcionamiento de los medios de comunicación. Aunque se expresan a menudo en términos altisonantes, son intentos evidentes para controlar y limitar el libre flujo de información”.
El doble rasero de la SIP y su cinismo son inigualables: acusa el supuesto “autoritarismo” de los gobiernos progresistas latinoamericanos, pero nada dice del control oligopólico que ejercen sus empresas asociadas en cada uno de estos países. Y por supuesto, tampoco denuncia el autoritarismo del mercado en virtud del cual han consolidado sus posiciones dominantes.
Los datos del más reciente estudio realizado por los investigadores argentinos Martín Becerra y Guillermo Mastrini, sobre el tema de concentración de la propiedad de los medios infocomunicacionales en América Latina, son inobjetables: el índice general de concentración, y por ende, su tendencia al monopolio u oligopolio, pasó del 0,77 en el año 2000, al 0,82 en 2004. En términos más específicos, esto significa que los cuatro principales operadores (empresas privadas) en cada sector de las industrias culturales y de la información, controlan entre el 77% y el 82% del mercado latinoamericano.
En palabras de los investigadores, esto supone que “el resto de propuestas culturales, informativas y de entretenimientos de la región se restringió a un promedio del 18% del mercado, siendo de este modo casi impracticable la verdadera competencia, en el sentido de contraste de versiones sobre la realidad, de comparación de opiniones y mensajes diferentes, en el ámbito de los medios, la cultura y la información[1].
Es decir, el espacio comunicacional latinoamericano –impreso, electrónico o audiovisual- se caracteriza por ser profundamente excluyente de todas aquellas manifestaciones del pensamiento y el ejercicio de los derechos más elementales -individuales y colectivos-, que no se subordinen al orden social hegemónico, y para ello, despliega poderosos mecanismos de anulación de la diversidad cultural, así como de ocultamiento de la pluralidad ideológica.
De estas problemáticas dimensiones de la realidad social, que deberían estar en el centro de cualquier discusión sobre la construcción de la democracia en la región, nada dijo la SIP.
De ahí que las conclusiones de su asamblea solo puedan explicarse en el marco de las disputas simbólicas y materiales que sostiene el poder mediático regional –el nuevo partido de la oposición-, contra los procesos políticos nacional-populares y las iniciativas de ley que, al procurar la democratización de las comunicaciones, están permitiendo además la emergencia de discursos alternativos y una mayor visibilidad de actores sociales y poblaciones tradicionalmente marginadas.
Mucha razón tiene Eduardo Galeano cuando afirma que aquí, en estas tierras de América Latina, se sigue llamando “comunicación” al monólogo del poder. Y al afán de los poderosos de seguir mandando a su antojo, invocando la ley del más fuerte del capitalismo salvaje, se lo sigue disfrazando con la máscara de una pretendida defensa del derecho a la libertad de expresión.
Nuestro mundo y nuestro tiempo, ¡qué duda cabe!, son el mundo y el tiempo del revés. Más todavía cuando se mira desde la restringida óptica de la SIP.
– Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica
NOTA
[1] Becerra, Martín y Mastrini, Guillermo (2009). Los dueños de la palabra. Acceso, estructura y concentración de los medios en la América latina del siglo XXI. Buenos Aires: Prometeo Libros. Pág. 213.

La SIP hizo su asamblea en Mérida y siguió atacando a gobiernos progresistas.

Fuente:

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article20066

La SIP hizo su asamblea en Mérida y siguió atacando a gobiernos progresistas

Emilio Marín | 14-11-2010

La SIP escogió a Mérida, estado de Yucatán, para su 66ª Asamblea Anual, que comenzó oficialmente el 8 de noviembre. La burocracia de la entidad y el resto de los socios se citan dos veces al año, y suelen elegir bellos lugares. En hermosas ciudades como Mérida cocinan feos planes políticos, con cuestionamientos y mentiras contra gobiernos progresistas de la región.

La entidad tiene una afinidad absoluta con el Departamento de Estado: si Hillary Clinton critica al presidente venezolano, inmediatamente la SIP presentará cuentas sobre los ataques que supuestamente Hugo Chávez ha lanzado contra “la prensa libre”.

Como el grupo tiene su sede en Miami, de recalcitrantes anticastristas, es obvio que el bloqueo continuado por Barack Obama contra Cuba cuenta con miles de páginas diarias encomiando ese castigo. Dicen que allí se encarcela, tortura y persigue a “periodistas libres”, en verdad pagados por la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA).

Uno de esos, Raúl Rivero, que ahora vive en España, fue designado directivo por la SIP.

En cierto modo la Web de la SIP confirma esa línea proestadounidense, pues cuenta que hubo intentos de crearla en 1926 y luego de un paréntesis se retomaron las reuniones en México en 1942, y posteriormente en Caracas, Bogotá y Quito. En esa época fundacional hubo una cita en La Habana durante la dictadura de Fulgencio Batista, antecedente que fue borrado de su Web. Se dice allí: “al inicio fue una organización latinoamericana. En 1946 varios editores y directores fundaron un grupo en Estados Unidos”. Está claro. Los yanquis pasaron a dominar completamente la SIP, como se verifica con dos datos.

Uno es el de las campañas que encara, totalmente sesgadas en política para atacar a los gobiernos populares de América Latina y el Caribe. Su temprana obsesión fue denigrar a Cuba; ahora tienen un poco más de trabajo porque hay varios presidentes que defienden sus recursos naturales, adoptan medidas de contenido social y se insubordinan a las órdenes del imperio.

El otro dato surge de la nómina de autoridades de la SIP. Su Presidente Honorario Vitalicio es Scout C. Schurz, del Herald-Times de Bloomington, Indiana; su presidente es Alejandro Aguirre, del Diario Las Americas, Miami, Florida; su 2do. Vicepresidente es Milton Coleman, The Washington Post, de Washington DC; y la tesorera es Elizabeht Ballantine, The Durango Herald, de Durango, Colorado. Las excepciones de nacionalidad -no de ideología-, son el 1er. Vicepresidente, Gonzalo Marroquín, de Prensa Libre, Guatemala; y la Secretaría de Jaime Mantilla, de Diario Hoy, de Quito, Ecuador. Este último es férreo opositor al presidente Rafael Correa y alentó la sublevación del 30 de setiembre que casi termina matándolo.

Una joyita esas Autoridades. Lo mismo su Comité Ejecutivo, donde figura Bartolomé Mitre por La Nación, alias “Gaceta Ganadera”. Otro asociado es La Nueva Provincia de Bahía Blanca, alias “Gaceta Marinera”, que despidió con elogios al genocida Emilio Massera.

Atacan lo nacional y popular

En la 66ª Asamblea se enfilaron como siempre los cañones contra los presidentes que, aún con sus limitaciones, tratan de defender los intereses nacionales de los países que les toca gobernar.

Al ecuatoriano Correa lo retaron por la utilización de cadenas nacionales de radio y TV que empleó el 30 de setiembre pasado. ¿Acaso el presidente es un parlanchín o dictador que quiere abusar de los medios? En absoluto, en una emergencia, provocada por el intento de golpe de Estado, la víctima de ese putsch que casi le cuesta la vida, cometió un delito. Según la SIP: “ordenó a los medios suspender sus transmisiones y reproducir sólo la señal oficial en el marco de la rebelión policial”. De esta manera, indirecta, la entidad mostraba su simpatía por los golpistas de Quito.

La SIP dijo estar muy preocupada por la situación de Bolivia, y cuestionó la reciente ley contra el racismo y la discriminación impulsada por Evo Morales. ¿Acaso el lobby proestadounidense tiene miedo que el gobierno de La Paz sancione a diarios que proclaman en tapa su racismo? Otra vez defiende a los sectores oligárquicos y xenófobos de la “Media Luna”, como antes apoyó al gobierno neoliberal de Gonzalo Sánchez de Lozada, profugado a EE UU.

Como Washington tiene una inquina total contra Chávez, la SIP procura morderle los talones al bolivariano. En la cita de Buenos Aires, en noviembre del año pasado, había acusado a Chávez de haber realizado 107 ataques a la prensa durante 2009. Era el peor de todos los “autoritarios”.

Ahora lo volvió a sentar en el banquillo y le reclamó “tomar medidas inmediatas para restaurar el pleno derecho del pueblo venezolano a informarse y transmitir información en todo su pluralismo”.

La verdad es otra. Esos medios privados fueron parte del intento de golpe en 2002 en Caracas, que sigue bajo nuevas formas hasta hoy. En las pantallas de TV de Miami hubo programas que alentaron matar a Chávez, sin que la SIP se diera por enterada. Les molesta Telesur y la empujan fuera de la grilla televisiva en la región, un objetivo compartido aquí por el Clarín-Cablevisión.

Y no podía faltar una batería de críticas contra Cuba, a la que se reprochó que ha liberado a 16 “periodistas independientes” desde julio pasado pero “aún permanecen en prisión ocho comunicadores”. ¿Independientes de qué? La entidad hizo mutis por el foro ante la denuncia del canciller cubano en la ONU, el 26 de octubre pasado, cuando afirmó: “un alto funcionario de la USAID confirmó ayer al periodista Tracey Eaton que, en el último período, han hecho llegar 15,6 millones de dólares a ´individuos en el terreno en Cuba´. Así llaman a sus mercenarios”.

Tiran contra Cristina

Bartolo Mitre adujo no poder asistir a Mérida por cuestiones de salud y envió una Carta que puede leerse en “La Nación” (8/11). Allí cuestiona todas las iniciativas del gobierno nacional en materia de Papel Prensa, la ley de medios y la publicidad oficial, así como las supuestas campañas del kirchnerismo contra “la libertad de prensa”. Bartolo escribió que eso constituye “una nube tóxica” contra “el periodismo libre”.

La entidad ya venía tomando posiciones públicas en la exacta dirección que pidió Mitre y su socio Héctor Magnetto en esos tres temas. En la 65ª Asamblea hecha en Buenos Aires, en noviembre de 2009, cargaron las tintas contra la flamante ley de medios. Luego, el 26 de octubre de 2010, la SIP deploró el proyecto oficial referido a Papel Prensa, las denuncias contra la dupla monopólica y el intento de declarar el papel de diarios un asunto de interés público.

La Asamblea de Mérida tomó tres resoluciones respecto de la Argentina: sobre la publicidad oficial y la ley de medios; sobre Papel Prensa, y sobre los supuestos ataques a medios y periodistas. Como si Buenos Aires fuera el narcotizado Golfo de México o la golpista capital de Honduras, los empresarios de la SIP denunciaron que en el semestre “siguieron recrudeciendo en la Argentina las agresiones a periodistas y editores de medios de comunicación por parte de funcionarios, referentes y militantes afines al poder político”.

La actitud canallesca de Aguirre y demás directivos se visualiza en el terreno político con meridana claridad, porque al mismo tiempo que repartían estas acusaciones sin fundamento, daban la bienvenida a la 66ª Asamblea a tres presidentes a los que sí deberían haber reprochado muertes y desapariciones.

A Mérida llegaron como invitados especiales Juan Manuel Santos, de Colombia; Porfirio Lobo, de Honduras, y el mexicano Felipe Calderón. Se los mimó y se les dio trato preferencial, pese a que la estadística de la SIP revela que en el último semestre hubo 16 crímenes de periodistas, de los que 7 eran mexicanos, 5 hondureños, 2 brasileños y 2 colombianos (Rodolfo Maya Aricape y Clodomiro Castillo).

Ninguno de esos asesinados era periodista de Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia ni Argentina. Pero la Sociedad con asiento en Miami, que dice defender al periodismo, ¡atacó a Castro, Chávez, Correa, Evo y Cristina Fernández! Y lo hizo en la misma reunión donde agasajó a tres presidentes que tendrían que rendir cuentas de crímenes de comunicadores: Santos, Lobo y Calderón. Eso por no hablar de la gran cantidad de periodistas asesinados por los invasores norteamericanos en Irak; de esos muertos tampoco se ocuparán los empresarios amigos de George Bush y Obama.

El País escribe sus sueños como noticias.

Fuente:

http://www.laboratoriodenoticias.es/spip.php?article124

El País escribe sus sueños como noticias

El diario no oculta su parcial e interesada opinión sobre el gobierno de Venezuela.

Gonzalo Sánchez – Tercera Información | 22-10-2010

La oposición venezolana ha empeorado sus resultados en las pasadas elecciones legislativas con respecto a las últimas a las que se presentó durante el año 2000. Pero El País, al igual que otros medios de comunicación masiva, hizo oídos sordos y difundió lo que un vocero de la oposición dijo antes de saber los resultados: “hemos sacado un 52%.

Estas noticias, su contenido, están basadas -como la que difundía el dato del 52%- en declaraciones malintencionadas, expresadas sin esperar a los resultados y por lo tanto sin saber si lo que se dice es cierto o no. Son noticias de ciencia-ficción, al no tener nada que ver con lo que pasa en realidad.

Un buen ejemplo de esto lo da El País con la noticia que es objeto de este análisis, la que tiene por título, “La oposición a Chávez suma fuerzas“. En esta “información” de El País podemos leer que, “la oposición (compuesta por la alianza Mesa de la Unidad Democrática y otro partido de izquierda) ha logrado más votos en términos absolutos: 50% frente al 48% del oficialismo“.

El otro partido de izquierda al que hace referencia El País, es Patria Para Todos (PPT), organización política que se quedó sin militantes cuando dejó de apoyar el proceso que lidera Hugo Chávez y se escoró hacia el neoliberalismo. Este partido ha expresado en varias ocasiones que no está con Chávez ni con la oposición a su gobierno, si no que representa una tercera vía entre esas dos opciones.

La oposición a Chávez desde que comenzó su gobierno en 1999 es la actualmente denominada Mesa de la Unidad, la cual obtuvo 5.312.293 votos, lo que representa el 45,48% de los votos totales. Mientras tanto, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvo 5.399.390 el 46,23% del total. Por lo tanto es falso que la oposición, tal y como dice El País, hubiera logrado más votos.

Pero existen más datos, durante el año 2.000, cuando las elecciones legislativas se hicieron bajo el anterior sistema electoral venezolano, basado por completo en la Ley D´Hont, la oposición obtuvo 79 diputados y en las actuales 64, perdiendo 15 escaños. Mientras tanto, los bolivarianos consiguieron en el año 2.000 86 diputados, y ahora -con un sistema mixto entre representación directa y Ley D´Hont- han aumentado en 12 los diputados obtenidos hasta llegar a los 98.

La explicación del por qué a casi igual número de votos la diferencia de escaños es tan grande se encuentran en las diferencias del número de habitantes que viven en los diferentes estados de Venezuela. Por la ley electoral existente en Venezuela, el partido que no gane en un determinado circuito electoral donde se aplique la Ley D´Hont, ve cómo sus votos se pierden. Por ejemplo en Zulia la oposición sacó 12 diputados con 824.803 votos y el PSUV obtuvo en ese mismo estado sólo 3 diputados con 668.305 votos. El PSUV dirigido por Chávez salió perdiendo en este estado.

Esta situación se dio a la inversa en la mayoría de estados donde ganó el PSUV en la mayoría de los circuitos electorales regidos por esta ley, y eso se comprueba si se suman los votos obtenidos por los diputados que ganaron en sus circuitos electorales: 5,3 millones ganados por el PSUV y 3,5 millones ganados por la oposición. En los circuitos electorales donde el voto es por representación directa, no se pierden los votos del perdedor.

El País continúa su fantasiosa noticia escribiendo que “la Mesa aglutina a una docena de partidos (de izquierda y derecha, nuevos y antiguos) y líderes independientes“. De tantos años apoyando al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el periodico ibérico ha terminado dando más peso a las siglas que a los hechos de una organización política a la hora de precisar su tendencia política.

Si, en la Mesa de la Unidad está el partido Acción Democrática (AD), organización hermanada con el PSOE y, al igual que este, miembro de la Internacional Socialista (IS). Cuando AD estuvo en el poder antes de Chávez, privatizó los recursos naturales y los servicios públicos del país, militarizó la universidad, declaró ilegales a partidos políticos de oposición como el Partido Comunista de Venezuela (PCV), cerró medios de comunicación, reprimió durísimamente al pueblo de Caracas durante el “Caracazo”… Otros partidos de la Mesa de Unidad, son de este tipo de izquierda.

Sobre la Mesa de Unidad El País sigue redactando que,”el objetivo es presentar un candidato único en las presidenciales de 2012 surgido de un proceso de primarias que zanjaría los personalismos y alentaría la participación popular“.

Sin embargo el rotativo oculta la dictadura interna que prevalece en la Mesa de Unidad, cuyos dirigentes impusieron a dedo al 80% de los candidatos a diputados, y además cobraron importantes sumas de dinero, como una mafia, para garantizar los puestos en la lista de candidatos.

Era en Francia, no en Venezuela.

Fuente:

http://www.pascualserrano.net/noticias/era-en-francia-no-en-venezuela

Era en Francia, no en Venezuela

Pascual Serrano/Correo del Orinoco

Por Pascual Serrano — Última modificación 15/10/2010

¿Qué importancia la daría el diario español El País a la noticia de que en Venezuela se produjeran contra el gobierno innumerables huelgas intermitentes y por turnos en transportes, enseñanza, servicios de recogida de basuras, energía y correos? Si tres millones de venezolanos se estuvieran manifestando contra Chávez. Si las cantinas escolares estuvieran en huelga en varias ciudades; los basureros de una de las principales ciudades del país no dejaran salir un solo camión; si todos los sindicatos de enseñanza llaman a una huelga de maestros en las escuelas primarias de Caracas. Si los sindicalistas tomaran el control de un peaje de autopista y dejaron pasar gratis a miles de automovilistas; si los ciudadanos de algunas localidades se estuvieran manifestando uno de cada dos días y casi 300 institutos siguieran cerrados.

Si tres cuartas partes de las refinerías del país estuvieran casi paralizadas, por huelgas o por bloqueos. Si la petrolera Total anunciase al Gobierno que se dispone a paralizar por completo sus seis refinerías, de las que depende más del 60% del abastecimiento del país. Si se tratase de un movimiento de protesta que tuviese el apoyo de dos de cada tres venezolanos.

Pero no, no sucede eso en Venezuela, a siete mil kilómetros de España, sino al lado, en Francia. Y sin embargo el día 14, la noticia de la huelga y movilizaciones en nuestro país vecino contra la reforma de las pensiones ocupaba el puesto 13 dentro de la sección de Internacional de El País.com, por detrás de noticias como “Saakashvili busca el apoyo del Cáucaso del norte frente a Rusia”. En su portada principal ni siquiera aparecía. Si íbamos a la sección de Europa, la noticia de la huelga, fechada dos días antes y con el récord de 166 comentarios, ocupaba el décimo lugar, por detrás de noticias como “La venta del Liverpool se enreda en los juzgados”. Sí, son odiosas las comparaciones.

Www.pascualserrano.net